Las iglesias protestantes y/o evangélicas agrupan casi 40% de los cristianos en el mundo, unas 800 millones de personas. A diferencia de la Iglesia católica, están divididas en numerosas ramas y congregaciones. Si se las considera de conjunto (algunas de ellas, incluso de modo individual), representan también un factor de poder político y económico en el mundo.

 Por: Alejandro Iturbe

Se considera que el cristianismo protestante nació en 1517 cuando el monje y teólogo alemán Martín Lutero publicó las Tesis que contienen duras críticas a prácticas y criterios de la Iglesia católica. Especialmente la venta de Indulgencias: perdón de los pecados cometidos a cambio de una donación a la Iglesia. Una práctica muy común desde hacía varios siglos pero que dio un salto ese año con la campaña de “marketing” lanzada por el Papa León X para obtener fondos destinados a la reconstrucción de la Basílica de San Pedro.

En 1521, Lutero fue excomulgado de la Iglesia por “hereje” y declarado “fuera de la ley” por Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Avanzó hacia posiciones críticas de conjunto, que dieron base a la Reforma Protestante: cuestionó la centralización verticalista del catolicismo, la autoridad papal y la existencia de la propia Iglesia católica como “intermediaria” de la fe cristiana; se opuso al sistema del sacerdocio cristiano, a la división entre religiosos y legos, y terminó con las misas. En términos teológicos, postuló que lo esencial para la salvación eterna eran las buenas acciones humanas, la fe de cada persona y la correcta interpretación de la Biblia.

Entre sus seguidores, llamados luteranos o protestantes, se contaban numerosos religiosos e incluso gobernantes: el movimiento se extendió a los Países Bajos (Holanda), a Suiza y a los países escandinavos.

Las ideas de Lutero eran progresivas para su época: expresaban a la naciente burguesía europea y el avance del capitalismo, que chocaban contra la estructura de la Iglesia católica, el gran señor feudal de la época, y contra el tributo monetario o en productos que debían rendirle.

Un choque que se expresó en un debate teológico político de profundas consecuencias prácticas. Entre otras, por ejemplo, las Guerras Campesinas alemanas (1524-1525), un gran levantamiento popular contra la Iglesia católica y los terratenientes aliados, que fue derrotada con la masacre de 100.000 campesinos.

Actualmente, la Federación Luterana Mundial agrupa iglesias con un total de 75 millones de adeptos, la mitad de los cuales están en Europa, y tienen cierto peso también en África y Asia. Unos 20 millones más se suman a través de “iglesias asociadas”.

Diversas corrientes

Desde el siglo XVI hasta el presente han surgido nuevas ramas protestantes, por visiones teológicas diferentes o por divisiones originadas en metodologías de funcionamiento.

En tanto Lutero nunca abandonó la idea de reformar la Iglesia católica, el teólogo suizo-francés Juan Calvino consideraba que esta estaba tan degenerada que no había posibilidades de reformarla y que había que fundar una nueva sobre la base de la doctrina y los métodos de la Iglesia Primitiva. La rama calvinista se extendió por Francia, la Suiza francesa, Europa Central, Escocia, las colonias británicas en América del Norte y, posteriormente, las colonias francesas en África y Sudáfrica (a través de colonos holandeses). Actualmente, la Comunión Internacional de Iglesias Reformadas reivindica unos 60 millones de seguidores (75 millones con otras iglesias afines).

Por su parte, el origen de la Iglesia Anglicana se produce en Inglaterra, también en el siglo XVI. La ruptura fue impulsada por el rey Enrique VIII ante la negativa del Papa de anular su matrimonio con Catarina de Aragón y autorizarlo a casarse con Ana Bolena. Se produjo en 1532, con la tesis de la “supremacía de la autoridad del Rey sobre la del Papa”. Pasó a ser ampliamente mayoritaria en Inglaterra (es la religión oficial del Estado) y se fue extendiendo a las colonias inglesas en América, Asia, Oceanía y África. Esta rama trazó una llamada “vía media” que combina su centralización y el mantenimiento de varios elementos de la liturgia católica con una teología más reformista heredada de movimientos anteriores (los lollardos). La Comunión Anglicana reivindica casi 100 millones de adeptos (es la congregación protestante más fuerte en el mundo).

