Repudiamos las ejecuciones en Irán

0

En la primera semana de enero, el régimen dictatorial iraní ejecutó en la horca a Mohammad Mahdi Karami y Seyed Mohammad Hosseini, participantes de las protestas que explotaron en el país desde setiembre pasado. El juicio en el que fueron condenados fue calificado como “vergonzoso” por organismos de derechos humanos. 

Alejandro Iturbe

Estas ejecuciones son la última expresión de la durísima represión con que el régimen dictatorial de los ayatolás respondió a las protestas y a sus exigencias. Es difícil tener datos exactos de las consecuencias de esa acción represiva porque el gobierno niega información veraz. De acuerdo a informaciones difundidas por la organización Human Rights Activists’s News Agency (HRANA), desde el inicio de las manifestaciones “19.262 personas han sido arrestadas” y “al menos 516 manifestantes han muerto desde entonces, incluyendo 70 niños”[1].

Según este mismo artículo: “Varios reportes indican que muchos arrestados tras las protestas han sido sujetos a desapariciones forzadas, detenciones incomunicadas, torturas y otros maltratos”. Aquí es necesario incluir la repugnante metodología de las violaciones en cautiverio de jóvenes detenidas. Ahora, como vimos, se suman las ejecuciones de participantes detenidos y condenados en juicios sumarios y sin ninguna garantía de defensa para los acusados.

En diversos artículos y declaraciones de la LIT-CI publicados en esta página, hemos manifestado nuestro apoyo y solidaridad con la justa lucha del pueblo iraní contra la dictadura de los ayatolás[2]. En ese marco, adherimos e impulsamos la campaña internacional contra la ejecución del jugador de fútbol Amir Nazr-Azadani[3].

Frente a las recientes ejecuciones reiteramos esa posición y llamamos a los todas la organizaciones que se reivindican democráticas, a las organizaciones defensoras de derechos humanos, en especial a las organizaciones de las/los trabajadoras/es y de masas, redoblar la campaña internacional de repudio a la represión y de apoyo y solidaridad al pueblo iraní, exigiendo la inmediata suspensión de las ejecuciones, la liberación de los miles de presos políticos. Es una tarea urgente que no puede quedar en meras palabras.

La rebelión generalizada

La fuerte y extendida rebelión en Irán tuvo una gran repercusión internacional. Por su importancia, desde la página de la LIT-CI seguimos con mucha atención este proceso[4]. En ellos, intentamos abordar la historia de la formación del Irán actual, la gran revolución de 1979, la instalación del régimen dictatorial de los ayatolás y las profundas contradicciones sociales y políticas que este régimen no solo no resolvía sino que, por el contrario, comprimía y agravaba.

En ese marco, las mujeres, en especial las jóvenes, fueron la vanguardia del proceso con su respuesta a la dura opresión y represión que sufren por parte del régimen clerical. Es importante recordar que el detonante del proceso de rebeliones fue la indignación por el asesinato de la joven Mahsa Amini, detenida por la Patrulla de Orientación Religiosa (conocida como Policía de la Moral) por llevar “de modo incorrecto el hijab” (el tradicional pañuelo que deben usar las mujeres musulmanas). A esta reacción masiva se sumaron también miles de jóvenes varones (hermanos, amigos, colegas de estudio o de trabajo)[5].

Esa base principal, se combinó con otras “cuentas pendientes” que sectores de la población del país tienen con el régimen, especialmente las nacionalidades oprimidas como los kurdos o los baluches (Masha Amini era kurda) y, de modo incipiente, la clase trabajadora sometida a duras condiciones de explotación y sin derechos de organización sindical.

Se configuró así un cuadro de rebelión generalizada y extendida por todo el país que apuntaba al derrocamiento del régimen, objetivo que ya empezaba a parecer en diversas consignas y carteles. Como vimos el régimen respondió con una dura represión y, al mismo tiempo, se vio obligado a dar un paso parcial hacia atrás y disolver la Policía de la Moral.

¿Cuál es la situación actual?  

Al abordar el análisis y la apreciación de este proceso, hicimos un alerta metodológico: éramos “conscientes de la limitación que representa el hecho de que la LIT-CI no tiene una organización nacional en Irán (aunque sí mantenemos contacto con exiliados iraníes en el exterior). Por eso, seremos muy cuidadosos en la formulación de caracterizaciones y propuestas, porque pueden contener errores de apreciación. Sin embargo, al mismo tiempo contamos con el conocimiento de experiencias históricas en situaciones similares y también con el capital teórico que nos suministra el marxismo para su comprensión”[6].   

Nuestras fuentes de información son, por un lado, las comunicaciones que las organizaciones y participantes individuales de las movilizaciones envían al exterior y, por el otro, las que suministran las agencias de prensa internacionales. Ese alerta metodológico debe ser ahora mayor aún porque el flujo de información de lo que está sucediendo en Irán ha disminuido drásticamente porque el régimen dictatorial ha establecido un bloqueo de internet desde el país hacia el exterior.

Las únicas movilizaciones que hemos podido corroborar de modo fehaciente son las producidas semanalmente en Zehedan, capital de la provincia de Sistán-Baluchistán, región que en la que es ampliamente mayoritario el pueblo oprimido de los baluches, muy castigados por la represión (en setiembre, en un solo día fueron asesinadas más de 90 personas)[7].   

