Una vez más el pueblo ha sido llevado al terreno de las elecciones, convocadas por la misma dictadura, la mafia corrupta, ligada al narco tráfico y que se ha quedado en el poder a través de dos fraudes electorales, hundiéndonos durante doce años en una situación de pobreza, violencia y opresión, que no hemos sido capaces de revertir.

Por PST – Honduras

Una vez más, como cada cuatro años el pueblo es animado a votar con banderas rojas, azules y diversas combinaciones que representan una gama de partidos burgueses electoreros, que en su interior algunos no son más que siglas creados para servir al mismo régimen y otros con un discurso diferente pero que en los hechos han demostrado una completa colaboración y complicidad para que este oprobioso y odiado régimen dictatorial liderado por Joh, se consolide.

La campaña política se lleva a cabo en un ambiente tenso impuesto por el régimen, llegando al límite asesinando activistas y candidatos opositores en sus diferentes niveles y lugares del país, demostrando con todo esto que quieren seguir controlando el poder para sus fines anti populares y seguir expandiendo sus negocios del narco tráfico con el visto bueno del imperialismo y organismos internacionales que aun sabiendo su participación en esas actividades lo siguen respaldando para que continúe manipulando, corrompiendo y controlando la institucionalidad.

Al mismo tiempo se despliega una lluvia de bonos o limosnas para comprar las conciencias de los empobrecidos por el mismo régimen regalando desde 7, 8 y hasta 12 mil lempiras por voto, dineros sustraídos del mismo pueblo dejados de invertir en hospitales, médicos y medicinas y evitar la muerte de más de 10 mil hondureños por la Covid 19.

Ese dinero que hoy se reparte representa más endeudamiento más opresión y sometimiento de nuestras futuras generaciones a pagar interminables intereses, pero hoy es repartido y pudo ser invertido en la construcción, reparación y habilitación de las escuelas para el próximo año con sistemas de bioseguridad apropiados para nuestros niños, contratar maestros o para reparar los bordos tan anhelados en el valle de sula, pero para eso no hay, el dinero está reservado para engatusar el pueblo pobre, asustado por el “comunismo que ya viene” a quitarle lo que ya le han quitado.

Las condiciones de pobreza a la que nos han llevado son brutales y tan grandes que miles prefirieron huir buscando otras salidas, aunque su vida estuviera en peligro antes que quedarse a ver sus hijos padecer ante tanta corrupción y violencia impuestas a este pueblo.

Las leyes se modificaron al mejor estilo cachureco desde la violación a la constitución para permitir la reelección, pasando por la imposición de un código penal a la medida de los corruptos, violación a las leyes y derechos laborales de la clase trabajadora, liquidación de las instituciones y organizaciones, desfalco y robo de los fondos públicos, fortalecimiento y empoderamiento de un aparato militar corrupto al servicio del narcotráfico y finalmente la aprobación nuevamente de la ley de creación de Ciudades Modelo o ZEDEs, vendiendo el territorio al mejor postor.

La situación en que se encuentra el pueblo es de indefensión, no encuentra salida a tanta calamidad, ha tenido que enfrentarse con la pandemia sin comida ni medicinas sin medidas de bioseguridad, por lo que le toco enterrar más de 10 mil muertos y aún no La misma situación vivida cuando 2 huracanes azotaron al país y dejó en situación de calle a miles de personas.

El pueblo ha enfrentado doce años de un gobierno represivo que asesina y encarcela a los luchadores sociales, en todos estos años, ¿Dónde estaba la oposición?, ¿Por qué solo aparecen cada cuatro años llamando a votar en un proceso electoral viciado de anormalidades?, ¿Por qué con tantos partidos de oposición no se han impuesto las reformas electorales para garantizar las mínimas condiciones de transparencia al proceso?, ¿Por qué a última hora se juntan en pactos superficiales que llevan la ambición del poder como su principal objetivo?, pero como partidos burgueses se comprometen y pactan con el empresariado y otros sectores, menos con los trabajadores ni con los campesinos de quienes pasadas las elecciones no se acuerdan, y quieren ganar para llegar a hacer más de lo mismo.

Los diputados en ese congreso corrupto también son resultado de un fraude y negociaciones con los líderes de esos partidos, por eso su obediencia y su papel en la creación y aprobación de leyes nefastas anti populares donde la oposición vio pasar todo como en una película mientras disfrutaron de sus jugosos salarios.

Por eso: Pueblo hondureño este 28 de noviembre el régimen prepara un nuevo fraude para continuar en el poder, por eso la campaña de violencia, por eso las medidas represivas, por eso la cedulación incompleta, por eso 10 partidos de maletín dispuestos a respaldar datos, por eso la aprobación de ese millonario presupuesto a última hora, para contrataciones de compañías dudosas para trasmisión de datos, por eso batallones repletos dispuestos a lanzarse con furgones de bombas lacrimógenas contra los que salgan a protestar para denunciar el inminente fraude, sin embargo la oposición no lo denuncia porque no quieren llamar ni prepararse a luchar contra él y prefieren hacernos creer que todo estará en completa normalidad.

Es importante en estos momentos que reflexionemos ¿Tenemos opciones por quién votar este 28 de noviembre? Estamos ante un régimen asesino, que se robó la salud, los hospitales, el seguro social, las jubilaciones, las jornadas de 8 horas de trabajo, la organización sindical, la reforma agraria, que privatiza la salud y la educación, que criminaliza las protestas. ¿Merecen un voto?

No olvidemos a nuestros familiares asesinados por el régimen al robarse mil millones de lempiras destinados a la pandemia, no olvidemos a todos los que han tenido que huir de la violencia y la pobreza ante un régimen que la promueve a través del narcotráfico, no olvidemos que las escuelas y hospitales están en ruinas y el presupuesto de educación y salud son mínimos.

Los trabajadores y el pueblo estamos indefensos, las planillas que hoy se presentan representan componendas fraudes y negociaciones a conveniencia de los grupos de poder, bendecidos por el imperio, no hay condiciones ni candidatos con independencia que representen nuestros intereses, esos partidos son de los explotadores o de sus variantes sometidos a los caprichos de los que controlan esas organizaciones, el pueblo no tiene quien lo represente.

Sabemos que gran parte de la clase trabajadora y muchos luchadores honestos creen que no votar por Libre es traicionar la lucha contra Joh, pero no es así, Libre es un partido tradicional que también espera la aprobación del imperialismo, y por eso los trabajadores no podemos darle ningún apoyo, no nos

Nos han vendido la idea de que la única forma de derrotar la dictadura es votando por ellos, pero en dos oportunidades ganaron y no fueron capaces de defender su triunfo para hacer prevalecer la voluntad del pueblo que lo apoyó, incluso para aquellos que dieron la vida.

Pero se observa que en los hechos que su objetivo es co-gobernar con los cachurecos y conformarse con cuotas de poder y no luchar contra esta dictadura hasta derrotarla. 16-Por todo eso decimos que el pueblo no tiene opción, necesitamos un partido nuestro, un partido que no negocie, un partido que no se venda, necesitamos un partido que sea formado y dirigido por trabajadores, un partido de clase que defienda y que tenga claro quiénes son sus aliados y quiénes son sus enemigos, nuestros intereses y los de ellos son contrarios, ellos nos quieren oprimidos sometidos y explotados, merecemos una vida digna con la garantía de nuestros derechos.

No prestemos ni vendamos el voto a partidos burgueses que no nos representan, para quienes somos votantes ahora y después, nos olvidan. No nos prestemos para sus ambiciones de poder, votemos nulo, porque no tenemos por quién votar.

Los trabajadores si podemos y debemos construir nuestra propia alternativa.

Honduras, 18 de noviembre del 2021.

Partido Socialista de Los Trabajadores PST LITCI