Los baptistas son una corriente fundada por los pastores ingleses John Smyth y Thomas Helwys, a inicios del siglo XVII. Funcionan a través de congregaciones autónomas y otorgan mucha importancia al bautismo como expresión de la fe. La Alianza Baptista cuenta con 45 millones de seguidores (70 millones con otras congregaciones que reivindican ese origen). Es la corriente protestante más fuerte de EEUU.

Los metodistas surgen en el siglo XVIII a partir de los hermanos ingleses John y Charles Wesley, pastores que se separan del anglicanismo y aproximan su doctrina al calvinismo. Proponían una vida austera y la predicación en calles y plazas. Luego extendieron su influencia a las colonias británicas en América (en plena ebullición que llevaría a la independencia de Estados Unidos) y, posteriormente, a África y a Latinoamérica. Tiene unos 70 millones de adeptos, con fuerte presencia en EEUU.

Las llamadas iglesias evangélicas surgen en el siglo XIX desde EEUU como una derivación del metodismo. Sus límites son imprecisos (algunos especialistas consideran que engloban a los baptistas y los metodistas) e incluyen un sinnúmero de pequeñas iglesias y congregaciones independientes y grandes asociaciones, como la alianza Evangélica Mundial. Se estiman más de 500 millones de seguidores en total.

Dentro de estas últimas están iglesias pentecostales, surgidas en EEUU a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX con los pastores Charles Finney y William Seymour. Reinvindican “la experiencia personal con Dios”, especialmente el “bautismo de conversión”, en el que se daría la experiencia de “nacer de  nuevo”. Existen numerosas congregaciones locales y otras mucho más fuertes (como la Iglesia Universal del Reino de Dios, originada en el Brasil). De conjunto, influyen unas 250 millones de personas con fuerte peso en EEUU, Brasil, África y Corea del Sur.

Crece su influencia

 El peso popular del conglomerado de iglesias protestantes y evangélicas viene creciendo en el mundo, especialmente en Latinoamérica, a expensas de espacios que antes ocupaba la Iglesia católica, que retrocede en su influencia.

Las más dinámicas son las del sector evangélico pentecostal. Algunas de ellas lo hacen a través de una agresiva actividad militante en los barrios obreros y populares y la instalación de pequeñas y sencillas sedes de la congregación en esos barrios, con un pastor surgido de la propia región.

Otras utilizan una audaz política de show business religioso que combina la adquisición de canales de TV, radios y la distribución gratuita de periódicos con la construcción de grandes templos en los que realizan concentraciones masivas y muestran espectaculares “salvaciones”, “curaciones”  y “milagros” a cargo del pastor-estrella.

Las iglesias protestantes tradicionales (como los anglicanos y los metodistas) están mucho más consolidadas y, por ello, ejercen su influencia político-financiera de modo más discreto que la Iglesia católica. Tienden a tener posiciones “progresistas” y “democráticas” en diversos terrenos, como el de los derechos humanos o la sexualidad.

Por ejemplo, se ubicaron en la oposición a la dictadura argentina instalada en 1976 y tenían representantes en organismos de derechos humanos y de búsqueda de desaparecidos. En 2009, el arzobispo de Canterbury, jefe espiritual de la Iglesia Anglicana, realizó declaraciones contra el capitalismo como responsable de “la crisis económica y moral que afecta al mundo”[1].

En una ubicación opuesta, toda una parte de las iglesias pentecostales (las de más reciente surgimiento) combinan una agresiva política de acumulación de capital, una actitud punitiva si no “se combate al demonio” a través de ellas (entre otras cosas pagando un alto diezmo), y una ubicación política muy reaccionaria, aliándose y apoyando las expresiones más de derecha de la burguesía, como Trump en EEUU, Bolsonaro en el Brasil o los golpistas bolivianos[2].

Se trata de los extremos de alternativas burguesas cuyas posiciones y métodos diferentes derivan de tradiciones distintas, de su desigual grado de consolidación y, por ello, de necesidades distintas.

Estados Unidos

Este es el país del mundo con la mayor cantidad de protestantes y evangélicos: más de 40 de su población reivindica pertenecer a alguna de esas confesiones. Existe libertad religiosa y el Estado se declara prescindente ante ellas. Crear y legalizar un culto o una iglesia es relativamente fácil: se estima que existen unos 344.000 agrupamientos religiosos diferentes, desde los más tradicionales y fuertes hasta las pequeñas congregaciones locales[3].

De conjunto, representan un negocio impresionante: un estudio de la Universidad de Georgetown (Washington DC) estimaba, en 2016, que su “valor de capital” (incluyendo edificios para el culto, escuelas y guarderías, centros sanitarios y organizaciones de beneficiencia) era superior a 1,3 billones de dólares (¡cifra superior a “los ingresos sumados de las diez compañías tecnológicas más importantes de EEUU, incluyendo Apple, Amazon y Google”!)[4]. Con una ventaja para las iglesias, porque sus actividades están exentas por ley de pagar impuestos federales.

Si consideráramos que el sector protestante y evangélico mantiene en este “valor de capital” la misma proporción que tiene en la población que se reivindica creyente, su participación equivale a cerca de 780.000 millones de dólares.

Sin dudas, la más rica e influyente es la Iglesia Anglicana. Según un estudio del Pew Research, en 2014 más de un tercio de las familias de fe anglicana tenía ingresos anuales superiores a los 100.000 dólares (ese año la media nacional fue de 58.000 dólares)[5]. Varias de las familias más poderosas del país, como los Vanderbilt y los Morgan son anglicanas. Es el sector que más presidentes del país tuvo, entre los que se incluyen George Washington y Franklin Roosevelt.

Los baptistas también aportaron algunos presidentes (como James Carter y Bill Clinton) siempre dentro del Partido Demócrata. Junto a esto, los líderes negros Martin Luther King y Jesse Jackson fueron pastores baptistas y miembros de este partido.

Por su parte, los republicanos Ronald Reagan, George W. Bush y Donald Trump se definieron como “presbiterianos” (nombre con que se llama a los calvinistas en el país). Pero tuvieron (o tienen) el apoyo de las iglesias más de derecha, como la Cowboy Church (Iglesia de los Vaqueros de Texas) en el caso de Bush, o sectores pentecostales como la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos (NHCLC) cuyo presidente, el reverendo Samuel Rodríguez, asesora directamente a Trump[6].

Brasil  

Hemos dicho que las iglesias cristianas no católicas crecen aceleradamente en Latinoamérica, mientras el catolicismo romano retrocede. En ese campo, existen las congregaciones protestantes históricas, las envangelistas y, dentro de ellas, las pentecostales en particular. Estas últimas son las más dinámicas y casi quintuplicaron el número de sus adeptos entre 1970 y 2014[7].

El crecimiento más grande en números absolutos se ha dado en el Brasil, con un salto de 61% entre 2011 y 2019, cuando se estimaban entre 40 y 42 millones de evangélicos/pentecostales, muchos de ellos miembros de iglesias y congregaciones de cuño local[8].

Su “acumulación de capital” es muy agresiva, a través de diversos mecanismos (diezmos, ventas de productos y hasta la asociación con bancos locales para la emisión de tarjetas de créditos). Han acumulado así un cuantioso valor en propiedades y, especialmente, en medios de comunicación, en todo el país: poseen 23 canales de TV, 600 emisoras de radio, 150 editoriales, y cientos de discográficas que venden música góspel.

La Iglesia Universal

La más notoria y poderosa es la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) fundada por Edir Macedo (un ex cajero de la Lotería Nacional) en 1977, en Río de Janeiro: actualmente se estima que tiene unos ocho millones de fieles.

Del local alquilado a una ex funeraria en la zona norte de esa ciudad pasó a conformar un verdadero conglomerado empresario e inmobiliario: el terreno y el edificio original del gigantesco Templo de Salomón en San Pablo costó 45 millones de dólares (más el doble de esa cifra que debieron pagar por impuestos atrasados que tenía la propiedad). Es el más grande de los siete mil templos que posee en todo el país.

Pionera en las transmisiones televisivas de sus cultos, en 1989 la IURD compró la tradicional Red Record, que venía de una larga crisis. A partir de allí montó la Central Record de Comunicaciones (actualmente Grupo Record con sede central en el privilegiado barrio de Morumbí, en San Pablo) que incluye una cadena televisiva Nacional, la Radio Record, la agencia de noticias Record News, la productora Record Entretenimientos, y el portal R7. Hoy disputa el segundo lugar en audiencia nacional (solo detrás de la poderosísima Red Globo) y fue uno de los pilares del crecimiento de la IURD.

El Consejo de Actividades Financieras del Estado de San Pablo calcula que su patrimonio era de 2.000 millones de dólares y su recaudación anual de más de 700 millones de esa  moneda por diezmos de los fieles y venta de productos, siendo así una de las empresas más grandes del país[9]. El propio Edir Macedo poseía, en 2015, según la revista Forbes una fortuna personal de casi 1.000 millones de dólares, tiene una lujosa casa con 18 suites en una región exclusiva de la ciudad turística de Campos de Jordão y un no menos lujoso departamento en el Templo de Salomón, construido al costo de más de 100 millones de dólares, con sala de cine, piscina, gimnasio y hasta un pequeño campo deportivo con césped sintético[10].

Macedo ha sido investigado varias veces por fraude (llegó a estar detenido unos días en 1992) e incluso ha sido acusado de abuso sexual infantil, y la IURD fue acusada en Portugal de tráfico de niños[11]. La más reciente investigación (realizada por el Ministerio Público, una especie de Fiscalía) sobre la acusación de que entre 2018 y 2019 la IURD sirvió como vehículo para “lavar dinero” derivado de la corrupción instrumentada por el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella (obispo licenciado de esa iglesia), a través de “movimientos financieros atípicos” con movimientos de cientos de millones de dólares[12]. Hasta ahora, ninguna de las investigaciones y acusaciones prosperaron porque lograron comprar su inmunidad dada su influencia política y financiera.

Desde el Brasil, la IURD se ha expandido a numerosos países de América, Europa, Asia y África. Incluso en EEUU posee varios templos, uno de ellos en California, que tiene capacidad para 2.500 personas. Se transformó así en una verdadera multinacional del negocio religioso. Llevando consigo sus métodos y los problemas legales que acarrean: ha sido repudiada por diversas alianzas evangélicas nacionales, sufre procesos judiciales en varios países, fue declarada una “secta peligrosa” en Bélgica, y puede ser expulsada de Angola[13].

Otras figuras

Si Edir Macedo y la IURD van a la cabeza, otros obispos, pastores e iglesias quieren seguir ese camino del éxito. Valdemiro Santiago se separó de la Universal en 1998 para fundar su propia Iglesia Mundial del Poder de Dios que hoy posee 2.000 templos en el país (más “modestos” que los de la IURD) y un capital  estimado por la edición citada de la Forbes de 220 millones de dólares. En TV actúa en asociación con la Red Bandeirantes. Ya fue procesado por posesión de armas y enriquecimiento ilícito.

El pastor Silas Lima Malafaia es el líder de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo y uno de los referentes intelectuales de los neopentecostales, con posiciones sumamente reaccionarias y discursos de odio sobre temas como la homosexualidad y el derecho al aborto. En 2017, fue iniciado un proceso por  parte de la Policía Federal por lavado de dinero y corrupción. Forbes estimaba su fortuna personal en 150 millones de dólares.

Romildo Ribeiro Suárez fue socio de Edir Macedo (incluso se casó con la hermana de este) hasta 1980, anno en que se separó para fundar la Iglesia Internacional de la Gracia de Dios (IIGD). Esta congregación posee la Red Internacional de Televisión con una operadora de TV por cable, una radio, una grabadora y una productora de filmes. Además, alquila espacios en la Bandeirantes. De formas mucho más amables que algunos de los anteriores, es también compositor y cantor de música góspel. Su fortuna personal fue calculada por Forbes en unos 60 millones de dólares.

Estevam Hernandes Filho fundó con su esposa Sonia la Iglesia Renacer en Cristo, en 1986, propietaria de la Red Góspel [luego de la compra de la ex Red Manchete], la Radio Góspel, una grabadora, una editora y una línea de confecciones. En 2007, la Renacer llegó a tener una estructura de 1.200 templos en el país con una rápida dinámica de crecimiento nacional y de expansión internacional. Ahí comenzó una cadena de problemas: el matrimonio fue detenido ese mismo año en EEUU por intentar introducir ilegalmente miles de dólares al país; en 2009, se derrumbó el techo de su principal sede en San Pablo, en pleno culto religioso, con muchos heridos y varios muertos, y en 2012 el matrimonio y la iglesia fueron y procesados por “malversación de fondos” por el STF (Supremo Tribunal Federal). Desde 2016 ha cerrado 70% de sus templos y este año, en plena pandemia, la Red Góspel inició un proceso de despido de decenas de sus empleados, sin ningún compromiso de pagar los derechos laborales correspondientes[14]. Como un dato que seguramente debe ser actualizado por la crisis descrita, la fortuna personal del matrimonio Hernandes fue calculado por la Forbes, en 2015, en casi 60 millones de dólares.

El poder político

 Paralelo a este poder financiero, estas iglesias han acumulado un gran poder político en el país: el sector tiene más de 80 diputados y varios senadores en el congreso nacional, electos por 21 listas electorales. Conforman la llamada “bancada de la Biblia”, parte de un bloque no formal llamado BBB (Biblia, Bala y Buey) que agrupa a los representantes evangélicos, a los provenientes de la FFAA y la Policía, y a los del agronegocio.

Ahora, la bancada de la Biblia es una de las bases parlamentarias de apoyo del gobierno de Jair Bolsonaro y le suministra ministros y funcionarios, en especial el sector de Silas Malafia (que siempre apoyó las candidaturas burguesas de derecha). Pero no siempre fue así: hasta unos años atrás, varios de los diputados de esas iglesias fueron aliados de los gobiernos del PT (Partido de los Trabajadores), con Lula y Dilma Rousseff. Incluso en 2017, este partido volvió a intentar un acuerdo para las elecciones presidenciales de 2018 pero la mayoría de ellas optó por impulsar a Bolsonaro.

Acostumbradas a “poner huevos en varias canastas”, reciben retribución a cambio: el Parlamento acaba de votar una ley que perdona una deuda de las iglesias por la llamada CSLL (Contribución Sobre los Lucros Líquidos) y aportes laborales por valor de mil millones de reales. Si bien el presidente Bolsonaro vetó algunos de los artículos de la ley, dejó claramente abierta la puerta para su posterior aprobación y aplicación al calificarla como una “demanda justa” de las iglesias[15]. Lo llamativo es que varios diputados del PT y toda la bancada del PCdoB (Partido Comunista del Brasil) votaron a favor del proyecto[16]. ¡Indignante en partidos que se dicen de izquierda!

Algunas conclusiones

 Como vimos, las viejas iglesias protestantes históricas manejan un gran capital e intervienen activamente en la política burguesa de diversos países. Pero lo hacen con el perfil más discreto que les permite su consolidación histórica.

Por su parte, un sector de las evangélicas y las llamadas neopentecostales) deben hacerlo de modo mucho más agresivo y grosero en ambos planos, para asegurarse su “acumulación primitiva capitalista”.

Crecen a expensas de la crisis de la influencia de masas de la Iglesia católica y de capitalizar las profundas carencias de soledad, alienación y vacío de perspectivas para el futuro que la profunda decadencia del capitalismo genera en las familias obreras y populares. Con una hábil utilización de los medios y del show business religioso, ofrecen un presente de “milagros” y un futuro de “salvación eterna” a cambio del diezmo y la compra de sus productos.

Ambas son corrientes burguesas. Pero, por su localización actual de apoyo a las variantes de extrema derecha en diversas partes del mundo y su crecimiento acelerado, el enemigo más peligroso para los revolucionarios en la actualidad es el sector de las evangélicas y pentecostales a que nos hemos referido. Baste decir que tanto en el Brasil como en EEUU son vanguardia de las tesis negacionistas sobre la gravedad de la pandemia del Covid 19, aplicadas por los gobiernos de Trump y Bolsonaro, y que tan graves consecuencias tuvieron en ambos países, los que encabezan el triste ranking mundial de contagiados y muertos por esta pandemia.

No se trata de un debate sobre religión versus ateísmo. Respetamos el derecho de todo obrero de profesar la fe religiosa que desee. Lo que discutimos es el papel objetivo de las empresas de las diferentes iglesias y el rol político e ideológico de estas instituciones en defensa del sistema capitalista.

En este sentido, solo podremos ofrecer una alternativa real y terrestre a la “salvación eterna” con propuestas de lucha concretas frente a los ataques del capitalismo, en el camino de la lucha por la revolución obrera y socialista.

NOTAS

[1] https://www.lanacion.com.ar/economia/la-iglesia-anglicana-critico-al-sistema-capitalista-nid1106954/

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50535984

[3] https://www.eldiario.es/internacional/theguardian/religion-unidos-google-apple-juntos_1_3832724.html

[4] The Socioeconomic Contributions of Religion to American Society: An Empirical Analysis citado por el artículo referido en la nota [3].

[5] https://www.nytimes.com/1981/04/28/us/the-episcopalians-an-american-elite-with-roots-going-back-to-jamestown.html

[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44078054

[7] Según datos de varios estudios citados en el artículo https://www.nuso.org/articulo/quienes-son-por-que-crecen-en-que-creen/

[8] https://elpais.com/elpais/2019/07/26/ideas/1564140346_833296.html

[9] Ver https://www.bloomberg.com/news/articles/2013-04-25/edir-macedo-brazils-billionaire-bishop y https://www.infocatolica.com/blog/infories.php/0908231224-datos-y-cifras-de-la-iglesia

[10] Ver https://www.diariodocentrodomundo.com.br/essencial/mansao-de-edir-macedo-de-18-suites-nao-paga-iptu-por-estar-em-nome-da-universal/; https://www.otvfoco.com.br/edir-macedo-tem-patrimonio-bilionario-exposto-e-fotos-de-mansao-vazam/ y https://www.bloomberg.com/news/articles/2013-04-25/edir-macedo-brazils-billionaire-bishop

[11] https://catracalivre.com.br/cidadania/bispo-edir-macedo-e-iurd-sao-acusados-de-trafico-de-criancas/

[12] https://g1.globo.com/rj/rio-de-janeiro/noticia/2020/09/12/mp-diz-ter-encontrado-indicios-de-que-a-igreja-universal-foi-usada-para-lavar-dinheiro-da-corrupcao-na-prefeitura-do-rio.ghtml?fbclid=IwAR1f2zYq0SLNsGsh_XJdr0VvALLuoIzC5Lgy-YZIqWGHQOk2lz7uSw4eQyk

[13] https://noticias.uol.com.br/ultimas-noticias/rfi/2020/01/28/igreja-universal-pode-ser-expulsa-de-angola.htm

[14] Ver: https://www.rtve.es/noticias/20090119/menos-siete-muertos-caer-techo-polemica-iglesia-evangelica-sao-paulo/221586.shtml; https://istoe.com.br/158676_O+DECLINIO+DA+IGREJA+DA+BISPA+SONIA/ y

https://folhagospel.com/rede-gospel-faz-demissao-em-massa-em-plena-pandemia/

[15] https://noticias.uol.com.br/politica/ultimas-noticias/2020/09/14/bolsonaro-veta-perdao-a-dividas-de-igrejas-mas-governo-ve-demanda-justa.htm

[16] https://www.pstu.org.br/perdao-da-divida-de-r-1-bilhao-das-igrejas-o-conservadorismo-e-o-pcdob/