Mié Jul 24, 2024
24 julio, 2024

¡Adiós Dago!

Por Plataforma de la Clase Trabajadora – El Salvador

Era una noche del año 2008, esa noche tendríamos una sesión con la Coordinación Nacional de la Tendencia Revolucionaria (TR), fuerza política en aquel momento a la izquierda del FMLN, partido que en un año sería gobierno en las manos de Mauricio Funes.

Nosotros éramos la Juventud de la TR y se avecinaba un Congreso Nacional (CN) o al menos así llamaban a aquella reunión que juntaba a quienes nos reivindicábamos parte de aquella tendencia, que como rezaba en sus documentos fundacionales, había salido del FMLN para ser una Tendencia del Pueblo; sindicalistas, maestros, comunidades, mujeres, gente de iglesia, académicos, vendedores ambulantes, y nosotros la Juventud Guevarista: estudiantes de la UES, de la UCA, de la ULS, artistas, etc.

La Juventud Guevarista nos habíamos reunido dos días antes de aquel Congreso para analizar y discutir el rumbo de la TR, para hacer la autocrítica de su burocratización, de cómo en realidad no existían espacios democráticos, y sobre el planteamiento de la CN de constituir una alianza con el FMLN, y además con el Cambio Democrático (que terminó concretándose). Como Juventud veíamos eso como un viraje a la derecha de la TR, después de haber realizado críticas contundentes hacía el oportunismo y electoralismo del FMLN, ahora resulta que debíamos aliarnos electoralmente, como jóvenes entonces pretendíamos hacer un planteamiento al congreso para retomar el Rumbo Revolucionario de la TR, hicimos duras críticas a la dirección a “los viejos” como les llamábamos, dentro de éstos estaba Dagoberto Gutiérrez, el otrora comandante Logan.

Muchos de nosotros éramos jóvenes de izquierda, que creíamos (y aunque ya no tan jóvenes seguimos creyendo firmemente) en la transformación revolucionaria de la sociedad, que habíamos sido inspirados por la crítica mordaz de Dago a las desviaciones oportunistas de la dirigencia del partido FMLN, de como habían pasado de “las trincheras a los palacios”, nos contagió con su visión de transformación, su apuesta por la organización popular, y la claridad y el empuje por construir una “Nueva Izquierda Revolucionaria” eso nos hizo militantes de la TR en El Salvador de la Postguerra.

La Coordinación Nacional se enteró de aquella reunión de la Juventud, y nos convocó a una reunión una noche antes del Congreso Nacional de la TR. La idea, según se nos dijo era escuchar lo que teníamos que decir, sin embargo, no escucharon, rechazaron cada uno de los puntos que teníamos para presentar al Congreso y esto derivó en el rompimiento de la Juventud Guevarista, con la TR, los detalles de aquella reunión los reservaremos no es el objeto de este escrito, sin embargo podemos decir que también fue el fin de la Tendencia Revolucionaria, al menos como tendencia del Pueblo, para la transformación del país, al no escuchar a la juventud se alejaron del relevo, y aquel esfuerzo organizativo se debilitó, sin embargo hubo alguien que nos dio luces, y aun no sabemos por qué no participó de aquella reunión, Dagoberto Gutiérrez, quien a pesar de sus concepciones políticas erróneas, consideramos que nos dio el empuje que necesitábamos.

Un día antes de aquella reunión nocturna que duró 6 largas horas, Dago nos dio audiencia, para poder plantearle nuestra postura, con respecto a las desviaciones, a la falta de estructura organizativa, a la falta de renovación de liderazgo, a la necesidad de la construcción de un nuevo instrumento político revolucionario de tipo bolchevique, a la estrategia revolucionaria y no la electoral, a la crítica a la alianza electoral planteada con el FMLN y CD. Nos escuchó con respeto, nos dio opiniones desde una visión etapista de la revolución, de la necesidad del desarrollo del capitalismo en el país, para poder plantear un cambio revolucionario, y de que era importante a pesar de la desviación del FMLN, que ARENA no continuara en el poder, una versión guanaca de la Teoría de los campos progresivos en donde él se ubicaba en el campo de la izquierda. Al final para muchos esto sigue siendo una realidad, de hecho, ARENA perdió en el 2009, y el FMLN con Mauricio Funes a la cabeza sacó a la derecha del poder, o al menos eso se dijo.

La conversación fue muy amena, aguda y clara, Dago cerro con una anécdota que aun hace eco en nosotros: nos comentó como en un congreso del extinto Partido Comunista, él y otros compañeros de la Juventud Comunista, habían hecho el planteamiento de que había que ir a la lucha armada, sin embargo que los viejos comunistas entre ellos Shafick Handal, frenaban aquella posibilidad, sin embargo que la Juventud Comunista tenía correlación de fuerza en aquella organización, y que al final la juventud estuvo a punto de romper con el PC, pero que se tomó la decisión del fundar las Fuerzas Armadas de Liberación FAL. Él cerró la anécdota diciendo, jóvenes ustedes son un buen grupo y tienen un planteamiento importante, pero no tienen la correlación de fuerza, y repitió tienen un buen grupo, hagan su organización, y en la reacción dialéctica a aquella frase está el germen de lo que hoy es la Plataforma de la Clase Trabajadora, antes Unidad Socialista de los Trabajadores, sección Salvadoreña de la Liga Internacional de los Trabajadores, decidimos usar la dialéctica marxista para superar las deficiencias de aquella organización y de aquel planteamiento y fundamos en 2009, una organización vinculada a la LIT-CI.

Dagoberto seguirá siendo referente de la izquierda en el país, a pesar de que en sus últimos días fue coherente a su planteamiento de la Revolución por Etapas, es decir que El Salvador no está maduro para la Revolución Socialista, y que existe una burguesía que puede jugar un rol “revolucionario” que puede desarrollar el capitalismo para que las condiciones subjetivas y objetivas nos lleven inevitablemente al Socialismo, éste planteamiento fue superado por Trotsky con la Teoría de la Revolución Permanente. Sin embargo inspirado en las ideas estalinistas; Dagoberto encontró en Bukele el burgués “revolucionario” que desarrollaría las fuerzas productivas del capitalismo salvadoreño, para poder plantear la etapa socialista, por lo que fue coherente con su planteamiento, a nuestro juicio totalmente equivocado, apoyando lo que hoy es ya una Dictadura. Claudicó y en sus últimos días fue pilar ideológico de la misma, hace un año tuvo un colapso que lo llevó a estar hospitalizado y a perderse todo el proceso de la consolidación de este régimen dictatorial, pero Dagoberto fue un tipo brillante y pudo ver hacía donde iba éste asunto, no sabemos qué diría hoy si estuviese con vida, pero sí sabemos que en su juventud y edad adulta inspiró a muchos jóvenes a cuestionar el capitalismo y a creer que es posible la transformación de la sociedad. Aunque lamentablemente en el final de su vida apoyó al régimen de Bukele abiertamente.

El día 9 de julio Dago dejó éste plano terrenal y será recordado por nosotros así como lo hemos descrito, como alguien que inspiró la organización y a cuestionarnos incluso de sus propios planteamientos, a pesar que en el camino Dago se desvió de las posturas de izquierda revolucionaria, a una postura etapista, lo que lo llevó como suele ocurrir hacía posturas reformistas, apoyando a un gobierno burgués dictatorial. Ese fue un error muy grande que siempre marcará su historia y su legado. Dagoberto fue un personaje muy importante en nuestra historia contemporánea para señalar la crítica hacia el reformismo del FMLN en la postguerra, sin embargo, no podemos dejar de reconocer la valentía, el heroísmo y la entrega que tuvo principalmente en sus primeros años de militancia política y su rol y la organización a la que perteneció en la lucha armada de El Salvador. A pesar que finalizaran negociando la “Paz” impidiendo que ésta lucha armada llegara hasta la toma del poder.

ADIOS DAGO.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: