Dom Abr 21, 2024
21 abril, 2024

Situación de la mujer en Honduras

Honduras históricamente se ha caracterizado por ocupar los primeros lugares en pobreza, siendo acompañados en estos lugares por Guatemala y Haití según estudios de la Cepal para América Latina.

Por PST-Honduras

Según estos estudios la situación es preocupante para este país, puesto que los niveles de pobreza se han profundizado en la postpandemia y aunque se registra un crecimiento en el Producto interno bruto en el año 2022 del 0.9% superior al año 2021, pero en relación a las condiciones de vida estas continúan en deterioro para la mayoría de los habitantes de este país, lo que refleja la profundización de la enorme desigualdad donde mientras unos pocos siguen enriqueciéndose a manos llenas, las grandes mayorías siguen empobreciéndose aceleradamente.

Lo que se genera por la producción, es consumido en una gran parte por la corrupción generalizada y entronizada en el país y la deuda que se triplicó durante la pandemia y un alto porcentaje del PIB es para pagar las deudas externa e interna, solo en el 2022 se pagaron 575 millones de dólares por servicio de deuda, por lo que ya se ha vuelto impagable y el 40 %  de la población hondureña esta por debajo de la línea de pobreza, la situación es aún más grave después de los huracanes en Honduras y la pandemia, antes de esos impactos el 25 % vivía en situación de pobreza extrema.

Las mujeres en Honduras son las que encarnan y sufren la pobreza y representan un 53% de la población, de éstas el 38.2% son jefes de hogar, madres solteras que deben de jugarse la vida para conseguir la manutención de sus hijos, ante altos índices de irresponsabilidad paterna en un país donde no existe ni ha existido una política de atención a la niñez, además enfrentan un  alto índice de desempleo y altos niveles de violencia y criminalidad.

Con la Pandemia en Honduras y durante el encierro fue cuando más denuncias y llamados de auxilio se recibieron en los teléfonos de ayuda por parte de las mujeres ante elevadas cifras de violencia doméstica, abusos sexuales y de todo tipo, sin haber tenido las respuestas adecuadas ante esa escalada de violenta hacia las mujeres y niñas.

Del año 2020 al 2023 la situación se ha vuelto aún más difícil para la mujer, ya que son las que en su mayoría perdieron los puestos de trabajo en la pandemia con el cierre de fábricas, son mujeres la mayoría que laboran y considerando además la gran desigualdad salarial

La población femenina en Honduras en edad de trabajar asciende a 3.5 millones, de ese 1 millón 700 mil está trabajando mientras los hombres alcanzan más de 2millones 300 mil que están trabajando, en porcentajes el 10.7% de las mujeres están desempleadas mientras para los hombres hay un 7.3% desocupados, y de cada 10 personas desalentadas por falta de empleo, 6 son mujeres.

Según fuentes empresariales se requieren unos 132 años para alcanzar una paridad salarial entre hombres y mujeres, y según esas mismas fuentes la participación de la mujer produce un crecimiento económico en el hogar más rápido por lo que se necesita promover más la participación de la mujer y mejora los ingresos del hogar.

La gran crisis económica e inflacionaria que abate la economía mundial la sufrimos más los países pobres y en estos la padecemos en carne propia las mujeres, en Honduras donde la canasta básica se ha vuelto inalcanzable, para las grandes mayorías, y donde la falta de empleo precariza más la situación, las mujeres son las primeras que encabezan las filas de migrantes sobre todo hacia los Estados Unidos con sus hijos a cuestas ante el peligro de dejarlos a la deriva a expensas de la violencia insoportable.

En Honduras una de cada 3 mujeres sufren algún tipo de violencia y en lo que va del 2023 suman unas 70 mujeres que han sido asesinadas  ante unas autoridades ciegas sordas e indiferentes a la grave ola de violencia a lo largo y ancho del país, cada día se registran muertes violentas de mujeres en su mayoría jóvenes,  y sin que hasta ahora se vea la voluntad  de atacar el problema o que se haga justicia en la mayoría de casos, pues hay un temor a denunciar por falta de credibilidad en los autoridades o en operadores de justicia.

En Honduras se ha declarado un estado de excepción en diferentes barrios y colonias de las principales ciudades del país, 73 municipios y 162 barrios con el pretexto de atacar la imparable ola de muertes y la extorción que mantiene al país en un completo estado de indefensión y aun con una militarización de las ciudades donde los policías y ahora los militares recorren las calles la situación sigue siendo muy peligrosa al grado que aun con todas esas medidas la muertes violentas de mujeres siguen a la orden del día.

Ante esta grave situación en la que las mujeres sufren desigualdad, desempleo, muerte, violencia de todo tipo y están más vulnerables, se sigue esperando y escuchando las palabras de la primera mujer presidenta del país, en el cual se comprometió y dijo ¡mujeres de Honduras, no les voy a fallar!

Así mismo los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas siguen estancados, Honduras era el único país de América donde la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia-PAE era prohibida en todas sus dimensiones,  fue hasta el pasado 20 de enero que la PAE entró en vigencia solamente para aquellas sobrevivientes de violencia sexual, para todas las demás la PAE sigue siendo prohibida, mientras tanto la legalización del aborto sigue siento un tema no sometido a discusión, desde el 2021 el Congreso Nacional reformó el artículo 67 para blindar  el tema del abortó sin ninguna posibilidad para su legalización.

A mas de un año ya en funciones de la gobernanza de Xiomara Castro,  hay más mujeres en cargos públicos, más mujeres en el congreso, más mujeres en el poder judicial, pero ese sigue siendo un grupo privilegiado que responde a los intereses de la clase dominante, las mujeres en su gran mayoría siguen sin ver una baja en el costo de vida, un alto a la violencia asesina de mujeres, respeto a las leyes laborales y todos los beneficios tan esperados al tener una mujer como presidenta que ha colocado en su gobierno a toda su familia y que a su salida del país, deja en funciones a su esposo para que gobierne en su ausencia.

Viernes 3 de marzo 2023

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: