Sáb Jul 13, 2024
13 julio, 2024

Decenas de miles de personas marchan en Washington por la liberación de Palestina

Por JOHN LESLIE

Mientras que las fuerzas israelíes continúan su despiadado asalto a Gaza, millones de personas se han unido a las protestas en todo el mundo. El 4 de noviembre se celebraron manifestaciones de protesta en varias ciudades de Estados Unidos. La más multitudinaria fue la Marcha Nacional sobre Washington, que exigió el fin de la ayuda estadounidense a Israel, el alto el fuego inmediato y el levantamiento del asedio a Gaza, y la liberación de Palestina de las garras del Estado de apartheid colonial israelí. La manifestación congregó en la capital estadounidense a más de 100.000 personas procedentes de al menos 22 estados.

La concentración inicial en la Plaza de la Libertad, situada cerca de la Casa Blanca, desbordó las calles por alrededor. El tráfico debido al gran número de vehículos que transportaban personas a la marcha y al bloqueo policial de los cruces cercanos provocaron el retraso de al menos 40 autobuses. La policía prohibió a los autobuses dejar pasajeros cerca de la manifestación.

Algunos medios de comunicación capitalistas restaron importancia al tamaño de la manifestación, limitándose a decir que la participación fue de “miles”. La Coalición ANSWER y otros organizadores estimaron la multitud en 300.000 personas (véase Mondoweiss), mientras que otras fuentes simpatizantes dieron cifras mucho más bajas. Las protestas en el área de la bahía de San Francisco y en la ciudad de Nueva York el mismo día atrajeron a decenas de miles de manifestantes.

La protesta de Washington, la mayor protesta individual de solidaridad con Palestina en la historia de Estados Unidos, fue iniciada por la Coalición ANSWER, el Movimiento Juvenil Palestino, la Alianza Musulmana Estadounidense, el Foro del Pueblo, Estudiantes Nacionales por la Justicia en Palestina (SJP), Al-Awda: The Palestine Right to Return Coalition, la U.S. Palestinian Community Network (USPCN) y la U.S. Campaign for Palestinian Rights (USCPR). Casi 500 organizaciones locales y nacionales, desde socialistas a grupos universitarios, pasando por grupos de solidaridad con Palestina y organizaciones religiosas, respaldaron la marcha y se movilizaron en su favor.

El acto reflejó el carácter de muchas protestas en todo el país desde principios de octubre, con la participación masiva de jóvenes de organizaciones estudiantiles y de las comunidades palestina, musulmana y de Oriente Medio. La marcha se extendió a lo largo de varias manzanas y se desbordó de la calle a las aceras. La marcha tardó más de una hora en llegar al parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, y los manifestantes permanecieron en el parque y en la avenida Pensilvania durante horas. Un grupo de manifestantes untó con pintura roja las puertas de la Casa Blanca, simbolizando la sangre en las manos de Biden.

Los eslóganes y cánticos iban dirigidos contra las acciones genocidas del Estado israelí y condenaban al gobierno de Biden por su apoyo a ultranza a los crímenes de Israel en Gaza. Carteles y pancartas caseros se referían a Biden como “Joe el genocida” y pedían su dimisión. La gente coreaba “Biden, Biden, no puedes esconderte; te acusamos de genocidio”, alternando con “Netanyahu no puedes esconderte, te acusamos de genocidio”. Está claro que los demócratas se han deshonrado y desacreditado a los ojos de una nueva generación de jóvenes antiimperialistas radicalizados.

Nidaa, una palestina de Gaza, contó a Al Jazeera su preocupación por su familia en su país: “Paren la guerra. Detengan los bombardeos. Detengan este genocidio en Gaza. Ése es el principal mensaje que enviamos hoy, y espero que nuestro gobierno nos escuche. Espero que nuestra gente en Gaza, en Palestina en general, sepa que estamos aquí. Espero que oigan nuestras voces para, al menos, animarles un poco: que no están solos”.

Recientemente, el gobierno de Biden, bajo la presión de las protestas masivas, ha hecho algunos tibios llamamientos a la moderación y a una “pausa humanitaria” en la matanza de Gaza. Pero los demócratas, incluidos los llamados progresistas y los “socialistas” domesticados, siguen defendiendo el derecho de Israel a la “autodefensa” y siguen apoyando el armamento del régimen de apartheid. En octubre, un grupo de demócratas progresistas del Congreso presentó una resolución en la que se pedía al gobierno de Biden que solicitara una “desescalada y un alto el fuego inmediatos en Israel y la Palestina ocupada”, así como ayuda humanitaria para Gaza. Pero incluso esta resolución tan moderada se enfrentó a duras críticas dentro de la bancada demócrata.

Los oradores de la manifestación fustigaron a la administración Biden, al régimen israelí y al imperialismo, al tiempo que exigieron libertad y justicia para Palestina. El Dr. Hatem Bazian, profesor de la Universidad de Berkeley, dijo: “Quiero dedicar un minuto a expresar mi más profunda gratitud a la juventud, a los estudiantes, a los jóvenes que se han opuesto a la máquina. Estáis marcando la diferencia desde los pasillos y las calles de Washington DC hasta cada rincón del mundo. Hoy estamos reunidos no sólo en Washington, sino en Bolivia, Colombia, Brasil, Londres y por todo el mundo para decir inequívocamente al mundo que hemos sido testigos de la hipocresía de este mundo. Les decimos que han pisoteado todos los aspectos de los derechos humanos. Han despreciado por completo el derecho internacional”.

La Dra. Melanie Yazzi, de Red Nation (La Nación Roja), expresó su solidaridad: “Hoy asestamos un golpe devastador al colonialismo. Como pueblos indígenas de la Isla de la Tortuga, proclamamos que la descolonización y la devolución de las tierras son la única forma de justicia para los crímenes de la colonización de pobladores. Los pueblos indígenas, por desgracia, ya hemos estado aquí antes. Conocemos toda la historia y el futuro de Palestina porque lo hemos vivido. Soportamos el proyecto de colonización de pobladores que se hace llamar Estados Unidos”.

Mohammed Nabulsi, del Movimiento Juvenil Palestino, declaró: “Estamos aquí, en la capital del imperio estadounidense, para exigir inequívocamente el fin del genocidio israelí de Gaza, el fin del brutal asedio a nuestro pueblo y de la ayuda militar estadounidense a Israel. Los pueblos libres del mundo han hablado; nos hemos expresado claramente: Exigimos el fin del genocidio del pueblo palestino orquestado por Estados Unidos y ejecutado por Israel. … Nos reunimos aquí para declarar al gobierno estadounidense, y al mundo entero, que las masas de este país y de este globo están del lado de la justicia, de la dignidad, de la liberación, y del lado del pueblo palestino.”

La Dra. Noura Erakat, actualmente profesora asociada de estudios internacionales en la Universidad de Rutgers, declaró: “Nos une nuestra humanidad. Estamos unidos por nuestro compromiso absoluto con la humanidad y nuestra negativa absoluta a dejar que las potencias occidentales e Israel la entierren bajo su depravada búsqueda de riqueza y privilegios. Estamos poniendo nuestros cuerpos sobre las vías del tren que intentan forjar un futuro mediante el genocidio y la aniquilación”.

La Nakba continúa

Al Jazeera informa de que más de 10.000 personas han muerto en Gaza por ataques militares israelíes desde el 7 de octubre. Además, 152 palestinos en Cisjordania han sido asesinados por el ejército israelí y bandas de colonos armados por el Estado israelí, que entregó más de 10.000 rifles a los colonos tras el ataque del 7 de octubre dirigido por Hamás contra la entidad sionista. Mientras los políticos fascistas israelíes llaman abiertamente a la limpieza étnica y a la expulsión o muerte de los palestinos, los países imperialistas guardan silencio. De hecho, políticos estadounidenses de ambos partidos han estado azuzando un clima islamófobo y antipalestino en un intento de desacreditar y marginar al movimiento contra la guerra genocida de Israel.

En septiembre, Netanyahu se dirigió a la Asamblea General de la ONU y mostró un mapa del “Nuevo Oriente Medio” que excluye a Palestina. Hay indicios de que el régimen ultraderechista de Netanyahu pretende llevar a cabo la anexión de Cisjordania, Gaza y los Altos del Golán, un plan que excluye a los palestinos y que requeriría lo que sólo puede llamarse la Nakba 2.

La fundación del Estado sionista en 1948 estuvo marcada por la violencia y la limpieza étnica de los palestinos, un acontecimiento continuo al que los palestinos se refieren como la Nakba (en arabe, la Catástrofe). Durante la Nakba original, más de 700.000 palestinos fueron expulsados de sus hogares. Cientos de pueblos fueron arrasados o tomados por colonos.

Al cabo de unos meses, sólo quedaban 138.000 palestinos en el Estado sionista. La inmensa mayoría de los palestinos fueron expulsados por la fuerza, asesinados u obligados a huir despavoridos. Los pocos palestinos que quedan en el Estado israelí, los llamados “árabes israelíes”, son ciudadanos de segunda clase. Los palestinos que nacieron en Palestina no pueden regresar a sus hogares.

Desde la guerra de 1967, los palestinos de Cisjordania y Gaza viven bajo una brutal dictadura militar caracterizada por los castigos colectivos, el robo de tierras, las detenciones sin juicio previo, los asesinatos extrajudiciales a manos del ejército de ocupación, la construcción de asentamientos ilegales, la destrucción de cultivos y olivos y la destrucción de viviendas. Los colonos vierten residuos tóxicos en los arroyos aguas arriba de las aldeas palestinas.

Durante casi 20 años, Gaza ha existido como una prisión al aire libre. Incluso antes del actual ataque israelí, Naciones Unidas calculaba que 125.967 niños menores de cinco años (el 35%) de Gaza no alcanzarían su pleno potencial de desarrollo debido a la pobreza, la mala alimentación, la falta de acceso a servicios básicos y los altos niveles de estrés familiar y ambiental y de exposición a la violencia.

Desde el 7 de octubre, las bandas de colonos llevan a cabo un pogromo en Cisjordania con la clara intención de expulsar de la tierra a los palestinos que quedan. La colaboracionista Autoridad Palestina ha perdido toda legitimidad y no ha sabido proteger a la población de la violencia de los colonos. Los israelíes que se han atrevido a levantarse contra este horror han sido atacados, amenazados y detenidos.

La acción sindical es crucial

Los sindicatos palestinos hicieron el siguiente llamamiento “Los sindicatos palestinos hacemos un llamamiento a nuestros homólogos internacionales y a todas las personas de conciencia para que pongan fin a todas las formas de complicidad con los crímenes de Israel, deteniendo urgentemente el comercio de armas con Israel, así como toda financiación e investigación militar. Ha llegado el momento de actuar: las vidas palestinas penden de un hilo”.

Sindicalistas belgas e italianos se han negado a cargar armas destinadas a Israel. En Gran Bretaña, Trabajadores por una Palestina Libre bloquearon una fábrica de armas de Kent propiedad de Instro Precision, filial de Elbit Systems, fabricante israelí de armas. En Sudáfrica, los trabajadores del puerto se negaron a descargar la carga de un barco israelí.

En Estados Unidos, la burocracia laboral ha bloqueado los intentos de los sindicatos de solidarizarse con la lucha palestina. La cúpula de la AFL-CIO invalidó una declaración de solidaridad del Consejo Central del Trabajo Thurston-Lewis-Mason (TLM CLC), con sede en Olympia, Washington. Algunos organismos sindicales de la enseñanza superior -entre ellos Graduate Employee Organization, UAW local 2322, y Student Workers of Columbia, UAW- han emitido declaraciones de solidaridad.

La Asociación de Educación de Oakland publicó una declaración el 27 de octubre que dice: “Condenamos inequívocamente los 75 años de ocupación militar ilegal de Palestina. El gobierno israelí creó un estado de apartheid, y los líderes del gobierno israelí han propugnado una retórica y políticas genocidas contra el pueblo de Palestina”.

En una declaración, National Nurses United afirmó: “Estamos con las enfermeras, médicos y otros trabajadores sanitarios palestinos y sus sindicatos que han trabajado valientemente para salvar vidas humanas durante esta reciente escalada de violencia. Pedimos el fin de la agresión militar, de la ocupación y del bloqueo ilegal de Gaza”.

Sólo el principio

La oleada de protestas del último mes y la gran marcha de Washington son sólo el comienzo de un movimiento de masas contra el régimen colonial de Israel y contra la maquinaria bélica imperialista estadounidense. Decenas de miles de jóvenes y comunidades radicalizadas de todo el mundo han respondido al llamamiento del pueblo palestino a la solidaridad en su hora de necesidad. Los boicots a las empresas que hacen negocios en Israel y a los productos israelíes han cobrado nuevo vigor. En lugares de todo el mundo, las protestas se han mantenido incluso bajo la amenaza de la represión estatal.

Es hora de redoblar nuestros esfuerzos para detener la matanza en Gaza y ganar la lucha por la libertad y la autodeterminación palestinas. En última instancia, el fin de esta violencia sólo puede pasar por la justicia y el fin del sistema de apartheid que asola las vidas del pueblo palestino.

¡Poner fin a toda la ayuda estadounidense a Israel!
¡Boicot, desinversión y sanciones contra el apartheid israelí!
¡Levantar el asedio a Gaza!
¡Autodeterminación para el pueblo palestino!
¡Alto a la confiscación de tierras palestinas! Poner fin a la construcción de asentamientos!
¡Apoya el derecho de los refugiados palestinos a regresar a su patria!
¡Por una Palestina libre, democrática y laica, con igualdad de derechos para todos!
¡Por una federación socialista de Oriente Medio!

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: