Vie Jul 12, 2024
12 julio, 2024

¿Cómo fue derrotado el golpe de Kornílov?

Por Murat Yakın

La «normalidad» capitalista no puede mantenerse indefinidamente… Las revoluciones son épocas en las que las masas intervienen en el curso de los acontecimientos históricos, a diferencia de las épocas «normales» en las que la historia la hacen los monarcas, los ministros, los burócratas, los parlamentarios y sus instituciones. En todos estos periodos de agitación, la burguesía trata básicamente de impedir que la clase obrera intervenga en los acontecimientos como clase independiente.

En el proceso de la lucha de clases, los trabajadores ponen en primer plano sus propias organizaciones, creando organismos autoorganizados del tipo de los soviets, que desempeñan un papel fundamental en las revoluciones. Sin embargo, como hemos visto, éstos pueden ser dirigidos por partidos y direcciones que están en las filas de la clase obrera pero que en realidad se comprometen con los objetivos de la burguesía y, por lo tanto, pueden ser deformados. Por lo tanto, en los momentos críticos en los que debe decidirse el destino de la revolución, la existencia de una dirección y un programa revolucionarios se convierte en un factor decisivo.

A medida que avanza el proceso revolucionario, surgen cada vez más nuevas formas de organización. Pero esto no significa que el partido revolucionario se construya espontáneamente. Se trata de una tarea estratégica que en tiempos «normales» ya debería haberse cumplido. 

Las libertades políticas, que habían sido avasalladas por la autocracia zarista, fueron recuperadas por las masas con el derrocamiento del régimen zarista en el gélido febrero de 1917. Sin embargo, pronto quedó claro que en esta primera fase de la revolución no se podía avanzar en la solución de los candentes problemas de los obreros, campesinos y soldados.  El pueblo ruso exigía la paz inmediata, mientras que el Gobierno Provisional se empeñaba en seguir en guerra y mantenerse fiel a los tratados imperialistas.

Entre el 3 y el 7 de julio -según el calendario juliano- los acontecimientos se descontrolaron. En las movilizaciones centradas en San Petersburgo, soldados y obreros industriales protagonizaron protestas masivas contra el «Gobierno Provisional». Las masas perdían poco a poco la esperanza en los «conciliadores». Tanto es así que la influencia de los mencheviques y eseristas en los soviets de obreros y soldados empezó a disminuir a medida que aumentaba su responsabilidad en el gobierno burgués, cada vez más odiado por el pueblo.

El 21 de julio Kerensky se convirtió en primer ministro. Cuando los eseristas y los mencheviques de la dirección soviética reconocieron también la autoridad del Gobierno Provisional, los soviets obreros se sometieron formalmente. Con la supresión de las manifestaciones, el periodo de doble poder llegó a su fin y el poder del Gobierno Provisional pasó a ser absoluto.

Sin embargo, la «contrarrevolución» se sentía ahora lo suficientemente fuerte como para ganar las calles.  Había llegado el momento de actuar para paralizar el proceso revolucionario.

Los primeros objetivos de la contrarrevolución, fueron prohibir las manifestaciones, ilegalizar el partido bolchevique y detener a sus principales dirigentes. El Gobierno Provisional se vio presionado por los terratenientes e industriales (organizados en la Unión de Terratenientes y la Unión Nacional de Comercio e Industria) y por los sectores militares asociados a la Unión de Oficiales y la Unión Militar para que actuaran con el fin de restablecer el orden político y el control militar. En estos momentos de caos, diferentes opciones bonapartistas competían entre sí.

De estas opciones, Kornilov representaba sin duda la más decidida a poner fin a la situación de doble poder en el país, a reforzar la autoridad del gobierno mediante la formación de un gobierno militar y a reorientar la participación de Rusia en la guerra.

Una serie de derrotas sufridas por el ejército ruso en agosto de 1917 proporcionó el pretexto para el golpe. Alemania había capturado Riga. Los reaccionarios se quejaron de la agitación bolchevique en el ejército. Se planeó un golpe de estado para el 28 de agosto, sexto aniversario lunar de la revolución de febrero en el calendario ruso. En el último momento, la noche del 27 de agosto, Kerenski se dio cuenta de que Kornílov planeaba derrocarle. Anunció su condena del golpe y destituyó a Kornilov como comandante en jefe.

Sin embargo, ya era demasiado tarde. Kornilov estaba decidido a terminar lo que había empezado. Tenía el apoyo de todos los oficiales. Envió algunos oficiales a Petrogrado para organizar un ejército de voluntarios de dos mil hombres. Tenía el apoyo de los gobiernos británico y francés. El 28 de agosto, las fuerzas contrarrevolucionarias avanzaban sobre la ciudad desde todas las direcciones y, por la tarde, algunas divisiones se encontraban a 33 km de la ciudad.

En este momento decisivo, cuando cada minuto contaba, los bolcheviques, que habían pasado a la clandestinidad, decidieron basar su línea principal en una transformación táctica. Lo que importaba ahora no era lo que quería Kerensky, sino lo que querían las masas obreras, que aún creían en los mencheviques y socialrevolucionarios. Pero querían defender la revolución.

Los bolcheviques llamaron a la acción conjunta de estos partidos para derrotar a Kornílov. Lenin tenía claro que luchar contra Kornílov no significaba apoyar al gobierno de Kerenski. El partido se dedicó a explicar esto pacientemente a las masas a través de una enorme red de publicaciones clandestinas.

Su política se concretaba en oponerse con las armas a la contrarrevolución en defensa de las conquistas de la revolución, sin que ello supusiera un apoyo al gobierno que representaba a la burguesía, al imperialismo y a su política belicista.

Cuando los marineros que regresaban a Petrogrado para defender la revolución visitaron a sus camaradas en la prisión de Kresty, donde estaba Trotsky, le preguntaron si había llegado el momento de derrocar al gobierno. Trotsky respondió: «No, aún no ha llegado el momento; pon tu fusil en el hombro de Kerensky y dispara a Kornilov. Estas palabras resumían la política de los bolcheviques, que no abandonaron la lucha contra el Gobierno Provisional, sino que sólo cambiaron el método de lucha.

A las puertas de Petrogrado se enfrentaban dos programas diferentes. El programa de Kornílov incluía la continuación de la guerra imperialista a toda costa, la restauración del antiguo régimen, la destrucción despiadada del proceso revolucionario y la militarización de las ciudades y las fábricas. Los bolcheviques se opusieron a este programa con una línea diferente, cuya línea básica era la detención de todos los oficiales que eran o se sospechaba que eran oficiales de la junta, el fusilamiento de los contrarrevolucionarios, el armamento inmediato de toda la clase obrera, en las fábricas  seguir bajo control obrero para aplastar la contrarrevolución. El último punto no vino de los bolcheviques, sino de Weinstein, un menchevique: La organización de un comité militar revolucionario.

Los bolcheviques, cuyos dirigentes seguían en la cárcel o en la clandestinidad, aceptaron unirse al Comité Militar Revolucionario junto con los socialistas revolucionarios y los mencheviques con una condición: La distribución de armas a los trabajadores. Se distribuirían 40.000 fusiles a los obreros, que formarían destacamentos organizados con los soldados en todos los distritos de la capital.

Aunque los bolcheviques eran minoría en este comité, en la práctica lo tomaron bajo su control. El «Comité Militar Revolucionario» iba a desempeñar un papel vital en la supervivencia del primer Estado obrero del mundo hasta el final de la guerra civil.

La alianza entre los Guardias Rojos de los Soviets Obreros y las filas del ejército, formado principalmente por campesinos reclutados para la guerra, comenzó a fortalecerse de nuevo.

Los obreros se armaron rápidamente. Las fábricas de armas trabajaban día y noche para producir las armas necesarias para la defensa de Petrogrado contra Kornilov. Los trabajadores de correos y ferrocarriles fueron movilizados a través de los sindicatos. Los trenes se desviaban, los telegramas no llegaban al cuartel general contrarrevolucionario, las locomotoras se averiaban misteriosamente, los soldados que se perdían o se separaban de sus unidades se encontraban con agitadores revolucionarios que les explicaban el verdadero significado de lo que estaba ocurriendo. En cuatro días la aparentemente invencible fuerza militar había sido destrozada.

Kornílov había sido derrotado, pero también Kerenski. La política bolchevique había llevado a miles de obreros y soldados a romper con los mencheviques y los socialrevolucionarios y a pasarse a ellos. El historiador menchevique Sujanov escribiría más tarde: «Después del asunto Kornílov, el bolchevismo empezó a florecer por todas partes y a echar raíces en todo el país»…

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: