Sáb Jun 22, 2024
22 junio, 2024

Construir la Europa de los pueblos contra la Europa del capital

En Em Luta y en la organización internacional que construimos, la LIT-CI, estamos convencidos de que el estudio y la comprensión global de los diversos acontecimientos y realidades en escala internacional son la mejor ayuda para la militancia y la intervención nacional y local.

por Edu Dário, de Portugal

06/02/2023

La crisis de la Troika y las luchas sociales: ¿Cómo llegamos aquí?

Un poco en todo el mundo, el empobrecimiento, la desigualdad y la frustración social, la miseria de muchos millones de seres impuesta por el capitalismo mundial son una realidad creciente, particularmente después de la crisis de 2008-2009.

En Portugal, el período que siguió inmediatamente tiene referencias que aún hoy perduran: el gobierno “socialista” de José Sócrates (cuyo número 2 era António Costa…) se hundió al buscar oxígeno en los ataques ‘austeritarios’ de los famosos PEC (Planes de Estabilidad y Crecimiento) y al rendirse a los préstamos de la llamada Troika (Comisión Europea, FMI y BCE). Pero José Sócrates no sería despedido sin enfrentar, el 12 de marzo de 2011, la enorme movilización de la Geração à Rasca, que marcaría el tono de las luchas de los años siguientes.

Le siguieron los gobiernos “renovados” de Passos Coelho/PSD/CDS y el extraordinario ‘ascenso del movimiento de masas 2011-2013’. El 15 de octubre de 2011, se llevaron a cabo manifestaciones radicalizadas en varias capitales europeas, incluida Lisboa, apoyadas por asambleas democráticas. El 15 de setiembre de 2012 tuvo lugar la mayor manifestación desde mayo de 1974, que obligó al recién elegido gobierno de Passos Coelho a retirar el TSU (Impuesto Social Único, que bajaba la contribución social de los empresarios y aumentaba la de los trabajadores…), lo que abrió “una enorme crisis política en el gobierno”. Siguieron nuevas movilizaciones: huelga general el 24 de noviembre de 2012; la manifestación “Que se lixe a Troika” en marzo de 2013; nueva huelga general el 27 de junio de 2013…

BE y PCP aplicaron la política de ‘dividir para reinar’. Por un lado, movilizaciones obreras enmarcadas en el aparato sindical, por otro lado, movilizaciones de los movimientos sociales y de la juventud. Ante este impasse, las promesas de la “derrota del gobierno de derecha de Passos Coelho” a través de las elecciones fueron abriendo el camino: las elecciones de octubre de 2015 dieron la victoria a la “mayoría de izquierda”. Se reconstituye la paz social, los gobiernos burgueses de Costa y de la “Geringonça” PS-BE-PC que le siguieron durarían cinco Presupuestos Generales del Estado hasta enero de 2022, alineados con la OTAN, con el BCE/UE. Mientras tanto, la mayoría de las medidas de la Troika no fue anulada, las diversas agencias financieras imperialistas de calificación subieron su cotación en la economía portuguesa y el conjunto de las principales empresas portuguesas vio crecer sus resultados líquidos de forma continua entre 2015 y 2021: ¡de 9.700 millones de euros a 20.000 millones de euros (con excepción del año 2020, de la pandemia)!…

La UE, la deuda y las cuentas ciertas

El desmantelamiento de las ayudas milagrosas y los sueños sobre la Unión Europea propagados por las burguesías y los aparatos gubernamentales de los países europeos no se puede hacer aquí cabalmente. Será la experiencia de la movilización de los pueblos y trabajadores europeos la que expondrá su verdadera naturaleza opresora, explotadora, capitalista e imperialista, e impulsará la construcción de una verdadera Europa de los pueblos y de la clase trabajadora. Mientras adulan a su UE, esos sirvientes nacionales gozan de privilegios, trafican influencias o ahondan en el fraude y la corrupción, a la vez que intentan apagar cualquier alternativa a la “sagrada unión”.

Este fue el caso de la “Crisis de la Deuda Pública de la Eurozona” que, tras el vendaval provocado por la quiebra en 2008 del banco norteamericano Lehman Brothers, golpeó principalmente a los países del sur de Europa, en particular a Portugal y a Grecia, entonces los más débiles de la llamada “Unión”. Los ‘rescates’ que siguieron –es decir, los préstamos a las finanzas públicas caucionados por la Troika (FMI, Banco Mundial y BCE)– exigieron a cambio recortes salvajes y retrocesos históricos en los sistemas de salud, educación, derechos sociales y económicos de aquellos países, servilmente aplicados por José Sócrates y Passos Coelho. La deuda pública en Portugal saltó del 75% del PIB en 2008 a 131% en 2016, situándose en 127% en junio de 2022 (Eurostat, BP). En Grecia, aumentaría de alrededor de 115% en 2008 a 175% en 2014.

Costa, buen alumno de la UE

António Costa y su mayoría absoluta enarbolan la consigna de anticipar el pago de la deuda pública en nombre de las «cuentas ciertas » de la UE. Así, en un proceso que recuerda los robos impuestos por la Troika, algunos de los miles de millones de euros que también son robados al pueblo portugués a través del extraordinario aumento de impuestos resultante de la inflación incrementarán el capital improductivo y financiero en poder de especuladores nacionales e internacionales, fondos financieros, etc., en lugar de invertirse en desarrollo económico y en frenar la pauperización, en el SNS, en educación, en vivienda… Para el primer ministro “socialista”, el proyecto para Portugal sigue siendo el de un país proveedor de mano de obra barata, de turismo, totalmente dependiente de las inversiones convenientes para las fuertes burguesías europeas, de gran desigualdad…

BCE: ¿y no se puede despedirlo?

Pero esta denuncia de la UE también tiene que incluir al principal instrumento de imposición de su política económica, que es el BCE. Irónicamente, se le asigna la misión de preservar el “poder adquisitivo del euro”, y… ¡la “estabilidad de precios”! Esta eminencia que nadie eligió determina muchas de las condiciones de vida de la mayoría de los ciudadanos europeos a través de sus órdenes impuestas por un “Consejo de Gobernadores” de cada banco central de los países de la UE. En Portugal, el gobernador del Banco de Portugal es Mário Centeno, por lo tanto, miembro del BCE, exministro de finanzas de los gobiernos de la Geringonça hasta junio de 2020.

Además de su rotundo fracaso a la hora de combatir la inflación que viven a diario todas las familias de la clase trabajadora y que se prolongará a lo largo de 2023, el BCE también es famoso por fijar la denominada tasa base Euribor, la tasa que, sumada a los lucros bancarios, determina en gran medida los intereses que las familias pagan a los bancos por los préstamos hipotecarios. Según el diario Público del 5 de enero, 54% de los préstamos verán incrementadas sus respectivas tasas hasta febrero y 31% entre marzo y abril…

Para los burgueses del BCE, la causa de la inflación es la existencia de demasiado dinero en la sociedad, o, como dicen, “la oferta en el mercado”; por tanto, la solución es reducir la cantidad de dinero, encareciéndolo, adaptándolo a la cantidad de mercaderías existentes.

António Costa y Mário Centeno/BCE continúan formando así un dúo muy unido: no se les pasa por la cabeza que los salarios en la producción capitalista tienen un peso reducido y que los precios de las mercaderías aumentan porque la clase capitalista disputa más y más ganancias.

La alternativa vendrá de la clase trabajadora

Ante la crisis que vivimos y que ahora junta inflación y recesión, la clase trabajadora tiene que imponer su solución: congelar inmediatamente los precios, orientar los capitales hacia la producción planificada de mercaderías socialmente necesarias, sacar a la burguesía de la gestión de la producción…

En este sentido, si repasamos, aunque de forma muy resumida, los acontecimientos que en Portugal han reflejado desde 2008 la evolución y profundización de la crisis generalizada del capitalismo globalizado, es porque creemos que en escala nacional ilustran el principal desafío que enfrenta la clase trabajadora en todo el mundo: aprovechar las oportunidades abiertas con las revueltas y revoluciones para construir organizaciones revolucionarias en escala nacional e internacional que impulsen en los diversos países la lucha anticapitalista hasta la toma del poder y la expropiación de la burguesía, y sienten las bases de una economía planificada dependiente solamente de las necesidades y la voluntad de la Humanidad.

Artículo publicado en https://emluta.net, 6/2/2023.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: