Rodrigo Chaves fue electo luego de una segunda ronda, en la que se alcanzó una cifra récord de votos nulos y blancos en la historia de las segundas rondas electorales del país.

Por PT- Costa Rica

A pesar de que hasta hace unos años, Rodrigo Chaves era un total desconocido en la política nacional, el hoy electo presidente ha sido un viejo conocido de los organismos financieros internacionales y del gran empresariado. Chaves estuvo durante 30 en el Banco Mundial e inició su campaña electoral respaldado por grandes financistas como Jack Loeb Casanova, del grupo financiero Prival –fundador del cuestionado Fideicomiso de Chaves-; Calixto Chaves, un gran empresario ligado en el pasado a negocios como el de Pipasa y a escándalos como el del Banco Anglo; o Bernal Jiménez Chavarría, un gran empresario importador de arroz y que fue miembro de la Junta Directiva del BCCR.

Gobernar con los mismos de siempre

En su campaña decía que el PLN era un “club de amigos y parientes”, hablaba de la “prensa canalla”, de la “argolla” y de la “corrupción”. Pero el mismo día de su elección les extiende la mano a todos los poderes fácticos, a la gran prensa, a los mega ricos, a los partidos tradicionales con los que sin ninguna duda gobernara o intentará convencerles para que le dejen gobernar.

Su elección es un cambio para que nada cambie, los ricos seguirán amasando fortunas mientras la clase trabajadora tendrá que soportar todo el peso de la crisis. Chaves logró canalizar una gran parte del descontento acumulado por años frente a partidos tradicionales como el PLN y ante el repudio generalizado al PAC, pero su acomodo fue muy rápido, como lo demuestra el acuerdo de la Asamblea Legislativa y los nombramientos en los ministerios.

Chaves seguirá aplicando las mismas viejas recetas contra la clase trabajadora (recortes presupuestarios, contra reforma laboral, impuestos a los pobres, políticas para favorecer a los grandes ricos, etc.). Pasada la pose electoral se vienen las verdaderas acciones como la continuación de los acuerdos con el FMI; la resistencia empieza por denunciar desde ya la farsa de Chaves y por no alentar ninguna confianza en un cambio que no vendrá.

El nuevo gobierno es una amenaza para las mujeres

Aunque toda la clase trabajadora enfrentará un duro panorama, ha quedado especialmente claro que la elección de Chaves representa una fuerte amenaza para los derechos de las mujeres y los sectores más oprimidos.

Chaves fue electo presidente aun después de haber sido sancionado por el Banco Mundial ante hechos reiterados de acoso sexual que se dieron entre los años 2008 y 2013. Y aunque ha generado mucha rabia el menosprecio con que se tomó el tema y la poca importancia que se le dio en la elección, hay que señalar, que ya desde antes, el PAC había permitido que Chaves ocupara un puesto de poder, al nombrarlo como Ministro de Hacienda tan solo dos días después de que Chaves fuera notificado de su sanción, facilitando el terreno para que un misógino siguiera escalando puestos de poder en el país.

Pero además en su campaña electoral, se comprometió con sectores evangélicos a una serie de medidas que amenazan los derechos de las mujeres, incluido el revisar los decretos de la fertilización in vitro y la norma técnica para la interrupción terapéutica del embarazo, que fueron medidas que se lograron luego de décadas de luchas de las mujeres y que ahora Chaves amenaza con eliminar.

Organizar la resistencia frente a cuatro años de duros ataques

La elección de Chaves ya evidenció el gran descontento social que existe, un abstencionismo histórico, la más baja votación de un candidato electo en segunda ronda, el doble de votos nulos y blancos en relación a la pasada elección y la cifra más alta en una segunda ronda, son parte de estos elementos de crisis en el sistema electoral. Un candidato que no fue la apuesta segura de la burguesía y además justamente repudiado por un gran sector de la población y especialmente por el movimiento de mujeres por sus prácticas de acoso y sus actitudes machistas en general. Sin duda será un gobierno muy inestable.

La fragilidad de su gobierno va a ser atendida con medidas represivas ante cualquier expresión de lucha. Desde el PT tenemos claro que se vienen cuatro años de lucha intensa, como luchan los pueblos centroamericanos contra las dictaduras y los gobiernos vendidos. En esa lucha nos jugamos mucho y es en ese terreno en el que podemos vencer. Creemos que es necesario seguir el ejemplo de las mujeres jóvenes que se han mantenido en lucha, quienes aun con el descontento y la frustración que generó la elección en la primera ronda electoral, decidieron salir a las calles el pasado 8 de marzo en una jornada histórica de lucha a anunciar con fuerza su resistencia ante el nuevo gobierno.

Por esto hacemos un llamado a recibir el gobierno con una jornada de lucha, y por eso convocamos a salir este 8 de mayo a las calles en una acción de repudio al nuevo gobierno, que continuará con las políticas hambreadoras del PAC y el PLN.

¡Este 8M nuevamente salimos a las calles contra la violencia machista y el nuevo gobierno!