El 21 de julio pasado fue liberado en Palestina el brasileño Islam Hamed, después de una fortísima huelga de hambre de más de 3 meses, preso sin causa desde 2013. Reproducimos a continuación el Manifiesto entregado al Gobierno Brasileño el día 3 de agosto, solicitando la repatriación de Islam, aún sin respuesta.

El 21 de Julio pasado, el ciudadano brasileño Islam Hasan Jamil Hamed, en huelga de hambre desde hacía 101 días, fue finalmente liberado por la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Había orden de liberación desde 2013, fecha en que la familia presenta el primer pedido a Itamaraty por su repatriación.

Islam se encuentra escondido en la Palestina ocupada, sin seguridad alguna y con la salud debilitada después de la extensa huelga de hambre. Estamos preocupados con el destino de este ciudadano brasileño, ya que no le ha quedado otra alternativa más que firmar un documento responsabilizándose por su propia vida, para poder ser liberado. En su última nota, el 24 de julio de 2015, el Ministerio de Relaciones Exteriores afirma que la firma de esa declaración “contó con la presencia de tres familiares de primer grado del ciudadano, así como del Encargado de Negocios de Brasil en Ramallah”. Y que, en tal ocasión, Islam Hamed “manifestó interés en dejar el lugar de detención en un horario de su preferencia, sin presencia de un representante del Gobierno brasileño”. Incluso resalta que “en caso de que el Señor Hamed vaya a necesitar nuevamente de auxilio consular, el mismo se le brindará no bien sea solicitado”. La carta firmada por la madre de Islam Hamed, enviada el 28 de julio al gobierno brasileño, reitera la necesidad de auxilio consular, y que la familia no abre mano de eso. Apoyamos integralmente a la familia y vamos a acompañar la atención por parte del Itamaraty. Reivindicamos que las negociaciones por el salvoconducto de Israel continúen, de forma consistente y firme. Israel niega el salvoconducto alegando que precisa investigar a Islam Hamed por un supuesto ataque a los colonos israelíes en el año de 2010, en territorio palestino ocupado ilegalmente. El Gobierno brasileño debe exigir que Israel se explique sobre esa investigación, ya que han pasado cinco años y no hay ninguna prueba o evidencia de que Islam Hamed haya participado de tal acción. En un estado democrático de derecho prevalece la presunción de inocencia, no de culpa. Además, Islam Hamed es brasileño y debe ser protegido por este Estado, inclusive con garantía de acompañamiento jurídico del caso por Brasil. Demandamos incluso que el gobierno brasileño garantice su integridad física e imprima esfuerzos por su retorno al Brasil, en condiciones de seguridad, lo antes posible.

Apelamos a la Presidente Dilma para que interceda, de forma que se alcance rápidamente este resultado, inclusive posicionándose públicamente por la repatriación del brasileño Islam Hamed.