A partir del 28 de abril, como resultado de una convocatoria a paro nacional en contra de una lesiva reforma tributaria, Colombia fue sacudida por una ola de movilizaciones, bloqueos, cortes de ruta durante al menos dos meses. Se vivieron asambleas, ollas comunitarias, se desarrollaron las primeras líneas y se puso en aprietos al Gobierno de Duque, logrando la derrota de la reforma tributaria, la reforma a la salud, y la caída de dos ministros. En este proceso el rol de las mujeres fue fundamental. El Socialista entrevistó a Alicia Cardiles, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario, obrera del atún, y miembro de la Comisión de la Mujer del Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia, quien participó directamente en la lucha en la ciudad de Cartagena.

ES: Alicia, ¿Cuál ha sido el papel de la mujer en el paro nacional a nivel general?

AC: Es muy importante en este proceso de ascenso social, reconocer y visibilizar el papel fundamental de la mujer en el marco del Paro Nacional, y también denunciar las violaciones múltiples cometidas en general por el aparato policial y militar contra las mujeres en este proceso de luchas.

Desde antes del estallido social del 28 A del presente año, es decir, desde el proceso que se viene gestando hace varios años con momentos cumbre en el 21N de 2019 y la actualidad, ha sido  fundamental el papel de la mujer y sus luchas. En los últimos años por ejemplo, las mujeres recuperamos la movilización callejera del 8M y el 25N, siendo progresivamente más importantes en los últimos años. De tal forma que no es sorprendente que en esta coyuntura se haya visto más unidad y fortalecimiento entre nosotras las mujeres obreras, jóvenes, feministas, LGTBI, movimientos y mesas de mujeres barriales, artistas, estudiantes y demás, mostrando una mejor organización, participación, en cuanto a preparar y enfrentar la lucha, se trata de un trabajo que se viene gestando y que hoy da importantes frutos. No solo somos parte del ascenso actual sino de su construcción.

ES: ¿Cómo se vivió en  Cartagena esta participación de la mujer en el paro?

Durante la preparación del paro y el paro en Cartagena, se participó activamente en reuniones virtuales del comando departamental de paro, reuniones presenciales en la denominada minga social, con pedagogía de nuestra política en los barrios alrededor de la zona industrial de Mamonal y demás barrios populares de Cartagena, denunciando las violencia (violaciones sexuales y de derechos humanos sistemáticamente  a manos de la policía), desapariciones contra la mujer en Cartagena y a nivel nacional. A nivel de acción participamos en movilizaciones, minga de mujeres, conciertos artísticos, conversatorios, asambleas de mujeres, sancochos comunitarios, barricadas, bloqueos y demás actividades que se dieron.

En los espacios de actividades la presencia de mujeres -sobre todo jóvenes- fue masiva, incluso hubo  participación de mujeres en las primeras líneas y corredores humanitarios de derechos humanos y primeros auxilios, también la mujer hizo presencia importante Involucrando a sus familiares e hijos.

ES: Nos han comentado que tuvieron que lidiar con el machismo y el acoso en los propios espacios de lucha, este es un debate muy vigente. ¿Cómo lidiaron con esta situación?

AC: Efectivamente tuvimos la dificultad en algunos espacios presenciales por la presencia de algunos agresores machitas, a los cuales las compañeras en su momento los habían denunciado públicamente dentro del movimiento. Ante esto, se hizo el debate y tuvimos la postura de que estos agresores no podían estar liderando nuestros espacios y organizaciones de lucha colectiva,  al tener antecedentes de acoso o agresión sexual o ser casos en investigación fue foco de peligro y temor para nosotras, en algunos casos se consiguió que se retiraran del espacio y las vocerías y así logramos participar activamente de las tareas que se programaron.

ES: ¿Cuáles son los principales puntos por los que las mujeres luchan específicamente?

En muchos de estos espacios, exigíamos al estado y gobierno nuestros derechos, manifestando desde las necesidades más básicas hasta las dificultades más sentidas de todas las mujeres – y de los trabajadores y los pobres en general- originadas por la desigualdad social, exigiendo la derogatoria de la reforma tributaria, el 1174 y otras  medidas tomadas por este Gobierno contra nuestra clase. En el caso de las mujeres del día a día, denunciamos que estamos sometidas a horarios extendidos, menores salarios y a ambientes donde permanentemente se presentan agresiones físicas, verbales, sexuales, intimidaciones, amenazas de todo tipo de represión.  También seguimos sometidas a la doble jornada laboral con los oficios domésticos, todas estas situaciones empeoraron con la pandemia.

ES:¿Qué logros o avances puedes resaltar en cuanto a la lucha de la mujer cartagenera en el paro?

AC:  a pesar de toda la opresión y agresiones contra las mujeres, esto no evitó que nosotras siguiéramos con nuestras tareas, en lo organizativo logramos tener un canal de comunicación permanente entre mujeres para el auto cuidado teniendo en cuenta la práctica criminal histórica del Estado burgués en Colombia. También en medio de esta coyuntura se logró visibilizar el caso de la joven ALEXANDRITH SARMIENTO ARROYO, quien se encuentra desaparecida hace más de 3 meses, en este caso se logró que la fiscalía capturara al principal sospechoso de esta desaparición forzada.

Un aspecto muy importante de este proceso fue lograr articularnos otros movimientos y organizaciones de mujeres en la ciudad, pues como mujeres obreras nunca habíamos tenido contactos tan cerca con otras compañeras que luchan por causas en común con nosotras, logramos tejer lazos de unidad y espacios de participación colectivos que nos permitirán mejores niveles de organización para continuar las luchas.

……………………

Cifras de la Violencia contra las Mujeres en el Paro Nacional

2 mujeres asesinadas por la policía

Al menos 28 agresiones sexuales por parte de la fuerza pública, y al menos tres casos cometidos por civiles en el marco de las protestas

106 casos reportados como “violencia basada en género” contra mujeres y personas LGBTI

Al menos dos videos de policías y militares incitando a violar a las manifestantes

491 mujeres víctimas de brutalidad policial (golpes, detención arbitraria)