Jue Jun 20, 2024
20 junio, 2024

Las protestas iraníes continuarán en 2023

Han pasado más de tres meses desde la muerte de Mahsa Amini bajo custodia de la Patrulla de Orientación Religiosa de Irán, pero las protestas inspiradas por la muerte de Amini continúan desde Tabriz hasta Zahedan. La Voz de los Trabajadores sigue solidarizándose con los valientes manifestantes que luchan por los derechos democráticos básicos contra la represión estatal cada vez más severa.

Por Carlos Sapir

La bufanda que rompe la espalda del régimen

Sin minimizar la importancia de la motivación inmediata de las protestas -por los derechos de las mujeres y contra la brutalidad policial-, es importante recordar que estas protestas se basan en anteriores oleadas de disturbios que han amenazado al Estado iraní. Desde 2017, los iraníes han salido repetidamente a la calle para expresar su rabia contra la austeridad económica, la corrupción y la represión estatal. Sin embargo, la ronda de protestas más reciente destaca por su longevidad y su carácter generalizado en todo el país, a pesar de las drásticas medidas adoptadas por el gobierno iraní para intentar acabar con ellas.

Varios centenares de manifestantes han muerto a manos de las fuerzas estatales hasta diciembre de 2022, y se calcula que casi 20.000 han sido detenidos. Algunos manifestantes han sido condenados a muerte por acusaciones endebles de atacar a las fuerzas del Estado, y ya se han llevado a cabo públicamente algunas ejecuciones. La represión ha sido especialmente feroz contra las minorías étnicas dentro de Irán, sobre todo contra los baluchis y los árabes suníes, así como contra los kurdos, el grupo étnico al que pertenecía la propia Mahsa Amini.

Más allá de sus respuestas violentas a las protestas, otras maniobras del régimen sugieren que ha perdido el equilibrio al responder a las protestas generalizadas. Públicamente, el régimen ha mantenido una postura inquebrantable en defensa de sus políticas misóginas. Ha intentado impedir las protestas aplicando amplios cortes de Internet cuyo mantenimiento se calcula que cuesta al país 37 millones de dólares al día. Con un coste significativo para el gobierno iraní y la población general de Irán, estos apagones han impedido tanto la organización dentro de Irán como la capacidad de los periodistas internacionales para cubrir las protestas.

Esto ha dado lugar a una percepción artificial de calma a escala internacional, que se ve dramáticamente alterada cuando los iraníes son capaces de sortear los bloqueos, como ocurrió durante la fase de grupos de la Copa Mundial, cuando los manifestantes iraníes pudieron aprovechar su presencia en Qatar para lanzar sus consignas a favor de la Mujer, la Vida y la Libertad desde el interior de los estadios de fútbol durante los partidos de Irán. Incluso los representantes oficiales del fútbol iraní se negaron a cantar el himno nacional iraní en señal de protesta tras su primer partido en el Mundial, aunque más tarde lo harían tras los siguientes encuentros (y probablemente bajo amenazas directas del gobierno). Ante esta resistencia continuada de los iraníes, el gobierno iraní ha seguido con la disparatada afirmación de que las protestas están siendo incitadas por Arabia Saudí, y ha cancelado las conversaciones diplomáticas en respuesta, una señal del creciente aislamiento del régimen.

Huelgas esporádicas en medio de disturbios masivos

Aunque todavía no ha surgido un liderazgo centralizado para el movimiento de protesta y las coaliciones sindicales no han podido convocar huelgas generales en todo el país, los sindicatos industriales locales han organizado huelgas periódicas en solidaridad con las protestas, y estableciendo la conexión entre las políticas económicas antiobreras del régimen iraní y su represión de las mujeres. Las protestas también se han extendido por más de 100 universidades de todo el país. La capacidad de los trabajadores para conectar su militancia laboral con el movimiento de protesta más amplio será decisiva para la capacidad de los movimientos de protesta de amenazar al régimen iraní. Mientras tanto, hay informes de resistencia armada en las regiones del Kurs iraní, con el apoyo de organizaciones militantes kurdas al otro lado de la frontera, en Irak, mientras la población kurda oprimida del noroeste de Irán lucha una vez más por su liberación nacional.

Los socialistas apoyamos la lucha del pueblo iraní

Como marxistas, apoyamos la lucha del pueblo iraní por el fin de las leyes misóginas, la violencia policial y la austeridad económica antiobrera. Aunque el régimen iraní intenta desviar la responsabilidad y pintar las protestas como maquinaciones de sus rivales regionales y del imperialismo estadounidense, estas acusaciones son huecas ante la naturaleza continua y generalizada de las protestas. Al mismo tiempo, nos oponemos a cualquier intervención militar o económica de Estados Unidos o de otras potencias imperialistas, que sólo serviría para desbaratar el movimiento de protesta, socavar su legitimidad e impedir aún más que la clase obrera iraní controle el destino de Irán.

El hecho de que algunos grupos neoestalinistas defiendan al régimen iraní es una prueba de su incapacidad para enfrentarse a la autocracia capitalista cuando no ondea una bandera estadounidense, así como de su propia amnesia histórica, dado que la República Islámica presidió el encarcelamiento y la ejecución de miles de activistas socialistas, ya fueran estalinistas, trotskistas o pertenecientes a otras tendencias.

Más allá de las luchas inmediatas de la clase obrera iraní, Irán se ha convertido en un proveedor vital de municiones para la actual invasión rusa de Ucrania. En esta capacidad, una amenaza a la existencia del régimen de la República Islámica también amenaza con cortar la capacidad de Rusia de continuar su invasión, forzando la retirada de las fuerzas rusas de Ucrania.

Estamos de acuerdo con la declaración de la Liga Internacional de los Trabajadores del 6 de diciembre en apoyo de las protestas, que concluía: “Creemos que el actual régimen de Irán debe ser sustituido por un gobierno de la clase obrera. Sólo un gobierno formado y dirigido por trabajadores, agricultores y las nacionalidades oprimidas podrá poner el control de toda la economía en manos de los trabajadores para construir una sociedad libre de explotación, con sanidad y educación gratuitas, y garantizar todos los derechos democráticos, incluido el derecho de sucesión a las minorías oprimidas, y la plena igualdad para las mujeres y las comunidades LGTBQ” (https://workersvoiceus.org/2022/12/06/iwl-statement-in-support-of-the-protests-in-iran/).

Es función de los socialistas de todo el mundo crear lazos de solidaridad y apoyo con el pueblo trabajador de Irán, pedir la liberación de los miles de manifestantes encarcelados, proporcionar apoyo material a la clase trabajadora de Irán, oponernos a las dañinas intervenciones imperialistas y movilizar a nuestros sindicatos, grupos de estudiantes y organizaciones comunitarias para que se unan a nosotros en estos esfuerzos de solidaridad.

Foto: Manifestantes en Irán muestran la fotografía de Mahsa Amini. (Osan Kose / AFP / Getty Images)

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: