Vie Jul 12, 2024
12 julio, 2024

Las verdaderas amenazas de la ley georgiana son distintas de las denuncias de la Unión Europea

Por Carlos Sapir

En los últimos meses se han visto protestas en Georgia contra una propuesta de ley de «agentes extranjeros» que, sin embargo, ha sido implementada por el partido gobernante Sueño Georgiano. Aunque las disposiciones de la ley son reaccionarias y pueden utilizarse claramente para reprimir la organización política independiente, la reacción de los funcionarios de la UE, que han denunciado la ley como un complot ruso para bloquear la adhesión de Georgia a la UE, es una distorsión importante en beneficio de su propio bloque imperialista.

Desde el colapso de la Unión Soviética, Georgia se ha enfrentado a una de las series de medidas de austeridad neoliberal más severas de la historia. Al igual que Rusia y otros antiguos países soviéticos, en la década de 1990 se produjo una primera oleada de privatizaciones, cuando los antiguos burócratas convertidos en capitalistas transfirieron a sus propios bolsillos el control de lo que quedaba de la economía estatal de los trabajadores. Una revuelta popular en 2003 trató de destituir a los políticos corruptos, pero sus sustitutos siguieron una senda de agresivos intentos de integración en la UE, lo que trajo consigo reformas aún más neoliberales. El resultado ha sido el colapso de los servicios públicos, la baja densidad sindical y el dominio de las ONG sobre gran parte de la sociedad civil y la esfera pública, muchas de las cuales están alineadas con los objetivos políticos de la UE de permitir a las corporaciones europeas campar a sus anchas en el mercado georgiano. Mientras tanto, el país sigue recelando de Rusia, que intervino militarmente en Georgia para proteger sus propios intereses económicos y obligar al país a integrarse en la Comunidad de Estados Independientes (el bloque militar de Rusia) durante la guerra civil georgiana de los años noventa y que volvió a invadir el país en 2008 en represalia por sus acercamientos diplomáticos a la OTAN, una guerra que terminó con las fuerzas rusas estableciendo una ocupación militar de territorios reclamados por los separatistas abjasios y osetios (territorios que siguen sufriendo subdesarrollo económico y abandono tras su integración de facto en la economía rusa).

El objetivo de la integración europea ha sido una de las principales plataformas políticas incluso del partido gobernante Sueño Georgiano, que patrocinó la ley de agentes extranjeros, una plataforma que no han abandonado. Al proponer la ley, los portavoces del SG señalaron que la ley, que obligaría a las organizaciones que reciben más del 20% de su financiación del extranjero a registrarse ante el gobierno, es similar a las leyes vigentes en Estados Unidos y varios países europeos, así como en Rusia y otros Estados. Sin embargo, los políticos de la oposición denunciaron que se trataba de una estratagema apoyada por Rusia para bloquear la entrada de Georgia en la UE, afirmación que repitieron portavoces de la UE y la OTAN, sin pruebas más allá de las similitudes textuales entre el proyecto de ley georgiano y una ley rusa similar.

Precisamente basándonos en nuestra experiencia con leyes similares en Estados Unidos, podemos afirmar con seguridad que esta ley es reaccionaria y que se utilizara contra el movimiento obrero, los movimientos contra la opresión y los movimientos ecologistas. Dichas leyes permiten al gobierno acusar de haber violado la ley a cualquier organización que le desagrade, y someterla a vigilancia y represión, independiente de si realmente existe financiación extranjera. Además, aunque la retórica de los «agentes extranjeros» podría interpretarse como una lucha contra la intromisión imperialista, restringe igualmente la capacidad de las organizaciones internacionales de la clase trabajadora para colaborar a través de las fronteras. Los activistas georgianos también han señalado en particular que esta ley representa una gran amenaza para los académicos, ya que prácticamente toda la financiación de la investigación académica en Georgia procede de organizaciones internacionales.

El gobierno georgiano ya ha indicado quién será la primera víctima de la ley: Funcionarios del SG han indicado que pretenden investigar a las «fuerzas extranjeras» que están «saboteando» el proyecto de oleoducto Namakhani HPP en el valle de Rioni. Pero en el valle de Rioni no hay ninguna ONG respaldada por la UE. La principal organización que se opone al oleoducto son los Defensores del Valle de Rioni, un grupo ecologista de base. Al igual que hemos visto en Estados Unidos con la respuesta policial militarizada y los cargos RICO contra Stop Cop City, las leyes destinadas oficialmente a luchar contra el crimen organizado u otras organizaciones antisociales se utilizan para atacar a los movimientos populares que desafían los intereses capitalistas.

A pesar de estas razones reales para movilizarse contra la ley, la información de los medios de comunicación en lengua inglesa se ha centrado en «la ley rusa» que «arrastrará a Georgia a la esfera de influencia de Rusia«. Funcionarios de la UE han afirmado que la ley es incompatible con la adhesión a la Unión Europea, pero no existe ningún mecanismo jurídico que sustente esta afirmación. Los grupos alineados con la UE han pintado esto como una lucha por la «democracia» y contra el «autoritarismo» ruso, aprovechando la masiva simpatía georgiana por la lucha de Ucrania contra la invasión rusa, que proviene de la propia experiencia de los georgianos de haberse enfrentado a la invasión rusa en 2008, y a siglos de dominación imperial antes de eso. El temor de la población georgiana a la intervención rusa está justificado, pero las acciones de la UE han aprovechado la aprobación de la reaccionaria ley de agentes extranjeros para reforzar el apoyo a la integración europea y afirmar su ya sustancial influencia en el país. Los funcionarios del gobierno estadounidense, por su parte, también han intensificado la presión, amenazando con sanciones contra los políticos que respaldan la ley. La lucha popular contra esta ley es una batalla legítima por los derechos democráticos de organización, contra la represión y contra las maquinaciones de la burguesía local georgiana personificada por el fundador del SG, Bidzina Ivanishvili, que controla en solitario una gran franja de la capital de Georgia. Sin embargo, los esfuerzos de la UE y Estados Unidos por convertir esta lucha en una cuestión de integración en la UE han llevado al movimiento por el camino equivocado, y las sanciones contra los georgianos impuestas por Estados Unidos no hacen sino reforzar la narrativa de la SG de que necesitan leyes de seguridad draconianas para detener la intromisión imperialista.

Como se señala en el artículo de Giorgi Kartvelishvili en LeftEast, esta ley y la respuesta de la UE/OTAN a la misma coinciden con una nueva realidad geopolítica para Georgia. Tras la pandemia del COVID-19 y la invasión rusa de Ucrania, las potencias imperialistas -y entre ellas, particularmente la UE y China- se han lanzado a asegurar el dominio de las rutas alternativas de comercio y combustible de Asia a Europa. Por eso, Georgia y el resto del Cáucaso se encuentran una vez más en la encrucijada de los continentes. Ante este período de renovado interés imperialista, el Sueño Georgiano ha intentado tácticamente cubrir sus apuestas entre los bandos imperialistas con la esperanza de enfrentarse a uno y a otro al tiempo que preserva sus propios intereses. Así, a pesar de la inclinación natural del país hacia la solidaridad con Ucrania, los políticos de SG se han negado a criticar la invasión rusa de Ucrania y han seguido adelante con la ley de agentes extranjeros a pesar de la presión de la UE y la OTAN. En lugar de solidarizarse con Ucrania, el partido gobernante de Georgia ha intentado beneficiarse en privado de las sanciones internacionales al comercio con Rusia, convirtiéndose en un lucrativo puerto de escala que procesa mercancías con destino a Rusia. Además, el partido ha pasado de hacer declaraciones públicas en defensa de los desfiles del Orgullo como parte del acercamiento europeo en 2013 a denunciar a las ONG por «propaganda LGTB», haciéndose eco de Putin y otros reaccionarios. La narrativa de la intromisión rusa contra la integración en la UE puede ser una invención, pero la crisis política refleja una realidad geopolítica de imperialistas que intentan fijar su influencia sobre un país semicolonial debido a su recién descubierta importancia geopolítica.

Las protestas contra las maquinaciones legales del Sueño Georgiano han sido una importante resistencia contra los políticos cobardes, codiciosos y oportunistas cuyo único objetivo es reforzar su propia posición sobre la clase trabajadora, arrimándose a un imperialista hoy y a otro mañana en un esfuerzo por mantener el control. El Sueño Georgiano es odiado con razón, y su ley es auténticamente reaccionaria. Pero el camino hacia la integración europea sólo servirá para subyugar una vez más a Georgia a un conjunto diferente de amos capitalistas, y sólo va a desempoderar aún más a la clase obrera, independientemente de si ocurre bajo la égida de Sueño Georgiano o de otro partido capitalista.

Al igual que otros movimientos de protesta contemporáneos a escala internacional, el movimiento contra la ley de agentes extranjeros ha surgido de forma descentralizada, sin un liderazgo identificable y sin una estructura democrática que pudiera permitir al movimiento debatir cuestiones políticas y trazar un camino a seguir. Aunque la existencia de las protestas a pesar de estas debilidades es en cierto sentido un signo positivo del nivel de indignación política entre la población de Georgia, sin una organización política consciente el movimiento se disipará, o será desbaratado por los bien financiados representantes del imperialismo que buscan promover sus propios intereses en esta situación. No obstante, se ha observado que los estudiantes han estado a la vanguardia de las protestas, y que las protestas han unido a estos estudiantes con una amplia franja de grupos de base, sindicatos y también trabajadores totalmente desorganizados. Esta combinación de fuerzas, unidas contra la represión estatal, puede ser un crisol para la política revolucionaria, pero sólo si la gente asume la tarea de convertir estas nuevas conexiones en organizaciones políticas duraderas basadas en la clase obrera, y con un compromiso de independencia política de los poderes burgueses.

La integración en la Unión Europea no salvará la democracia en Georgia: sólo agotará aún más sus recursos y asfixiará su política, como hemos visto que ocurre con Grecia y otras economías más pequeñas de la eurozona sometidas a los caprichos de Francia y Alemania. Pero la ley de agentes extranjeros no detendrá la integración europea, sólo socava aún más la formación de las organizaciones políticas independientes de la clase trabajadora necesarias para luchar contra el capitalismo y la opresión en Georgia. La lucha contra el partido Sueño Georgiano, sus leyes reaccionarias y los capitalistas corruptos a los que representa es una lucha que hay que apoyar. Pero las fuerzas alineadas con la UE que han intentado reclamar las protestas como suyas deben ser desafiadas, derrotadas y sustituidas por una dirección que comprenda que los gobiernos tanto de la Unión Europea como de Rusia están intentando someter a Georgia a sus intereses imperialistas.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: