Vie Jun 21, 2024
21 junio, 2024

Los Estudiantes por Gaza de la Universidad Estatal de San Francisco se organizan para una acción masiva

Por Blanca León y Mar Reno

En todo el país se está produciendo una nueva oleada histórica de movilización juvenil contra el genocidio de Israel en Gaza. El movimiento universitario florece en medio del mayor movimiento popular sostenido en Estados Unidos desde Occupy y Black Lives Matter. Puede que las universidades estén entrando en las vacaciones de verano, pero está claro que el levantamiento universitario no ha hecho más que empezar, y ello a pesar de la implacable represión contra este poderoso movimiento. Al menos 2.800 estudiantes han sido detenidos en campus universitarios por participar en acampadas que pedían una Palestina Libre, el fin del genocidio en Gaza y el fin de la ocupación de Palestina.

Mientras miles de millones de dólares en armas siguen fluyendo libremente hacia el ejército de Israel, la pregunta en la mente de cada uno de nosotros debe ser: ¿Qué hace falta para acabar con esto? ¿Qué hace falta para liberar Palestina?

De 1963 a 1973, el movimiento contra la guerra de Estados Unidos en Vietnam demostró el poder de una política de masas amplia y sostenida para desafiar a la maquinaria bélica imperialista estadounidense. Durante esos años, hubo manifestaciones regulares y continuas de decenas a cientos de miles de personas. Trabajadores organizados, estudiantes y todos los demás participaron en acciones públicas para exigir que Estados Unidos se retirara de Vietnam y Camboya, y el 29 de marzo de 1973 las últimas tropas abandonaron Vietnam del Sur. ¿Qué podemos aprender sobre el papel del movimiento estudiantil en esa época y aplicarlo a nuestra organización actual?

En un discurso de 1970 sobre la retirada de las tropas de Vietnam y Camboya, el socialista revolucionario Peter Camejo dijo: “El poder decisivo no reside en el movimiento estudiantil (en sí mismo). El movimiento estudiantil es un peligro directo porque puede actuar como catalizador, difundiendo ideas y poniendo en marcha otras fuerzas. Si observáramos a los estudiantes de forma aislada, diríamos que no tienen ningún poder real. Pero pon a los estudiantes en la red real de la sociedad -la interrelación con sus padres, la interrelación con la sociedad en su conjunto, la interrelación entre cada universidad y otras universidades y escuelas y la comunidad que la rodea- y la clase dirigente puede ver una amenaza inmediata”.

¡Students 4 Gaza se organizó y tiro un gol en el primer avanzo del movimiento!

El lunes 29 de abril de 2024, varios centenares de estudiantes de la Universidad Estatal de San Francisco (SFSU) con el grupo Estudiantes por Gaza (S4G) celebraron una concentración en la plaza Malcolm X de la SFSU y después montaron sus tiendas en el césped del campus. No se trató de una acción espontánea o aleatoria; fue un plan intencionado organizado mediante asambleas democráticas abiertas la semana anterior, con el apoyo y el liderazgo de varios grupos del campus. Entre estos grupos se encontraban la Unión General de Estudiantes Palestinos (GUPS), uno de los primeros grupos de estudiantes palestinos en Estados Unidos, fundado en 1973, y la recientemente creada Unión de Estudiantes de la SFSU, que había organizado el apoyo estudiantil a las dos huelgas de profesores de la CFA del último semestre. También se involucró un número creciente de profesores. Todos estos grupos se unieron en una nueva coalición de frente unido denominada Estudiantes de la SFSU por Gaza, abierta a organizaciones estudiantiles y estudiantes independientes que plantearon sus propias reivindicaciones en consonancia con las esbozadas por la organización Nacional de Estudiantes por la Justicia en Palestina (NSJP):

  1. Divulgar todos los gastos, acciones e inversiones de la universidad CSU como las finanzas de la dotación de la SFSU.
  2. Desinvertir de todas las empresas y asociaciones que participan activamente en la colonización y limpieza étnica del pueblo palestino, tanto a nivel de la SFSU como de la Universidad Estatal de California (CSU).
  3. Defender los derechos de los estudiantes a la libertad de expresión y protesta, y pedir a la universidad que se oponga a toda la legislación actual que pretende criminalizar las protestas pro-palestinas, incluyendo el proyecto de ley SB-1287 en California.
  4. Denunciar plena y públicamente la ocupación ilegal, la colonización y la limpieza étnica del pueblo palestino y el genocidio estadounidense-israelí en Gaza.

Desde su nacimiento y durante todo el desarrollo del campamento y las negociaciones con la universidad, los estudiantes organizadores se han atenido a los siguientes principios, que han demostrado ser la clave de su éxito: Centrarse en Palestina y en las demandas de la comunidad palestina dentro y fuera del campus; prepararse para la acción de masas; y desarrollar estructuras democráticas para su campamento y su movimiento.

La firme organización de los estudiantes ha conseguido algunas victorias preliminares en las tres semanas que quedan antes del final del semestre. El 13 de mayo, Lynn Mahoney, presidenta de la SFSU, hizo pública una declaración en la que reconocía la legitimidad de la lucha de S4G. Se comprometió concretamente a desinvertir en la industria de fabricación de armas, a crear nuevas directrices para la desinversión en empresas que violen “los derechos humanos” y “la capacidad de todos para vivir una vida digna y de bienestar, libre de violencia y discriminación”, con un calendario preciso para la acción.

Además, el presidente de la SFSU se comprometió a cumplir la petición de divulgación mediante la creación de un sitio web público. Por último, la presidenta se comprometió públicamente a proteger “la libertad académica, la libertad de expresión y el activismo estudiantil pacífico” y a “remitir a la Oficina del Rector de la CSU una carta pública en la que exponga [su] preocupación por todas y cada una de las acciones legislativas que puedan inhibir estas libertades, incluido el proyecto de ley SB-1287, que facilitaría la criminalización de las acampadas”. Argumentó que “estas libertades constituyen la base de la educación superior y deben ser protegidas”. ¡Qué les parece!

Los estudiantes saben que esto es sólo una victoria parcial. Ahora que han ganado el primer asalto, es hora de llevar la lucha al Consejo de Administración de la CSU el 21 de mayo. Lo más importante es que los estudiantes están trabajando para fortalecer las raíces del movimiento mediante la construcción de una red de liberación más fuerte y más amplia en su campus y en las CSU. En su declaración del 15 de mayo, declararon: “Este es el primer paso. Seguiremos organizándonos y seguiremos luchando durante el verano y en adelante”.

El campamento: La sede de la acción de masas

Desde el comienzo del movimiento se ha debatido mucho sobre el papel de los campamentos. Al establecer campamentos, los estudiantes revivieron una táctica de los movimientos de desinversión y boicot de Sudáfrica a mediados de los años ochenta, que contribuyó a la caída del régimen del apartheid.

Para S4G, la acampada es sólo una táctica en la batalla, y no la estrategia para la victoria en sí misma. Esta táctica estaba bien situada, ya que les permitía conectar físicamente con el resto de la población estudiantil en la construcción de la solidaridad con Gaza. Hizo que la tierra de Palestina y el pueblo palestino fueran directamente visibles para la comunidad universitaria. Y lo que es más importante, esta táctica ha servido a una estrategia más amplia para crear las condiciones necesarias para la revolución social y política: democracia ascendente y acción de masas: “Desde el principio de esta acampada, hemos mantenido sistemáticamente la transparencia y la democracia como la estructura desde la que nos organizamos. Esto ha sido así desde la votación inicial para iniciar la acampada. Esto seguirá siendo así en las futuras decisiones relativas a este movimiento” (Declaración del 15 de mayo, Estudiantes de la SFSU por Gaza).

En cuestión de días, el campamento de la SFSU se convirtió rápidamente en la sede de reclutamiento y formación de un movimiento más amplio. Ya que se estableció la logística básica del campamento en medio del patio del campus, los organizadores se centraron en atraer a más estudiantes. El primer día, crearon comités de trabajo abiertos a todos en el campamento. Todos los estudiantes que acampaban y apoyaban tenían que participar activamente en el campamento.

El segundo día, la asamblea del campamento concretó las reivindicaciones tras revisarlas y debatirlas colectivamente. El tercer día eligieron una dirección de siete miembros, con puestos permanentes para representantes del GUPS, dejando claro a todos que la lucha por la liberación palestina debe hacerse con el liderazgo de los estudiantes palestinos. Todos los días se celebraba un “círculo comunitario”, donde se debatían y decidían las principales decisiones políticas.

A lo largo de estas semanas, su práctica en la lucha estuvo guiada por las lecciones de las generaciones anteriores y de los militantes socialistas de hoy. Un día, un contingente de huelguistas del movimiento de liberación del Tercer Mundo de 1968 visitó el campamento para compartir su experiencia y sus enseñanzas. En dos ocasiones, un equipo de nuestros compañeros de La Voz de los Trabajadores organizó charlas al estilo de las escuelas populares sobre momentos clave de la historia del movimiento contra la guerra de Vietnam.

A pesar de toda la energía que el S4G invirtió en su desarrollo interno, demostraron el mismo vigor para hacer del campamento un organismo de cara al exterior que implicara a sus compañeros, que de otro modo habrían permanecido indiferentes o incluso asustados ante el movimiento, dado el constante discurso mediático que criminaliza la causa palestina. Comenzaron cada día con pequeñas actividades como piquetes, colocación de octavillas, creación de obras de arte, pintura de murales con pintura lavable y actos educativos como charlas o presentaciones en las aulas.

Cuando la presidenta de la SFSU, Lynn Mahoney, se puso en contacto con los estudiantes en privado, ellos pidieron inmediatamente “negociaciones abiertas” y la invitaron a acudir personalmente al campamento el 6 de mayo para escuchar y responder a sus demandas. Estas negociaciones abiertas sirvieron como uno de los eventos de reclutamiento más exitosos para atraer a nuevos estudiantes y educarlos sobre cómo podían oponerse al genocidio en curso en Palestina. La retransmisión en directo y la publicación de los intercambios entre S4G y la administración de la SFSU inspiraron a otros campamentos a empezar a orientarse hacia principios de organización más democráticos y transparentes. Para algunos de los organizadores de S4G, la negociación abierta y la democracia de los trabajadores fueron cosas que aprendieron de sus compañeros de la Asociación de la Facultad de California (CFA) durante las huelgas de diciembre de 2023 y enero de 2024, lo que demuestra la forma en que un movimiento siempre nutre y sostiene al siguiente.

El miércoles 8 de mayo, S4G celebró una huelga y una concentración con cientos de estudiantes, seguida de una marcha por el campus, a la que se unieron un centenar más de estudiantes a pesar de la proximidad de los exámenes finales. La marcha culminó con un encierro silencioso frente al edificio administrativo. Los estudiantes se tumbaron en el suelo por 35 minutos, para honrar a las 35.000 víctimas del genocidio en curso en Palestina, exigiendo que el presidente de la universidad Mahoney nombrara y denunciara el genocidio, como han hecho otros presidentes de universidades de California. A fecha de esta semana, siguen esperando que eso ocurra.

Cómo el profesorado apoyó y se unió al movimiento

Debido a las relaciones preexistentes entre los estudiantes y los organizadores de la facultad, los miembros de la facultad de la SFSU fueron capaces de establecer rápidamente un grupo de Facultad por la Justicia en Palestina (FJP) en la SFSU. La organización del profesorado estuvo dirigida inicialmente por los profesores de Estudios Étnicos, junto con los organizadores de la huelga de la CFA y los miembros del grupo Palestina, Árabe y Musulmana (PAM) del sindicato. Rápidamente se alinearon con las reivindicaciones de S4G y trataron de apoyar la acampada respetando el liderazgo estudiantil. Ayudaron cuando los estudiantes se lo pidieron con comida, recursos, seguridad, desescalada y resolución de conflictos, educación política y talleres de poesía. Además, los profesores trabajaron con los líderes estudiantiles elegidos para resolver sus dudas sobre tácticas y estrategias.

En 15 días de intercambios horizontales se construyeron relaciones de confianza y solidaridad. Al igual que la experiencia de la participación de los estudiantes en las huelgas de la CFA alimentó la democracia en el campamento, las relaciones que construyeron los estudiantes y el profesorado sustentarán las luchas futuras.

El profesorado de la SFSU también se organizó a través del caucus de la PAM para movilizar a su sindicato estatal en apoyo de este creciente movimiento. Antes de que comenzara la acampada de la SFSU el 26 de abril, el grupo PAM emitió una declaración de solidaridad con las movilizaciones: “El movimiento que se está materializando actualmente en las universidades de todo el país -la Universidad Popular por Gaza- es la ola más reciente del esfuerzo organizativo que ya lleva siete meses impulsado por una coalición multirracial, multiétnica y multigeneracional de organizaciones”.

A continuación, el caucus de la PAM emitió una petición de “Solidaridad de la CFA con los campamentos y contra la represión policial” para movilizar a la Asociación de Facultades de California en favor de una campaña de defensa de los estudiantes y profesores reprimidos en Cal Poly Humboldt. La administración de Cal Poly había enviado a la policía y ordenado a 100 manifestantes que se marcharan bajo amenaza de violencia. En la madrugada del 30 de abril, la policía detuvo y arrestó a los manifestantes, alegando supuestos delitos de reunión ilegal, vandalismo, conspiración y agresión a agentes de policía. Los estudiantes se enfrentan ahora a cargos penales y a medidas disciplinarias de la universidad. Los profesores que apoyaron a sus alumnos también fueron detenidos y ahora se enfrentan a acciones legales.

La movilización del sindicato de profesores de la PAM sigue el ejemplo del sindicato UAW 4811 (el mayor sindicato de trabajadores académicos del sistema de la Universidad de California, que representa a 48.000 asistentes técnicos, posdoctorales e investigadores). A principios de este mes, la brutalidad en el campus de la UCLA por parte de los manifestantes pro-israelíes y la policía llevó a la Junta Ejecutiva de la UAW 4811 a presentar una denuncia de emergencia por prácticas laborales desleales contra la UC. La incursión policial completamente desquiciada en el campamento de la UCLA -que incluyó golpizas, disparos con balas de goma, gases lacrimógenos y casi 45 minutos de constantes descargas de explosivos en el aire sobre el campamento- constituyó una violación de las protecciones a la salud, la seguridad y la libertad académica, así como de otros derechos garantizados en su contrato laboral. Junto con los ULP, el sindicato también emitió un voto de autorización de huelga para protestar por la abdicación de la UC de su responsabilidad de proteger a estudiantes y trabajadores.

La petición del caucus de la PAM decía: “Nosotros, los abajo firmantes, miembros de la Asociación del Profesorado de California (CFA), nos solidarizamos con Gaza y con los estudiantes que se manifiestan en línea con Justicia para Palestina en varios campus de EE.UU., incluido el sistema de la Universidad Estatal de California. Nuestra Asamblea de primavera de la CFA adoptó recientemente una Resolución en apoyo de los palestinos y sus aliados en las CSU defendiendo el derecho a la protesta, la libertad de expresión y la libertad académica, entre otras cosas. Estamos consternados por la brutalidad desatada por las administraciones de los campus, la policía y los contramanifestantes pro-israelíes contra los estudiantes, el profesorado y la comunidad que están ejerciendo su derecho a protestar en los campus de todo el país contra las injusticias que ven en Palestina participando en la Universidad Popular por Gaza con el establecimiento de campamentos en los campus.

“Nos gustaría que nuestro sindicato tomara medidas inmediatas para defender nuestra seguridad, la libertad académica, la libertad de expresión y el derecho a reunirse pacíficamente en el campus…”.

“La criminalización de estos manifestantes y el cierre del campus de Humboldt fue innecesario, excesivo y bastante brutal. No sólo es un ataque a nuestra comunidad universitaria, sino que es un ataque a la libertad académica y a la libertad de expresión de los manifestantes del campus que desean hablar en contra del genocidio en Gaza, la ocupación sionista de Palestina, y la inhumanidad de la maquinaria de guerra israelí en el mantenimiento del apartheid que es financiado por los impuestos de esta nación que ha matado a cerca de 35.000 personas hasta el momento.”

La petición también fue respaldada por SFSU Faculty for Justice in Palestine y el Caucus of Rank and File Education Workers (CREW). Esta considerable presión desde abajo empujó a la dirección de CFA a presentar una acusación de práctica laboral injusta ante PERB contra la CSU el 9 de mayo, argumentando que “la dirección tomó la extraordinaria medida de cerrar el campus el mes pasado en respuesta a los estudiantes que protestaban contra la guerra en Gaza cuando otros campus de todo el país han permanecido abiertos a pesar de acciones y respuestas policiales bastante grandes” y que “debería haber negociado la decisión de cerrar el campus, especialmente a la luz del hecho de que la comunidad de Cal Poly Humboldt cuestiona la necesidad en este momento. ”

Además, el sindicato CFA declaró que “el perjuicio de privar al profesorado del acceso al campus será duradero, afectando al profesorado en su rendimiento laboral actual y futuro, en sus evaluaciones y en su sensación general de seguridad y libertad académica.”

