Dom Dic 04, 2022
4 diciembre, 2022

Tras el huracán Fiona: ¡Cancelación de la deuda de Puerto Rico ya!

Por Teo Inga

A medida que el huracán Fiona se aleja del Caribe y aparecen los primeros informes de los medios de comunicación burgueses sobre los daños y la pérdida de vidas, es importante entender cómo la gravedad de esta crisis inducida por el clima es el resultado directo de la historia de Puerto Rico como colonia estadounidense y paraíso fiscal de la clase capitalista. El huracán Fiona dejó a 358.000 puertorriqueños sin agua potable y a 928.000 sin electricidad aún cinco días después de la tormenta. Algunas zonas recibieron hasta 30 pulgadas de agua, lo que provocó inundaciones y corrimientos de tierra catastróficos.

Rachel Cleetus, directora de políticas del Programa de Clima y Energía de la Unión de Científicos Preocupados, considera que Fiona, que llega cinco años después de los huracanes Irma y María, tendrá un «efecto agravante» en la economía y en varias comunidades de Puerto Rico. Este «efecto agravante» se ve probablemente aún más afectado por la privatización de la red eléctrica y otras medidas de austeridad puestas en marcha después de María. PROMESA es otra norma colonial impuesta a la isla con una larga historia de opresión colonial, una historia que arroja luz sobre la actual crisis de la deuda.

En los casos insulares de 1901, el Tribunal Supremo de los EE.UU. declaró que «[Puerto Rico] es un territorio adjunto y perteneciente a los Estados Unidos, pero no una parte de los Estados Unidos»(1) Esta redacción fue deliberadamente indirecta e inexacta. Inicialmente, la designación de Puerto Rico como «territorio no incorporado» en los casos insulares se utilizó como una forma de negar legalmente los beneficios de la estadidad de los Estados Unidos a la isla, ya que los territorios de los Estados Unidos deben ser clasificados como «incorporados» para ser elegibles para la estadidad. La designación de «territorio no incorporado» en una isla con una población mayor que la de algunos estados estadounidenses es poco clara, burocrática y colonial. Sin embargo, los casos insulares también presentaron un lenguaje muy claro sobre cómo la clase capitalista vería la isla, propiedad de Estados Unidos y abierta a los negocios.

En 1917, esta designación colonial, que negaba a Puerto Rico el acceso al financiamiento federal y a los derechos constitucionales, hizo que se formaran coaliciones a favor del autogobierno y que se exigiera un mayor control local. Esto condujo a la aprobación de la Ley Jones-Shafroth, que otorgó a los puertorriqueños la ciudadanía estadounidense, organizó el gobierno de la isla en tres ramas y sentó las bases de su actual crisis de deuda con bonos municipales exentos de tres impuestos.

Las organizaciones independentistas/soberanistas/socialistas siguieron desarrollándose en la isla a medida que los puertorriqueños sentían crecer las contradicciones del capitalismo sin las escasas protecciones que ofrecía la Constitución de EE.UU. o la financiación federal proporcionada a un estado en contraposición a una colonia. Los diversos movimientos independentistas tuvieron que aguantarse la infame Ley 53 -también conocida como «La Ley de la Mordaza»- y obtuvieron concesiones de Estados Unidos al amenazar al país con la pérdida de su colonia y el autogobierno del pueblo puertorriqueño. No fue hasta 1950 que Harry Truman «permitió» a la isla redactar su propia constitución, que fue revisada y aprobada por el Congreso de EE.UU. en 1951.

Incluso con estas victorias parciales, la continua compra de bonos municipales de la isla por parte de capitalistas en el extranjero estaba añadiendo combustible a una posible crisis de la deuda. Esto se vio facilitado por los créditos fiscales impuestos por Estados Unidos, como los permitidos por la Ley 936, que permitían a las corporaciones condonar la mayor parte, si no todas, de sus cargas fiscales por tener subsidiarias en la isla. Estas políticas estaban enriqueciendo a la clase capitalista mientras provocaban mayores niveles de endeudamiento en el gobierno y mantenían bajos los salarios de los puertorriqueños. No fue hasta que los diversos créditos fiscales a las empresas caducaron en 2006 que la deuda de Puerto Rico comenzó a ser «inmanejable» para su clase burocrática y política. A partir de ese momento la economía entró en recesión, con contracciones año tras año a medida que se retiraba más capital de la isla.

Aquí es donde el estatus de Puerto Rico como «Estado Libre Asociado» de Estados Unidos, en contraposición a una nación soberana o un estado de Estados Unidos, estaba preparando a la isla para el fracaso. Como Estado Libre Asociado, Puerto Rico carece de la capacidad de declararse en bancarrota, priorizar el gasto/inversión pública sobre el pago de la deuda, cambiar el estatus de triple exención de sus propios bonos municipales o controlar la forma en que se estructuran los créditos fiscales.

A la crisis fiscal y social se sumó el huracán María. La tormenta causó la muerte de unas 3.000 personas, una vez que se actualizaron los recuentos de la cuenta original de 65. La tormenta destruyó gran parte de la infraestructura eléctrica de la isla y provocó que gran parte de la isla se quedara sin electricidad durante meses. María permitió a la clase capitalista exigir a la clase trabajadora puertorriqueña una austeridad aún mayor y mayores niveles de privatización, a la vez que imprimía un nombre bonito -PROMESA- a la opresión colonial continuada y reforzada.

PROMESA, firmada como una ley de «alivio», puso gran parte de la política fiscal de Puerto Rico en manos de ocho personas a cambio de alivio económico. La «junta» está formada por siete personas nombradas por el presidente de Estados Unidos y una nombrada por el gobernador de Puerto Rico. Estas personas no elegidas existen esencialmente para garantizar que los capitalistas que tienen la deuda de Puerto Rico sigan recibiendo rendimientos rentables. Se trata de recortes profundos, y un informe realizado por el Centro para la Democracia Popular concluye que «los recortes de austeridad de la Junta obstaculizaron directamente la capacidad de respuesta de la isla». La empresa pública empleaba anteriormente a más de 2000 linieros electricistas. Tras los recortes de austeridad, esa cifra se redujo a 700 trabajadores. Hoy [después de la privatización], LUMA Energy sólo emplea a 300 trabajadores para responder a este apagón».

La privatización de la energía eléctrica fue un ataque directo a la clase trabajadora de Puerto Rico y sólo sirvió para enriquecer a los capitalistas en el extranjero. Con el gasto público recortado a cada paso, la recuperación de la isla fue lenta y moldeada en gran medida por las necesidades del capital más que por las necesidades materiales concretas. Es de suponer que la disminución del número de linieros también ralentizará la recuperación de la isla tras Fiona.

PROMESA hizo mucho más que privar a la clase trabajadora de las pensiones y las prestaciones públicas. Su esquema central de privatización puso la red eléctrica de propiedad pública en manos del capital, ¿y cuáles fueron los resultados? Los estamos viendo ahora. No hubo mejoras; la isla se quedó a oscuras. ¿Adónde fue a parar todo el dinero que podría haberse utilizado para pagar la adaptación al cambio climático, para mejorar la resistencia de la red y para asegurar un suministro adecuado de alimentos y medicinas en una nación que importa la mayor parte de sus alimentos y exporta la mayor parte de sus medicamentos? ¿Adónde fue a parar el valor creado por la clase trabajadora puertorriqueña? Todo ese valor fue a parar a un grupo de fondos de cobertura y grupos de interés privados para pagar una deuda que fue ordenada por los Estados Unidos.

¿Cuál es la solución a la crisis? La formación de un movimiento de masas que exija la cancelación completa de las deudas «debidas» por Puerto Rico y todas las demás naciones del Sur global que están atrapadas en bucles de deuda similares, en nombre de las reparaciones por la crisis climática en curso y que se agrava. Pero esto por sí solo no será suficiente; toda la sociedad debe ser reorganizada por la clase obrera con toda la industria pesada y los servicios públicos necesarios puestos bajo el control de los trabajadores para el beneficio de todos.

¡Cancelar la deuda ahora! ¡Autodeterminación para el pueblo de Puerto Rico! ¡Nacionalizar la red eléctrica!

Foto: Reuters

Fuentes:

  1. https://www.npr.org/2022/09/23/1124345084/impact-hurricane-fiona-puerto-rico
  2. https://ccrjustice.org/home/blog/2021/10/20/colony-colony-colony-puerto-rico-and-courts
  3. https://dbpedia.org/page/Jones%E2%80%93Shafroth_Act
  4. https://taxfoundation.org/tax-policy-helped-create-puerto-rico-fiscal-crisis/
  5. https://www.cnn.com/2022/09/19/weather/hurricane-tropical-storm-fiona-monday/index.html
  6. https://www.cadtm.org/Who-Owns-Puerto-Rico-s-Debt-Exactly-We-ve-Tracked-Down-10-of-the-Biggest
  7. https://www.populardemocracy.org/sites/default/files/%5BENGLISH%5D%20PROMESA%20Has%20Failed%20Report%20CPD%20ACRE%209-14-2021%20FINAL.pdf
  8. https://ccrjustice.org/home/blog/2021/10/20/colony-colony-colony-puerto-rico-and-courts
  9. https://www.aafaf.pr.gov/wp-content/uploads/PR-FactSheet-Updated.pdf
  10. https://oversightboard.pr.gov/about-us/

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: