En su entrevista con la revista Time, Lula afirmó que la guerra es tanto culpa de Rusia como de Ucrania. Así, el expresidente le da un gran pase a Putin, acercándose a posiciones como las de Maduro y Ortega, quienes dicen apoyar totalmente al presidente ruso. También se acerca curiosamente a la posición de Bolsonaro, quien se negó a visitar Ucrania y se acercó a Putin al comienzo de la guerra. De hecho, varios sectores de la extrema derecha, incluidos Trump, Salvini, Le Pen y Orban, siempre han querido y han tenido fuertes relaciones políticas con Putin.

Por: Júlio Anselmo

Lo que Lula parece no tener en cuenta es que Ucrania ha sido invadida. Quien inició la acción de guerra fue Rusia. Decir que ambos son responsables por la guerra es decir que la víctima es responsable por la agresión. Además, Rusia es el país más fuerte y Ucrania el más débil, incluso con Rusia jugando un papel opresivo durante muchos siglos. El propósito de la guerra es que Rusia quiere imponer su voluntad e intereses políticos y económicos sobre Ucrania, lesionando así la soberanía ucraniana.

El argumento de Lula es curioso. Dice que Zelensky debería haber cedido. Es decir, para no tener una invasión de Rusia, Ucrania debía haber obedecido los deseos de Rusia. Pero eso sería entregar la decisión sobre la política ucraniana a Rusia. Es un ataque a la soberanía y la autodeterminación de Ucrania. Imaginen si EE. UU. amenaza con una guerra contra el Brasil si este hace algún acuerdo con China, ¿sería soberano que un país decidiera sus acuerdos en función de la amenaza militar de otros?

Que Ucrania quiera unirse a la OTAN o a la UE no es nada progresivo ni sirve a los intereses de los trabajadores. De hecho, sirve a los intereses del imperialismo y de los capitalistas vinculados a la burguesía de estos países. Por supuesto, tanto Zelensky como los gobiernos de la UE y EE.UU. no representan los intereses del pueblo ucraniano. Pero Rusia tampoco es garantía para los intereses de los trabajadores. Incluso en la época de la Unión Soviética con Lenin, el respeto y el derecho de los pueblos a la autodeterminación fue la base sobre la que se construyó la relación entre los Estados que habían derrocado a sus burguesías.

Rusia no es la Unión Soviética y sirve a los intereses de su burguesía y su bloque burgués. De hecho, no solo los grupos burgueses sino también las organizaciones de ultraderecha están en todos lados. La diferencia entre este conflicto burgués y otros es que en medio de él hay un pueblo, una población, hay trabajadores, hay una nacionalidad siendo masacrada por una invasión militar de otro país. Es parte del programa de los trabajadores defender el derecho a la soberanía de los países oprimidos y el derecho de los pueblos a su autodeterminación.

Putin es responsable por la guerra, por haber invadido otro país para imponer su voluntad política. Quienes deberían definir lo que hace Ucrania son los ucranianos y no cualquier otro país, ya sea Rusia, EE. UU. o la UE.

Cualquier posición sobre la guerra que no parta de esto, es decir, que no se ponga del lado de la resistencia del pueblo ucraniano contra el invasor ruso, sirve al país invasor. Igualar al opresor con el oprimido, al invasor con el invadido, al débil con el fuerte, es una posición que defiende el lado del opresor, del fuerte y del invasor.

La política imperialista y militarista de la UE y de los EE.UU. también debe ser derrotada. Así como el gobierno de Zelensky tampoco es digno de confianza y quiere entregar la soberanía de Ucrania al imperialismo. Pero nada de esto justifica o minimiza el nefasto papel de la invasión militar rusa.

En esta guerra es necesario tener un lado, y este es junto con la resistencia del pueblo ucraniano. La postura en defensa de la paz puede tener varios significados. La paz que Rusia quiere imponer significa la masacre de ucranianos, la anexión de territorios y la imposición de su voluntad política. Esta paz de los cementerios no interesa al pueblo ucraniano. La paz debe significar la derrota de los rusos si se quiere garantizar el derecho de Ucrania a la autodeterminación. Por lo tanto, la unidad militar con Ucrania para derrotar a los tanques y las armas rusas es fundamental para la paz. Guardar silencio al respecto, o equiparar ambas cosas, es ser connivente o tratar de suavizar la masacre promovida por Rusia.

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 6/5/2022.-
Traducción: Natalia  Estrada.