El carácter internacional de la organización de los trabajadores estuvo presente en el inicio de su accionar como clase. Con el tiempo el capital sobrepasó las fronteras nacionales convirtiéndose en imperialismo, construyó herramientas como la Unión Europea para golpearnos y hacer retroceder a los trabajadores en las conquistas logradas por generaciones anteriores al precio de enormes luchas.


Los gobiernos al dictado de la Troika nos están llevando a la catástrofe social que hoy vivimos y pese  a sus tensiones y diferencias actúan unidos contra los trabajadores y los pueblos.  Pero si la burguesía europea nos golpea unida ¿por qué resistimos por separados en unas fronteras que el capital ha sobrepasado? ¿Por qué seguimos haciendo la guerra cada uno por nuestra cuenta cuando el enemigo nos golpea centralizado?

Mantener esta división artificial es un arma poderosa de los capitalistas, de la Troika y sus gobiernos para derrotarnos. El drama es que las burocracias y partidos cómplices y rehenes del régimen y del sistema se resisten  a internacionalizar nuestra lucha porque no están por la labor de derrotar a la UE, ni a las burguesías de sus países ni al Estado capitalista que los subvenciona.

Por esto, la socialdemocracia y los restos del estalinismo con sus burocracias parlamentarias y sindicales han impedido que los trabajadores logren una herramienta revolucionaria internacional… su trabajo sucio viene de lejos.

La socialdemocracia destruyó la unidad de los trabajadores en la primera Guerra Mundial para unirse con sus burgueses nacionales. Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo, tuvieron que construir otra Internacional, la III, ante la bancarrota de la II. La III heredera de la enorme victoria que fue la Revolución Rusa, con el aislamiento de aquella  revolución, su retroceso y su burocratización en manos del dictador Stalin, fue disuelta en 1943 en nombre de la “coexistencia pacífica” para que el imperialismo y las burguesías con quienes pactaba pudieran quedarse tranquilas.

Para la Troika y sus gobiernos, la única forma de zanjar la crisis del capital es que las condiciones de vida de los trabajadores retrocedan 50 años o más. En esa situación las burocracias son incapaces de defender hasta el final los intereses de los trabajadores. Hoy, cuando la burguesía quiere retirar todas las conquistas de los trabajadores, las burocracias les piden pactos, les piden que negocien con ellas los recortes y la gestión del sistema en crisis

La salida para la clase trabajadora pasa por poner en primer plano la lucha contra la Unión Europea, el no pago de la deuda, la unidad internacionalista de la clase obrera y de los pueblos para derrotar a la Troika, a sus gobiernos y a los capitalistas. La construcción de una herramienta para este combate es una tarea clave.

Somos internacionalistas. Junto con otras muchas organizaciones en el mundo, participamos de la construcción de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT-CI). Nosotros y la LIT-CI no nos autoproclamamos ser solos la IV Internacional, revolucionaria y de masas que necesitamos, pero si intentamos ser un motor para su reconstrucción. La lucha por construir esta Internacional es una tarea, difícil y comprometida, en la que estamos empeñados y creemos que no es una tarea solo nuestra. Esa tarea  necesita ser tomada por todas y todos los que vean esta necesidad y defiendan un programa coherente con ello.

15D: ¡No faltes!

Compañero y compañera, el 15D tienes una cita internacionalista. Te invitamos a venir con nosotros, echarnos una mano en la lucha por el internacionalismo proletario y para desarrollar la construcción de una Internacional obrera y revolucionaria.

Por una Europa de los Trabajadores y de los Pueblos y en conmemoración del 30 aniversario de la LIT-CI, Liga Internacional de los Trabajadores, que reúne organizaciones como Corriente Roja en muchos países del mundo, en la lucha por reconstruir una Internacional de masas y revolucionaria, haremos un Acto el 15D.
En este Acto habrá delegaciones de varios países europeos, de Portugal, Italia, Bélgica, Francia, Inglaterra y de todo el Estado español.  Tu presencia es fundamental. ¡No faltes!

Ven con nosotros/as a decir:

¡No a la UE, la Troika y el Euro!

¡Por una Europa de los Trabajadores y de los Pueblos!

Por el no Pago de la Deuda

Por un Plan de Rescate de los Trabajadores

Por la expropiación de la banca y de las empresas claves

Por la Sanidad y Educación Pública, gratuitas y de calidad

Por la autodeterminación de los pueblos y de las nacionalidades históricas

Por la más amplia democracia obrera. ¡Abajo las burocracias!

Por un gobierno obrero y popular

¡Por una Europa y un Mundo Socialistas, sin explotados, ni explotadores!

¡Trabajadores del mundo uníos!