Mié Ago 10, 2022
10 agosto, 2022

Marcha del Orgullo: Las LGBTI+ Quieren vivir, explotar el armario y el capitalismo

Tres millones de personas tomaron la Avenida Paulista el pasado domingo 19 de junio, durante la Marcha del Orgullo LGBTI+. Entre la música y la fiesta tan esperadas, luego de dos años en que la pandemia impidió el evento, era visible la revuelta contra la miseria y la violencia que viven las personas LGBTI+s, expresada en los gritos “¡Fuera Bolsonaro!”

Por: Debbie Leite y Gabriela Hipólito, del Secretariado Nacional LGBTI+ del PSTU

Gobierno del hambre y del odio

El país que alberga la Marcha del Orgullo Gay más grande del mundo es también el que más personas LGBTI+s mata, principalmente personas trans. Cuando no son los crímenes de odio, es el hambre, el desempleo o la enfermedad mental lo que nos quita la vida.

Bolsonaro no solo fue negligente, sino que fomenta la intolerancia y el odio. También fue responsable del aumento del costo de vida y de la precarización, que golpeó con más fuerza a los sectores oprimidos de la clase. Por lo tanto, no hay dudas de que este gobierno es nuestro principal enemigo.

Votar con orgullo es apoyar un proyecto socialista

A pesar de la revuelta expresada por la multitud en las calles, la política de la organización de la Marcha del Orgullo está lejos de representar esta lucha. Con el lema “Vote con orgullo, por una política que representa”, la dirección de la Marcha quiso canalizar toda esta revuelta hacia las elecciones, como si fuese posible derrotar el proyecto autoritario y LGTBIfóbico de Bolsonaro apenas con el voto.

No será un “voto útil” a Lula/Alckmin, aliados de empresarios y banqueros, lo que cambiará nuestras vidas. No podemos olvidar los 13 años de gobiernos del PT que, en nombre de la gobernabilidad, abandonaron nuestras demandas, archivando el Proyecto de Ley (PL) 122 que criminalizaba la homofobia y vetando el kit antihomofobia en las escuelas.

En las últimas elecciones hubo un récord de candidaturas LGBTI+ compitiendo por un escaño en el Parlamento. Es cierto que, a pesar de que los sectores oprimidos son mayoría en la sociedad, en los espacios de poder somos una ínfima minoría, excluida. Sin embargo, preguntamos, ¿con qué programa y estrategia es útil ocupar esos espacios?

La concejal Erika Hilton (PSOL-SP), recordista de votos y reconocida activista trans, es una de las responsables de la mercantilización de nuestros espacios de lucha, trayendo tríos de boates y empresas supuestamente friendlys [amigas] a la Marcha y a la Feria Trans.

Nosotros, del PSTU, presentamos candidaturas a través del Polo Socialista y Revolucionario, porque creemos que el empoderamiento de las personas LGBTI+s no pasa por el ascenso individual.

Flávia Bischain y Altino Prazeres en la Marcha del Orgullo LGBTI. 

La profesora Flávia, precandidata a vicegobernadora, dejó el mensaje: “Necesitaremos seguir en la lucha, junto a nuestra clase, para enfrentar el desempleo, el hambre y la miseria. Y para eso no habrá magia, no basta votar en la urna y esperar que todo se resuelva, hay que desconfiar de estas promesas. Nuestra vida solo cambiará cuando nuestra clase, con los sectores oprimidos, mujeres, negros y negras, LGBTI+, hagamos una revolución en este país”.

Cambiar la realidad: nuestra voz resonará desde las calles

Nosotros, LGBTI+s, somos uno de los sectores más marginados en el capitalismo. Y sabemos que, ante la profunda crisis y la barbarie, cualquier conquista es una victoria. Sin embargo, cada logro puede revertirse en cualquier momento mientras vivamos en este sistema de opresión y explotación, en el que las ganancias de los capitalistas están por encima de nuestras vidas.

Es crucial que las personas LGBTI+s tengan trabajo, vivienda, educación, salud pública y, lo más importante, el derecho a vivir. Pero incluso estos derechos muy básicos no estarán plenamente garantizados a través de esta falsa democracia. La aparente inclusión pregonada por quienes se benefician con el “mercado pink” en realidad enmascara un sistema que no puede ser reformado. Así lo muestran los datos sobre muertes violentas de LGBTI+s: un aumento de 33% en 2021; así como la situación de las mujeres en el mercado de trabajo: en dos años de pandemia, 30 años de retroceso en empleos y derechos.

Para una verdadera transformación de nuestras vidas necesitamos unir fuerzas y luchar con una política independiente y revolucionaria. Fue en ese marco que constituimos nuestro bloque en la concentración de la Marcha del Orgullo con panfletos, intervenciones, consignas y mucha música.

Rescatar Stonewall. Explotar el armario y el capitalismo

Desgraciadamente, la apropiación por parte de empresas y boates ha convertido la Marcha en un auténtico festival de privatización y marketing. Incluso los tríos eléctricos llevan el nombre de las empresas que los financian: Amstel, Burger King, Vivo. El Municipalidad, poco preocupada con nuestros derechos durante todo el año, se importa mucho con el ingreso de los turistas que circula durante el evento, y también por eso lo financia.

Es necesario rescatar la historia de las Marchas que surgieron teniendo como referencia la Revuelta de Stonewall, cuando en un bar de Nueva York cientos de LGBTI+s, en su mayoría negras e inmigrantes, resistieron valientemente durante cuatro días contra la represión policial y por la libertad sexual. .

Es necesario retomar este espíritu de lucha e ir más allá, porque no existe una “política que representa” dentro del capitalismo, este sistema de desigualdad y explotación. ¡Solo tendremos derecho a la más plena libertad para expresar nuestra orientación sexual e identidad de género construyendo una sociedad socialista!

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: