El alza de los precios nos tiene a los trabajadores y pobladores sobre-endeudándonos o simplemente comiendo menos, las carnes ya evidentemente son un lujo. Esto es una situación internacional, tanto en Alemania como en EEUU la inflación es la más alta desde 1981. Las causas pueden ser los efectos tras la pandemia, la invasión militar de Rusia a Ucrania (Ucrania exporta alrededor del 47% del aceite de maravilla del mundo), y por supuesto las especulaciones de los grandes grupos empresariales según la realidad de cada país. Pero como siempre, las y los trabajadores perdemos y los de arriba siguen acumulando cuantiosas riquezas a costa de nuestra miseria. En Chile, la situación golpea más porque gracias a la dictadura de Pinochet y la Constitución del 80, todos los derechos están ultra-privatizados (educación, pensiones etc).

Por Olga Rojas

Bajo esa situación, que se abre en Chile una discusión por el quinto retiro de las AFPs (a la hora de cerrar este artículo, aún no se votaba entre las dos propuestas), un debate antiguo y que nos hace recordar otro caso de nuestra clase: En el 2020, la Corte de Apelaciones de Santiago rechazó de forma unánime la solicitud de una trabajadora pensionada para retirar el dinero ahorrado en su fondo de capitalización individual, la señora Silvia Jimena pretendía usar el retiro en un tratamiento de una enfermedad pulmonar grave, 1 año y 3 meses después del rechazo de la Corte de Apelaciones, la señora Silvia falleció, pocos días antes de la promulgación del primer retiro de las AFPs.

Para no aceptar el quinto retiro, Boric propuso una alternativa de “retiro acotado”  que permitiría que se retiren los fondos solo en estrictas condiciones (deudas, ahorro para vivienda, entre otros), pero en la gran mayoría de los casos los trabajadores ni verían el dinero, pues las entidades bancarias y/o financieras serían quienes cobren el monto directamente a las AFPs para saldar las deudas del trabajador. La excepción es la deuda por pensión alimenticia, donde el dinero iría directamente a las personas.

El trágico ejemplo del caso de Silvia Jimena González, y los límites del quinto retiro de Boric nos abren varias interrogantes: si somos dueños de nuestros fondos y hasta podemos heredarlos, ¿por qué no podemos retirarlos cuando lo necesitamos?; ¿De qué sirve heredar un fondo si no podemos utilizarlo en vida? ¿Esto no contradice totalmente la idea de que esos fondos son nuestros y sirven justamente para la seguridad social?

Hablan de inexpropiabilidad de fondos, el problema es que  con nuestra plata ya se metieron hasta la médula…

Bajo todo esto, la derecha como una de las fieles voceras de los intereses de los dueños de las AFPs, abre un debate acusando que con los retiros y la discusión sobre la seguridad social se abre paso para estar expropiando los fondos de los trabajadores. Ante ésto, Boric y Jackson anunciaron un proyecto de ley de inexpropiabilidad de fondos, aún no se conoce el detalle del proyecto que presentará el gobierno, pero sí sabemos a lo que se ha referido la derecha con este concepto. Estamos hablando de mucho dinero, pues hasta julio del 2020 las AFP manejan unos US$200.000 millones, equivalentes al 75% del PIB chileno.

El debate no es nuevo, pues ya la iniciativa Popular de Ley “con mi plata no” levantada por Constanza Burnier (que compartió la vocería del movimiento con Francisco Javier Orrego, excandidato a diputado y exprecandidato a constituyente de RN) hablaba de la inexpropiabilidad de los fondos, y dejaba muy claro el significado en la siguiente propuesta de artículo transitorio: “Las cuentas de capitalización individual existentes a la fecha de entrada en vigencia de esta Constitución, abiertas en conformidad al Decreto Ley N° 3.500, de 1981, permanecerán íntegramente vigentes hasta la utilización total de los fondos por el respectivo titular, cotizante, pensionado o heredero. En ningún caso la ley podrá expropiar, nacionalizar ni reducir los fondos de estas cuentas o afectarlas a un destino o titular distinto de la pensión del cotizante o de sus herederos”. Todo esto bajo una verborrea del derecho a pensiones dignas y a que el Estado preferentemente garantice la seguridad social. Una iniciativa así fue rechazada en un primer trámite en la Convención Constitucional, pero aún no está dicha la última palabra y hoy los diputados de derecha trasladan ese debate al parlamento y como ya vimos el Gobierno ingresará esta semana un proyecto de reforma constitucional para que los fondos se declaren como inexpropiables. La propuesta de con mi plata no te metas va en sintonía con la preocupación del presidente de la AFP Cuprum, Pedro Atria, quien llamó a los convencionales a que se debe “preservar y fortalecer” el derecho de propiedad de los ahorros de las personas y la facultad de que sean heredables.

Eso, mientras la propuesta de NO+AFP, además de hablar del derecho a seguridad social y sistema solidario y de reparto, indicaba que: “Las administradoras de fondos de pensiones deberán hacer traspaso de los fondos o documentos que los respalden y los registros individuales de cada afiliado activo o pensionado al referido Instituto (público administrado de forma tripartita) dentro del plazo de un año, contado desde la entrada en vigor de esta norma constitucional.”

Pero ¿cuál es el problema en todo el asunto?, ¿Es verdad el posible robo o expropiación de nuestras pensiones como acusa la diputada UDI Ossandon junto a toda la derecha?, ¿Es real el riesgo que alerta la iniciativa popular de “con mi plata no”?.  Para responder esta pregunta, primero tenemos que saber dónde están nuestras pensiones, porque claramente hoy por hoy, no están en nuestro poder, sino no tendríamos historias como la de Silvia Jimena o la de miles de ancianos con pensiones miserables.  En realidad, nuestros fondos ya están siendo robados hace tiempo por los dueños de las AFPs, ya que transfieren los recursos de todos los trabajadores/as hacia una pequeña elite: el mundo corporativo y de las finanzas.

Un estudio de la Fundación SOL¹, con datos hasta Febrero de 2019 indicaba que:

Al 28 de febrero de 2019, los fondos de pensión que administran las AFP alcanzaban el monto de US$212.860 millones de dólares.Y en este estudio, analizaron el destino de58,4% del total de esos fondos. Las Empresas registradas como instituciones financieras, principalmente bancarias, reciben el correspondiente a un 21,1% del total de los fondos de pensiones. Las llamadas Sociedades Anónimas (S.A.), reciben inversiones correspondientes al 14,0% de los fondos de pensiones.

Los 6 grupos económicos de capitales nacionales que operan en Chile, que reciben las mayores inversiones desde los fondos de pensiones, eran: Luksic, Said, Yarur, Saieh , Matte y Solari.

  1. El Grupo Luksic es el que encabeza por lejos la lista de los grupos económicos de capitales nacionales. La institución receptora más relevante es el Banco de Chile. Le sigue Quiñenco S.S..
  2. El Grupo Said recibe un 14,7% de la inversión de los fondos de pensiones en los grupos económicos de capitales nacionales. Los fondos son derivados centralmente a Scotiabank Chile.
  3. El Grupo Yarur, recibe inversiones para tan solo dos empresas, siendo una de ellas el Banco Crédito e Inversiones.
  4. El Grupo Saieh recibe fondos para 5 empresas, el principal emisor de instrumentos es el Banco Itau-Corpbanca.
  5. El Grupo Matte recibe fondos para CMPC, Banco BICE, ENTEL, Almendral S.A.

Por su parte, las multinacionales también se quedan con parte de la torta, para luego invertir en empresas presentes en Chile.

  1. El Banco Santander acumula un 48,1% de las inversiones de las AFP en grupos económicos multinacionales de capital extranjero.
  2. ENEL es una empresa multinacional de origen italiano, vinculada a los rubros energéticos y gas. Acumula el 19,0% de los activos invertidos en grupos económicos multinacionales mediante las AFP.
  3. El grupo BTG Pactual de capitales brasileños.
  4. Otra multinacional es la controladora de fondos de pensiones Ontario Teachers Pension Plan. Las principales empresas proveedoras de servicios de agua potable (ESVAL y ESSBBIO) en las regiones de Valparaíso y BioBio son controladas por este fondo de pensiones. El Grupo también participa en el control de empresas eléctricas.
  5. Grupo Engie. Aguas Andinas es la empresa del Grupo Engie que mayor inversión recibe desde los fondos de pensiones.
  6. Grupo Naturgy. La Compañía General de Electricidad recibe un 53,9% de la inversión acumulada en el Grupo Naturgy. Mientras que como grupo alcanza un 3,7% del total de las inversiones de los fondos de pensiones en capitales extranjeros.
  7. Otras dos multinacionales que reciben nuestros fondos, destinan estos en inversiones a Autopistas.

Es decir, buena parte de nuestros fondos están en grandes grupos económicos, en la banca, pero también en sectores energéticos, empresas de agua, actividades extractivistas y hasta autopistas. Es decir, parte de la riqueza que producimos con nuestro propio trabajo (que se recompone parcialmente con el sueldo) nos la roban, para invertir en la banca o en sus otras empresas donde seguirán explotando a otros trabajadores. ¡Después la banca con nuestros mismos fondos nos “presta” créditos con tasas de interés de un 30, 40 y hasta 50 por ciento! ¡Un verdadero robo!

Según un informe más reciente de la Fundación Sol, de noviembre del 2020, se confirmó la información anterior indicando que un 85% de los fondos está en los grupos económicos de matriz chilena: Luksic, Matte, Ponce Lerou, Said, Paulmann, Saieh, Yarur, Solari, Angelini.

Otro informe² del mismo año informó que más del 75% de las inversiones de las AFP corresponde a actividades extractivistas en Chile. La mayor parte de la inversión se orienta hacia actividades extractivistas de alto impacto, considerando los sectores Eléctrico (US$5.033 millones), Forestal (US$2.162 millones), Hidrocarburos (US$1.827 millones), Minería (US$1.659), SAPS (US$915 millones) y Monocultivos (US$325 millones). En definitiva, se puede observar la compleja articulación entre las inversiones de las AFP y la mantención de una estructura productiva y laboral que fomenta la apropiación de los recursos con escaso valor agregado y un alto impacto ambiental.

Esto, sin considerar los robos por otros conceptos: las Comisiones fantasmas³ y el Plan Milodón⁴.

¿Qué consecuencias puede tener ésto?: Bueno, en 2016 se publicó un estudio⁵ que indicaba que la relación entre ingresos y gastos en pensiones de las AFPs, la cual fue constante durante los últimos 25 años, el acumulado indicó que han ingresado $90 «billones» a las AFPs y se han gastado en pensiones $30 «billones». A su vez, el cálculo mes a mes, distingue que a las AFP ingresan $500.000 millones y se pagan sólo $200.000 millones en pensiones. Esta diferencia se puede deber a múltiples factores, pero es claro que juega un rol el hecho que los grandes  grupos económicos se queden con buena parte de nuestros fondos.

Es por eso que luego vemos pensiones de miseria, y además que la rentabilidad de los fondos viene en una baja sistemática, mientras las utilidades de las AFPs siguen creciendo. La tasa de reemplazo mediana para las personas que se jubilaron durante la última década es de 20% sin subsidios del Estado, es decir, el 50% de los pensionados obtienen menos del 20% de su último salario, la cual sube a 40% con el Aporte Previsional Solidario, situándose muy lejos de la promesa inicial que se realizó en los 80′, cuando comienza el sistema, proyectando tasas de reemplazo entre 70% y 80%.

Es por eso, que cuando la derecha, los dueños de las AFPs, la diputada Ossandón y la campaña “con mi plata no” hablan de inexpropiabilidad de los fondos, no hablan de una lucha para que no le quiten los fondos a los trabajadores (pues eso ya lo están haciendo las AFPs), al contrario, todos ellos defienden que nuestros fondos sigan íntegramente según el decreto de ley 3.500 (que fue el que creó las AFPs) siendo robados por Luksic, Saieh, Santander, Matte, entre otros. Son esos grandes grupos económicos los que tienen realmente el poder y manejan las instituciones para que esto no cambie, y hoy tienen como punta de lanza a la derecha y ahora a Boric con Jackson, quienes actúan como títeres en defensa de los intereses de los saqueadores de Chile.

La inconsecuencia del Partido Comunista

En el debate sobre el quinto retiro, supuestamente han existido enfrentamientos en el Partido Comunista, por una parte el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, acusó que la iniciativa del gobierno va en favor de la banca y no de la ciudadanía.

Por otro lado, Karol Cariola respondió a Jadue que el partido (comunista) tomó la “decisión como bancada de respaldar el proyecto del Gobierno porque, por lo demás, le quiero decir que las deudas comerciales jamás se les han pagado ni al vecino ni al quiosco de la esquina, se pagan en casas comerciales”. Y la Ministra del trabajo, militante PC, Jeannete Jara indicó que «A los bancos no les conviene que la persona se ponga al día«. Sin embargo Jara también acusó el lucro de las AFPs estableciendo que éstas no pueden ser el mecanismo central de administración de pensiones por su lucro.

Claramente el PC está jugando a dos bandos, para evitar el descontento en su base, Jadue lanza algunas críticas ácidas pero que poco impacto tienen, pues la política general del partido es ser parte del gobierno de Boric y ha sido sistemáticamente levantar gobiernos de alianzas con el empresariado (como ocurrió cuando participaron del gobierno de Bachelet, periodo en el que la represión asesinó al minero en huelga Nelson Quichillao). Jeannette Jara si bien cuestiona las AFPs, no es clara en decir que éstas necesitan ser eliminadas, pues su mecanismo de robo a gran escala no se justifica ni aunque fueran parte de un sistema mixto, y si las AFPs las logramos eliminar, debemos recuperar nuestros fondos y ponerlos bajo nuestro control, es decir expropiar a los expropiadores, al contrario de la inexpropiabilidad que defiende la derecha.

Así, nuevamente veremos al Partido Comunista votando con la derecha en contra de las pensiones de los trabajadores. Pero la gente se puede preguntar, ¿es que no les quedó más alternativa? ¿hicieron todo lo posible?. Sí, había otra alternativa, por lo bajo haber cumplido la política votada en su último Congreso: haber llamado a rodear y desbordar la Convención con masivas protestas, para que éstas impusieran los cambios profundos, como el fin a las AFPs entre otros. Sin embargo, ad portas de casi acabar el Proceso Constituyente, hemos visto que solo se han limitado a negociar unas que otras migajas.

No al proyecto de Ossandón UDI – Jackson FA, sí al fin de las AFPs, por un sistema solidario y de reparto en la Nueva Constitución y en la realidad

Como vimos, los grandes grupos económicos nos siguen robando a través de las AFPs, invierten nuestros fondos en sus empresas que han sido multadas, sancionadas o condenadas por corrupción. Estos grupos económicos nacionales y multinacionales tienen un poder determinante al controlar un volumen de capital de casi el 75% del PIB nacional, todo esto gracias a las reformas impulsadas durante la dictadura militar como el decreto de ley 3.500.

Además, este negocio está salvaguardado por todo el parlamento, sean de derecha o izquierda: CIPER detectó al menos 77 nombres -41 vinculados a la derecha y 36 a la ex Concertación- que se han puesto al servicio de esta industria. De ellos, 35 han sido directores o ejecutivos. Los restantes se han ofrecido para representar a las AFP en directorios de empresas donde se invierten los fondos de los trabajadores. En esta última nómina figuran el ex jefe del Ejército, Humberto Oviedo; el ex presidente de la UDI, Ernesto Silva, y la ex subsecretaria de Economía y esposa del senador Felipe Harboe (PPD), Katia Trusich.

La salida es frenar el proyecto de ley de la derecha con Jackson, es defender el quinto retiro y arremeter con todo para que en la nueva Constitución se apruebe eliminar las AFPs y que los fondos sean nacionalizados con control de los trabajadores. Desde nuestra compañera convencional María Rivera defenderemos un sistema de pensiones financiado 100% por un impuesto permanente a las grandes empresas, y si bien en general respaldamos la propuesta de la Coordinadora NO+AFP, también como indicación presentaremos que la administración de los fondos sea por un ente estatal con control de los trabajadores y sin presencia de las patronales. Debemos exigir que el Gobierno de Boric y la Ministra del Trabajo que es comunista también tomen este camino, sino, de defensores del pueblo les quedará poco y serán claramente, ante los ojos de muchos, defensores de los intereses de los grandes grupos económicos.

Para recuperar nuestros fondos debemos expropiar lo que nos han saqueado las familias más ricas como Luksic, Paulmann, Ponce Lerou. Vuelve a tener sentido la necesidad de expropiar a las 10 familias más ricas y las principales transnacionales para recuperar bajo control de los trabajadores y comunidades todo lo que nos han robado, sea en capital financiero e industrial.

Si ni Boric ni la Convención resuelven el problema -que es probable, pues en la Convención ya se aprobó el derecho a la gran propiedad privada y que el Presidente debe respetar la Constitución-, debemos recuperar el camino de organización y lucha obrera que se abrió después del 18 de Octubre, mostrando como punto relevante el 12 de noviembre que con la salida de algunos sectores mineros y portuarios se arrancó esta Convención Constitucional. Para cambios más profundos, debemos ir más allá del 12 de noviembre, con organización y protestas encabezadas por la clase obrera como mineros y portuarios, ya hemos visto el rol de los portuarios en las discusiones de los retiros de las AFPs.

Pero también, debemos pensar más allá, sacar las lecciones de que ni el parlamento, ni el ejecutivo ni la Convención estarán resolviendo los problemas centrales de la clase trabajadora, entonces ¿qué hacer?: nos queda organizarnos, estudiar, para ir tomando nosotros en nuestras propias manos los cambios que necesitamos. Organizarnos y luchar para avanzar en disolver y sustituir los 3 poderes del Estado por una Asamblea Plurinacional de los trabajadores y los pueblos, la cual pueda ejercer el poder para echar andar todas nuestras demandas como recuperar el cobre y nuestros fondos de pensiones, tal como lo anunció nuestra compañera María Rivera en la Convención Constitucional.

Referencias:

  1. https://fundacionsol.cl/cl_luzit_herramientas/static/wp-content/uploads/2019/07/TEXG-4.pdf
  2. https://radio.uchile.cl/2020/10/28/inversiones-de-las-afp-mas-del-75-por-ciento-corresponde-a-actividades-extractivistas-en-chile/
  3. https://fundacionsol.cl/blog/actualidad-1/post/comisiones-fantasmas-de-las-afp-los-millonarios-pagos-a-fondos-extranjeros-que-desaparecieron-de-la-agenda-5701
  4. https://www.ciperchile.cl/2020/11/04/fragmento-del-nuevo-libro-de-mauricio-weibel-la-caida-de-las-afp/
  5. https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/07/18/a-quien-sirve-el-negocio-de-las-afp/