Egipto vive actualmente una escalada de represión gravísima. En abril de 2014, el gobierno interino de Adly Mahmoud Mansourapoyado por los militares, aprobó una ley antiterrorista. Dicha ley forma parte de una serie de medidas dirigidas, supuestamente, contra los Hermanos Musulmanes (HM), pero que en realidad se están utilizando contra cualquier grupo que represente una oposición política a los últimos gobiernos del país, tengan relación con el ejército o con el grupo islámico.

El movimiento sindical y los grupos nacidos en la primera revolución de Tahrir, en enero de 2011, además de la HM, han sido los más afectados por la ley.

Para aprobarla el gobierno se escuda en el masivo rechazo popular al grupo islamista, que, liderado por Morsi, gobernó desastrosamente, aplicando medidas neoliberales y de corte islámico. La ley convierte a cualquier activista en “terrorista”, y algo tan simple como llevar un cartel por la calle puede ser motivo de cárcel. Además de la ley antiterrorista, en Egipto ya hay en vigor una ley antiprotestas, que prohíbe manifestaciones, incluso concentraciones de más de diez personas, no autorizadas por las fuerzas de seguridad. Los famosos sit-ins también están prohibidos y para poder organizar una manifestación son necesarios más de siete permisos diferentes.

En los últimos años se ha detenido a más de 40.000 personas y centenares han sido condenadas a muerte, con la excusa de que pertenecían a la HM. Los activistas sindicales que intentan organizar alguna lucha para mejorar las condiciones laborales de la población o contra la creciente inflación también sufren una fuerte represión. Recientemente las autoridades egipcias impidieron la entrada del director-ejecutivo de la ONG Human RightsWatchal país, quien tenía intención de presentar un informe sobre la masacre de Rabaa; las fuerzas de seguridad dispersaron un campamento de los HM y asesinaron a más de 800 personas en la plaza del mismo nombre.

Uno de los movimientos más afectados por la legislación antiterrorista es el conocido movimiento 6 de Abril, creado en 2008 con motivo de la huelga general convocada en Mahalla contra las deterioradas condiciones de vida de los trabajadores egipcios. En los últimos meses su página web ha sido bloqueada, sus locales han sido cerrados y muchos de sus miembros han sido enviados a la cárcel, condenados por no respetar la nueva legislación. El movimientorealiza campañas de concienciación para presionar al gobierno con el fin de que revierta las sentencias dictaminadas hasta ahora contra los activistas.

La abolición de la ley de emergencia –en vigor en Egipto desde 1981, año en el que Hosni Mubarak asumió la presidencia–, fue una de las demandas más importantes de la revolución de Tahrir. La ley permitía a las autoridades detener a personas sin ningún tipo de  acusación formal o sin veredicto judicial. Finalmente, en 2012, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que asumió el comando del país tras la dimisión de Mubarak, la suspendió temporalmente. Ello supuso una victoria parcial de la revolución, ya que los activistas pedían su abolición total. Hosni Mubarak se benefició recientemente de esta medida y fue liberado de la prisión en la que se encontraba (un hospital militar) por no haber sido condenado formalmente hasta entonces. Su juicio ha sido aplazado reiteradamente con el claro objetivo de lograr tiempo para poder sacarlo de la cárcel. Mientras, algunos activistas independientes llevan meses en prisión sin juicio.

Exigimos a las autoridades egipcias la liberación de los presos políticos, muchos de los cuales ni siquiera tienen una condena oficial en su contra. El derecho de manifestación es esencial en cualquier sociedad que se proclame democrática. Repudiamos la represión a las organizaciones sindicales, partidos políticos de izquierdas o movimientos sociales que luchan en Egipto contra el despotismo militar.

Favor enviar email a Kareem Taha, del movimiento 6 de Abril: [email protected]

Algunos de los presos políticos:

Ahmed Maher

Fundador del Movimiento 6 de Abril. Detenido el 23/11/2013 por organizar una manifestación pacífica cerca del parlamento. El 26/11/2013 fue condenado por el tribunal de Aladin a 3 años de cárcel y a pagar una multa de 50.000 libras egipcias.

Ahmad JamalZiadah

Detenido el 22/12/2013 en las proximidades de la Universidad Azhar por cubrir una manifestación.  Todavía no ha sido juzgado por una corte penal. Periodista de la agencia de noticias Yaqueen.

Ahmad Mustafa

Detenido el 24/01/2014 y todavía no ha sido juzgado. Programador en una empresa de Internet.

Alah Abdel Fatah y MohamadNubi

Detenidos el 11/06/2014 y sentenciados a 15 años de cárcel y a pagar una multa de 50.000 libras egipcias por convocar y organizar una manifestación.

Sanaa Abdel Fatah y Yara Salam

Detenidos el 21/6/2014. El juez ha aplazado el juicio tres meses hasta septiembre de 2014. También fueron detenidos por organizar una manifestación y no respetar la ley antiprotestas. Sanaa es la hermana de Alah Abdel Fatah.

Ahmad Ali

Detenido el 22/01/2014 por organizar una manifestación. Juicio aplazado 45 días. Estudiante de derecho en la Universidad de Mansoura.

Mahenor Al-Masri

Detenida el 12/4/2014 en Alejandría. Sentenciada a 2 años de prisión y a pagar una multa de 50.000 libras egipcias por organizar una manifestación en recuerdo al mártir Khaled Said. Recientemente le han rebajado la pena a 6 meses. Se ha organizado una campaña internacional para su liberación.

Mohamed Adel

Portavoz oficial del Movimiento 6 de Abril. Sentenciado a 3 años de prisión y a pagar una multa de 50.000 libras egipcias por no respetar la ley antiprotestas.

Yassin Sabry

Detenida hace más de 10 meses por no respetar la ley antiprotestas. Estudiante de Literatura en la Universidad del Cairo.