¡DEBEMOS CONTINUAR Y REFORZAR LA MOVILIZACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA Y EL PUEBLO!

La asunción de Francisco Sagasti, del Partido Morado, como presidente de la república, cerró momentáneamente el vacío de poder dejado por la caída de Merino a manos de la lucha juvenil y popular.

Por PST-Perú

Los empresarios, sus medios de comunicación y algunos sectores de las clases medias quieren respirar tranquilos. Piensan que hasta aquí llegará la gran explosión social de la semana pasada.

Pero los trabajadores y trabajadoras del país no tenemos motivo alguno para sentirnos así. Para nosotros, continúan los ceses colectivos y la suspensión perfecta dictada por Vizcarra. Continúan los pliegos de reclamo sin resolver. Continúa la miseria desnudada por la pandemia. Continúa la crisis sanitaria. ¡Nada de esto podrá solucionar Sagasti, que gobernará con la agenda de la CONFIEP! ¡Porque no tocará un pelo de esta democracia corrupta!

Por eso nosotros no podemos dejar las calles. Como tampoco dejará las calles esa valerosa juventud que llegó a la conclusión de que es preciso echar abajo esta democracia corrupta por medio de la lucha, incluso respondiendo a las cargas de la policía, que se puso en evidencia como una herramienta asesina del poder.

El triunfo de la lucha contra Merino abre la posibilidad de que pasemos adelante e impongamos, con nuestra lucha, salida a nuestras reivindicaciones más urgentes. Pero también, abre la posibilidad de hacer que se vayan todos, echar abajo la constitución de la dictadura, y con ella, a todo el régimen nacido de la caída de Fujimori, sacramentado en el inservible y patronal Acuerdo Nacional.

Lamentablemente, hasta ahora las dirigencias de las centrales sindicales, y los partidos que se dicen de izquierda, han jugado a salvarle el pellejo a esta democracia podrida. Primero, evitando en los hechos que la clase trabajadora ingrese de manera organizada a las multitudinarias movilizaciones del jueves 12 y sábado 14, debido a que nunca convocaron. Solo para de inmediato, ponerse al servicio de los partidos patronales, postulándose para ingresar al nuevo gobierno tras la caída de Merino.

Hoy mismo, partidos como el Frente Amplio, se han dispuesto a convertirse en la otra “pata” de la democracia corrupta, tomando la presidencia del congreso. Mientras Nuevo Perú, y su candidata, se ponen al servicio de validar al gobierno Sagasti, preocupados de garantizar el proceso electoral y pidiendo únicamente una “segunda ánfora” en las elecciones del año siguiente.

Por esto la jornada de lucha de hoy 18 debe convertirse en punto de inicio de un plan de lucha obrero y popular que no se detenga ante los cronogramas electorales, y nos lleve a un paro nacional de todo el pueblo, que imponga el que se vayan todos, y coloque el poder en manos de las organizaciones de lucha de la clase trabajadora y el pueblo pobre.

Solo así se hará realidad la posibilidad de convocar a una asamblea constituyente con representación directa de la clase trabajadora y el pueblo pobre que exprese el país que queremos para nosotros, nuestras familias y seres queridos.

¡PARO NACIONAL DE TODO EL PUEBLO HASTA QUE SE VAYAN TODOS!

¡ASAMBLEA CONSTITUYENTE CON REPRESENTACIÓN DIRECTA DE LAS ORGANIZACIONES OBRERAS Y POPULARES!

¡GOBIERNO DE LAS ORGANIZACIONES DE LUCHA DE LA CLASE OBRERA Y EL PUEBLO PARA REFUNDAR EL PAÍS!