El mes de mayo es de suma importancia para la lucha de los trabajadores. 

Por Sebastián Romero

Los Mártires de Chicago nos refrescan la memoria con lo mejor del movimiento obrero internacional y parte de esa tradición es la mayor solidaridad frente a la persecusión estatal de cualquier luchador o luchadora.

Es posible triunfar, con la unidad de las luchas, la movilización y la autodefensa si es necesario. Aprendamos de nuestros hermanos chilenos. Solidarizarnos con su lucha exigiendo libertad a los presos revolucionarios de la primera línea chilena y el fin de la persecución de nuestra compañera María Rivera y de todos los luchadores es tan necesaria para la clase trabajadora como la revolución victoriosa.

Por eso desde la campaña nacional e internacional por mi libertad y por el fin del juicio farsa de Daniel Ruiz y Cesar Arakaki, continuemos unificando las luchas por la libertad de los presos de la revolución chilena y todos los presos políticos de América Latina

Justo en este mes de lucha para los trabajadores, se cumple un año de mi prisión, fecha en la que queremos convocar a un gran acto unitario internacionalista por la libertad a los presos políticos de América Latina y el mundo. Te invitamos a acompañarnos y a la colaborar con la construcción de dicho acto y con la campaña de difusión y juntadas de firmas desde  el Facebook o Instagram LIBERTADASEBASTIANROMERO sumando a sus organizaciones políticas, sociales, sindicales y barriales y a todos los sectores en lucha nacionales e internacionales.

Para culminar con un gran acto unitario contra la criminalización de la protesta y la persecución a los que luchan, exigiendo la libertad inmediata de todos los presos políticos del mundo. Principalmente de los presos revolucionarios de la primera línea de Chile.

Liberar a todos los luchadores de la clase, fortalecerá nuestras luchas sumando más soldados a nuestras trincheras y redoblando nuestras fuerzas para la acción directa y la autodefensa cada vez que sea necesaria, con la que defenderemos nuestras vidas y nuestras luchas por justicia social y dignidad humana.