La convocatoria de huelga general para el 14 de noviembre es una noticia tan buena como largamente esperada. Una huelga general en toda la península ibérica es un hecho inédito y el mérito le corresponde enteramente al tesón de la lucha obrera y popular. Las masivas movilizaciones del 15 de Septiembre en Portugal, que lograron echar atrás la medida anunciada por el Gobierno de Pasos Coelho, se dieron completamente al margen de la CGTP. En el Estado Español, las protestas

multitudinarias del 19 de julio, la huelga general de Euskal Herria del 26 de Septiembre y las incontables movilizaciones y huelgas, vienen reclamándola una y otra vez. Solo la negativa de la burocracia sindical de la CES (cuyo actual presidente es Toxo) ha postergado esta necesidad imperiosa y solo su cobardía explica porque esta misma convocatoria no se extiende a Grecia o Italia.



La cerrazón de los Gobiernos de la Troika, de un lado, y la presión obrera y popular, de otro, explican la huelga general del 14N.



Sobran razones para el 14N



Sobran razones para una huelga general porque estamos pasando de cifras de crisis a cifras de verdadera catástrofe social. Los continuos recortes, reformas y despidos comienzan a mostrar las secuelas sociales más dramáticas. Al creciente dato del desempleo que camina inexorable hacia los 6 millones de desocupados, a las más de 1,7 millones de familias en las que nadie trabaja ni percibe ingreso alguno, a los 517 desahucios diarios, a la quiebra de Ayuntamientos que se ven obligados a cerrar escuelas como en Jerez de la Frontera, de Universidades que no pagan los salarios como la Complutense de Madrid, de Comunidades Autónomas que piden el rescate al borde de la quiebra misma, a los centenares de miles de trabajadores cuyos EREs temporales les retrasan hasta en cinco meses el pago de salarios, a los inmigrantes privados de la asistencia sanitaria por decreto, a las muertes anunciadas como consecuencia del cierre de centros de urgencia, al aumento en un 40% de los suicidios, se une un dato demoledor: más de 2,2 millones de niños y niñas, uno de cada cuatro, viven por debajo del umbral de la pobreza en el Estado español según el informe “Infancia en España 2012-2013” presentado por UNICEF. Hablamos ya pues de cifras de auténtica catástrofe social.



El gobierno de un estado al borde de la quiebra



Mientras el descontento popular avanza a paso de locomotora, el Gobierno profundiza su crisis y con él la del régimen, aunque haya Ministros como De Guindos que afirmen que es un "muy buen dato" que el PIB "solo" caiga un 0,4% y estemos frente a los Presupuestos Generales "más sociales de la historia". De Guindos haría bien en seguir aquel célebre consejo de Groucho Marx: “Es preferible estar callado y parecer tonto, que hablar y disipar definitivamente la duda”.



En apenas dos semanas, el gobierno ha recibido dos tremendos varapalos. El primero del propio FMI, cuyo informe cuestiona todas sus previsiones, con caídas del PIB el triple de las anunciadas por Rajoy y el inicio de la “recuperación” para el 2018. Los Presupuestos Generales del Estado para el 2013 se van a pique de la mano del FMI sin siquiera haber pasado el trámite parlamentario.



El segundo, lo recibió en la última cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea. La decisión de aplazar hasta el 2014 la creación de un sistema de supervisión única a la banca a cargo del BCE, impuesta por Alemania, representa un nuevo ajuste de tuercas a las economías de la periferia europea y en particular a la española. La entrega del Gobierno Rajoy al control del BCE o lo que es lo mismo a la banca alemana, no ha bastado para que estos salieran al rescate directo de los bancos, como el presidente del Gobierno quería. La Merkel impone el obligatorio aval del Estado para cada euro que se preste, lo que de nuevo disparará la Deuda y exigirá del desacreditado Gobierno Rajoy una nueva oleada de reformas y recortes más allá de los anunciados.



La apuesta del PP por un balón de oxígeno en las recientes elecciones de Galicia y el País Vasco, se quedó en aguas de borrajas. Su mayoría absoluta y la subida de tres diputados en Galicia no pueden ocultar el descenso en 135.000 votos ni la alta abstención. Solo el enésimo batacazo del PSOE (que perdió más de 200.000 votos) explica este pírrico triunfo de Núñez Feijóo.



Las elecciones vascas reflejaron no solo la caída en picado de PSOE y PP, sino el ascenso de las demandas nacionalistas. Pese a que bajó en votos y diputados, la mayoría lograda por el PNV, unida al triunfo electoral del EH Bildu, otorga al polo nacionalista más del 60% de la representación del electorado, sumándose así a la oleada independentista de Catalunya.



El Gobierno de Rajoy es en esencia el Gobierno desacreditado de un país al borde la quiebra.



Fuera los decretos de recortes y la reforma laboral. No pago de la deuda



Las luchas obreras y en especial la convocatoria del 14 de Noviembre deben tener objetivos claros: No queremos un recorte más, queremos que se derogue el RD 20/2012 y todos los decretos de recortes. Queremos que se derogue la Reforma laboral, esa que era para "crear empleo" y nos lleva a los seis millones de parados. Queremos que se deje de pagar una deuda que no es nuestra, que se paga con el hambre y la miseria del pueblo y que una auditoria pública mande a la cárcel a los banqueros ladrones y especuladores.



{module Propaganda 30 anos – MORAL}Y es para esos objetivos para lo que queremos la huelga general del 14 y su continuidad. El 14 no vamos a ir, como pretenden Toxo y Méndez, a una huelga general para exigir un referéndum sobre las medidas del gobierno. Los trabajadores y el pueblo ya nos hemos pronunciado con nuestras huelgas y movilizaciones. El 14 no vamos a ir a la huelga para pedir "dialogo social" " sin confrontar", como repiten los dirigentes de CCOO y UGT. Vamos a la huelga para todo lo opuesto: para confrontar abiertamente a este gobierno y a la Troika y exigir que se vayan. Vamos a la huelga general para decir alto y claro que aquí el único plan de rescate que falta es un plan de rescate de los trabajadores y el pueblo.



Organizar desde la base la huelga general



Para los luchadores/as más resueltos del movimiento obrero y estudiantil, para el sindicalismo de clase y alternativo, para el 15M, el 25S y las plataformas populares surgidas en el último período, se trata de organizar desde la base la huelga general. Llevar claridad a los compañeros/as con más dudas y cargar de razones a los más decididos, exige dar la batalla desde las asambleas obreras, estudiantiles y populares, desde las reuniones unitarias de Comités de Empresa o Junta de personal, desde las Coordinadoras sectoriales que están surgiendo, para que se pronuncien sobre los objetivos de esta lucha y por la exigencia de continuidad a todos los sindicatos. Se trata de presentar en todos esos organismos resoluciones que expliciten, negro sobre blanco, que nosotros vamos a la huelga el 14N para exigir la derogación del RD 20/2012 y todos los decretos de recortes, por la derogación de la reforma laboral, por la restitución de todo el dinero robado y por la suspensión del pago de la Deuda y por una auditoría pública de la misma. Y porque queremos continuidad hasta que el Gobierno eche atrás todas esas medidas, o los trabajadores y el pueblo echemos al gobierno.