El 2020 comenzó en nuestro país marcado por la transición política ante el cambio de gobierno que se hará efectivo el próximo primero de marzo.

Por IST-Uruguay

A los enfrentamientos verbales de la pasada campaña electoral entre el Frente Amplio (FA) y la Coalición Multicolor liderada por Lacalle Pou, le siguieron cordiales y amenas reuniones entre ministros entrantes y salientes, y elogios de unos para los otros sobre el “ejemplar republicanismo” que permite una “transición ordenada” en medio de un continente que se caracteriza por las crisis políticas y la irrupción de las masas movilizadas con el ejemplo de Chile como el más avanzado.

Por arriba, pactos y reparto

La política histórica de la burguesía uruguaya de pactos y reparto de cargos, se manifiesta nuevamente hoy. Primero, en la conformación del gabinete donde los cargos ministeriales fueron repartidos entre los Multicolores, mientras discuten acerca de los otros puestos de dirección en el Estado como en los Entes Autónomos, donde también estará integrado el FA ocupando una treintena de cargos.

En segundo lugar, se expresa en la telenovela sobre las intensas disputas por las candidaturas y los cargos municipales, que está generando choques al interior de la Coalición de derecha y una pelea furibunda al interior del FA con su máxima expresión en la honda crisis del Partido Socialista.

En paralelo, Lacalle Pou presentó el borrador de la “Ley de Urgente Consideración”, cuyo propósito fundamental es aumentar la represión y el ataque a los trabajadores, a pesar de su interminable y variada extensión con más de 450 artículos. El borrador entra en un proceso de discusión con el resto de los partidos. Además, el presidente electo ya anunció que aumentará las tarifas.

Como vemos, por arriba están en plena negociación de cargos, en disputas por candidaturas y en sus plácidas reuniones de transición y estudio de las leyes que utilizarán para atacarnos, y esperan que nosotros, los trabajadores y pobres seamos simples espectadores de todo su circo. ¡Y a esto le llaman -sin que se les caiga la cara de vergüenza-, “ejemplo de republicanismo y democracia”!

Por abajo, miseria social y un régimen que acumula contradicciones

Pero mientras ellos por arriba establecen sus pactos y se reparten la torta, por abajo se acumula la miseria. El desempleo llega casi al 10% golpeando especialmente a la juventud y a las mujeres, quienes además sufren la violencia machista y los cada vez más frecuentes y alarmantes feminicidios. En los barrios los trabajadores y pobres vivimos el desempleo, la violencia social del narcotráfico y la delincuencia, la falta de vivienda, el crecimiento de los asentamientos y la miseria, el alto costo de vida, los salarios sumergidos, la precarización laboral y un sinfín de problemas.

Esta delicada situación por abajo provoca y se combina con elementos cada vez más visibles de crisis del régimen: la división de la burguesía que se refleja en su fragmentación política en el parlamento y en sus disputas internas; en la crisis política que ha generado cada nuevo acontecimiento relacionado con las violaciones de los DDHH en la última dictadura militar; en el cada vez mayor desprestigio que se desarrolla por abajo a los partidos del régimen y sus instituciones; en la polarización social que se profundiza; en el problema de la deuda externa y los problemas económicos.

La raíz de este cúmulo de contradicciones que se desarrollan por abajo, es la desigualdad social existente en el Uruguay y que este régimen nacido de la impunidad en el año 1984 cada vez flaquea más en poder contener.

Organizarse para luchar contra un régimen decadente

Es por ello que en medio de un contexto mundial de revoluciones y levantamientos populares, la burguesía uruguaya busca acuerdos que mantengan la “unidad nacional” para aplicar el ajuste y evitar protestas que lo pongan en jaque. Esta tarea intentará llevar adelante el gobierno de Lacalle Pou.

Un lúcido y experiente cuadro político de la burguesía colorada, J. M. Sanguinetti, lo expresó de la siguiente forma: “Todos debemos entender que, aun con diferencias de opinión, el diálogo es el método y que la protesta callejera asume hoy riesgos impensados” (1)Sanguinetti expresa el plan y el temor de la burguesía. ¿Cuánto tiempo se soportarán las contradicciones? ¿Cuál será la gota que colme el vaso? ¿Alcanzarán los acuerdos de cúpula de su tan venerada “democracia” para evitarlo?

El régimen político actual no ofrece ni tiene perspectivas para los de abajo. Los trabajadores tenemos el desafío de prepararnos para combatir un régimen político que se pudre y que para salvarse solo busca atacarnos más y profundizar la miseria. Por eso desde IST te invitamos a venir a organizarte y discutir con nosotros como nos preparamos para las importantes luchas que seguro vendrán contra este régimen y sus representantes, que cada vez más muestran su decadencia irreversible.

Notas:

1) https://www.elpais.com.uy/opinion/columnistas/julio-maria-sanguinetti/tiempos-tormenta.html