El pasado domingo 07 de noviembre el pueblo de Nicaragua vio cómo se desarrolló una gran farsa electoral, nuevamente la dictadura en manos del FSLN con Daniel Ortega y Rosario Murillo a la cabeza, sin independencia del poder electoral, sin observadores internacionales independientes, sin prensa independiente, y sobre todo sin oposición, ya que en esta ocasión la dictadura se dio a la tarea de encarcelar a todos los principales políticos de oposición que quedaban en el país.

Con el resultado de estas elecciones, Daniel Ortega quedaría electo por cuarta vez consecutiva desde el año 2007, en un proceso electoral que controla totalmente desde el año 2012.

Con las elecciones la dictadura buscó legitimarse en el poder, después del terremoto popular que enfrentó en el año 2018, cuando la juventud y el pueblo se levantaron contra el régimen, proceso que reprimió de manera sanguinaria, dejando más de 350 muertos en las primeras semanas de movilizaciones, y posteriormente provocando cientos de miles de exiliados y presos políticos.

El Consejo Supremo Electoral de la dictadura anunció la victoria de Daniel Ortega con el apoyo del 75,92% de los votos, y con una participación electoral por arriba del 65% del padrón electoral.

Pero esos datos fueron contestados por organizaciones independientes, que realizaron monitoreos en todo el país, quienes reportan un abstencionismo de hasta el 80% del electorado, lo que evidencia un enorme grado de crisis política en la actualidad. [1]

Las elecciones no podrán ser el camino para derrotar la dictadura

A pesar del control completo de todo el aparato estatal de Nicaragua, y de las denuncias de fraude en las elecciones del 2012 y 2017, existía una idea muy posicionada en grandes sectores del pueblo tanto en Nicaragua como en el exilio, sobre la posibilidad de llegar a conformar una fuerza política que canalizara el descontento de la insurrección del 2018 para las urnas.

Desgraciadamente para amplios sectores el balance de la derrota del proceso de lucha del 2018, pasa por fortalecer una opción electoral para vencer al FSLN, pero la realidad de estos meses ha demostrado que es imposible, ya que, si bien se fortalecieron algunas figuras como Cristiana Chamorro o Medardo Mairena, rápidamente se unieron a un grupo enorme de presos políticos, que evidencia que la dictadura de Ortega y Murillo no están dispuestos a dejar el poder y por eso suprimirán cualquier garantía política en el país.

Esa realidad, ha impulsado a que en medio de la desesperación se le de audiencia a voces que desde la derecha llaman a una intervención directa del imperialismo, no solo desde la presión de sanciones económicas si no incluso desde la posibilidad de una invasión militar estadounidense.

Esas voces desde la derecha deben ser enfrentadas y denunciadas, ya que debe ser el pueblo de nicaragua con la solidaridad de los pueblos que luchan quien deban destruir la dictadura.

En ese sentido, es central evidenciar que, desde la subida de Daniel Ortega al poder, la economía nicaragüense ha estado al servicio de los intereses de las empresas trasnacionales norteamericanas, poniendo al servicio del saqueo imperialista al país, por medio de los privilegios fiscales de las zonas francas y el fortalecimiento de las relaciones comerciales del TLC con los Estados Unidos.

Lea también | Exigimos la liberación de todos lo presos políticos de la dictadura en Nicaragua

Los Estalinistas y Castro-Chavistas defienden el falso antiimperialismo del FSLN

Una vez concretada la pantomima electoral del FSLN, voces de todo el mundo condenaron la dictadura Orteguista, sobre todo por el episodio de la detención de todas las candidaturas de oposición en los últimos meses.

En respuesta de la condena internacional en todos los países salieron los grupos de “intelectuales” Estalinistas y defensores del Castro-Chavismo, en resguardo de la “Revolución Sandinista” y de la soberanía de Nicaragua, afirmando que el proceso electoral fue limpio y puro, y que los cuestionamientos se deben a una campaña del imperialismo que quiere adueñarse de las riquezas y la soberanía del pueblo nicaragüense.

En este punto, se debe afirmar que lo único que tiene Daniel Ortega de “antiimperialista” es que de vez en cuando en sus discursos habla de que “El Yanqui” le quiere sacar del poder, y acusa a los presos políticos como “hijos de perra del imperio yanqui”; por otro lado, desde que llegó al poder no ha dejado de someter la soberanía y la economía del país a los designios del imperialismo norteamericano, otorgando privilegios al capital transnacional y siendo sirviente de la política migratoria en la misma medida que los demás gobiernos centroamericanos.

En Nicaragua lo que existe es una dictadura capitalista al servicio de los intereses del imperialismo norteamericano.

Según la página oficial de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AMCHAM Nicaragua)[2], desde la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos en el año 2006 y hasta 2019 las exportaciones de bienes y mercancías han aumentado un 137%, en sectores específicos como el sector textil se dio un incremento en las exportaciones desde Nicaragua hacia Estados Unidos en un 103%.

De la misma forma, de los entre los años 2007-2019 la inversión extranjera directa procedente de Estados Unidos alcanzó cifras históricas con un monto de $3,503 millones.

Durante el periodo de gobierno del Frente Sandinista se ha incrementado el saqueo del país por medio de la implementación de los beneficios fiscales del Régimen de Zonas Francas [3], que hoy alcanzan a unas 212 empresas que representan un 60% de las exportaciones del TLC con los Estados Unidos.

Por otro lado, Nicaragua ha estado al servicio de la política migratoria de Estados Unidos para la región centroamericana, por lo que representantes de ese gobierno participaron en las reuniones con Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, tras su visita a Costa Rica en mayo de 2021 con el objetivo de abordar los temas migratorios[4], donde coloca a los gobiernos centroamericanos al servicio de perseguir la ola de pobres que migran desde el Cono Sur, Centroamérica, Haití y África.

En virtud de ese mandato norteamericano, la frontera sur de Nicaragua se convierte en una pesadilla para las olas migratorias, con una especial represión a migrantes Cubanos y Venezolanos.

Otro de los elementos que deja completamente en bancarrota, cualquier posición que defienda el antiimperialismo de la dictadura sandinista es su estrecha relación militar con el Comando Sur del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Esa relación se buscó profundizar desde el inicio de la dictadura Orteguista, por ejemplo, en el año 2008 en medio del conflicto en la Haya entre Nicaragua y Colombia, el mismo Daniel Ortega promovió un acuerdo de patrullaje en los nuevos territorios reconocidos por esa Corte Internacional [5].

La relación con las fuerzas armadas imperialistas se ha profundizado en los últimos años, por lo que Nicaragua recibe de manera permanente a efectivos del Servicio de Guardacostas de Estados Unidos que es parte del servicio militar de ese país, quienes realizan incursiones en todos los puertos y en el territorio continental, en el marco de tareas de “cooperación en seguridad” y servicios comunitarios. [6]

Por último, la dictadura mantiene una enorme dependencia con la deuda de los organismos financieros internacionales, y realiza un esfuerzo permanente en pagar esa deuda a costa de las condiciones de vida de las grandes mayorías empobrecidas en Nicaragua.

Para agosto de 2021, la deuda pública en Nicaragua alcanzó un monto de $7,142.9 millones lo que equivale a un 56.6 % del PIB.

Según los datos del Banco Central de Nicaragua hasta el mes de junio de 2021, el servicio de la deuda externa pública pagado fue de 183,9 millones de dólares, de los cuales 160,7 millones correspondieron a pagos de obligaciones con acreedores multilaterales, principalmente al Banco Centroamericano de Integración Económica (91,8 millones), Banco Interamericano de Desarrollo (43,8 millones) y Banco Mundial (11,7 millones). [7]

Hay que combatir cualquier posición que defienda la dictadura del FSLN como antiimperialista, mostrando que la realidad económica y política del país muestran todo lo contrario, y que más bien es política de ese gobierno profundizar los lazos con el imperialismo.

Lea también | Nicaragua: ¿Es posible quitar a Ortega mediante elecciones?

Insurrección y autodefensa: la salida de la clase trabajadora conta la dictadura

Las y los militantes de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT-CI) en Centroamérica somos conscientes de que nuestra región está siendo duramente afectada por el autoritarismo en gobiernos de países como Honduras y El Salvador, pero con una dinámica de aumento de la represión y persecución de luchadores en Guatemala, Costa Rica y Panamá.

En ese sentido, consideramos que tal y como los hicieron nuestros pueblos en los años 80s, debe ser una tarea del conjunto de los trabajadores, campesinos y estudiantes, quitarle el poder a esos gobiernos dictatoriales que ponen nuestros países al servicio del imperialismo norteamericano.

Reivindicamos las brigadas internacionalistas de solidaridad y combate, como lo fue la brigada Simón Bolívar que participó activamente en la lucha armada popular contra la dictadura Somocista en 1979, pero que representó un esfuerzo de solidaridad internacional determinante para la victoria de la revolución.

Heroica brigada internacionalista que, una vez caída la dictadura de Somoza, fue perseguida por el propio FSLN, quien los detuvo, torturó y entregó al gobierno panameño como represalia a la exigencia de democracia obrera y profundización de la revolución con medidas como expropiación de las grandes empresas y la reforma agraria.

Nos podemos al servicio de construir una organización socialista y revolucionaria, que unifique los esfuerzos tanto dentro como fuera de Nicaragua en función de organizar una nueva rebelión, que enfrente a la dictadura con los métodos de tranques y movilización popular del 2018, pero que prepare los métodos de autodefensa adecuados para resistir y enfrentar la represión de la dictadura.

Hay que reconocer que los conflictos armados de los años 70s y 80s dejaron cicatrices muy profundas en los pueblos centroamericanos, y en mucho eso generó que un sector importante de las y los luchadores en el 2018 se negaran a construir sistemas de autodefensas más potentes en contra de la represión de la policía y los paramilitares sandinistas en medio de la insurrección.

Ese esfuerzo debe buscar a toda costa la inclusión en la nueva rebelión de la clase obrera de la industria, quienes deben parar la producción y sumarse a la lucha popular, lo que será el elemento decisivo para tumbar al dictador y quienes lo sostienen en el poder.

Una vez caído el gobierno, el pueblo movilizado debe tomar el futuro de Nicaragua en sus propias manos, planteándose las tareas urgentes que garanticen la democracia y las plenas libertades políticas y sindicales, pero además inicie las tareas de organización de una nueva sociedad socialista, donde las riquezas de produce el pueblo queden en el pueblo y no en los pequeños grupos patronales, y con eso garantizar empleo, vivienda, salud, educación al pueblo que tanto lo necesita.

Partidos de los Trabajadores de Costa Rica. (PT Lit-Ci)

Partido Socialista de los Trabajadores de Honduras (PST Lit-Ci)

Plataforma de la Clase Trabajadora de El Salvador (PCT Lit-CI)

 

[1] https://www.abc.es/internacional/abci-concluyen-elecciones-nicaragua-segura-reeleccion-ortega-202111080135_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F
[2] https://www.amcham.org.ni/a-15-anos-de-vigencia-del-cafta-dr-nicaragua-ha-ganado-en-exportaciones-en-inversiones-en-empleos-y-en-manufactura-con-mas-complejidad/
[3] https://cnzf.gob.ni/es/zonas-de-inversion
[4] https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Antony-Blinken-llego-a-Centroamerica-para-buscar-alternativas-que-frenen-la-migracion-a-EU-20210601-0090.html
[5] https://www.lavozdelsandinismo.com/internacionales/2008-02-08/confirman-que-nicaragua-busca-patrullaje-conjunto-con-estados-unidos/
[6] Ver notas como:
https://www.laprensa.com.ni/2015/04/27/nacionales/1822170-miembros-de-la-guardia-costera-de-ee-uu-realizan-visita-oficial-a-nicaragua
https://www.laprensa.com.ni/2018/01/25/departamentales/2366588-guardia-costera-de-estados-unidos-en-labor-comunitaria
https://www.elnuevodiario.com.ni/end-tv/8284-buque-guardia-costera-ee-uu-llega-nicaragua/?page=9
[7] Ver notas como:
 https://www.eleconomista.net/economia/Deuda-publica-de-Nicaragua-es-de-7142.9-millones-56.6--del-PIB-20210823-0018.html
https://www.efe.com/efe/america/economia/la-deuda-externa-de-nicaragua-es-12-007-millones-dolares-95-1-del-pib/20000011-4604017