Jue Jul 25, 2024
25 julio, 2024

Polémica: Lula se rinde ante agresión rusa en Ucrania

La invasión de Ucrania por las tropas rusas cumplió 14 meses. Durante este período, la posición brasileña, ya sea bajo el expresidente Bolsonaro o bajo Lula, siempre fue contraria a Ucrania.

Por: Fabio Bosco

Recientemente, esta lamentable posición ha generado una polémica a partir de declaraciones del presidente Lula de que Putin y Zelensky quieren la guerra, que Estados Unidos y Europa prolongan la guerra proporcionando armas a Ucrania, pero que lo que hace falta es hablar de paz. E incluso sugirió que Ucrania entregue parte de su territorio –la península de Crimea– a Rusia, en nombre de la “paz”.

Además de declaraciones, Lula y el canciller Mauro Vieira recibieron al canciller ruso Sergei Lavrov, en Brasilia el 17 de abril. Lavrov es el portavoz del régimen ruso, que es responsable de una serie de crímenes contra la humanidad en Chechenia, Siria, Georgia y Ucrania. Esa visita fue precedida por una visita del asesor especial brasileño Celso Amorim a Putin, en Moscú.

Esta semana, Lula visitó Portugal y España. Tras un aluvión de críticas, afirmó que Brasil defiende la integridad territorial de Ucrania y que es necesario abrir negociaciones de paz. Se trató de un cambio de forma, pero no de contenido, ya que no defendió el retiro incondicional de las tropas rusas de todo el territorio ucraniano, único camino hacia una paz justa, ni por el derecho del pueblo ucraniano a recibir armas para defenderse de invasores.

Preguntas y respuestas sobre la guerra en Ucrania

No fue solo Lula quien se rindió a la agresión rusa contra Ucrania. Calumnias y mentiras para intentar justificar la invasión son repetidas, disfrazadas o no, por una parte de la izquierda vinculada al estalinismo, como la mayoría de los partidos comunistas y sectores vinculados a las dictaduras de Venezuela y de Cuba. La mayoría argumenta que Putin tiene una política supuestamente antiimperialista de enfrentamiento con Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Pero todo esto son solo mentiras para confundir a parte de los activistas de izquierda sobre el verdadero carácter de la guerra. Veamos algunas cuestiones sobre la guerra.

¿Qué guerra es esta?

Para el régimen ruso, Ucrania es un invento de los bolcheviques liderados por Vladimir Lenin después de la revolución rusa, como afirmó Putin. El dictador ruso invadió Ucrania para apoderarse de su territorio e imponer a sus aliados en el comando del país. Para justificar la invasión ante sus apoyadores, Putin alegó que Ucrania tiene un supuesto régimen nazi al servicio de la OTAN.

Para el pueblo ucraniano, esta guerra contra la invasión rusa es una guerra de liberación nacional para defender a sus familias, sus hogares, sus trabajos y su país. No es una “proxy war” [guerra por encargo]. El pueblo ucraniano lucha por su derecho a existir y no es una tropa de tierra de la OTAN.

¿Quieren los imperialismos estadounidense y europeo derrocar a Putin y acabar con Rusia?

El imperialismo estadounidense y el europeo siempre han cooperado con Putin para mantener el orden mundial capitalista. Por eso hicieron la vista gorda ante las atrocidades de Putin en Chechenia, Siria, Georgia y el este de Ucrania en 2014, cuando las tropas rusas se apoderaron de Crimea y los grupos paramilitares armados por Moscú se apoderaron de un tercio del Donbass ucraniano.

Cuando Rusia invadió Ucrania hace 14 meses, la posición de Biden fue sacar a Zelensky de Kiev, allanando el camino para que las tropas rusas tomaran el país. Además, Biden y sus socios europeos se negaron a entregar armas “ofensivas”, limitándose a entregar armas de segunda mano en pequeñas cantidades.

Los estudios señalan que de toda la ayuda militar anunciada por Biden, solo 20% llegó realmente a Ucrania y 60% fue destinado a modernizar su propio ejército. Es claro que ese 20% de armas que llegaron son importantes para la resistencia ucraniana, pero son una demostración de que los imperialismos estadounidense y europeo solo quieren contener, pero no derrotar a Putin.

En los últimos días se han multiplicado las críticas de los soldados ucranianos en internet contra la falta de municiones para combatir al ejército ruso. Hubo protestas de familiares frente a edificios del poder público. Hoy los soldados exigen armas para continuar la lucha contra la invasión. Pero la falta de municiones muestra la disposición de los imperialismos estadounidense y europeo de “cansar” a la resistencia ucraniana para preparar el terreno para un acuerdo de paz con pérdida de territorio.

Lea también | Lula regresa de China con más capitalismo en su equipaje

¿Putin lucha contra la OTAN?

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una alianza militar imperialista formada al final de la Segunda Guerra Mundial bajo la hegemonía estadounidense para defender el orden mundial capitalista. Sin embargo, las contradicciones entre el imperialismo estadounidense y el europeo, particularmente Alemania y Francia, debilitaron la OTAN. En diciembre de 2019, el presidente francés Emmanuel Macron, incluso declaró que la OTAN estaba en estado de muerte cerebral.

Fue Putin y la invasión a Ucrania lo que la revivió. Por un lado, los países miembros han incrementado su presupuesto militar, y países no miembros –como Suecia y Finlandia– han pedido ingresar en la OTAN, medida que actualmente cuenta con apoyo mayoritario en la población europea.

Putin alardea su “oposición” a la OTAN para justificar la invasión a Ucrania. Sin embargo, la verdadera forma de derrotar a la OTAN es a través de la movilización en los países miembros. Invadir Ucrania solo fortalece a la OTAN.

La guerra de Putin tiene como objetivo apoderarse de territorios ucranianos e imponer en Kiev un gobierno aliado. El objetivo de Putin no es acabar con la OTAN ni entrar en guerra contra ella.

¿Ucrania es nazi?

¡No! El pueblo ucraniano odia el nazismo. Los nazis ocuparon Ucrania y cometieron atrocidades contra el pueblo durante la Segunda Guerra Mundial. Por eso, los grupos neonazis son muy minoritarios y los grupos ultranacionalistas de derecha sumaron 2% de los votos en las últimas elecciones y no tienen escaño en el parlamento.

Putin cita el batallón Azov como organización nazi. Este batallón nació como una milicia formada en su mayoría por integrantes de la extrema derecha de habla rusa, y luego pasó a formar parte del ejército nacional con cerca de mil miembros. El batallón fue virtualmente diezmado durante el criminal sitio militar ruso a la ciudad de Mariupol, cuyo objetivo no era acabar con el Azov, sino tomar esta importante ciudad portuaria.

Solo la izquierda estalinista, en su afán de defender a Putin y la indefendible invasión a Ucrania, se empeña en difundir esta estupidez sobre el carácter nazi de Ucrania.

¿Rusia tiene más libertades democráticas que Ucrania?

Rusia tiene un régimen dictatorial basado en la FSB (servicio secreto ruso, heredero de la KGB) al servicio de la oligarquía, nombre dado a los multimillonarios rusos que se enriquecieron apropiándose de los bienes públicos y de las riquezas del país tras el fin de la Unión Soviética. No hay libertades democráticas en Rusia. Después del estallido de la guerra, cualquier crítica puede ser castigada con prisión. Varios disidentes murieron por envenenamiento o por caídas sospechosas de edificios.

Ucrania tiene un régimen democrático burgués al servicio de la oligarquía local, muy similar al régimen político del Brasil. Zelensky es un político de derecha, al igual que el vicepresidente Geraldo Alckmin.

Tras el inicio de la invasión, Ucrania está bajo la ley marcial. Por lo tanto, se prohibieron los partidos políticos que apoyaban la invasión. Sin embargo, los bienes de la oligarquía rusa en el país aún no han sido expropiados, a pesar de la insatisfacción de la población.

¿Apoyar a Rusia significa que Brasil bajo Lula tiene una política exterior independiente?

No. Apoyar a Rusia significa coquetear con uno de los bloques que se disputan un espacio en el orden mundial, liderado por el régimen chino.

Recientemente, se descubrieron tres espías rusos con documentos brasileños. El gobierno brasileño recibió al canciller Lavrov, pero no exigió un posicionamiento del gobierno ruso. ¿Alguien piensa que esto es política exterior independiente?

¿Por qué el PSTU apoya la resistencia ucraniana a la invasión rusa?

La lucha de la clase trabajadora mundial por su emancipación pasa por la victoria de la resistencia ucraniana y por la expulsión de las tropas rusas.

Una victoria ucraniana pondrá en movimiento decenas de nacionalidades oprimidas dentro y alrededor de Rusia en la lucha por su autodeterminación, y también moverá a la clase trabajadora rusa en la lucha por derrocar la dictadura, con impacto mundial.

Una victoria ucraniana también encenderá un debate sobre el futuro del país y su recolonización por parte del capitalismo europeo y del estadounidense. Una clase trabajadora armada y victoriosa estará en condiciones de desafiar todas las formas de explotación y opresión y luchar por un gobierno de los trabajadores y las trabajadoras.

Una derrota de Ucrania, por el contrario, fortalecerá la dictadura en Rusia, su política de “cárcel de los pueblos” en la región, y el orden mundial capitalista.

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 26/4/2023.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: