Tras el brutal ataque químico realizado por Bashar al-Assad en Douma, Donald Trump hizo una serie de declaraciones beligerantes en nombre del humanitarismo. Desde entonces, él ganó apoyo de sus aliados imperialistas y, el 13 de abril, ordenó un ataque a Siria. Fuerzas militares de los Estados Unidos enviaron 100 misiles para alcanzar tres blancos, uno en el área de Gran Damasco y dos cerca de Homs.

Por: Workers’ Voice – Estados Unidos

Tanto el Workers’ Voice como la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT) se oponen a cualquier intervención militar de las fuerzas imperialistas en Siria. Apoyamos a los rebeldes independientes que luchan por la democracia y para derrocar a Assad, y creemos en el derecho de autodeterminación del pueblo sirio. Debe ser el pueblo sirio y sus aliados los que expulsen a Assad del poder, y no gobiernos extranjeros apoyados por corporaciones multinacionales. Nosotros siempre denunciamos la interferencia y el apoyo ruso a Assad, así como las varias rodadas de bombardeos y el envío de tropas de ocupación por los Estados Unidos.

La intervención de los Estados Unidos en Siria no es contra las “armas químicas”

Los Estados Unidos y sus aliados imperialistas iniciaron su intervención militar en Siria en 2014, intentando de cualquier manera impedir o cooptar la insurrección democrática, utilizando “fuerzas de seguridad entrenadas” en la zona. Ganaron el control de áreas claves del país bajo la bandera de la lucha por la “democracia” y contra el “terrorismo” y el “islamismo radical”. Los EEUU argumentan que quieren ayudar al pueblo sirio a librarse de Assad –que había sido en el pasado un óptimo aliado del imperialismo norteamericano–. Lo que intenta es tener influencia en el nuevo gobierno que los sirios deberán formar cuando, o si, consiguen librarse de Assad.

Los Estados Unidos poseen actualmente cerca de 5.000 soldados en Siria y tres bases militares. La coalición (EEUU, Inglaterra, Francia) imperialista afirma haber realizado un total de 29.070 ataques entre agosto de 2014 y enero de 2018. También admitió haber matado entre 6.137 y 9.444 personas hasta mediados de febrero, además de 5.000 personas que no están en el conteo oficial. Ataques aéreos de EEUU alcanzaron a civiles y el llamado Estado Islámico, no el régimen sirio. Este último ataque no es diferente.

La intervención militar de Estados Unidos en Siria es injustificada

Somos muy claros en cuanto a esto: el hecho de que Assad sea un dictador sanguinario, que usa armas químicas y bombas contra su propia población civil y sistemáticamente tortura y asesina a la oposición política, no justifica cualquier tipo de intervención extranjera por parte de gobiernos imperialistas que repetidamente dejaron de aplicar sus declarados valores de democracia, paz y derechos humanos. Los Estados Unidos, así como Francia o el Reino Unido, no pueden ser los policías del mundo. Sus propios crímenes de guerra y registros de torturas niegan cualquier autoridad moral. Después de atacar a los manifestantes indígenas americanos y sus aliados en Standing Rock y permitir que el agua en Flint y otros lugares sea envenenada, además de apoyar, entre otros, los regímenes asesinos de Arabia Saudita y de Israel, no creemos que el gobierno de los EEUU tenga lecciones para dar a nadie en términos de “derechos humanos” y “democracia”.

Su reivindicación de tener derecho de dictar los asuntos nacionales de otros países en nombre de la democracia es políticamente insostenible. La elite política americana está indignada con la “interferencia de Rusia” en las elecciones de los Estados Unidos, pero no por eso tiene el derecho de interferir en quien gobierna a Siria o cualquier otro país.

En apoyo al pueblo sirio, nos oponemos a la intervención militar extranjera

El pueblo sirio estaba en lo cierto en 2011 al levantarse contra Assad y sus políticas neoliberales apoyadas por el FMI, y merece nuestro apoyo. No obstante, la interferencia de los Estados Unidos en la vida política siria y la aún peor agresión militar contra el pueblo sirio solo debilitarán la lucha por la autodeterminación liderada por las fuerzas rebeldes sirias independientes. Debemos oponernos, por cualquier medio, a cualquier interferencia adicional de los Estados Unidos y de otras naciones extranjeras, y exigir el fin inmediato de la agresión militar y el retorno de todas las tropas y agentes de la CIA de la región.

¡No al bombardeo norteamericano a Siria!

¡Retiro inmediato de las tropas de los Estados Unidos y de los agentes de la CIA!

¡Fuera las tropas apoyadas por Rusia y por Irán ya!

¡Por el derecho de autodeterminación del pueblo sirio!

¡Defendemos y apoyamos el derecho del pueblo sirio de derrocar el régimen asesino de Assad!

Traducción al portugués: Marcos Margarido.
Traducción al castellano: Natalia Estrada.