En esta causa hubo más de 100 testigos, la gran parte miembros de la Policía, miembros de la Defensoría del Pueblo. En mi caso la Fiscalía de Instrucción notificó que estaba identificado en la causa en enero del 2018, se autorizó un seguimiento de intervención exterior, telefónicas, a partir de abril de 2018, seguimientos de parte de miembros de la Policía Federal que estuvieron declarando en este juicio durante meses y me detuvieron nueve meses después de los hechos en donde se planteaba que iban a demostrar imputaciones, incluso más graves de la que al final se plantearon en esta audiencia.

Sin estar en este tiempo de debate entendemos que me pongo a reflexionar que todo ese gasto de dinero que se usaba, utilizado, no solamente en el seguimiento sino también desde el Poder Judicial de autorizar a las empresas telefónicas a cada una, de que usar todas mis llamadas, a avisar a las empresas de transportes aéreas, de todo mi seguimiento y veo a la vez que todo ese dinero que se utilizó y que las pruebas que supuestamente iban a aparecer, no aparecieron y a la vez veo que en este país tenemos casi 60 por ciento de los niños bajo la línea de la pobreza. Entonces, en esa parte es donde yo reflexiono de cuál es el accionar de la Justicia y en particular lo que a mí me ha pasado.

Yo he estado 13 meses detenido y nosotros hemos planteado que hubo una persecución política. Y durante este juicio se abrió otra causa judicial y no es la única causa judicial que tengo en este mismo tribunal de Comodoro Py. En otro Juzgado se están llevando adelante una causa por el espionaje ilegal del Gobierno anterior en el cual miembros del Servicio Penitenciario Federal están implicados con pruebas, que no solamente hacían informes de mis tareas dentro del penal, sino que también grababan mis conversaciones telefónicas e informaban cada una de mis visitas incluso las que tenía con mi abogado. Eso está en otra parte, en otro tribunal en este Juzgado, con pruebas de que hubo una persecución política de miembros del Gobierno anterior. Y en ese sentido entendemos por qué la campaña mediática en contra de la manifestación, para mí tiene un objetivo en esta reflexión, que tiene que ver por qué el Grupo Clarín puso a Sebastián Romero a los minutos como si fuera un terrorista y cuando uno explica por qué, y uno explica, y yo trato de comprender el por qué, veo que pasaron los años se está sabiendo la verdad y aparecieron los Panamá Papers, aparecieron la fuga de miles de millones de pesos, y uno ve que el Grupo Clarín es uno de los que más jugó dinero, entonces, en el beneficio del saqueo, del acuerdo con el Fondo Monetario, en acuerdo con el Banco Mundial, y en acuerdo de la fuga de capitales, los medios de comunicación cumplen un rol. Y no es casual que la causa arranque con una foto de Sebastián Romero, no es casual, entonces para desde mi punto de vista, reflexionar en todo este proceso de que no hubo una cuestión independiente para poder llevar adelante este proceso.

Entonces muchas veces en las que me fueron negando cada uno de los pedidos de libertad de la excarcelación, nosotros planteamos, está en el expediente y lo podemos, se puede leer, que nosotros decíamos que a lo sumo, aunque fuera culpable de lo que se nos acusa, serían tres años, y cada una de las contestaciones de las diferentes Fiscalías, la de Instrucción la que se dio en este Tribunal, en Tribunales superiores, planteaban que eso era incomprobable, y que de dónde sacamos ese número. Y es lo que nos plantea el fiscal, una condena de tres años.

Entonces, en ese marco general me tuve que comer 13 meses detenido. Entiendo yo que el objetivo por el cual estaba detenido era que si alguna vez yo podía hablar o el  hostigamiento de nombrar donde estaría Sebastián Romero durante todo ese tiempo, la recompensa de un millón de pesos para que entren datos. Y me mandan a un penal que estaba con sobrepoblación carcelaria, donde está denunciado en varios de estos Juzgados acá, donde han planteado la sobrepoblación carcelaria, donde habían ordenamientos de la propia Justicia diciendo que por favor liberen un poco la cantidad de presos que estaban en cada uno de los penales y cárceles. Aún así teniendo en cuenta ese riesgo de la sobrepoblación fue negada mi libertad una y otra vez.

Entonces yo reflexiono en ese sentido, que creo que hay mucho por qué cambiar. No fue un proceso justo. Pero también reflexiono que lo que se está discutiendo acá es si tenemos los trabajadores o no el derecho de defendernos de una represión. Entonces acá lo que se plantea es una actitud nuestra, pero en un contexto en el cual lo han planteado tanto las Fiscalías de Instrucción. Y yo no voy a cuestionar la actitud de los diferentes fiscales que pasaron por esta causa porque en última instancia, en última instancia lo que están haciendo es llevar adelante el Código Penal, un Código Penal que quiero plantear que arrancó en 1921, un Código Penal donde la gente votaba y las mujeres no votaban, donde solamente los ricos podían hacer las leyes y en este Código Penal donde los ricos hicieron las leyes para su gran beneficio, para los ricos.

Y en esa parte también  hay que reflexionar, qué hay que cambiar, ¿por qué digo esto? porque miren cómo es la vara. Mauricio Macri, la familia Macri, mientras estuvo a cargo del Correo está comprobado que ha robado miles de millones de dólares del Correo, y no pasó ni un día preso, la familia Macri. Y “Pepín” Rodríguez, es prófugo de la Justicia, hace conferencias de prensa en Uruguay, lo cubre el diario La Nación, que a nosotros nos ha acusado de terroristas. Y miren ¿cómo es la cuestión? Cuando Sebastián Romero mandó una carta en su facebook hubo allanamientos, se movió todo, para ver si encontraban a Sebastián Romero. Cuando Sebastián Romero mandó un audio saludando a la Revolución Chilena, hubo pedido de que se investigue, que se incaute la salida las IP cada una de esas cuestiones. “Pepín” Rodríguez da una conferencia con un periodista del diario La Nación y no hubo ningún pedido de ningún fiscal diciendo por qué no lo buscan si está prófugo de la Justicia. Entonces ahí creo que, reflexiono que también hay doble vara con respecto a los trabajadores, los luchadores y con algunos miembros de familias de los ricos.

Entonces considero que lo que se estaba discutiendo acá tiene que ver con el tema de la autodefensa y que tenemos el derecho de defendernos ante una represión porque lo que está en juego son miles de millones dólares, y uno que es trabajador petrolero, hoy por hoy se está discutiendo la Reforma Laboral en los yacimientos, para que ustedes sepan lo que va a pasar y yo quiero anticipar ahora. La principal empresa de servicios petroleros se llama San Antonio Internacional que tiene 3.400 trabajadores en todo el país y está pagando en cuotas y le está planteando a cada uno de los gremios que está “sobrando” gente. En Chubut solamente “sobran” 200 trabajadores porque no le dan los costos y la respuesta de los trabajadores va a ser la organización y van a pelear, y cuando peleen van a tener que tomar las fábricas, van a tener que tomar los yacimientos, para defender su puesto de trabajo, su vida, para que su familia no caiga en el olvido, para que puedan tener estudio. Y cuando eso pase seguramente el Código Penal que es de 1921 lo va a juzgar. Y ese planteo con respecto a cuál es el principal derecho, creo que  es el que se está discutiendo, se discutió durante toda la audiencia y es la culminación. Por eso yo entiendo que tiene que haber un castigo para nosotros, desde el punto de vista de ese Código Penal, tiene que haber un castigo porque este ejemplo que estoy planteando de la empresa San Antonio Internacional de 3.400 trabajadores a nivel país, cuando todos sabemos que un barril de petróleo vale 80 dólares, cuando pagan en pesos, esa Reforma Laboral, tiene que dar un mensaje. Que aquel a que se oponga a esa Reforma Laboral le va a pasar como lo que lo que le pasó a los que se opusieron a una Reforma Previsional, y entendemos que ése es el mensaje, porque eso es lo que dice el Código Penal Procesal.

Y entendemos ese juego, y entendemos que lo deben hacer. Pero también quiero hacer una reflexión en este sentido: que la movilización de este pueblo y la acción directa de este pueblo fue la que cambió gran parte de las cosas. Si no hubiera movilización y acción directa y autodefensa de este pueblo, que a un par de cuadras, en 1806 se echaron a las fuerzas inglesas, hoy estaríamos y seguiríamos como si fuera colonia inglesa. Si no hubieran hecho lo de 1810, si no hubieran alterado el orden establecido, seguiríamos siendo corona española. Si no hubieran manifestado los huelguistas de la Patagonia Rebelde, hoy tendríamos las peores condiciones laborales en la historia. Lo ha hecho este pueblo el 17 de octubre del ’45, cuando hizo paros y movilizaciones por sus derechos, si no hubiera pasado eso no hubiera caído nunca la dictadura de Onganía con el Cordobazo, si no hubiéramos hecho eso, si no se hubieran movilizado los trabajadores en plena Dictadura del ‘82 todavía tendríamos una Dictadura Militar, y si nosotros no hubiéramos hecho eso, los desocupados en los ’90, todavía tendríamos un gobierno entreguista como el de Carlos Menem.  Entonces cada uno de los cambios que dio este pueblo fue justamente con la movilización y la acción directa, y por eso nosotros la reivindicamos como parte de la protesta social.

Y por eso entendemos que en esta lucha y esta desigualdad hay una violencia concreta ¿En qué se ve está esta violencia concreta? No solamente cuando uno va a trabajar, que los patrones, los jefes te hacen trabajar más para que ganes menos y nosotros queremos trabajar y vivir dignamente con mejores salarios, y eso genera conflictos. Y cuando se genera el conflicto va a haber paro, movilización y quite de colaboración, y eso, cuando aparece eso, aparece justamente el rol del Estado. Entonces también quiero y me pongo a  pensar que lo que me pasó a mí y lo que nos está pasando en este Juicio tiene que ver con eso, porque cuando interviene el Estado, no es que el Estado interviene como alguien, como un árbitro neutral. Al contrario, apoya a las grandes multinacionales, apoya a los grandes empresarios, y ha pasado una y otra vez esto. Entonces cada situación de arbitraje que se realiza en cada conflicto y para poder revertir eso, necesitamos cada vez hacer acciones más directas como la huelga, la ocupación de fábrica. Una ocupación de fábrica está penada por el Código Penal, pero es parte de nuestra lucha, es parte de la decisión de los trabajadores de hacer asamblea y usar los métodos que consideren necesarios para su objetivo, entonces yo me pongo a reflexionar.

Y escuchaba al señor Fiscal en su alegato cuando planteaba de el tema de la manifestación, de la defensa de la libertad de expresión y la libertad de manifestarse y que toda esa situación de caos iban técnicamente en contra de ese planteo. Pero también uno lee fallos de la fiscalía, sobre todo del señor García Elorrio con la causa de Austral. Entonces hubo un accidente, a fines de los ‘90 donde murió mucha gente, y uno tiene que recordar que Austral en esos años fue privatizada por el Gobierno de Menem y se la entregaron a los españoles que hicieron desinversión. Esa desinversión, falta de acondicionamiento, salarios bajos, provocó que las condiciones de vuelo sean cada vez peores, y entonces se quiso juzgar, los familiares pidieron juzgar a los directivos de Austral y una de las resoluciones fue que no había los elementos suficientes para poderlos condenar y salieron absueltos. El propio Fiscal, y me parece un razonamiento en el sentido de la lógica que si no está demostrado, podrían estar. Fue al revés que con lo mío;  pero me pongo a pensar al revés, si los trabajadores de Austral, viendo la desinversión, viendo la baja de salarios viendo que no se estaban haciendo los mantenimientos, hubieran hecho una huelga para pedir mejores de condiciones, para evitar accidentes, lo más probable que ahí iba a estar todo el peso de la ley. Seguramente estos huelguistas que estarían pidiendo mejores condiciones de trabajo, mejores condiciones del servicio de Austral, serían los que estarían juzgados y esos sí pagarían con la cárcel, esos sí estarían procesados. No voy a pasar dudas en ese sentido y esa es la desigualdad que veo.

Entonces hoy entiendo que me tengo que ir condenado, porque el Código Penal me lo está diciendo, que me tengo que ir condenado. Pero esta desigualdad, la que tiene que ver con los patrones y los trabajadores y en la lucha de clases que está, nadie la inventó, no es una idea, es algo concreto, es algo concreto, uno lo ve que esa desigualdad ese sistema de explotación se traslada a todas las opresiones. Entonces muchas veces uno tiene, mira, yo tengo una hija de 20 años que cuando estaba preso lo único que pensaba: “no me la vayan a matar”, porque una mujer por día muere en este país y mi hija estaba sola, yo estaba preso; y muchas veces uno ve, se indigna con los fallos de muchos femicidas que salen libres.

