El 21 de octubre, el Partido de los Trabajadores cumplió 16 años de existencia. Durante este periodo nos hemos vinculado a las luchas del pueblo pobre, levantando las banderas de su organización independiente de los trabajadores y de la revolución socialista.

En este nuevo aniversario queremos repasar aspectos centrales de nuestra historia y las lecciones fundamentales que nos ha dejado la construcción de este proyecto a nivel nacional, centroamericano y también en el marco del proyecto de la construcción de la dirección revolucionaria mundial.

Nuestros comienzos

En 2005 se funda el Movimiento al Socialismo, producto de una ruptura con el Movimiento de Trabajadores y Campesinos (MTC), una organización que se reclamaba trotskista. El núcleo fundador del MAS entabló una dura lucha contra su dirección por construir una organización de tipo bolchevique, es decir un partido de militantes, de revolucionarios profesionales, que se orientara a ganar a la clase trabajadora para la revolución social y la toma del poder político.

Para ese momento la Liga Internacional de los Trabajadores (de la cual forma parte el PT) estaba en medio de su VIII pre congreso mundial y uno de sus temas centrales era la concepción de partido. En el Dicho congreso votó una resolución con el objetivo de reconstruir la LIT en Centroamérica a partir de la militancia en Costa Rica. Desde su nacimiento, el MAS y luego el PT levantaron la bandera del internacionalismo al apostar por reconstruir la LIT en Centroamérica.

La construcción del partido en el movimiento estudiantil

En 2004 Convergencia, agrupación estudiantil impulsada por los fundadores del MAS, derrotaba al PLN y llegaba al Directorio de la FEUCR.
Convergencia acabó el dominio de estos partidos sobre la FEUCR al ganar a los universitarios a luchar contra el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Convergencia dejó un gran legado que defendemos hasta hoy, con la necesidad de articular a la juventud en las luchas del movimiento obrero y popular.
Dentro del Campo del No al TLC,  fue una voz disidente de la dirigencia del PAC y del Frente Amplio, al impulsar la utilización de métodos de lucha como las asambleas democráticas, la huelga y los bloqueos, que dieron la victoria en el “Combo” del ICE. En su lugar las dirigencias optaron por impulsar el referéndum, que le daba la ventaja al “Sí al TLC”.

La creación del Partido de los Trabajadores

Para el año 2012 el partido no solo acumulaba un trabajo en el sector estudiantil. Durante varios años se discutía la necesidad de construirnos dentro de la clase trabajadora, de ahí que se incursiona en las principales luchas del sector público contra los intentos de aplicar reformas fiscales, ley de empleo público o salario único. La organización comienza a tener un rol entre los trabajadores de la educación secundaria y universitaria, así como entre diferentes sectores estatales agrupados en la ANEP.

Una tarea fundamental era impulsar corrientes sindicales que enfrentaran a la burocracia y defendieran la amplia democracia interna dentro de la organización, la necesidad de adoptar la lucha y la movilización como método fundamental para enfrentar los ataques de la patronal, y así lo hicimos en APSE, el MOP y el SINDEU.

En este sentido, una experiencia histórica para nosotros fue impulsar la construcción dentro de ANEP de la tendencia Rescate, una victoria para los sectores más combativos dentro de la organización, y fue un puntal en el vínculo del partido con la clase trabajadora.

Estos importantes procesos de inserción del partido entre las luchas del pueblo trabajador, más la consolidación del trabajo como parte del movimiento estudiantil, influyeron sin duda en la decisión tomada en 2012, durante nuestro V congreso, de cambiar el nombre a Partido de los Trabajadores.

La organización en la clase obrera contra la dictadura patronal

Posteriormente, el PT se involucra en luchas dentro de la clase obrera del sector privado, el corazón de la producción capitalista y donde se vive una constante dictadura patronal que les impide organizarse para defender sus derechos.

Esa experiencia se traduce en impulsar luchas con trabajadores de la construcción en City Mall, Mavacom o bien con las y los trabajadores de los displays en la cadena de supermercados Walmart. Pero una de las victorias políticas más importantes contribuir al desarrollo del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Privada (SITRASEP) en el año 2016, a partir de huelgas con trabajadores agrícolas en piñeras de Los Chiles de Alajuela. Hoy la conformación de SITRASEP también se traduce en la conformación de la seccional de SELIME con trabajadoras de la limpieza, y la unidad sindical con organizaciones combativas como UDECO y SINATRA, que también enfrentan la dictadura patronal.

La alianza obrero campesina en la lucha por la reforma agraria

Reivindicamos con orgullo la inserción del partido en diferentes luchas campesinas. Medio Queso fue la primera toma de tierras en muchos años que obliga al Estado a expropiar a los terratenientes y a entregárselas a los campesinos. Esta lucha enfrentó todas las formas de represión policial y parapolicial.
Este histórico movimiento mostró la necesidad de la reforma agraria contra la gran propiedad agroindustrial, y su eco ha llegado más allá, pues esta comunidad ha sido un punto de apoyo para continuar la lucha. Una expresión de ello son los actuales procesos de lucha por la tierra que aglutinan a más de 600 familias en distintos asentamientos en la zona norte, organizados en la Alianza Campesina del Norte, lucha que también el partido saluda.

16 años al servicio de las luchas por los derechos de las mujeres trabajadoras y en combate a las opresiones

Ligado al trabajo obrero y en el sector público, el partido defiende una política de organización para luchar por los derechos de las mujeres trabajadoras, que representan más de la mitad de la humanidad y sufren la opresión y la explotación de manera más fuerte.

En su labor cotidiana y de la mano Lucha Mujer, participamos en la organización de las mujeres trabajadoras por la igualdad salarial, mejores condiciones de trabajo, contra toda forma de opresión, acoso y violencia machista. También nos posicionamos en favor de las luchas por el derecho a decidir, por la despenalización del aborto y en favor de un Estado Laico que garantice el derecho de las mujeres a decidir sobre el propio cuerpo.

También abogamos por la unidad de la clase trabajadora, por los plenos derechos y contra toda forma de discriminación hacia las poblaciones migrantes, LGBTI, indígenas y afrodescendientes. No hay lucha consecuente contra el capitalismo si no se combate a fondo las distintas formas de opresión.

Una alternativa clasista y socialista en las elecciones

Campañas electorales y el mismo referéndum mostraron que la perspectiva de la clase trabajadora no lograba expresarse en la ‘’democracia’’ costarricense.  Problemas como los malos salarios, las violaciones de derechos laborales en la empresa privada, la falta de sindicatos en la misma y la grave situación de desigualdad y violencia contra la mujer no eran parte de los programas políticos de ningún partido, ni discutidos en los medios.

Hemos participado en diferentes procesos electorales (presidenciales de 2014, 2018, municipales de 2016) con la intención de presentar nuestro programa revolucionario a la clase trabajadora, divulgar y rodear de solidaridad a las luchas en curso, denunciar el carácter antidemocrático del régimen o llevar candidaturas obreras y populares. También ponemos nuestra participación electoral para llamar a construir un gobierno de la clase trabajadora al frente de un nuevo estado, con nuevas organizaciones al servicio de los intereses de los sectores explotados.

El PT continúa… ¡construyendo una alternativa socialista!

En momentos de crisis sanitaria y social, donde el capitalismo ha demostrado su rostro cruel al servicio del lucro de unos pocos, el Partido de los Trabajadores levanta con orgullo sus premisas: Creemos en la organización independiente de los trabajadores, creemos en que la única salida a la miseria del capitalismo es la revolución socialista, queremos ser un partido que dirija a los trabajadores hasta que ellos tomen el poder y sean dueños de su destino.

Sobre ese camino es que marchan todos nuestros esfuerzos. Sobre ese camino es que nos presentamos a las elecciones nacionales del 2022. Porque queremos presentarle a los trabajadores una alternativa en las elecciones que sí diga con orgullo que es socialista, que les demuestre con su programa que el socialismo no sólo es posible, sino que es necesario.