Hoy el ministro de Trabajo, Rolando Castro (exsindicalista municipal) compareció en rueda de prensa acompañado por el secretario Jurídico de la Presidencia, Conan Castro (hermano del presidente de la Asamblea Legislativa y mencionado en la lista Engels) para anunciar que el gobierno salvadoreño condenaba cualquier marcha, saliera de donde saliera y se dirigiera a donde se dirigiera, el 1 de mayo.

Por PCT-El Salvador

Entre otras cosas dijo que quienes estaban convocando y quienes estarían marchando eran familiares de pandilleros, colaboradores o financistas de pandillas. También aseguro que los verdaderos dirigentes sindicales estarían en un evento del gobierno, concentrados en un solo lugar y que no marcharían. Esto constituye un nuevo avance y el desvelamiento de las reales intenciones del gobierno Bukele. El régimen de excepción es nada mas una excusa para atacar las libertades democráticas del pueblo y a los opositores al gobierno, pues aunque la maquinaria de propaganda del gobierno nos muestra cientos y hasta miles de capturas diarias de pandilleros, saltan a la luz dos hechos innegables: muchos de los capturados no tienen que ver con pandillas y aquellos que si tienen que ver, no fueron capturados antes en los 3 años de gobierno a pesar de que hoy nos venden excelentes resultados de inteligencia y operatividad policial. Después de este avance, lo que continua es el ataque a los derechos de las personas trabajadoras en el país, el despojo de sus ahorros de pensiones, la aplicación de mas impuestos regresivos, despidos y más despidos, represión y mas represión.

Lo acontecido hoy reviste una gravedad tremenda pues se avanza y cimenta en una conducta típica y propia de una dictadura. Debemos recordar al ministro Castro que solo los trabajadores pueden elegir libremente a sus representantes y que él no ha sido elegido ni por la población ni por la clase trabajadora pues su cargo es eminentemente político y de turno, por lo tanto, no puede tomarse ninguna autoridad para juzgar y definir quienes son los verdaderos dirigentes sindicales, que según su discurso y conducta serian nada mas aquellos que apoyan al régimen. Esta conducta la vemos clara y comúnmente en las dictaduras que se apropian del derecho de decidir quien es bueno y quien no lo es.

Lo que estamos atestiguando es un intento de criminalización de cualquier tipo de protesta social o manifestación de la oposición. Peor aún y más grave todavía es que querer identificar o relacionar a los dirigentes sindicales o sociales con las pandillas para poder llevarlos a la cárcel, tal cual anuncio el ministro hoy al decir que serían perseguidos y arrestados sin importar donde estuvieran.

Tampoco podemos ni debemos pasar por alto la gravísima traición de aquellos llamados dirigentes sindicales que adosan su respaldo al ministro y al gobierno de turno. La peor corrupción de un dirigente sindical es perder su independencia de clase, su independencia del gobierno, de los partidos políticos patronales por intereses mezquinos que en nada benefician ni a su base ni a su clase. Este grupo de mal llamados dirigentes no son más que traidores y suicidas, porque tarde o temprano estas medidas que hoy aplauden y de las que son cómplices, se terminaran volviendo contra ellos mismos. La historia y la clase trabajadora los juzgue y desprecie.

Hacemos un enérgico llamado a la clase trabajadora en el país a fijarse muy bien en estos personajes que hoy los traicionan y a defender su derecho a manifestarse, conmemorando y luchando en una fecha tan importante como lo es el 1 de mayo. También nuestra voz se levanta apelando a la clase trabajadora internacional, a la opinión pública, a los diferentes organismos de la comunidad internacional para que se enteren de lo que esta pasando en El Salvador y protesten también contra las medidas dictatoriales del gobierno.

Hoy queda más clara la necesidad de unificar a todos los que estamos en contra de todas estas medidas. Debe surgir desde un llamado a realizar una marcha única que convoque y junte a todos aquellos que no compartimos estas medidas de régimen que solo busca aplastar los legítimos derechos y la legitima necesidad de luchar y hacer sentir las demandas justas de la clase trabajadora salvadoreña.

¡¡¡¡A MÁS REPRESIÓN, MÁS LUCHA!!!!

¡¡¡VIVA EL 1 DE MAYO Y LAS LUCHAS DE LA CLASE TRABAJADORA!!!

¡¡¡FUERA LAS DIRIGENCIAS TRAIDORAS Y EL REGIMEN AUTORITARIO DE EL SALVADOR!!!