A continuación, reproducimos la posición del Sindicato Libre de Metalistas de Belarús sobre los hechos en Kazajistán:

En este momento se están llevando a cabo manifestaciones masivas en Kazajistán. Las demandas de los manifestantes incluyen precios más bajos para el gas, estabilización de los precios de los bienes de consumo y mejores niveles de vida.

Todo comenzó el 1 de enero, cuando los obreros del campo petrolero de Zhanaozen solicitaron a las autoridades que revoquen la decisión de duplicar drásticamente el precio del gas licuado de petróleo (de $ 0,11 a $ 0,29 por litro). No hubo reacción del gobierno, y el 2 de enero se reunió un mitin en el centro de la ciudad. Los manifestantes contaron con el apoyo de obreros de toda la región de Mangystau, conocida por su extenso desarrollo de la industria de gas. El 3 de enero, los manifestantes que pararon su trabajo desde varios campos se dirigieron a pie al centro administrativo de la región, la ciudad de Aktau, donde también comenzó la acción solidaria contando dos mil participantes.

El presidente Tokayev creó urgentemente una comisión, que el 4 de enero decidió reducir los precios del gas a 50 tenge por litro. Sin embargo, este decreto se refería solo a la región de Mangistau, y en ese momento comenzaron a ocurrir protestas, como una avalancha, en muchas ciudades del país, incluida la capital de Kazajistán, Nur-Sultan, y la ciudad más grande de Almaty.

Además de las demandas de precios más bajos del gas, los manifestantes en todo el país también exigieron precios más bajos para los bienes de consumo, mejores niveles de vida y la renuncia del gobierno y el presidente. Comenzaron los enfrentamientos con la policía y aparecieron las primeras bajas en ambos lados. En Kazajstán han aparecido problemas con el acceso a Internet. En su discurso en televisión, Tokayev llamó a los manifestantes al diálogo y dijo que el gobierno no caería. Al mismo tiempo, se utilizaron granadas paralizantes contra los manifestantes en Almaty.

En la noche del 4 al 5 de enero, se introdujo el estado de emergencia en la región de Almaty y Mangistau. Por la mañana, el estado de emergencia fue extendido a toda la región de Almaty y, al mediodía, introducido el estado de emergencia en la capital. En la mañana del 5 de enero, los manifestantes irrumpieron en la akimat (oficina del alcalde) de Almaty, incendiaron filial del partido pro presidencial Nur-Otan y la antigua residencia del presidente. En un discurso televisado, Tokayev se declaró jefe del Consejo de Seguridad de Kazajistán e instó a la gente a confiar solo en fuentes oficiales de información. Internet prácticamente no funcionó en todo el país. De fuentes oficiales comenzaron a llegar informes sobre la multitud de víctimas entre policías y ciudadanos, dicen que los manifestantes obstruyeron el tráfico de ambulancias e incluso mostraron agresiones hacia los trabajadores de la salud. También se producen enfrentamientos con la policía en otras regiones de Kazajistán.

kazajistan protestas

Estas no son las primeras manifestaciones masivas en Kazajistán, que comenzaron con los trabajadores de la región de Mangistau. En 2011, durante la dispersión de una huelga de obreros petroleros en Zhanaozen, la policía abrió fuego contra los trabajadores, como resultado de lo cual 15 personas murieron y cientos resultaron heridas y arrestadas. Como resultado de los acontecimientos de 2011, se asestó un fuerte golpe al movimiento sindical independiente en Kazajistán.

El Sindicato Libre de Metalistas de Belarús se solidariza con los trabajadores de la región de Mangistau en la lucha por la justicia social.