PREPARANOS PARA ENFRENTAR LOS PLANES DE AJUSTE DEL NUEVO GOBIERNO 

Las elecciones nacionales del 18 de octubre en Bolivia, según datos de conteo rápido, dan la victoria a los candidatos del MAS Luis Arce y David Choquehuanca, con cerca del 53% de la votación, triunfo que va confirmándose de a poco según avanza el conteo oficial, que prevé concluir en los siguientes días.

Por Lucha Socialista – Bolivia

Sin duda, una derrota contundente de la derecha boliviana, que en noviembre de 2019 había confabulado un golpe de Estado, con el apoyo de la policía y el ejército.

El golpe de 2019 tuvo como objetivo contener la reacción popular contra las medidas de ajuste que ya venían siendo aplicadas por el gobierno del MAS y Evo, era una forma de salvaguarda de la burguesía más reaccionaria, para dotarse de un gobierno con menos presiones con el movimiento de masas e imponer un nuevo régimen de mano dura, que pueda enfrentar más eficientemente el recorte de las conquistas a los trabajadores del campo y las ciudades.

El movimiento de masas, las y los trabajadores, la juventud y el movimiento indígena campesino enfrentó valientemente el golpe y al nuevo régimen represivo que surgió, tanto en noviembre de 2019, y a lo largo de estos once meses, y en particular con los bloqueos de agosto de este año, planteando su derrota. Pero, si su lucha no se concretó en la caída de los golpistas fue debido al rol del MAS y Evo Morales que, primero abandonaron la trinchera y luego la contuvieron mediante la negociación con los golpistas, tanto en la asamblea legislativa y a través de las dirigencias burocráticas.

El resultado de las elecciones es expresión de la voluntad de lucha de las mayorías empobrecidas, por derrotar el golpe y el régimen represivo que se impuso y pretendía prolongarse con un gobierno apoyado por la derecha reaccionaria y las oligarquías del oriente. El 53% de la votación, no es solo por el MAS, es principalmente contra el régimen de ataques que se vivió estos once meses de gobierno de las derechas represivas. El golpe de noviembre de 2019 impuso un gobierno de transición, que en 11 meses se caracterizó por una flagrante corrupción, la persecución a los activistas y dirigentes sociales, además de imponer una política de genocidio frente al COVID 19, concretada en la desprotección de los sectores más empobrecidos de la población.

Nuevamente, la lucha del movimiento de masas contra el golpe volvió a expresarse de manera contundente en la votación del 18 de octubre, expresando el masivo rechazo de cerca el 53% a la derecha y sus intentos de imponer un régimen represivo como el que se vivió durante estos once meses. Nuestro voto crítico al MAS tuvo ese sentido, de enfrentamiento al intento de imponer un régimen de mayor represión, pero sin depositar ninguna expectativa en el nuevo gobierno y, por el contrario, llamando desde un inicio a enfrentar los futuros ajustes contra el pueblo trabajador.

Por ello, es importante que el pueblo trabajador saque las lecciones necesarias de este proceso y convierta su victoria en organización y lucha independiente contra los planes de ajuste que se vienen. A no dudar que el gobierno de Arce y el MAS, darán continuidad a lo que ya venía haciendo Evo, aplicar los planes de proteger las ganancias de las transnacionales y la gran banca, imponiendo el retroceso de las condiciones de vida de los sectores empobrecidos. Sin embargo, ahora tendrán enfrente a un pueblo que derrotó el golpe de la derecha, aún a pesar de la vacilación del propio MAS. Por ello es importante estar alertas, el MAS querrá usar la victoria electoral para respaldar sus planes de ajuste.

Por ello las y los trabajadores, el movimiento indígena campesino, la juventud y sectores empobrecidos, debemos profundizar la victoria contra el golpe preparándonos para enfrentar al nuevo gobierno de Arce y el MAS y los próximos planes de ajuste que estarán obligados de aplicar. Será fundamental sostener la independencia de clases, profundizar la autoorganización y como parte de ella la autodefensa, y levantar un programa obrero y popular para enfrentar la crisis capitalista.

En ese propósito, nos ponemos a disposición de la lucha en curso.

20/10/20