El presidente López Obrador en su conferencia mañanera anunció que fue descubierto un yacimiento petrolero «muy grande, grande, grande» en su natal Estado de Tabasco. Allá irá este 18 de marzo a celebrar, con toda la pompa, un aniversario más de la histórica expropiación petrolera en 1938. 

Este anuncio es tomado como algo alentador y con expectativas de alivio por muchos compañeros del pueblo trabajador. Más aún cuando Pemex perdió más de 24 mil millones de dólares en 2020 y tiene una gigantesca deuda financiera de más 113 mil millones de dólares. Con el agravante de que la producción de crudo de Pemex, después de tocar un techo en 2004 de 3.4 millones de barriles por día (bpd), se redujo actualmente a cerca de 1.5 millones de bpd, aún muy lejos de la meta que prometía AMLO: cerrar su sexenio en 2024 con alrededor de 2.3 millones de bpd.

Sin embargo, a los obreros petroleros de Poza Rica, la otrora “Capital petrolera de México”, no nos alimentan con “pozos grandes, grandes, grandes” en Tabasco. Tampoco nos gusta que nos den “atole con el dedo” hablando de “oportunidades de inversión en campos maduros” o explotación de “yacimientos no convencionales” (fracking). Pues la realidad de la economía productiva en la ciudad y en la región es catastrófica.

Y no hay de parte del actual gobierno de la 4T –a nivel federal, estatal y municipal– ninguna iniciativa concreta que muestre una perspectiva favorable para los trabajadores de la región de Poza Rica, a pesar de que fue masivo el apoyo a la “esperanza” de cambio con AMLO para el “rescate de Pemex”, y las  promesas que hizo aquí, en el parque “18 de Marzo” en su visita de campaña electoral.

El espectro de Complejo Petroquímico Escolín merodea sobre el CPG Poza Rica

El Complejo Procesador de Gas de Poza Rica –uno de los nueve que hay en el país– en teoría tiene una capacidad de procesamiento 200 millones de pies cúbicos por día (pcd). Después de pasar por la planta endulzadora y separar el azufre, va a la planta criogénica de la cual salen gas natural seco y gas Licuado a Presión, gas LP para consumo doméstico. En 2012 entraban 180 millones de pcd. Años después, en 2017 había bajado a 90 millones. Hace un año cerraron pozos y hace seis meses hubo una explosión en un ducto: ahora entran solo 40 millones de pcd. ¡Hoy se procesa solo 20% de la capacidad instalada! La CFE es el mayor consumidor del gas natural seco de nuestro CPG. ¿Por qué mientras nos dicen que se “defiende la soberanía de CFE” y de la energía eléctrica, se reduce el gas mexicano y se importa de Texas el 80% del que consume?

La planta de azufre solo recibe el gas ácido y la cantidad que entra ahora no es suficiente para hacerla funcionar. El poco azufre que llega, se quema. Y siempre está prendido el “quemador” que quema gas natural seco.

La planta criogénica necesita una presión mínima para poder trabajar. Tiene 2 compresores de carga de gas que son el corazón de la planta. Y, por falta de inversión y mantenimiento de Pemex, empezó a fallar uno, que está siendo utilizado solo para piratear piezas para reparar el otro que aún funciona. ¿Hasta cuándo lo hará?

Hay seis compresores de aire para válvulas neumáticas y de servicios. También empiezan a fallar y pende de un hilo la generación eléctrica, de vapor y de aire para instrumentos. La producción clave de CPG está fallando y ¡se deja caer al 20%!… Nos están destruyendo la materia de trabajo. ¡Y desde la dirección nadie hizo ni hace nada! ¿Y qué dicen de parte de la dirigencia de la organización sindical?

Van en aumento la incertidumbre y el malestar de los obreros de la planta de gas. Más aún cuando los petroleros de Poza Rica recordamos cómo desmantelaron poco a poco el Complejo Petroquímico, CPQ Escolín hasta cerrarlo. Ahí está como testigo la montaña de chatarra, donde en el pasado funcionaba una importante industria petroquímica, que es la de mayor valor agregado. ¡Y todos sentimos el golpe que significó para la región la pérdida de miles de puestos de trabajo calificado!

El falso argumento que emplearon para cerrar el CPQ Escolin fue la falta de Gas. ¡No faltaba gas! Lo desviaron a Nanchital, para entregárselo a la planta “Etileno Siglo XXI”, propiedad de la brasileña  Odebretch. Además, con la Reforma Energética cerraron cientos de pozos en la región, que fueron entregados con las famosas “Rondas” a la explotación privada extranjera. Estos buitres no invirtieron nada, y el resultado fue el cierre de cientos de pozos. No se cumplió la promesa de campaña: “Revertir la Reforma Energética”. Solo así se hubiera recuperado TODO el gas que hace falta y no seguir dependiendo del importado de Texas.

No bajar los brazos ni resignarse: Defender el Complejo Procesador de Gas 

No es momento de apatía. Es momento de defender el CPG. Porque no solo es defender el sustento de miles de familias petroleras. Es defender la existencia de Poza Rica misma. Que este 18 de marzo sirva para honrar la memoria de aquellos obreros que lucharon para imponer la histórica expropiación, preparando desde las bases petroleras la organización necesaria para defender el CPG y toda la industria petrolera de la región Norte de Veracruz.

Organización de Trabajadores  Activos y Jubilados en Defensa de Pemex
Corriente Socialista de los Trabajadores, CST – LIT-CI