Entonces a mí me tuvieron 13 meses y entonces, ahí entiendo también la lógica de la Justicia y de las opresiones. Veo muchas veces a los compañeros senegaleses que tienen con sus mantas y están vendiendo productos, que se los sacan porque la ley o por el Código Penal hay que sacarlos. Veo muchos inmigrantes, con muchos hostigamientos, a los pueblos originarios con muchos hostigamientos, entonces, en ese sentido la opresión y la desigualdad con la comunidad travesti, veo muchas cuestiones en las que no puedo plantear que haya un sentido de Justicia y de equidad en todo este proceso. Porque lo veo en mi barrio, lo veo en los barrios y lo vi también en el Penal de Marcos Paz, donde estaba lleno de pobres y excluidos del sistema.

Entonces yo me pongo a reflexionar que lo que me pasó a mí y lo que le pasó a César, a Sebastián Romero, es algo que sucede en el conjunto de Latinoamérica, porque en última instancia el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Unión Europea, hacen planes de ajustes y los pueblos se levantan y se rebelan. Y la acción es la misma, son presos, balas, represión. Entonces hoy todavía hay miles de presos por la revuelta en Chile en contra de 30 años de un sistema neoliberal, hay presos en Colombia, hay presos en Cuba, hay presos en EEUU. Entonces veo que el mensaje para nosotros es que tenemos que aceptar las cosas como son, que ese es el verdadero sistema, que tengo que aceptar las cosas como son. Y por la historia de este pueblo, yo no puedo dejar, aceptar las cosas como son. En este sentido hay que pedir la libertad de todos los presos políticos, los presos políticos, que están hoy en Cuba, que están enfrentando es un sistema de hambre que hoy está pasando ahí.

Creo que ese es el camino que nos queda hoy a cada uno de nosotros, avanzar en ese sentido. Y en ese sentido no alcanza solamente con manifestarnos, con hacer huelga, con hacer piquetes, con defendernos de la represión, tenemos que lograr una coordinación internacional, así como lo hizo San Martín, así como lo hizo Bolívar, cuando se liberaron del opresor, del  imperio, de la corona española. Lo hicieron con los pueblos hermanados y yo creo y esa es una de las principales reflexiones que saco, que a pesar del castigo de los 13 meses en prisión, creo que si no logramos una unidad latinoamericana, vamos a estar cada vez peor.

Y, en este sentido, para ir finalizando, creo que nuestro planteo central es que en esta sociedad no se puede seguir viviendo más. Tenemos que lograr otro sistema y nosotros consideramos, yo considero, que lo que se necesita es un sistema socialista, donde los trabajadores y trabajadoras, los pobres de este mundo, pasemos a manejar las principales palancas de la economía, para que haya desarrollo, para que haya futuro.  Porque hoy por hoy, yo soy de una ciudad donde esta desigualdad se nota a diario y yo lo planteé cuando intervine, cuando se inició este juicio, que somos una ciudad que tiene más de 100 años de saqueo desde el descubrimiento del petróleo. Y el otro día hubo un temporal de viento, más de 160 vecinos perdieron sus techos, porque hubo ráfagas de 180 kilómetros. Y yo le pregunto a cada uno de ustedes que está presente, ni siquiera una empresa petrolera donó una chapa para esos vecinos, cuando el petróleo está allá abajo. Hubo una inundación, hace no mucho que salió en todos los medios nacionales, no han colaborado con nada. Hubo una quema en la cordillera de mi provincia, en Chubut, muchos vecinos perdieron todo y nadie pone nada por esa gente. Y todos los recursos salen de nuestra provincia. Y entonces, nosotros, yo, creo que todos esos recursos tienen que estar al servicio del pueblo para que exista el trabajo genuino para que se generen miles y miles de puestos genuinos de trabajo, para que haya universidad Comodoro, en cada uno de los lugares, y que podamos ser felices.

Entonces este Código Penal no está hecho para que la comunidad sea feliz. Está hecho para proteger una propiedad privada y condenar a aquellos que luchamos. Está escrito así. Yo no lo voy a cambiar hoy, pero confío en la movilización y por eso confío que cuando exista otro sistema que supere al capitalismo y que se llama socialismo, podemos empezar a instalar a otro tipo de sociedad, donde todos podamos trabajar y a partir del trabajo, ser felices.

Ese es nuestro principal objetivo, por eso luchamos todos los días. Entonces podemos tener una ley, podemos lograr un aumento salarial, que a la larga siempre lo terminamos perdiendo y que es bienvenido, pero en última instancia nosotros lo que planteamos es que se necesita una revolución social, en este en este país y en Latinoamérica y este es el camino. Parte de eso, de la acción de los pueblos, y fue lo que se reflejó el 18 de diciembre, miles y miles de trabajadores y trabajadoras le dijeron no al Fondo Monetario, no a la renegociación de la Deuda, no a la fuga de capitales. Porque hoy salió todo a la luz, los que más jugaron capitales son los empresarios, las grandes empresas, están en la lista, la lista, les podría nombrar un montón de empresas, Arcor, General Deheza, es interminable la lista. Pero esos están libres, ninguno está preso.

Sí estamos presos los que queremos revertir la situación, sí pasamos cárcel, y creo que ese es el centro de esta situación. Entonces no solamente considero que los pueblos se tienen que hermanar para luchar contra el enemigo común, pero también hay que construir una organización. Yo soy parte del PSTU y también soy parte de la Liga Internacional de los Trabajadores y de la Red Sindical Internacional y creo que este es el camino, estar organizados a escala internacional para luchar de la mejor manera contra los mismos enemigos que nos atacan a cada uno de nuestros países.

Y entonces para cerrar quiero plantear que viendo para atrás, generalmente yo nunca miro para atrás en mi vida, siempre trato de mirar para adelante, pero hoy, en este día, tengo que mirar para atrás y cuando miro para atrás, tengo que decir que no me arrepiento de nada, que ese día tenía que hacer lo que tenía que hacer, que era defenderme de la represión policial, defender los derechos de los trabajadores, jubilados y jubiladas, de que el camino es la movilización y que voy a estar siempre en ese lugar. Y en honor a los 30 mil desaparecidos, a los mártires que hemos puesto la clase obrera en todo en todo el país, Víctor Choque, Teresa Rodríguez, en Rafael Nahuel, en Santiago Maldonado, que han dado la vida para que se ponga sobre la mesa el tema de los pueblos originarios, el pueblo mapuche, los pueblos tehuelches. Entonces no puedo irme yo de acá sin plantear que mi mayor orgullo es haber estado siempre movilizado con los que sienten el dolor como lo siento yo, con los que sienten el dolor de una mujer que muere por día por femicidio, por las cantidades de hambre que hay. Yo el otro día pasé por la Villa 31, un desalojo hubo ahí y vi la desigualdad enorme, porque el principal puerto que genera miles, millones de dólares, está en Puerto Madero y en el Puerto de Buenos Aires, donde salen todas las riquezas. Y a un par de cuadras está la pobreza, y se podrían generar miles de puesto de trabajo y podría haber desarrollo; le pregunté a los vecinos y vecinas de ahí y no tienen ni siquiera un hospital de alta complejidad en la Villa 31, y viven miles y miles. Y después veo que todos los políticos van y se sacan fotos, pero ninguno en tantos años les dio un hospital de alta complejidad a esa gente, una escuela, una universidad para que no tengan que ir tan lejos, generarles puesto de trabajo bien pago y genuino.

Y entonces yo, para cerrar y agradecerles el que me hayan escuchado, más allá de que es mi derecho, pero es bueno que especialmente me escuchen, planteo que no solamente no me arrepiento sino que estoy convencido que tarde o temprano la clase obrera, los sectores populares se van a organizar, que van a escribir ellos el Código Penal Procesal y cuando eso pase, lo que va a reinar va a ser la felicidad; y cuando eso pase los que tendrán que ir a la cárcel son los que han saqueado este país, los que han provocado accidentes laborales, no solamente lo de Austral, sino en los yacimientos y cada uno de los lugares, sino que pasan que vayan a la cárcel los que tengan que ir a la cárcel. Entonces en ese sentido, agradecerles este espacio y decirles que en la próxima lucha donde nos toca estar, condenando o libre, voy a estar siempre peleando por los trabajadores y las trabajadoras de Argentina y el mundo. Muchas gracias.