Los procesos de lucha en el mundo dan cuenta de que este sistema no responde a las necesidades básicas de la población trabajadora. En particular, América Latina tiene 45 millones de personas en riesgo de pobreza y la situación empeorará.

Por MIT-Chile

En Chile, la situación ha empeorado aún más con la pandemia. Y cuando salimos a reivindicar nuestros derechos, el gobierno responde con represión y asesinatos. En Estados Unidos, el país que se jacta de ser ejemplar defensor de la “democracia”, vemos que asesinan a la población negra y al mismo tiempo, frente a las movilizaciones contra la violencia policial, comienzan a aparecer grupos y bandas armadas de civiles blancos que las atacan con total connivencia de la policía. Es importante saber que esta democracia no es para todos, sino para los grandes empresarios y banquerosEsta “democracia” sirve para proteger a los ricos y condenar el pueblo a la miseria. Esto es así en Chile, Estados Unidos, Brasil o cualquier otro país “democrático” del mundo.

Aunque sabemos que esta democracia no nos representa, ella sigue viva. En Chile el proceso electoral que se nos viene es más importante que una elección normal, pues no es una presidencial o parlamentaria común, es el inicio de un Proceso Constituyente tramposo, pero que fue concedido por los de arriba solo por la ardua e incansable lucha que ha dado el pueblo trabajador chileno.

¿Qué quiere la clase empresarial y sus partidos con este proceso?

Ya en las franjas por el apruebo y rechazo hemos visto una pincelada. No podemos decir que la derecha y la ex nueva mayoría más Frente Amplio son lo mismo, pues mientras vemos a la derecha llamando a votar por el rechazo hablando hipócritamente de reformar todo ahora, vemos por otra parte desde la DC al Frente Amplio llamando a aprobar, porque según ellos votando apruebo se podrá cambiar toda la vida. Se destaca el PS con un discurso descarado defendiendo el socialismo, cuando han sido quienes por más de 30 años han profundizado la privatización de todo dentro de este sistema capitalista.

Lo que sí está claro, es que todos están legitimando este proceso de votación, de hecho, hasta el gobierno asume la ganada del apruebo y hoy buena parte de la derecha se está centrando en volcar sus votos a la Convención Mixta porque así podrán restringir mucho más este proceso constituyente.

Es que, desde el día del Acuerdo por la Paz, tras la protesta del 12 de noviembre, quedó claro que uno de los objetivos de este Proceso Constituyente es intentar apagar nuestras protestas, o por lo menos, evitar que se propaguen. Eso es lo que quiere la clase empresarial y sus partidos, por eso, aunque no les guste del todo, legitiman el Proceso. Entregan una ilusión de poder cambiar la vida, pero en un Proceso que probablemente cambiará casi nada. Esto es así de claro porque: a) el Proceso será encabezado y probablemente firmado por el criminal de Piñera, quien debiera estar en la cárcel tras las violaciones a DDHH; b) es un proceso que se realiza con cientos de compañeros de primera línea en las cárceles; c) no se pueden alterar los tratados de libre comercio que entregan nuestra soberanía a las empresas transnacionales que solo vienen a destruir el medioambiente y saquear nuestros recursos, sobreexplotando a los obreros; d) el método de elección de delegados constituyentes es casi igual al de elección de parlamentarios que es con financiamiento de empresas y que favorece a las listas y al sistema bipartidista, arrebatando la posibilidad de que obreros independientes y luchadores se postulen; e) se impide la participación de dirigentes sindicales y sociales y de jóvenes de 16 años que fueron quienes iniciaron la revolución; f) además de los ⅔ de quórum para aprobar cualquier cosa, lo que le da un espacio gigante a la derecha.

Realmente muy poco se podrá cambiar con un panorama así. Eso es lo que quiere el empresariado y los partidos financiados por ellos (UDI, Evopoli, PS, RN, DC). La diferencia entre la UDI y el PS, por ejemplo, es que los primeros creen que para no cambiar nada es mejor votar rechazo, los otros que es mejor votar Apruebo.

El engaño del Frente Amplio y del Partido Comunista

Es cierto, el Frente Amplio (FA) y el PC claramente no son lo mismo que Piñera y la derecha, pero son mucho más peligrosos con sus discursos tramposos. Tal como lo hizo la ex concertación y el PC para el plebiscito de 1988, hoy el PC y FA están inculcando la idea que yendo a votar la alegría llegará o conquistaremos los grandes cambios. Los hechos y la historia dejaron claro que esto no es así. Si bien reconocen que el Proceso Constituyente es tramposo, llaman solo presionar para que se logren más cambios a través de él, pero el problema es que el Proceso de conjunto -con cambios más o cambios menos-, es una trampa. Es una trampa porque cada medida que queramos impulsar en la nueva constitución, para ser garantizada tendremos que dar una lucha fuertísima que pasa centralmente por las calles, FUERA del proceso electoral. Si aún con todas las protestas no hemos podido acabar con las AFPs y ya han asesinado a más de 40 compañeros, encarcelado a más de 2000 y torturado a miles, para conquistar todos los cambios que queremos en una Constitución este proceso revolucionario tiene que ir más allá de lo que fue el 12 de noviembre del año pasado, y eso el PC y el FA lo esconden, es más, cuando pudieron criminalizaron nuestra lucha votando la ley antisaqueo como lo hizo el FA.

Por eso, en este proceso constituyente no podemos caer en las trampas del empresariado ni del FA y PC, que solo buscan desviar nuestra lucha.

¿Entonces, por qué es importante que las y los trabajadores, jóvenes, pobladores participemos del Proceso?

Hay trabajadores, pobladores/as y compañeros/as de primera línea, que, sabiendo esta realidad, se resisten a votar y a participar del proceso disputando delegados constituyentes. Como ellos, sabemos que este proceso es un engaño, pero a la vez creemos que es muy importante participar en él, porque la mayoría del pueblo trabajador con justa razón sabe que es lo único -además del retiro del 10%- que hemos logrado arrebatar a este gobierno.

Sin embargo, debemos participar del Proceso denunciando sus trampas, presentando un proyecto obrero-popular para superar la crisis económica y sanitaria actual, e impulsando desde esa tribuna el llamado a retomar las calles que avance hacia una huelga general combinada con protestas en las poblaciones por todas nuestras demandas, desde esa tribuna entregar el mensaje amplio de que es importante fortalecer la autodefensa y ampliar a la primera línea, etc. Por ello es fundamental que los que estuvimos en las calles luchemos para que gane el Apruebo y para que tengamos candidatos que nos representen de verdad, y que no sean los mismos de siempre.

Por eso, en primer lugar, llamamos a votar apruebo y Convención Constitucional (CC), además de marcar Fuera Piñera y AC en el voto. La CC igual es una trampa y por eso no debemos soltar las calles, pues el método de elección de delegados es como el de parlamentarios, sin embargo, con CC eliminamos de una pincelada que participen en este proceso los repudiados parlamentarios y abrimos, aunque sea un pequeño espacio para que luchadores independientes se puedan postular con el objetivo de denunciar TODO este Proceso ante un público más amplio.

En segundo lugar, debido a las restricciones para que los independientes participen, hacemos un fuerte llamado a que los partidos legales desde el FA y PC a la izquierda abran sus listas para que luchadores independientes se postulen como candidatos constituyentes, pues este proceso les pertenece a quienes dieron su vida en las calles, no a quienes estuvieron encerrados en sesiones del parlamento votando leyes criminalizadoras como el FA. Les exigimos que abran sus listas, pero bajo ninguna imposición política-programática o financiera. Que abran sus listas a candidatos independientes que tengan todo el derecho de criticar y denunciar públicamente incluso el proyecto del mismo FA, PC y de todo el empresariado con este Proceso Constituyente, candidatos que impulsen la lucha por:

  • Fuera Piñera y todos ellos
  • Libertad a los presos políticos ¡A defender y fortalecer la primera línea!
  • Fin de las AFP AHORA, por la expropiación de éstas y del patrimonio de los Luksic, Piñera y las 10 familias más ricas que han saqueado Chile
  • Asamblea Constituyente libre y soberana

Sin embargo, desde el MIT somos tajantes en decir que para lograr todo lo anterior, necesitamos continuar esta revolución, la lucha en las calles, la organización obrera y poblacional, para que finalmente sean los trabajadores quienes tomen el poder, única garantía de conquistar y mantener todas nuestras reivindicaciones. Desde el MIT por sobre todo aprobamos ¡Trabajadores al poder!, para acabar con la democracia de los ricos e impulsar un plan de emergencia ante la crisis, mediante mecanismo de una real democracia, una democracia donde la clase obrera (los que producen toda la riqueza) y el pueblo tengan el poder en sus manos.