Carolina Garzón Ardila desapareció el 28 de abril de 2012 en Ecuador. Ella es militante del Partido Socialista de los Trabajadores, de la Liga Internacional de los Trabajadores (PST) y estudiante de la Universidad Distrital de Bogotá. El 17 de junio de 2020 se cumplen 3.000 días sin que los gobiernos de Colombia y Ecuador hayan avanzado en averiguar las causas de su desaparición ni los responsables.

Por PST-Colombia

Durante estos 3.000 días su familia, el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia, el Movimiento al Socialismo (MAS) de Ecuador y la Liga Internacional de los Trabajadores, con el apoyo de personalidades, incluyendo periodistas, congresistas personalidades y organizaciones democráticas, hemos desarrollado una campaña para exigir que los Estados de Colombia y Ecuador investiguen y den con su paradero y con los responsables de su desaparición. Pero los Estados no han asumido el caso en forma diligente y por eso hasta ahora no ha habido resultados.

La Fiscalía colombiana que tenía en poder de custodia la cámara fotográfica de Carolina, durante un tiempo la desapareció sin que hasta ahora haya dado una explicación, y lo último que ha sucedido en Ecuador es que el Fiscal del caso, que durante años mantuvo el caso engavetado, ha sido cambiado por un Fiscal en tránsito.

La lucha por la aparición de Carolina ha sido sistemática durante estos tres mil días. Su padre Walter Garzón dedicó sus últimos años, exclusivamente a buscarla, ayudó a organizar a los familiares de desaparecidos en la Asociación de Familiares y Amigos de personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec), pero deprimido y agotado murió en septiembre de 2017.

La desaparición de Carolina y la negligencia de los Estados hace parte de la larga historia de violencia y crímenes contra la mujer, que no son castigados, ni siquiera investigados a fondo. Desde el PST de Colombia, el MAS de Ecuador y la Liga Internacional de los Trabajadores, junto con la familia de Carolina, no cesaremos de exigir a los Estados de Colombia y Ecuador que se investigue para dar con su paradero