La creación de un movimiento de acción masiva en todo el estado de la CSU

Cuando comenzó el S4G, ya se estaban coordinando con otros campamentos universitarios para su paro estatal del 8 de mayo, y continúan coordinándose para una acción común en la próxima reunión del Consejo de Administración de Cal State. Allí presentarán su demanda de desinversión en la CSU y, lo que es más importante, aprovecharán la reunión para celebrar una concentración y un taller.

Su objetivo es empezar a crear estructuras para coordinar el activismo estudiantil por Palestina en todas las CSU durante el verano, y construir una conferencia de organización a nivel estatal. El objetivo de la conferencia será doble: educar y organizar. Para la parte educativa, los estudiantes activistas llevarán a cabo talleres que reúnan las lecciones comunes de movimientos pasados, como el movimiento contra la guerra de la década de 1960, la Huelga de Liberación del Tercer Mundo de 1968-69 en la SFSU, la Primera Intifada y el movimiento de desinversión de Sudáfrica de la década de 1980.

Una conferencia estatal de la CSU también será el lugar para evaluar críticamente y reflexionar sobre la intensa temporada de organización de la primavera, y para evaluar la necesidad de defender a los estudiantes y profesores que han sido reprimidos. Para la parte de organización de la conferencia, habrá una oportunidad para que los estudiantes desarrollen demandas comunes en todos los campus, y una estrategia compartida y un calendario para construir acciones masivas de poder en el campus en otoño.

Más allá de la desinversión en los campus: ¡Poner fin a toda el apoyo estadounidense a Israel!

Con la pregunta en la cabeza: “¿Qué hace falta para liberar Palestina?”, la lucha estudiantil continúa. En todos los campamentos, especialmente en los que consiguieron pequeñas victorias, los estudiantes ya están empezando a vislumbrar el siguiente paso para construir un movimiento más amplio que vaya más allá de los campus universitarios. Saben que aunque todas las instituciones académicas estadounidenses desinvirtieran totalmente en Israel y aplicaran un boicot económico total, Israel podría seguir llevando a cabo su bárbaro genocidio. Después de todo, el principal apoyo económico y militar de Israel desde 1946, y todavía hoy, es el gobierno de Estados Unidos. Entre 1946 y 2023, el gobierno estadounidense ha enviado 297.000 millones de dólares a Israel. Joe Biden ha prometido enviar 26.000 millones de dólares adicionales antes de finales de 2024, y enviar al menos 4.000 millones de dólares al año hasta 2028.

El racista Estado de colonización de pobladores de Israel no podría existir sin el respaldo financiero y militar del gobierno de Estados Unidos. Este dinero sale directamente de los bolsillos de la clase trabajadora estadounidense, cuyo trabajo genera estos beneficios, y cuyos impuestos pagan las balas y las bombas que hacen hoy un infierno en Gaza. La dependencia del genocidio de la mano de obra estadounidense es la razón por la que el movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) en las universidades debe conectar absolutamente con las iniciativas emergentes de boicot de los trabajadores, especialmente redes como Bay Area Labor for Palestine y Labor for Palestine National Network, que han estado trabajando estos últimos meses para construir una base que responda al llamamiento de los sindicatos palestinos para poner fin a toda la ayuda estadounidense a Israel.

El crecimiento del movimiento BDS en el campus es un aspecto clave de la lucha por la plena liberación de Palestina. Podría servir como catalizador para una acción de masas más amplia de los trabajadores, los jóvenes y las organizaciones comunitarias, bajo el liderazgo activo de las organizaciones palestinas. Juntas, estas diferentes partes de nuestra sociedad deben unirse en torno a reivindicaciones clave como “¡Pongan fin a toda la ayuda estadounidense a Israel!”.

Este verano será una prueba crucial para este movimiento, y para su capacidad de construir y coordinar una amplia acción de masas. ¡Que una Palestina Libre permanezca en nuestros corazones y mentes mientras hacemos avanzar juntos el movimiento!

Fotos: Negociaciones abiertas entre manifestantes estudiantiles y la administración universitaria.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: