El SINTTIA, Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Industria Automotriz, logró un triunfo abrumador, con el 76.5% de los votos en la planta de Silao. Conquista así la Representatividad para negociar un nuevo Contrato Colectivo de Trabajo con la empresa General Motors. Quedó demostrado que un sindicato obrero independiente puede derrotar a la burocracia sindical de la vieja, odiada y temida CTM[1]. Sin embargo, como una irónica paradoja, este histórico triunfo de la independencia obrera se logró, apenas dos días después de hacerse público que Ricardo Aldana Prieto, acusado de corrupción y heredero de Carlos Romero Deschamps, fuera proclamado “ganador” en las elecciones pactadas entre el gobierno de López Obrador y los viejos charros del PRI, en el sindicato petrolero STPRM, que sigue detentando una espuria representación de más de 95 mil obreros de Pemex.

Por Corriente Socialista de los Trabajadores, México

Los días 1 y 2 de febrero fueron de intensa y masiva movilización de las bases obreras en la planta de General Motors, en Silao, Guanajuato. ¡Todas y todos a votar, para mandar a la CTM a la ching…! Esa fue la consigna. ¡Y así se hizo! Luego de 41 horas de votaciones, se emitieron 5 mil 478 votos, de los cuales 5 mil 389 fueron válidos y 89 resultaron nulos. La participación de las trabajadoras y trabajadores con derecho a votar fue del 87.9 por ciento, de un padrón final de 6 mil 232. Para SINTTIA fueron 4.192 votos, lo que representa 76.5% del total de votos. Y todos estos datos fueron reconocidos oficialmente en un comunicado del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral. A su vez la empresa comunicó: “General Motors actuará en cumplimiento de la ley para trabajar con la representación elegida por los trabajadores, SINTTIA, con el objetivo de iniciar la negociación del Contrato Colectivo de Trabajo del complejo de manufactura en Silao”.

Un triunfo histórico que nació de un grupo de obreros en resistencia

Muchas veces se ha dicho que “la derrota es huérfana y los triunfos siempre tienen padres y padrastros”. Pues no podría ser de otra manera en este caso. Para eso será indispensable volver a recorrer desde el principio sólo algunos capítulos (porque son muchos y serán materia de otras notas) de esta heroica lucha de resistencia, que desemboca en este triunfo histórico. Y es muy necesario este repaso, porque han aparecido desde hace más de un año una serie de falsas “explicaciones” sobre los cambios que están sucediendo en GM Silao y las causas de esos cambios. Y casi todas ellas apuntan a causas externas y méritos ajenos. Incluso, hay periodistas y analistas burgueses que buscan “quiénes están detrás y mueven los hilos”. No debe sorprendernos. Esos analistas consideran que las y los obreros sólo pueden ser marionetas.

La primera interpretación falsa es que la clave de todo el proceso de reorganización político sindical son “las ventajas del apartado o clausula laboral N° 23 del T-MEC”, firmado por México, EEUU y Canadá. Este tratado comercial es una versión reforzada del TLCAN, que después de casi 30 años de vigencia ha significado mayor saqueo colonial y súper explotación de la fuerza de trabajo. Esta cláusula laboral y su mecanismo de monitoreo es sólo paliativo ante la enorme brecha salarial entre los países. El salario obrero automotriz en EU es entre ocho y diez veces mayor que en México. Y eso le reporta enormes ganancias a las empresas gringas instaladas en México. Y por eso aún vemos a la gerencia de GM tan coludida con los charros traidores. Hubo incluso algunas notas delirantes, que daban el mérito a Joe Biden “por haber presentado una queja formal en el marco del T-MEC”, expresando su “preocupación por el respeto a las libertades sindicales en México”.

Una segunda interpretación, ligada a la primera –que es la preferida de los charros sindicales– es que “todo esto lo han planeado los dirigentes y sindicatos extranjeros”“para cerrar las plantas en México y llevarse las fábricas a sus metrópolis para recuperar los puestos de trabajo en sus países”. ¡Es realmente ridículo que los charros mexicanos denuncien a SINTTIA por tener el apoyo de los sindicatos obreros extranjeros, cuando ellos tienen desde hace largas décadas relaciones carnales con los patrones extranjeros, como en este caso General Motors!

Una tercera interpretación –que repiten los que apoyan al actual gobierno y de la cual se convencen muchos honestos compañeros– es que ahora “cambiaron las reglas del juego” porque la nueva LFT, Ley Federal de Trabajo, que impulsó López Obrador en consonancia con el T-MEC, que además establece un “Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida, que abre el camino a la libertad sindical”. Sin embargo, lo sucedido en el Sindicato de Pemex cuestiona seriamente a esta interpretación. Pues los añejos y corruptos charros tuvieron TODAS “las reglas del juego” a su favor y acordadas con el gobierno de AMLO. Y además, se han revisado cerca de 3 mil contratos en el tiempo que va desde la vigencia de la nueva LFT y de ellos, sólo 9 fueron rechazados en votación por el NO y sólo en una empresa de magnitud, la de GM en Silao.

Generando Movimiento – La semilla que generó al SINTTIA

Todas esas tres interpretaciones unilaterales mencionadas tienen algo en común y no es casual: dejan oculta o solapada a la causa fundamental, al protagonista principal del triunfo obrero en GM de Silao: la resistencia tenaz de un grupo de obreros, el grupo Generando Movimiento – GM. Este grupo, al iniciar su lucha en 2019, fue duramente reprimido. Y sus integrantes e impulsores arbitrariamente despedidos aún no fueron reinstalados. En estos años de gobierno de la Cuarta Transformación fueron despedidos muchos otros activistas. Estos compañeros y compañeras despedidos y “boletinados”, marcados en listas negras, son protagonistas y testigos de “que las reglas de juego”… ¡Poco y nada han cambiado!..

Compañeros, como Israel Cervantes representan también a otros luchadores que no se han rendido ni se han vendido. Desde Generando Movimiento tuvieron la valentía de enfrentar a este monstruo transnacional, la perseverancia de superar las calumnias y la inteligencia de “golpear puertas” y de buscar y encontrar apoyo y experiencia útil. Supieron distinguir entre los que apoyan y los que los querían parasitar. Supieron trabajar con cautela para no exponer a los compañeros activos de la planta. Supieron construir desde la base de las plantas un grupo iniciador del nuevo sindicato SINTTIA, con compañeras y compañeros que estuvieran dispuestos a jugarse y jalar. Supieron interpretar que el sector más oprimido de la clase debía encabezar al SINTTIA y por eso eligieron a una mujer como Secretaria General. Supieron encontrar apoyo jurídico y sindical eficiente en el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, para tramitar y conseguir la toma de nota ante la Secretaría de Trabajo. Sin embargo, esta larga y dura marcha tuvo un hito con el triunfo del NO al contrato de CTM.

Israel Cervantes, promotor de derechos laborales en GM Silao

El rotundo NO al Contrato de Trabajo con la CTM marcó el camino al triunfo del SÍ a SINTTIA

La corrupta burocracia sindical de la CTM, acostumbrada a décadas –casi un Siglo– de impunidad y de jugosos negocios con las empresas, el 21 de abril de 2021 cometió un burdo fraude en GM Silao, con boletas destruidas e intimidación durante el proceso de legitimación del viejo Contrato Colectivo de Trabajo, de “protección patronal”. Al desnudarse el fraude, estalló el escándalo y rápidamente alcanzó dimensión internacional y esto es lo que obligó a la empresa GM y a los gobiernos firmantes del T-MEC a declarar públicamente “su inmensa preocupación” por semejantes violaciones… Nadie se creyó esas hipócritas palabras. Esa falsedad quedó al desnudo, cuando pasaron 4 meses hasta que la STPS fijó una nueva fecha para el 17 y 18 de agosto para reponer el proceso de legitimación. Y además, los ejecutores directos e instigadores del fraude criminal no recibieron ninguna sanción y siguieron actuando en la fábrica impunemente.

Y más al desnudo quedó el gobierno cuando no permitió observadores obreros o externos independientes en la nueva votación de agosto. Los despedidos de Generando Movimiento fueron el motor de la campaña de masiva agitación para rechazar el contrato de protección “Vote NO a la CTM” con volantes, carteles y perifoneo, recorriendo barrios y colonias de Silao y las ciudades vecinas como Irapuato, Guanajuato, León… Las y los compañeros realizaron un intenso y agotador trabajo bajo el sol abrazador del verano. El temor inicial de las bases obreras fue dando paso a la decisión cada vez más firme de romper el yugo de la CTM. Quedaban aún serias dudas de si eso era posible. Pero otros activistas respondían: ¡Si es necesario, es posible!

Cuando llegó el momento de la votación “la raza” fue masivamente a votar NO. Pero el recuento quedó sólo en manos de los funcionarios de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social – STPS, con los observadores del Instituto Nacional Electoral y la OIT. Durante todo ese proceso los charros se manejaron como dueños de casa. A pesar de esas condiciones nada confiables del recuento de votos, los números oficiales reconocieron el Triunfo del NO. Los datos oficiales “dibujados” por la STPS fueron, 3.214 votos por NO, 2.623 votos por SÍ y 39 votos nulos. Es decir, el NO tuvo un 54% de los 5.876 votos totales. Los trabajadores habilitados para votar eran 6.494.

Enorme fue la alegría y aún mayor la resonancia del hecho: “¡Los obreros de la GM Silao rechazaron a la CTM!”. Sin embargo, algunos medios de prensa como “El Financiero”, que expresan los intereses de los grandes capitales, el 19 de agosto titulaba: “¿La votación en Silao será el fin de la CTM?”… Y en la nota alentaba que “Esta organización podría tener muchas vidas”… “El fin de la CTM en la planta de GM en Silao, aún está lejos”… ¿Por qué este órgano de los dueños del dinero grande, hacía esas afirmaciones? Porque conocen bien las enormes limitaciones y ambigüedades de las “nuevas reglas de juego” y el verdadero carácter del gobierno de la Cuarta Transformación.

Y los hechos así lo fueron confirmando. La STPS y el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, les dieron chance a los viejos charros, con nuevos plazos para que pudieran recomponer sus filas. Y, a pesar de sus disputas internas, siguieron cobrando las cuotas sindicales hasta Noviembre. Y después de eso, siguieron recorriendo las plantas con total libertad por parte de la empresa, cambiando las caras más odiosas por otras no menos corruptas y armando sus nuevas “Coaliciones” cetemistas. Por eso, a pesar del total repudio que sufrió su Sindicato, Tereso Medina, el mafioso diputado del PRI y empresario del transporte de personal de GM Silao, aún se atrevió a declarar “la guerra recién comienza”.

Desde el NO a la CTM hasta el Sí al SINTTIA

La lucha por el NO, se combinó con la ardua tarea de Generando Movimiento para organizar un nuevo sindicato independiente y reunir los requisitos legales para solicitar el Registro. Finalmente después de muchas dilaciones, el 06 de agosto la STPS le otorgó la toma de nota al SINTTIA. A partir de ese día comenzó la campaña masiva de afiliaciones en la base de la planta y en los barrios como en la campaña del NO. Y desde el primer día la empresa y todos sus cuadros de supervisión comenzaron la presión y el hostigamiento a los miembros del Comité, ahora “destapados”. Particular ensañamiento con la Secretaria General, Alejandra Morales Reynoso. El acoso laboral a ella, como mujer trabajadora, es doblemente grave por su contenido machista, en una fábrica donde más del 40% son obreras.

Alejandra Morales Reynoso

Sin embargo, la intimidación patronal no logró sofocar al SINTTIA. Porque una numerosa y valiente camada de activistas se puso la camiseta y salió a defender al Nuevo sindicato y su flamante Comité y a disputar con los charros y sus matones dentro de la planta. Al inicio hubo desigualdad en los ritmos de la batalla. Los charros les echaban montón en sus reductos. Pero con el pasar del tiempo la voluntad de las bases se empezó a expresar con nuevos guerreros y guerreras que empezaron a jalar.

La ley dice que para disputar la representación del CCT el sindicato debe tener acreditada como mínimo 30% de representatividad. Miles de afiliaciones suficientes se lograron en muy corto plazo. Pero el gobierno ahí impuso “nuevas reglas de juego”, pero contra los trabajadores y su SINTTIA y a favor de los charros. ¡Ahora pedía que todos los sindicatos aspirantes colectaran miles de firmas de avales en planillas!… A pesar de eso, el SINTTIA fue el primero en presentar el 9 de diciembre de 2021, la cantidad de firmas requeridas para solicitar la representatividad.

Durante todo diciembre e iniciado el nuevo año no hubo ninguna información sobre las firmas recogidas por los otros postulantes de la CTM. Digno de mención es el silencio cómplice del Centro Federal y la STPS, mientras transcurría enero. Hasta que finalmente, hasta el 14 de enero apareció la convocatoria oficial a la votación. Y… ¡Oh, sorpresa! ¡Aparecieron tres sindicatos contendientes más! Dos de la CTM y un sindicato fantasma de la Ciudad de México. ¿Cómo y cuándo consiguieron las firmas estos tres? Los únicos que deben explicar eso son la empresa y el gobierno. Ahora se entiende por qué “cambiaron las reglas de juego”. ¡Para que puedan fraguar firmas y avales, que es más fácil que afiliar! Además, ahora con los resultados a la vista, los otros tres sindicatos juntos apenas juntaron mil doscientos votos. ¡Se evidenció otro fraude!… ¿Cómo han conseguido cada uno de ellos casi 2000 firmas requeridas, que son el 30% del total de obreros de la planta?

¡No más ratas cetemistas ni sindicatos fantasmas! ¡Sí, Sí… SINTTIA!

Y llegó el momento de poner todo el esfuerzo para recuperar la representatividad para las y los obreros. Y cada vez más los compañeros de GM Silao, se afirmaban en una conclusión: ¡No hay cuatro opciones! Hay sólo una: SINTTIA. En el momento de la culminación de la campaña del SINTTIA, los matones charros de la CTM llegaron a la casa de la Secretaria General a dejar un mensaje al estilo mafioso a su familia, para amenazarla y a través de ella, a todo el Comité del SINTTIA. Además, hubo varios casos de intimidación de otros activistas en casa de sus familiares.

Y por otro lado, iniciaron una desesperada actividad, intentando comprar voluntades dentro de la planta. Con el aval de la empresa, repartían pizzas, hamburguesas, comidas especiales del comedor, así como tamales y refrescos…

Un compañero del comité de SINTTIA, me confió que al ver eso se preocupó: “supuse que la gente en los últimos días se dejaba comprar. Pero la gran sorpresa fue que de esa manera los trabajadores se burlaron de los charros, que durante mucho tiempo traicionaron a los trabajadores. No rechazaron esa comida. Pero al final les dieron una rotunda paliza”. Y su conclusión fue: “hay que confiar en la base, aunque a veces parezca pasiva”.  Porque “aunque los charros apelaron a votos dobles y triples y otros comprados no les alcanzó para nada”… “Y al ver la victoria concretada pensé, que valió la pena la lucha de ir trabajador por trabajador, haciendo conciencia del mal trato que nos daba la empresa. Sirvió y rindió fruto todo ese esfuerzo”…

Ante el naufragio del “barco charro”, cunde la desolación de sus alcahuetes –muchos de ellos mercenarios–, que quedaron náufragos y comienzan lentamente a renunciar a la empresa. Pero cuidado, seguramente llegarán como la peste a otras empresas de la mano de sus charros patrones.

Es verdad, la base obrera está muy contenta y ya convencida del cambio. Ahora todos dicen “¡Ganamos!”. Y están ansiosos por ver reflejado ese cambio en su situación salarial y condiciones laborales. Por eso, el SINTTIA está ahora ante nuevos y grandes desafíos. Uno de los mayores en lo inmediato será la discusión del Nuevo Contrato Colectivo. Será necesario un intenso trabajo en equipo y escuchar a fondo las necesidades de la gente.

Estamos ante un triunfo histórico que marca un camino y alentará a los trabajadores de muchas otras empresas de México a desalojar a los “charros”, a ese tumor maligno dentro del movimiento sindical. Y lo más importante, impulsará la construcción de verdaderos sindicatos obreros independientes de los patrones y del estado, que se basen en la más amplia democracia de bases, decidiendo en asambleas. Y desde la CST y la Red Sindical Internacional de Solidaridad y Luchas – RSISL comprometemos –como ya lo hizo CSP Conlutas de Brasil– todo nuestro apoyo incondicional. ¡Viva la lucha obrera internacion

pbreros GM SILAO
Solidaridad de CSP -Conlutas (Brasil) con los obreros de GM Silao, México

[1] La CTM es una central sindical, históricamente integrada al PRI – Partido Revolucionario Institucional. Nació en 1936, bajo la presidencia del general Lázaro Cárdenas. Y con el estalinista Vicente Lombardo Toledano como primer Secretario General, sirvió como un aparato de férreo control sobre los trabajadores al servicio de los intereses patronales.