Jue Abr 25, 2024
25 abril, 2024

Todo el apoyo a la resistencia del pueblo Palestino, Ruptura de relaciones con el Estado Nazi-sionista de Israel

La reciente ofensiva del pueblo palestino contra el avance permanente de la invasión colonizadora del Estado de Israel ha colocado de nuevo el principal conflicto en Medio Oriente en el centro de las discusiones en el mundo. Las acciones lideradas por Hamas contra Israel y secundadas por más de otras 12 organizaciones de la resistencia, en que mediante una ofensiva por tierra, mar y aire produjeron- y siguen produciendo- duros golpes al gigante aparato militar de Israel.

Esta ofensiva, es el resultado no sólo de la usurpación histórica del territorio palestino por parte del Estado Sionista de Israel, sino de la ofensiva permanente que sigue quitando territorios a Palestina por medio de asentamientos ilegales, el régimen de Apartheid impuesto especialmente a la Franja de Gaza, donde a la población se le niegan los mínimos derechos y donde permanentemente Israel ataca indiscriminadamente a la población.

La magnitud de esta ofensiva ha venido siendo respondida por el Estado de Israel con descomunales ataques directamente contra la población civil, masacres contra familias enteras, destrucción de edificios residenciales, hospitales y escuelas, incluso se denuncia el posible uso de fósforo blanco, superando ya las víctimas israelíes, se habla de al menos 700 muertos de los cuales 90 serían niños y niñas. La ofensiva de Netanyahu promete ser devastadora “como nunca antes” y que la contraofensiva sobre la Franja de Gaza es “apenas el comienzo”. Han anunciado que dejarán Gaza sin energía, agua ni alimento, violando las mínimas normas del derecho internacional, y el mínimo sentido de la humanidad; convirtiendo a Gaza de la prisión a cielo abierto más grande el mundo que es hoy en un verdadero campo de concentración.

Esta respuesta de Israel, es respaldada por la gran mayoría de gobiernos del mundo, empezando por el gobierno imperialista de Estados Unidos y la Unión Europea. Con su respaldo incondicional a Israel no sólo legitiman nuevamente crímenes contra la humanidad, sino que se convierten en un nuevo cheque en blanco para las fuerzas armadas de Israel para atacar y escarmentar a la población palestina.

Sin embargo, también ha sido noticia las declaraciones de Gustavo Petro, quien se ha negado a sumarse al coro de respaldo a Israel. Tanto en sus declaraciones personales vía X (antes Twitter) como en la declaración oficial de la Cancillería colombiana, se ha negado a respaldar explícitamente al Estado de Israel en su contraofensiva, condenando el ataque de Hamas como “terrorista”.  Esto llevó al embajador de Israel en Colombia a reclamarle públicamente a Petro su posición, y a que la burguesía colombiana de conjunto se sumara a este reclamo y cuestionamiento a Petro.

Saludamos que Petro se haya negado a condenar las acciones de Hamas, y se haya negado a respaldar a Israel en su contraofensiva, que ya muestra su carácter criminal contra la población palestina. Debe mantenerse firme más que nunca en este tema.

Sin embargo, su llamado a la paz, cuando lo que hay es un crimen histórico legitimado durante décadas por el imperialismo y sus instituciones, al ser usurpado el territorio palestino para crear artificialmente el Estado Sionista de Israel, es insuficiente.

Al igual que sucede con la población en Ucrania, la resistencia armada contra la invasión requiere de la solidaridad internacional, la resistencia palestina requiere la mayor solidaridad internacional, al tiempo que es necesario el más vehemente rechazo  los crímenes del Estado Sionista de Israel, los realizados, los que viene realizando y los que realizará.

Por ello es necesario que este gobierno rompa relaciones con el Estado Sionista de Israel y manifieste públicamente su solidaridad con la resistencia palestina, y llame a otros gobiernos a hacer lo mismo. A la convocatoria que ha hecho el gobierno de Lula desde la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU a una reunión extraordinaria, a que impulse el rechazo a la contraofensiva sionista y asuma la causa palestina en la ONU.

Además, como gobierno puede tomar acciones sumándose a la campaña de Boicot, Desinversión y Sanción (BDS) contra el Estado Sionista de Israel, medida concreta y necesaria para pasar de las palabras a los hechos. En concreto, en términos de Gobierno significa romper con el lobby sionista con el que se relacionó durante la campaña, y romper los TLCs suscritos por anteriores Gobiernos.

Es necesario en este momento la más amplia unidad de acción en apoyo a la resistencia Palestina. Es necesario un llamado amplio a la movilización masiva en las calles, en solidaridad con Palestina. Lamamos a Petro a que lidere y convoque acciones concretas de solidaridad. Llamamos al Pacto Histórico, al Coordinador Nacional para el Cambio, a que se unan a esta urgente tarea de solidaridad.

Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia

PSTC-LITCI

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: