Lun Ene 30, 2023
30 enero, 2023

¡Solidaridad con los ferroviarios! ¡No a los ataques de Biden y del Congreso a la huelga!

Los trabajadores dan servicio a las vías en el patio del ferrocarril Metra/BNSF fuera del centro, el 13 de septiembre de 2022 en Chicago, Illinois. Metra, el servicio ferroviario más grande, que transporta pasajeros desde los suburbios hasta el centro de Chicago, dijo que se vería obligado a suspender el servicio en muchas de sus líneas si los trabajadores ferroviarios de carga se declaran en huelga. Además de las interrupciones de Metra en Chicago, Amtrak anunció que cancelará temporalmente tres de sus rutas nacionales de larga distancia que salen de Chicago y dependen de las líneas de carga, citando una posible huelga de los trabajadores. A partir del martes, se suspenderán el Southwest Chief de Chicago a Los Ángeles, el California Zephyr de Chicago a San Francisco y el Empire Builder de Chicago a Seattle. (Foto de Scott Olson/Getty Images)

Declaración de Workers’ Voice/La Voz de los Trabajadores – EE.UU., 3/12/2022

El 30 de noviembre, la Cámara de Diputados de Estados Unidos aprobó, por 290 votos contra 137, una intervención en una posible huelga ferroviaria nacional, imponiendo un contrato de trabajo a los trabajadores durante la disputa entre los sindicatos y las empresas ferroviarias. El Senado ahora tiene que considerar el tema.

Los miembros de cuatro de los 12 sindicatos ferroviarios, incluida la División de Transporte de Trabajadores de mantenimiento y Reparaciones (SMART), la Fraternidad de Empleados de Mantenimiento Ferroviario afiliados a la Fraternidad Internacional de Conductores de Camioneros (BMWED) y dos sindicatos más pequeños, votaron previamente en contra del contrato elaborado en setiembre por el Consejo de Emergencia Presidencial designado por Biden. El contrato había sido aprobado provisioramente por las empresas ferroviarias y los dirigentes del sindicato, pero no cumplió con las principales demandas de los trabajadores. Los cuatro sindicatos representan a 60.000 de los 115.000 trabajadores ferroviarios sindicalizados.

A medida que se acercaba la fecha límite para la huelga del 9 de diciembre, el presidente Biden instó al Congreso a utilizar la Ley de Trabajo Ferroviario para obligar a los trabajadores sindicalizados a firmar un contrato que favoreciese los intereses de empleadores como Warren Buffet, propietario del Ferrocarril BNSF. El presidente dijo en un comunicado: «Insto al Congreso a que apruebe de inmediato una legislación para adoptar el Acuerdo Tentativo entre Trabajadores y Operadores Ferroviarios, sin ninguna modificación ni demora, para evitar una posible paralización del sistema ferroviario nacional«. Biden ha afirmado ser el presidente más “prosindicato”, pero su declaración muestra que su lealtad y la del Partido Demócrata es para con los dueños de los ferrocarriles y sus ganancias.

La BMWED emitió un comunicado en respuesta al presidente, diciendo: «No es suficiente ‘compartir las preocupaciones de los trabajadores’«. Un llamado al Congreso para que actúe de inmediato y apruebe una legislación que adopte un acuerdo provisorio que excluya las licencias remuneradas por enfermedad ignora las preocupaciones de los trabajadores ferroviarios. Niega a los trabajadores ferroviarios su derecho a la huelga y les niega el beneficio que probablemente obtendrían si no se les negara su derecho a huelga”.

Por una votación de 221 a 207, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley separado para garantizar a los trabajadores ferroviarios siete días de licencia remunerada por enfermedad, menos de la mitad de lo que piden los sindicatos[i]. El contrato mandatado tampoco aborda las políticas opresivas de programación de turnos de los ferrocarriles. Actualmente, 50% de los trabajadores del Ferrocarril BNSF tiene que trabajar en “turnos” las 24 horas por día, los siete días de la semana y luego corren el riesgo de ser despedidos por enfermedad u otras emergencias. La situación de los trabajadores ferroviarios se ve agravada por el hecho de que han enfrentado despidos en los últimos seis años. Hoy, trabajan más horas en condiciones abusivas para mantener las ganancias de los patrones.

Los trabajadores necesitan que sindicatos den el ejemplo de lucha. Si los trabajadores ferroviarios se mantienen firmes y en huelga, recibirán la solidaridad de todos los sectores de la clase trabajadora. Lo que muestra este episodio es la necesidad de que los trabajadores formen su propio partido, un Partido de los Trabajadores. Necesitamos un partido independiente arraigado en el movimiento obrero organizado, que no dependa de los demócratas ni de los republicanos, ya que ambos están en los bolsillos de las empresas. Una conferencia convocada por el movimiento sindical para organizar tal partido podría enfrentar a los patrones y comenzar a reconstruir la resistencia sindical basada en la participación y militancia de los trabajadores.

Se está aprendiendo una valiosa lección sobre las prioridades de los políticos en Washington. Nos oponemos a la intervención del gobierno para favorecer a los patrones y a cualquier tipo de rompehuelgas para mantener los ferrocarriles en funcionamiento sin el consentimiento de los trabajadores. No confiamos en los patrones, en el presidente Biden o en el Congreso para promulgar una ley justa para los ferroviarios. Su fuerza está en las calles y en los piquetes de huelga para mantener sus puestos de trabajo. Ataquen a los patrones donde más les duele, en sus bolsillos.

Traducción del original en inglés: Marcos Margarido.

Traducción del portugués al castellano: Natalia Estrada.


[i] El sitio web de la BMWED informó el 1 de diciembre que el Senado de los Estados Unidos ratificó el contrato aprobado por la Cámara de Diputados y rechazó la ley que otorgaba a los trabajadores ferroviarios siete días de licencia remunerada por enfermedad.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: