Sáb Jun 22, 2024
22 junio, 2024

Palestina: El arma del hambre en el genocidio de Gaza

Por: Soraya Misleh

Expulsados ​​de sus tierras, sin hospitales ni medicinas, con sus casas destruidas, sin alimentos, agua, electricidad y enfrentando balas y bombardeos sionistas incluso cuando intentan conseguir un puñado de comida. Esta es la trágica realidad de la población palestina en la estrecha franja de Gaza, que vive un genocidio a manos del Estado terrorista de Israel desde hace alrededor de cinco meses.

Masacre

La “masacre de la harina” de este 29 de febrero, que escandalizó al mundo, es parte del uso sionista del arma del hambre para avanzar en su proyecto genocida y de limpieza étnica. En el norte de Gaza, palestinos hambrientos rodearon uno de los pocos convoyes humanitarios y fueron atacados. Más de 100 hombres, mujeres y niños perdieron la vida y alrededor de mil resultaron heridos. Su crimen fue intentar no sucumbir al hambre.

En su decisión, el 26 de enero, de que la acción de Sudáfrica contra Israel por el crimen de genocidio es plausible, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) presentó como una de las medidas la garantía del acceso a la ayuda humanitaria. Sin embargo, esta disminuyó aún más después de esa orden. Israel, un Estado fuera de la ley, obviamente continúa ignorando solemnemente todos los fallos del tribunal.

Bloqueo sionista

Quince mil toneladas de alimentos están paradas en la frontera egipcia, con colonos sionistas sirviendo de primera línea para impedir la entrada humanitaria. Incluso llegaron a hacer “raves” para pasar el tiempo, mientras mataban de hambre a miles de personas.

Lo que llegó en los últimos días fueron 400 sacos de harina, algo así como un saco por cada mil o más personas. La desesperación de los palestinos por acceder a estas migajas fue la oportunidad para que las fuerzas de ocupación israelíes cometieran una nueva masacre, como parte del genocidio.

Masacre y hambruna: muerte por no tener que comer

Todo el sector que permitía la autosostenibilidad, en medio del criminal bloqueo sionista durante 17 años a la estrecha franja, desde la pesca hasta la huerta y la fruta y el pan, ha sido destruido en los últimos cinco meses. Elpasto y el forraje para animales se convirtieron en las únicas posibilidades de menú. Para calmar la sed, se utiliza agua contaminada y salada.

Como en los campos de concentración

Las imágenes son terribles. Niños esqueléticos que recuerdan escenas registradas en los campos de concentración durante la Alemania nazi resaltan una realidad que la humanidad jamás debería aceptar que se repita. “Nunca más para todo el mundo” , como enfatizan miles de judíos antisionistas en las calles de Estados Unidos, de Europa, de Brasil.

Entre los más de 13.000 asesinados en el genocidio, 16 niños murieron de hambre en los últimos días en Gaza, según la Agencia Anadolu. Entre ellos, Yazan al-Kafarneh, de apenas diez años, que falleció el pasado lunes 4 de marzo, tras diez días en el hospital Kamal Adwan, en el norte de la estrecha franja.

A la macabra lista también se suman bebés como Mennatallah Abu Amerah (seis meses), Sahar al-Zebdaa (40 días), Khaled Ahmed Hijazi (dos años y medio), Mohammed al-Zaygh (45 días), Mahmoud Ghaben (un año), Ibrahim al-Batesh (tres años), Anwar al-Khoudary (nueve meses), entre otros. Estos no son números, son vidas.

Catástrofe

Y miles de personas más están en riesgo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los niveles de inseguridad alimentaria son catastróficos para toda la población de Gaza: alrededor de 2,4 millones de palestinos, 40% de los cuales son niños.

Uno de cada seis niños sufre desnutrición aguda. Vale recordar que la realidad en la estrecha franja ya era de dramática crisis humanitaria, en medio del criminal bloqueo sionista impuesto durante los últimos 17 años, además de los bombardeos masivos y a cuentagotas. En 2015, la ONU declaró que Gaza sería inhabitable en cinco años. El genocidio cometido por Israel profundiza ese foso a niveles alarmantes.

Migajas para Gaza, armas para Israel: acción mediática para encubrir las manos manchadas de sangre

Las imágenes de la “masacre de la harina” aceleran el aislamiento internacional por parte del Estado sionista. En un intento por contener el daño, los Estados cómplices comenzaron a lanzar migajas desde el aire a los palestinos. Es el caso de Egipto, que arrojó 60 toneladas. El Programa Alimentario Mundial de las Naciones Unidas entregó, el 5 de marzo, con la ayuda de Jordania, lo uficiente para alimentar a 20.000 personas (seis toneladas).

Más recientemente, Jordania ya lo había hecho otras veces. En uno de ellas, junto con Francia, los aviones arrojaron ayuda humanitaria en el mar. Aparentemente no valía la pena siquiera encender el GPS por las vidas de los palestinos. Los hambrientos intentaban rescatar su comida nadando y trataban de saciar su hambre con todo lo que podían, incluso cuando los paquetes estaban encharcados de agua de mar.

Los propios Estados Unidos han comenzado a enviar alguna ayuda por vía aérea, mientras continúan suministrando sus armas asesinas al Estado de Israel. Una acción mediática para intentar encubrir sus manos manchadas de sangre, que dejan al descubierto sus entrañas. Pero el pueblo palestino no olvida y no se engaña. La máscara de los enemigos de la causa palestina, puesta de relieve por el revolucionario palestino Ghasan Kanafani, ha caído definitivamente.

La decadencia del imperialismo, cuya crisis se agudiza, avanza. Mantener el apoyo se está volviendo insostenible gracias a la heroica resistencia palestina, que ha dado lugar a una gigantesca solidaridad internacional.

La causa palestina, símbolo de las luchas contra la opresión y la explotación en todo el mundo, ha puesto en jaque toda complicidad histórica que permitió a Israel sentirse libre para buscar su “solución final”.

Genocidas: el gobierno de Lula precisa romper acuerdos con Israel

Es en este contexto que Lula ha aumentado su tono en relación a la matanza promovida por Israel. En una entrevista en Etiopía, el 18 de febrero último, durante su participación en la IV Cumbre de la Unión Africana, señaló que lo que está sucediendo en Gaza no es guerra sino genocidio: “Lo que está sucediendo en la Franja de Gaza con el pueblo palestino no existió en ningún otro momento histórico. De hecho, existió. Cuando Hitler decidió matar a los judíos”.

La agresión y humillación que siguió, por parte de los líderes del Estado de Israel y sus entidades en el Brasil –acompañadas, vergonzosamente, por el coro del oligopolio mediático y por los bolsonaristas– fueron tales que obligaron a Lula a convocar al embajador brasileño en Tel Aviv para que regresara para consultas.

Después de la declaración de Lula en Etiopía, el racista y colonial Estado de Israel llegó incluso a declarar a Lula “ persona non grata ” y a decir que él  “avergüenza a Brasil”. Lula no se retractó de su declaración, lo que sacó de su silencio a artistas, intelectuales y parlamentarios. Artistas como Caetano Veloso y Chico Buarque expresaron su apoyo a los palestinos.

Ahora, para ser coherente, Lula precisa romper definitivamente las relaciones económicas, militares y diplomáticas con el Estado racista de Israel y expulsar al embajador sionista del Brasil –como exigen miles de voces que se levantan en solidaridad internacional. Meses antes, este embajador ya había cometido la afrenta de ingresar al Parlamento acompañado de su colega genocida Bolsonaro y reunirse con sus secuaces en el Congreso Nacional.

Acuerdos militares

Hasta el momento, Brasil ha anunciado su intención de suspender los acuerdos militares (no romperlos; es decir, retomaría las relaciones con el Estado colonial y de apartheid ante un alto el fuego). Es urgente ir más allá, poniendo fin a la vergonzosa marca adquirida durante los últimos 14 años como quinto mayor importador de tecnología militar sionista. Vale la pena reiterar que esto es ser coherente con el reconocimiento del genocidio.

Deuda

Brasil tiene una deuda histórica con el pueblo palestino. El diplomático brasileño Osvaldo Aranha, racista y eugenista de carné, presidió la sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 29 de noviembre de 1947, en la que recomendó la Partición de Palestina en un Estado judío y otro árabe, delegando al proyecto colonial sionista más de la mitad de aquellas tierras. Una luz verde a la limpieza étnica que culminó en la Nakba (catástrofe palestina cuya piedra angular es la formación del racista Estado de Israel el 15 de mayo de 1948).

La orientación era que el Brasil votase a favor, preservando su alianza con el imperialismo emergente de Estados Unidos. Y eso es lo que hizo. Esta complicidad, salvo un breve recrudecimiento, nunca cesó. Romper acuerdos y relaciones significa comenzar por fin a saldar esta deuda histórica, en respuesta a la campaña central de solidaridad internacional con el pueblo palestino, el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Resistencia

Además de la demora en esta acción, es un error intentar justificarse alegando referencias únicamente al gobierno de Netanyahu –como si no tuviese nada que ver con un proyecto de Estado colonial y racista–. Además, anteponer siempre la defensa de que se trata de genocidio con un argumento muy poco educativo: la confusión de que la acción de resistencia legítima sería terrorismo.

Esto lo han repetido muchos partidarios de la declaración de Lula que casi se disculpan por afirmar lo obvio, a pesar de que las diversas fake news sionistas sobre el 7 de octubre ya han sido debidamente refutadas. Es necesario rechazar la ideología que sigue equiparando resistencia a terrorismo.

Israel y los crímenes contra la humanidad: 30.000 palestinos han sido asesinados desde octubre

La “masacre de la harina” fue un nuevo escándalo en una lista interminable de crímenes de lesa humanidad, que siguen ocurriendo. Entre ellos, el bombardeo contra el hospital Al Ahli, el 17 de octubre de 2023, y de decenas de otros.

Sólo 12 de los 36 hospitales de Gaza están parcialmente en operación, para atender a miles de víctimas, mujeres embarazadas y enfermos en general. Hay 50.000 mujeres embarazadas esperando su turno para dar a luz en estas condiciones. Ciento ochenta han estado trayendo al mundo a sus bebés cada día y, cuando necesitan una cesárea, esta se realiza sin anestesia.

Lo mismo ocurre con miles de amputados a causa de las bombas genocidas de Israel, muchos de los cuales son niños. No hay medicamentos, insumos, energía, combustible. Falta todo. Setenta y cinco mil personas gravemente heridas enfrentan el dolor en estas condiciones deplorables. La muerte acecha a toda la población palestina en la estrecha franja.

Una nueva fase de la Nakba continua se desarrolla ante los ojos del mundo, con requintes de crueldad inherentes a este proyecto que se constituye en un crimen contra la humanidad. Sólo en los últimos cinco meses, más de 30.000 palestinos han sido asesinados, sin contar las miles de personas desaparecidas bajo los escombros.

Pero no serán borrados del mapa, como lo demuestra su heroica resistencia desde hace más de 75 años. Y quien no se ponga ahora, efectiva y concretamente, del lado correcto de la Historia, tendrá que responder más adelante.

Artículo publicado en www.opiniaosocialista.com.br, 6/3/2024

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: