Un paso político importante  
 
El Partido Comunista Paraguayo (PCP), en un comunicado público hizo saber del retiro de su “apoyo crítico” al gobierno de Fernando Lugo y hace un llamado a las demás izquierdas y al movimiento social a una confrontación sana con Lugo-PLRA a partir del 2011.


El anuncio es – aún con un notorio titubeo político- a todas luces auspicioso y progresivo, considerando que el PCP ha mantenido, por aproximadamente 4 años, un apoyo político -nada crítico por cierto- al proyecto y luego gobierno Lugo-PLRA. El Comité Ejecutivo del PT saluda este cambio de posición política y augura que signifique el inicio de acciones articuladas a favor de los explotados y oprimidos de nuestro país.
 
El mismo PCP admite que ha asumido con toda responsabilidad dicho apoyo político, que para el Partido de los Trabajadores (PT) ha significado la defensa y la impresentable justificación de todas las acciones antipopulares del gobierno Lugo, sea de forma explícita, mediante el silencio u otras formas. En otra oportunidad se deberían buscar los factores teóricos, programáticos y políticos que expliquen las causas de este grave error político, no sólo del PCP sino casi de la totalidad de las izquierdas paraguayas, que han visto en el proyecto y gobierno Lugo-PLRA, un “gobierno patriótico, democrático y popular” y que Lugo propiciaba y presidía un “proceso de cambios” favorables al pueblo trabajador.
 
Desde el Partido de los Trabajadores (PT) hemos considerado que el programa y la política luguista denominada de “poncho juru”, de aparente “conciliación de clases”, era una verdadera poción venenosa que provocaría perjuicios políticos graves a las conciencias, organizaciones y luchas por los intereses del pueblo trabajador. El gobierno Lugo-PLRA viene prestando, en efecto, inestimables servicios a la burguesía y el imperialismo aplicando un programa neoliberal y agudamente represivo.
 
No obstante, la lucha de clases y la historia son implacables y tienen la virtud de dejar las cosas en su lugar y por lo tanto de brindar la oportunidad de corregir los errores y los rumbos.
 
En suma, además de reiterar el saludo al cambio de postura política, invitamos al PCP a construir un “tercer espacio político” de oposición tenaz e intransigente a las derechas tradicionales y de oposición por la izquierda al gobierno de Lugo-PLRA como un todo. Le convocamos a realizar acciones unitarias en contra el paquete privatista de Lugo-PLRA, contra la criminalización de las luchas sociales y el terrorismo de Estado y contra la persecución sindical y demás derechos de los trabajadores, entre otros asuntos urgentes de la clase trabajadora de la ciudad y del campo.
 
Extendemos este llamado a los demás partidos de izquierda y dirigencias del movimiento popular, pues la continuidad del apoyo político al gobierno Lugo-PLRA que capitula y pacta tan flagrantemente con la derecha recalcitrante y fascista, es insostenible y constituye un abandono completo, no ya sólo a los principios clasistas y socialistas, sino hasta a los DDHH como señalara una conocida red de DDHH del Paraguay.   
 
Auguramos un 2011 de lucha en todos los sectores en base a la unidad en la acción de las izquierdas y el movimiento social. Estas luchas para ser auténticas y valederas deben ir, indefectiblemente, en contra de las derechas tradicionales y contra este gobierno -que es un todo-, en los marcos de un tercer espacio clasista, democrático y socialista.
 
Comité Ejecutivo. PT.
Asunción, 22 de diciembre de 2010