Mié Jul 24, 2024
24 julio, 2024

Ucrania: «estamos creando sindicatos independientes en los hospitales»

Desde hace varios meses, en Kiev, Lviv y en otras ciudades ucranianas, los trabajadores y trabajadoras de los hospitales, en particular las enfermeras, se movilizan para defender sus derechos. Lo que está en juego son los salarios impagados, las condiciones laborales y el cierre de hospitales. Han surgido sindicatos de base independientes. Oksana Slobodiana, del movimiento «Sé como Nina», tuvo la amabilidad de responder a nuestras preguntas sobre esta situación.

Por Patrick Le Tréhondat

¿Podría presentarse para nuestros lectores?

Me llamo Oksana Slobodiana. Soy animadora, en el sector de la salud, del movimiento «Sé como Nina», un sindicato independiente de la región de Lviv y trabajo como enfermera en un hospital para niños. También soy madre de cuatro hijos, tres de los cuales son aún menores.

¿Podría presentarnos el movimiento «Sé como Nina», su historia, su papel y el por qué de ese nombre?

Nuestro movimiento nació a partir de una iniciativa popular de trabajadores y trabajadoras de la salud (enfermeras) en 2019. Desde entonces, protegemos los derechos de este sector de trabajadores. Si no logramos resolver los problemas mediante el diálogo, organizamos manifestaciones. Nuestra principal tarea es mejorar las condiciones de trabajo y de formación de los trabajadores y trabajadoras de la salud. Para ese fin, utilizamos todos los métodos, por supuesto, dentro de la legalidad. El nombre del movimiento «Sé como Nina» viene del nombre de la iniciadora de la primera manifestación de enfermeras, Nina Bondar. Nina, que trabajaba en un hospital de Kiev, decidió una noche expresar su descontento con las condiciones laborales, el salario y la actitud de la dirección hacia las enfermeras. Publicó un mensaje -que era un grito desde el corazón- en Facebook. De un día para otro, tuvo más de 20.000 vistas. Desde entonces, los trabajadores y trabajadoras de la salud se unieron para defender sus derechos profesionales. Como Nina, todos y todas quieren dejar de ignorar todas las violaciones a las que tienen que hacer frente en los lugares de trabajo.

El sector hospitalario y de la salud es estratégico, sobre todo para un país en guerra. Sin embargo, vemos que los trabajadores y trabajadoras del mismo encuentran muchas dificultades. ¿Puede hablarnos de la situación actual de médicos y enfermeras, y del estado del sector sanitario en Ucrania en general?

A partir de 2018, se viene aplicando en Ucrania una reforma de la salud. Desde entonces, las instituciones médicas cierran regularmente, hay un objetivo de optimización y fusión de hospitales. Esto tiene un impacto significativo en los trabajadores y trabajadoras de la salud, que pierden sus puestos de trabajo. Este proceso no se detuvo durante la guerra. La situación empeoró considerablemente: muchas instituciones médicas fueron cerradas como consecuencia de los bombardeos y de los disparos de artillería. Como consecuencia de esto, sería conveniente poner fin a la llamada «optimización». Pero el principal error de la reforma fue la decisión de transferir la gestión del sector sanitario a las autoridades locales. Hoy en día, son los funcionarios locales los que deciden si un centro sanitario es necesario o no. Las autoridades municipales se han convertido en los propietarios de facto de los hospitales. Personas sin formación especial, que no entienden cómo funcionan en la práctica, deciden sobre el destino de las instalaciones médicas y, al mismo tiempo, sobre sus empleados y pacientes.

Hemos visto manifestaciones del personal de los hospitales en Kyiv y en Lviv. Creo que también se han creado sindicatos en esas ciudades. ¿Podría hablarnos de estas manifestaciones y de las reivindicaciones que plantean? ¿Cuáles son los nuevos sindicatos u organizaciones que existen en los hospitales para proteger a los empleados y su salud?

Debido a la “ley marcial”, las manifestaciones están prohibidas en Ucrania. Pero los trabajadores de la salud no se duermen en los laureles y empiezan a crear sindicatos independientes sobre el terreno. Hasta entonces, los “sindicatos estatales” operaban en los centros médicos, apoyados por recursos “administrativos” mientras ignoraban las opiniones y los intereses de sus miembros.

Ahora, todo está cambiando. Los trabajadores se están uniendo para defender sus derechos profesionales. En el pasado, estos sindicatos independientes sólo existían en las grandes ciudades, pero ahora estamos contribuyendo para que surjan también en las pequeñas ciudades y pueblos. Los trabajadores y trabajadoras de las pequeñas ciudades y pueblos también deben sentirse protegidos.

¿Qué tipo de apoyo reciben por parte de la gente?

La actitud de la gente hacia los médicos cambia en función del momento. A veces los pacientes podían reprocharle algo al personal médico. Luego llegó la pandemia de coronavirus y la gente vio cómo médicos, enfermeras y personal subalterno, sin protección especial, arriesgaban sus vidas para salvarla. El personal de la salud se ganó entonces el respeto. Hoy, las cosas son diferentes. Para ser sinceros, no todos los ucranianos están bien informados sobre la actual reforma del sector sanitario y sus consecuencias, por lo que a menudo se quejan de nosotros. Pero estamos llevando adelante campañas para comunicarnos activamente con la población, informándola sobre la situación real. La gente está empezando a pensar en este tema con mayor profundidad y a apoyar a los profesionales de la salud.

¿Piensa que los profesionales de la salud pueden proponer un plan alternativo a la política sanitaria del gobierno?

Por supuesto, porque los cambios sólo pueden ser propuestos por las personas que trabajan en ese ámbito y conocen los problemas desde dentro. De hecho, a veces parece que personas elegidas al azar y sin experiencia particular se han hecho cargo de la reforma del sector sanitario en Ucrania. Por ejemplo, quieren reformar el sistema de salud en Ucrania según el «modelo británico». Pero nuestras realidades, la situación económica del país, la mentalidad de la gente y la situación de la sanidad, que nunca ha estado debidamente financiada, son muy diferentes de las del Reino Unido. Además, no debemos olvidar que nuestro país está actualmente en plena guerra.

Artículo tomado de: https://laboursolidarity.org (Red Sindical Internacional de Solidaridad y Luchas), 04/04/2023

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: