Vera lanzó su candidatura para presentar una alternativa revolucionaria y socialista a la ciudad de San Paulo, para rebelar nuestra ciudad, en esta situación de pandemia y de crisis económica que afecta a la clase trabajadora y al pueblo pobre.

Por PSTU-Brasil

Se trata de la primera mujer negra en participar a las elecciones de la alcaldía de esta ciudad, por encima de aquellos, quienes después de 466 años insisten en intentar invisibilizar nuestra presencia en la historia.

Estamos en medio de unas elecciones históricas en una situación de barbarie, con más de 12.000 muertos en nuestra ciudad, más de 140.000 en el país, millones de desempleados, subempleados y con un alto precio de los alimentos. El 1 de octubre, la Rede Bandeirantes organizó el primer debate y vetó a Vera y otros candidatos sin ninguna justificación. Una medida absolutamente antidemocrática que discrimina e impide que todos y todas tengan derecho de presentar sus propuestas y que todos tengan derecho a conocerlas.

No existe ninguna legislación o razón que impida nuestra participación – tanto es así que participamos en otras ciudades – a no ser la opción deliberada de la prensa al elegir quién puede o no ser escuchado. De hecho, en la última encuesta de IBOPE aparecimos frente a 9 candidatos, 6 de los cuales estaban presentes en el debate. No podemos aceptar este veto, que es un retrato de un país impregnado del “mito de la democracia racial” y de una “democracia de los multimillonarios de Casa Grande” que sistemáticamente intentan invisibilizar nuestro programa de raza y clase para esta situación.

Hacemos un llamado a una campaña democrática por la participación de Vera en los debates. LLamamos a todas y todos aquellos que creen que es fundamental garantizar este derecho democrático sin discriminación, para que podamos presentar nuestro programa y que todos puedan conocerlo.