Entonces, nos es imposible apreciar si las movilizaciones continúan con la extensión y la intensidad del año pasado y el bloqueo de internet impide que la información trascienda o si, con la represión, el régimen ha conseguido un debilitamiento del proceso (o un impasse), aunque sea coyuntural.

Incluso si fuera esta segunda situación, ý a pesar de la dura represión, no estaríamos frente a una derrota aplastante del movimiento y la perspectiva de varios años de “tranquilidad” para el régimen sino apenas frente a un respiro coyuntural que nuevamente explote en una rebelión generalizada, como expresión de las fuertes contradicciones acumuladas. Repetimos, solo el tiempo nos dirá cuál de estas alternativas se darán en la realidad.

Las divisiones en el régimen

Varios analistas internacionales consideran que el régimen está resistiendo este embate de las masas (tal como lo hizo frente a una oleada anterior en 2018/2019) pero que, al mismo tiempo se está debilitando consciente que está montado sobre un volcán que ya entró en erupción. Frente a esa realidad y cómo responderle, comienza a dividirse.

Un artículo reciente de la agencia internacional AFP analiza que “El régimen iraní muestra divisiones sobre la manera de poner fin al movimiento de protesta provocado por la muerte de una joven kurda, vacilando entre la represión y las muestras de apaciguamiento, estiman los analistas”[8]. Así, el sector de los halconesimpulsa continuarcon los juicios sumarios y las ejecuciones, como un mensaje del poder para intimidar a los manifestantes. Por su parte, el sector de las palomas impulsó la disolución de la Policía de la Moral y, ahora, la liberación de algunas de las figuras más conocidas de la protestas, como Majid Tavakoli y Hossein Ronaghi, como otro intento de sosegar los ánimos. El artículo cita a Anoush Ehteshami, director del Instituto de Estudios Islámicos y de Oriente Medio de la Universidad de Durham (Gran Bretaña): «En el mismo seno del régimen, hay divisiones sobre la forma de gestionar la situación».

Si se considera el régimen en su conjunto, se trata de cuestiones menores y muy puntuales. Sin embargo, detrás de esta división sobre “gestión” inmediata de la situación parece haber un debate más profundo de qué hacer hacia adelante, más en profundidad. Es decir, si cerrarse cada vez más en su carácter represivo o iniciar alguna apertura cosmética para aliviar en algo la presión acumulada en las masas y así mantener el conjunto del régimen. En el marco de esa disyuntiva (y de esta incipiente división), el profesor universitario Afshin Shahi considera que “el régimen no parece tener estrategia clara».

Lo que resulta claro es que esta incipiente división en el régimen es el resultado de esta onda de rebeliones y, al mismo tiempo, lo tornan más débil. Es cierto que en sus 44 años de existencia, ha mostrado capacidad de adecuaciones y salir adelante frente a las rebeliones populares. Pero esta oleada reciente es más extendida y fuerte que las anteriores y, en ese sentido, le deja menor margen de maniobra. La realidad nos dirá si esta situación del régimen ayuda a mantener y fortalecer la rebelión del pueblo iraní en la perspectiva de su derrocamiento revolucionario por la vía de la acción del movimiento de masas.

En este punto, solo nos cabe, por un lado, reiterar algunas propuestas al pueblo iraní que, de modo muy cuidadoso, hemos hecho en los últimos meses, como unificar los diversos reclamos alrededor del eje central: ¡Abajo la dictadura de los ayatolás! y por su derrocamiento, y la necesidad, para avanzar en este objetivo, tal como muestra la experiencia histórica, de que los trabajadores y las masas construyan núcleos de organización y lucha en las fábricas, barrios, escuelas y universidades, y que esos núcleos se coordinen en comandos regionales y en uno nacional, con representación democrática. 

A nivel internacional, reiteramos la propuesta y el llamado a mantener y desarrollar una gran campaña de apoyo y solidaridad con esta gran lucha del pueblo iraní, y nuestro compromiso de impulsarla con todas nuestra fuerzas.


[1] Irán ejecuta en la horca a dos manifestantes más de las protestas por Mahsa Amini – BBC News Mundo

[2] Ver por ejemplo: Declaración de la LIT-CI en apoyo de las protestas en Irán – Liga Internacional de los Trabajadores (litci.org)

[3] No a la ejecución de Amir Nasr-Azadani – Liga Internacional de los Trabajadores (litci.org)

[4] Ver los numerosos artículos publicados desde setiembre pasado en: Irán – Liga Internacional de los Trabajadores (litci.org)

[5] Sobre este tema, recomendamos ver un interesante vídeo realizado por la BBC en https://www.google.com/search?q=iran+women+rising&oq=iran+women+rising&aqs=chrome..69i57.7212j0j4&sourceid=chrome&ie=UTF-8#fpstate=ive&vld=cid:b5294399,vid:1cWAOWxCr54

[6] Irán | Sobre la rebelión contra el régimen de los ayatolás – Liga Internacional de los Trabajadores (litci.org)

[7] Ver las imágenes difundidas por el grupo Iran Human Rights y reproducidas por las agencias internacionales en  https://www.bbc.com/news/av/world-middle-east-64199086

[8] Divisiones en el régimen iraní frente a las protestas – LA NACION

Este 20 de enero comienzan los cursos de la Escuela David Riazanov

0

Se aproxima la fecha en que comienzan los cursos de la escuela Riazanov. El 20 de enero es la fecha de apertura de los cursos.

¿Cuáles son los cursos?

Introducción al Materialismo Histórico (portugués y español);

  1. Los orígenes del materialismo histórico

-La concepción materialista de la historia: 

-Crítica de Marx y Engels al materialismo mecanicista.

– ¿Como se dan los cambios en la sociedad?

  1. El concepto de modo de producción para Marx y Engels.

– El Esclavismo. Crisis del esclavismo.

– Modo de producción Feudal.

– Transición del feudalismo al capitalismo. Las revoluciones burguesas.

– Modo de producción capitalista.

  1. El Estado

– El origen del Estado, según Engels

– El Estado feudal

– El Estado burgués

– La crítica marxista al estado burgués

– La Dictadura del proletariado

Introducción al Materialismo Dialéctico (español y portugués);

  • Definiciones de la Lógica
  • Lógica formal y lógica concreta
  • Aristóteles- Su lógica. Las Leyes- Silogismo
  • Importancia y limitaciones de la Lógica de Aristóteles
  • Los Empiristas
  • Galileo
  • El idealismo alemán- Kant
  • Hegel- La lógica dialéctica
  • Importancia y limitaciones de Hegel.
  • Marx y Engels- El Materialismo Dialéctico
  • Trotsky y la Ley del Desarrollo Desigual y Combinado.
  • Nahuel Moreno- La ley que explica el nacimiento de lo nuevo.
  •  

El Capital para Principiantes (español y portugués)

Este curso explica las nociones básicas de la crítica de la economía política realizada por Marx y expresada en el Libro I de El Capital.

El curso tiene tres módulos con los siguientes contenidos_

Módulo 1: Mercancía y dinero

Módulo 2: La transformación del dinero en Capital

Módulo 3: La acumulación capitalista

 Reforma y Revolución (español y portugués);

Módulo I: Reformao revolución en el movimiento obrero:  surgimiento del reformismo como corriente opuesta al marxismo

– ¿Que es reforma y que es revolución social?

– ¿Cuál es el camino para Llegar al socialismo? ¿Reforma o revolución?

– La lucha por el programa de la revolución: El Manifiesto comunista y experiencia de 1848 y de la Comuna de París

– El reformismo en la socialdemocracia. La primera Guerra Mundial y la bancarrota de la II Internacional

Módulo III: los partidos reformistas pasan a ser un arma de la contrarrevolución.

– La victoria de la revolución rusa en 1917 abre una situación revolucionaria, pero la socialdemocracia y el estalinismo llevan a 20 años de derrotas del proletariado

-La derrota del nazifascismo abre un período de fortalecimiento y crisis de los reformistas después de la II Guerra mundial.

Módulo III: el neorreformismo

-Auge y crisis del PT en Brasil y del chavismo en Venezuela.

– El surgimiento del neoreformismo: Syriza, Podemos, Bloco de esquerda.

– Similitudes y diferencias entre los partidos reformistas de principios del siglo  20 y los  partidos reformistas de hoy.

Las Grandes revoluciones del Siglo XX, rusa, china y cubana (español y portugués);

-Se trata de un estudio comparativo entre esas revoluciones.

       – Revolución rusa– Revolución de febrero-Tesis de abril- Partido bolchevique-Golpe Kornilov- Revolución de octubre. La Política internacional después de la toma del poder.

  • Revolución china.  La segunda revolución – Tercera revolución china- La gran marcha de Mao- El gobierno de las cuatro clases- Toma del Poder- Política internacional después de la toma del poder
  • Revolución cubana– El asalto al Moncada- Desembarco del Granma- Guerra de guerrillas- La toma del poder- Gobierno de Urrutia- Política del imperialismo. Las nacionalizaciones’ La expropiación de la burguesía- Política internacional después de la toma del poder.
  • Sujeto social y político en las tres revoluciones- Principales puntos de acuerdo y principales puntos de diferencia entre la revolución rusa con la china y la cubana.

Teoría de la Revolución Permanente (español y portugués);

  • La revolución permanente en Marx
  • 1905- Primera formulación
  • 1917- Síntesis entre Lenin y Trotsky- Dinámica de la revolución y partido.
  • 1928- Derrota de la revolución china y segunda formulación, Tesis de la Revolución Permanente.
  • Nahuel Moreno y las revoluciones de posguerra.

Marxismo y Derecho (portugués).

El objetivo del curso es presentar el derecho en la perspectiva del Materialismo Histórico-Dialéctico, a partir de las cuestiones estratégicas que se plantean para el proletariado. Historicidad del derecho como categoría social y su manera particular de incidir sobre la lucha de clases y sobre la organización de la clase trabajadora.

Todos los cursos son estructurados con aulas en video, textos para lectura básica y avanzada y test para fijar los conocimientos en cada aula, además de test semanales.  Como son aulas grabadas, tu escoges cuáles son los mejores días y horarios para hacer tu curso.

Todos son cursos de introducción, para que aún compañeros con menor conocimiento puedan realizarlos.  Son cursos en español y portugués.

Para hacer los cursos es necesario pagar una pequeña tasa de 10 dólares (el equivalente en la moneda del país de residencia)

¿Como inscribirse?

Las inscripciones fueron facilitadas. Ahora, basta entrar en el site www.marxismovivo.org, llenar el o formulario de identificación y efectuar el pago y nosotros haremos la inscripción en los cursos que has elegido. También tenemos una novedad para los estudiantes de Brasil, que podrán pagar con pix, facilitando aún más su inscripción.

Tutorial para hacer la inscripción:

1. Entra en www.marxismovivo.org

2. Clica en la solapa “cursos” del menú.

3. Llena los datos de identificación (nombre, e-mail, país de residencia).

4. Elige el curso que quieres hacer

5. Llena los datos para pago con cartón (tarjeta) de crédito.

6. Haz el pago clicando en “enviar pago”.

 Y listo, serás inscripto por nuestro equipo. Después de la inscripción recibirás las instrucciones para entrar al curso que has elegido.

¡Te esperamos!

Perú: La segunda ola va por la cabeza de Boluarte

0

Como en toda segunda ola que se produce en las batallas largas –como la que se vive en Perú contra el régimen que ahora encabeza Boluarte–, es también más radical, decisiva y, lamentablemente, sangrienta. Y no va a tener salida positiva sin la derrota del régimen.

Por Simon Lazara, PST Peru

Solo el día 09 de enero, al quinto día del reinicio de la protesta, la contienda dejó en un solo acto el saldo de 17 muertos y medio centenar de heridos graves en Juliaca (sur peruano y frontera con Bolivia), todos por balas disparadas por las tropas desplegadas al lugar.

Es el saldo más alto de muertos infligidos por la represión de movimientos sociales en lo que va de este siglo, y que ya suma cerca al medio centenar desde que en diciembre se iniciaran las protestas ante la vacancia de Pedro Castillo.

En la práctica, se vive un estado de ocupación en las zonas de conflicto por las fuerzas policiales y militares, colocadas bajo estado de emergencia y reprimidos brutalmente con armas de guerra, con lacrimógenas lanzadas desde helicópteros y con disparos hasta a los que van a auxiliar a las víctimas, en su mayoría jóvenes. Y en lugar de resarcirse, el gobierno anuncia que no va a retroceder en su decisión de reestablecer el “orden”, y en esa línea refuerza sus efectivos en la zona al mismo tiempo que establece toque de queda.

Sin embargo, en lugar de amainar la protesta lo único que han logrado es encender más hoguera. Mientras llora a sus muertos, el pueblo puneño y con él todo el pueblo pobre, siente que le han declarado la guerra, y se apresta a librar la batalla final para acabar con el gobierno responsable de esta masacre.

En tanto, hasta en los heridos y muertos se muestra la división de clases. Mientras los puneños se unen, juntan sus monedas para asistir a las familias de los caídos, asisten a sus heridos con lo que tienen a mano y rinden homenaje a sus héroes en las calles que mantienen tomadas, en los atrios oficiales solo se habla y se homenajea al policía victimado en la refriega.

¿Cómo se explica esta situación? ¿Cuáles son las condiciones que nos han llevado a semejante enfrentamiento, muy cercano a una forma de guerra civil?

Boluarte: de la izquierda a un gobierno de derecha

Y no estamos enfrentando a una dictadura militar, ni fascista ni a una reacción cívico-militar como la que impuso Fujimori en 1992. Tenemos enfrente a un gobierno precario encabezada por Dina Boluarte, aupada al poder en su calidad de vicepresidenta elegida en la misma fórmula de izquierda de Pedro Castillo, luego de su vacancia, y que es sostenido por el apoyo del Congreso.

El gobierno y el estallido social en curso son productos de un cruce de caminos que han construido una coyuntura sui generis. Boluarte se ciñó la banda presidencial el 07 de diciembre, no como producto de un golpe reaccionario al estilo de Jeanine Añez en Bolivia, en 2019, tal como ansiaba y buscaba la derecha. Ella asumió como una mediación o un plan de transición promovido por esos sectores, en alianza con el centro político y la complicidad de izquierda oficialista, con el plan de restablecer la gobernabilidad patronal.

El plan reaccionario para vacar a Castillo y a su vicepresidenta para colocar un gobierno de su signo, fue inútil, y no solo por la ausencia de votos suficientes (87), sino por la fuerte adhesión que generaba el presidente en los sectores más pobres del país y de más tradición de lucha, como el sur andino.

Pero para el 07 de diciembre se habían creado condiciones para intentarlo otra vez. En medio de crecientes denuncias de corrupción y luego de su alejamiento de Perú Libre –el partido que lo llevó al poder–, Castillo ya no contaba con la seguridad de sus votos.  Además, era público el distanciamiento de su vicepresidenta, que negociaba con las bancadas de derecha y era avalado por Perú Libre, para librarse de un pedido de inhabilitación, quedando así expedito su camino para hacerse de las riendas del Estado en caso Castillo sea vacado.

La cereza que completó la torta sería colocada por el propio Castillo. En un acto poco comprensible a primera vista, anunció un fallido golpe de Estado que no solo justificaría su vacancia, sino que lo llevaría a la cárcel donde se encuentra recluido acusado de rebelión. Perú Libre y Juntos por el Perú votaron por la vacancia, con algunas excepciones y la abstención o ausencia de otros, revelando que había algún acuerdo o convergencia de este sector con la derecha para mantener una continuidad post-Castillo que les asegurase cuotas de poder y, sobre todo, sus curules, hasta completar el mandato. La nueva presidenta fue muy clara y enfática sobre este implícito acuerdo cuando tomó juramento: “juro hasta el 2026”, dijo, mientras todas las bancadas la aplaudían y se tomaron selfis en medio de congratulaciones.

Para la derecha Dina Boluarte era una especie de mal menor, porque solo alcanzaría los votos que necesitaba con el apoyo de al menos un sector de Perú Libre. Por otro lado, la ilusión de un nuevo gobierno de “izquierda” más centrado se puso de manifiesto con el abierto apoyo de algunos sectores que iban más allá de la bancada oficialista, como Patria Roja. La propia CGTP aceptaría conversar con Boluarte aprobando su llamado a un gobierno de “concertación”. Lo cierto es que, en la práctica, el punto de apoyo fundamental de Boluarte era la mayoría derechista del Congreso y sus medios. De aquí que, ante la ola de protestas que se inició el mismo día que se produjo la vacancia y que fue creciendo, tuvo como sola respuesta la política y orientación trazadas desde dicho sector.

El factor dinámico en todo este proceso fue la entrada en escena de las masas populares. Desde su lado, sobre todo los del sur andino más fieles e incondicionales de Castillo por apego a su origen e identidad, se veía otra película: se vio la consumación del golpe que tanto alentaron la derecha y sus medios, y se vio a la Boluarte como traidora, usurpadora y marioneta de esos mismos sectores que solo habían vomitado odio contra ellos. Y se echaron a la calle. Nadie o muy pocos esperaban esto. Aunque esos mismos medios acusen a Perú Libre y del Bloque Magisterial de instigar las protestas, lo cierto es que sus parlamentarios tuvieron que esconder su mano vacadora y reacomodarse.

La reacción de estos sectores era natural, pero podía desvanecerse con el pasar de los días con una eficaz política de gobierno centrada en concertar, dialogar y sobre todo atender sus sentidas demandas. Pero pedir esto a un gobierno sostenido por la derecha era iluso: su respuesta fue, por demás, reaccionaria. La Boluarte concertadora del primer discurso se revelaría como un monigote de las alas más reaccionarias del Congreso, las FFAA y la patronal, y oficializó el discurso contra el terrorismo y la violencia que la derecha había destilado durante la gestión de Castillo, ahora contra las movilizaciones, y volcaron contra ellas una represión feroz.

El mismo Otárola ha sido muy claro a este especto: desde el gobierno (y la derecha) se ve a las actuales protestas como la “resaca” del gobierno de Castillo, que asocian al terrorismo y a la izquierda marxista, y luego de vacarlo ahora ven la necesidad de derrotar sus bases de apoyo. La verdadera resaca es el fantasma construido por la burguesía en estos dos años.

Así, se ordenó disparar. En las jornadas de diciembre en Ayacucho se asesinó a 11 en un solo acto, y otros 18 cayeron en otros puntos del país. La agencia Reuter filmó la manera impune como se disparaba contra un joven que asistía a un herido.

Los discursos reaccionarios y las muertes producidas solo atizarían la bronca. La lucha se aplazó por las fiestas y por la necesidad de reorganizarse, y fue relanzada para el 04 de enero con la convocatoria a la huelga indefinida de una serie de organizaciones de base de la macroregión sur. La respuesta del gobierno fue dar un paso más a la derecha: ascendió a Alberto Otárola, ministro de defensa y responsable directo de la masacre de diciembre, al cargo de primer ministro.

Así se crearon las condiciones para una confrontación mayor que ha producido la nueva masacre en Juliaca. De un lado tenemos a una Boluarte que actúa como un pelele que balbucea incoherencias y no entiende nada de lo que ocurre, y a la deriva, donde quien manda es un primer ministro que realmente tiene la batuta con todo el beneplácito de la derecha, los medios y la CONFIEP, que creen estar librando la madre de todas las batallas en contra de la subversión. Y de otro, a un movimiento de masas liderado por el campo sureño, enardecido y envalentonado contra la nefasta podredumbre del régimen, y contra la masacre con la que responde. 

Acción de “terroristas” o lucha de masas

La polarización que se vive se ve hasta en el discurso oficial propalado por todos los medios y matizado por los que producen opinión: las protestas –se dice– son urdidas por terroristas, subversivos y tienen el financiamiento del narcotráfico y la minería ilegal; y las formas violentas como se manifiestan serían la muestra de esa intervención. La verdad es que este discurso viene desde antes de la elección de Castillo y hoy ha cobrado oficialidad. Es un discurso ultrareaccionario que esconde una verdad: todos a los que se señala con dichos calificativos, durante el gobierno de Castillo, se adocenaron al régimen, colaboraron con la burguesía y abandonaron la calle junto a su programa.

Por supuesto, esos mismos sectores que han visto perder el poder o cuotas de él, hacen parte de la lucha actual, pero están lejos de dirigirlas porque perdieron créditos. Y no hay duda que en todo río revuelto se produce ganancia de pescadores. Sin embargo, el carácter popular autoorganizado y autoconvocado de la lucha está fuera de toda duda.

Hay grupos de vanguardia como en toda lucha. Pero la lucha es protagonizada y sostenida por organismos de base, como comunidades campesinas, que democráticamente han decidido pelear. Comunidades enteras se organizan y marchan disciplinadas desde sus alejados pueblos hacia los centros urbanos del interior. Solo en Puno 20 mil pobladores de las comunidades aymaras se han desplazado a la ciudad.

Y la propia “violencia” es de masas, y es producto de la bronca que alienta la forma como vienen siendo respondidos. Se acusa de vándalos a los que intentaron tomar el aeropuerto en Puno y que fue el pretexto para la orden de disparar a mansalva. Pero esos “vándalos” fueron 2 mil. Y los caídos ahora no son tratados como delincuentes sino como héroes por decenas de miles que los lloran y homenajean en Puno.

La rebelión iniciada en diciembre y que ahora asiste a su segundo episodio, se ha caracterizado por su radicalidad y violencia. Locales públicos y algunas sedes empresariales han sido quemados y saqueados. Algunos aeropuertos fueron tomados. Hay enfrentamientos con la policía. Todo lo cual conlleva a niveles mínimos de coordinación y de armamento artesanal, como pirotécnicos, y algunos otros de “autodefensa”.

Todo esto, visto desde la perspectiva de los que sostienen que el Estado tiene el monopolio de las armas y el uso de la violencia, sirve de pretexto para mostrar que estamos ante una escalada dirigida por terroristas que amenazan la “democracia”, reviviendo los miedos alimentados por las acciones de Sendero Luminoso en los años 80, que justificaría la represión sangrienta.

En definitiva, no estamos ante un acto “violento” desatado por grupos minoritarios, menos aún de “terroristas”, sino ante una lucha de masas con características radicales, que se explican, primero, por la condición social de los que luchan, constituido sobre todo por campesinos y habitantes de las localidades más pobres del interior del país que siempre, o por lo general, se expresan de esa manera. Pero además tiene que ver con los que lo produce: lo sucedido en Juliaca es un desborde provocado por la incesante campaña oficial que los señalan como violentos, terroristas y financiados por el narcotráfico, lo que no es más que reiteración de la eterna discriminación y ninguneo que sufren, en especial, los pobres del campo.

Ceguera

La lógica perversa de la clase dominante y de sus ideólogos se explica por su incapacidad absoluta para entender la crisis actual. Ya no hablemos de los voceros de derecha de inspiración fascista, sino de su consciencia crítica expresada por la prensa (e intelectualidad) llamada progre como el diario La República. Dice su columnista: lo sucedido en Puno debe ser investigado por la Fiscalía, sobre si hubo desborde de las fuerzas del orden o de las manifestaciones, porque no es legítimo intentar tomar el aeropuerto (Álvarez Rodrich, 10.01.23). En consecuencia, es legítimo disparar a los que se atreven a hacerlo.

En la misma línea, otro periodista de investigación reconocido por su seriedad y equilibrio, habla de muertes “injustificadas” en las manifestaciones, dando por supuesto que las muertes solo deben ser justas (EC, R. Uceda, 08.01.23).

¿Cómo se entiende que aquí se justifique la muerte y el asesinato cuando se trata de defender el “orden”, y en Brasil se produzca algo varias veces más grave como ha sido el asalto a las sedes del Ejecutivo y Legislativo por miles de arrebatados bolsonaristas sin que se produzca una sola muerte?

Lo cierto es que detrás del neoliberalismo ramplón encumbrado en los últimos 30 años, se construyó también una ideología reaccionaria que no admite mediaciones y reformas del modelo, y que es dominante en las élites y los sectores medios. De aquí que el discurso que ahora es oficial haya sido construido por la derecha; un discurso que llama a la unidad en “defensa” de la democracia y la institucionalidad, y en contra de lo que estiman es una subversión del orden, y que se habría iniciado e instigado con Castillo durante su gobierno. Desde el otro campo, el de las masas en lucha, lo que se reclama y aspira es a cambios democráticos profundos y verdaderos, que cambien y mejoren sus vidas.

La elección y el gobierno de Castillo

De hecho, esta reacción popular con sus características radicales, tiene que ver con su percepción de lo que ocurrió con Castillo.

El régimen, esto es el plan económico y la institucionalidad puesto en marcha desde la vuelta a la democracia tras la caída de Fujimori, se vio cuestionado radicalmente por primera vez, con el resultado electoral que colocó en la presidencia a Pedro Castillo el 2021. Castillo era un profesor rural proveniente de una de las localidades más pobres del país, y fue elegido con un programa y un partido de filiación castro-chavista.

No olvidemos: la economía nacional es una de las más noeliberales del continente, lo que le permitió conocer un decenio de acelerado crecimiento que enriqueció a una élite y alimentó a una numerosa clase media, mientras chorreó miserias para las mayorías. El modelo se aplicó entregando grandes recursos naturales a las multinacionales, y avanzó de la mano de la corrupción que involucró a todos los que gobernaron, de derecha e izquierda, creando tal desafección hacia todos los partidos que algunos académicos hablan y escriben sobre una “Democracia sin partidos” (M. Tanaka), o una democracia con inestabilidad crónica.

La inestabilidad total comenzaría en 2016, con el gobierno del banquero PPK, que fue obligado a renunciar, y fue seguido de otros episodios cada vez más dramáticos, como el golpe del Congreso del 2020 y la rebelión que derrocó a Merino, hasta la elección de Castillo en junio del 2021. Esta misma elección fue una expresión de esa crisis, pues su partido y su candidatura eran absolutamente improvisados.

La elección de Castillo se produce como la búsqueda de las mayorías de una salida a la emergencia que vivían luego de una pandemia atroz, y que pudo realizarse solo en esas circunstancias extraordinarias de grave crisis institucional y de ausencia de representación política sólida de la burguesía. Pero fue un triunfo histórico celebrado por las mayorías más pobres, pues fue la primera vez que se impuso en las urnas un gobierno de “izquierda” y un presidente de procedencia rural.

La elección de Castillo apareció como una mosca en la sopa más suculenta de la que se servían las clases dominantes hasta entonces, incluso bajo las condiciones de crisis institucional. No era tolerable. Más, cuando había sido resultado del voto y no de un cambio de correlación de fuerzas en el terreno de la lucha de clases. Además, luego del receso de la pandemia, la burguesía venía con sed de recuperar ganancias, y bien que lo logró, pero era insuficiente para sus expectativas porque el gobierno no la acompañaba –ni podía hacerlo– con medidas que alentaran los negocios. Por eso desataría todo su odio a través de sus voceros de derecha y con el apoyo de la gran prensa concentrada en un sector (El Comercio). Hostigaron a Castillo y sus socios desde antes de ser elegido y no le dieron ni un minuto de tregua. Castillo pondría su parte haciendo un gobierno completamente incompetente, cambiando ministros a cada rato y repartiendo cargos entre sus allegados, cada uno con más angurria predadora que el otro, mientras sus socios de “izquierda” se disputaban cupos de la administración pública también para medrar en ella. Al mismo tiempo, ambos archivarían su programa y promesas de campaña para conciliar con la burguesía y hacerse funcionales al orden que decían combatir. Castillo puso en el closet su vestimenta originaria, incluido su sombrero chotano, y empezó a lucir un reluciente terno con corbata, mostrando su intención de hacerse funcional a la burguesía en contenido y forma.

Al mismo tiempo, el gobierno de Castillo incumplía sus promesas de campaña para adaptarse al plan neoliberal, y no hizo nada para contrarrestar la inflación y la crisis alimentaria que golpearía la economía popular en todo el año 2022. No tocó los grandes intereses y dejó correr la crisis haciéndoselos pagar a los trabajadores y más pobres, nada menos quienes los apoyaban. Y fueron desmovilizados con la colaboración de las direcciones, con la creencia de que no había otra salida, y de que la principal amenaza eran los ataques de la derecha.

La parálisis del movimiento de masas le regalaría toda la iniciativa a la derecha que coparía los medios, y ganaría a cada vez sectores más amplios de las clases medias para su relato reaccionario. Así logró un primer triunfo, aunque pírrico, en las elecciones locales municipales de noviembre, en las que eligió en Lima a Rafel López Aliaga, su portavoz más reaccionario. 

Sobre este piso comenzarían a actuar las múltiples denuncias de corrupción de Castillo y su entorno, como principal tema para inclinar las fuerzas en favor de su defenestración.

La corrupción y el apoyo popular de Castillo

Castillo fue seguido e investigado desde el primer día hasta en lo que comía, para encontrarle indicios de corrupción. No podía esperarse otra cosa. Y le fueron encontrando casos. La Fiscalía le tiene abierto 6 expedientes de investigación por organización criminal, asociación ilícita y otros delitos. Al principio todo parecía una patraña urdida por sus enemigos y pocos les daban créditos. Pero miembros de su entorno, al ser investigados, algunos se escondieron y huyeron del país, otros, como su secretario y sub secretario, empezaron a delatarlo para acogerse al beneficio de la “colaboración eficaz”, mostrando una verdadera red de reparto de favores y beneficios pecuniarios a expensas del Estado, hechos que aún debe corroborarse. Pero una red que, comparado con los ex presidentes corruptos (Toledo se alzó en una sola licitación 20 millones de dólares), sería equivalente a verdaderos pájaros fruteros, aunque corrupción al fin de cuentas.

Todo esto fue usado por los políticos de derecha y los medios para, de manera sistemática, desacreditar, aislar y cocinar el golpe contra Castillo. Así, el chotano llegaría muy precario a diciembre, a enfrentar una nueva moción de vacancia. Pero su apoyo en los trabajadores y, sobre todo los sectores más empobrecidos, se mantendría firme: las encuestas le otorgaban 30% de aprobación, y en las zonas rurales era arriba de 40%. Un apoyo que parecía alucinante para las élites que vivían enfrascados en denuncias diarias y en destapes contra el gobierno.

¿Por qué ese 30% mantuvo su apoyo a Castillo pese a su convivencia con el régimen, su incompetencia y las dudas que revelaban las numerosas denuncias de corrupción? Para la burguesía es un misterio. Lo cierto es que ese 30% que lo apoyaba contra viento y marea, había sido inmunizado por el discurso reaccionario y los actos de la derecha y sus medios, todos de odio e intolerancia hacia Castillo y sus seguidores; y había sido alimentado por él mismo, que seguía encarnando la esperanza de un futuro mejor. Se trata del sector históricamente más marginado, explotado y oprimido del país, que esperaba realizar, en algún momento, su esperanza de cambio con la elección de uno de los suyos.

Así, la vacancia se produciría en las condiciones más favorable que podían imaginarse sus instigadores, pero ciegos ante esta realidad profunda.

En el Congreso 102 de todas las bancadas votaron a favor y solo 6 votaron en contra; Castillo había sido abandonado hasta por sus más cercanos amigos. Todos los voluminosos expedientes de denuncias en su contra y que eran discutibles para un pedido de vacancia, quedarían en nada ante el acto fallido de Castillo. De acuerdo a la Constitución, el cierre del Congreso por parte del presidente es causal de vacancia. Así todo era “constitucional” y “legal”. Hasta la OEA, que había sido convocada por el propio Castillo invocando la Carta Democrática para evitar una alternación constitucional por la amenaza de vacancia, se tuvo que pronunciar en contra del golpe y reconocer la sucesión “legal y constitucional” resuelta por el Congreso.

El plan de la burguesía

El plan inicial con la asunción de Boluarte era hacer de este un gobierno de “transición”. De transición no en el sentido que reclaman las masas que es hacia nuevas elecciones, sino en el sentido burgués de restablecer las condiciones de normalidad institucional previas a Castillo. Las jornadas de diciembre infligieron un retroceso a este plan forzando a acortar el plazo que debía extenderse hasta el 2026 a abril del 2024, fecha en que se ha ofrecido realizar elecciones. Más allá de la angurria por aferrarse a los cargos, lo que existe aquí es el propósito de realizar cambios institucionales y reformas que permitan garantizar las condiciones para una renovación del poder burgués y su estabilidad desde dicho año, y conjurar una reedición de la experiencia ocurrida con Castillo.

Así, los más ilusos demócratas creen que con algunas reformas el sistema puede ser rescatado, en tanto desde la derecha se pretende ir más lejos, como por ejemplo cambiar a los actuales miembros de los organismos electorales para poder manipularlos y, llegado el caso, actúen contra dicha eventualidad. En cualquier caso, todos reconocen que convocar de inmediato a nuevas elecciones equivale a prolongar o extender la actual crisis.

Detrás de reestablecer el orden lo que se busca en esencia es preservar la continuidad del modelo económico neoliberal, puesto en el centro de todos los cuestionamientos en estos años de crisis, para seguir saqueando al país y explotando a las mayorías obreras y populares.

De este modo, el discurso democrático con el que hoy se pretende justificar los disparos contra la población en lucha señalados como “turba”, se cae por su propio peso. Es exactamente al revés: los campesinos y pobres que hoy luchan con denuedo desde lo más profundo del país, lo hacen con banderas auténticamente democráticas.

Piden, que se vaya Boluarte por su responsabilidad en los crímenes que han causado cerca de 50 muertos. Que se vaya el Congreso al que desaprueba el 90% por reaccionario y corrupto. Que se adelanten las elecciones. Y que se convoque a una Constituyente para reemplazar la Constitución de la dictadura.

Por el grado de polaridad y enfrentamiento, y por los enemigos que se enfrenta, estas banderas democráticas adquieren un carácter de transición al cuestionar al propio orden capitalista. Por ello, desde el PST, hacemos propaganda por una salida de fondo con un gobierno de los trabajadores y los pobres del campo.

El Salvador | Ante la realidad actual: organización, unidad y lucha

Ante la actual coyuntura represiva y de graves retrocesos de los derechos democráticos, libertad sindical y derecho de protesta en El Salvador, las organizaciones integrantes de la Unión Nacional para la Defensa de la Clase Trabajadora – UNT MANIFESTAMOS:

  • Preocupación, por el marcado proceso de involución democrática, política, económica y social que experimenta el país: suspensión de derechos a la población con un ya permanente régimen de excepción, permanentes conductas atentatorias a la libertad sindical, alto costo de la vida, desempleo, represión de los cuerpos de seguridad, entre otros problemas que cada vez son más comunes en nuestro país.
  • Rechazo, a la posición antidemocrática del gobierno y sus funcionarios, que ante las voces disonantes que plantean una visión crítica frente a las políticas y decisiones que toman, se dedican a descalificar, amedrentar y últimamente a reprimir a cualquiera que piense diferente.
  • Alarma, ante el ambiente social y político que se respira en el país, solo nos hace recordar los años previos al conflicto armado, cierre de los espacios de participación política, represión a la organización social, criminalización de la protesta social, que solo anuncian un inminente estallido social.
  • Indignación, ante la política de cierre de instituciones públicas y la ola de despidos en el aparato estatal que ya se cuentan por miles, en la asamblea legislativa, alcaldías, ministerios, e incluso el cierre de instituciones como es el caso más reciente de las y los compañeros del Fondo de Protección de Lisiados y Discapacitados que dejó sin empleo a la totalidad de las personas trabajadoras.

Ante esta situación como Clase Trabajadora organizada:

  • Condenamos la captura del sindicalista de la alcaldía de San Marcos, por mantener una posición en defensa de derechos laborales adquiridos, la captura de las compañeras y compañeros de SITRASOYA por defender el más sagrado derecho de la Clase Trabajadora que es el Salario y la reciente captura de dirigente de ADES Santa Marta por ser una medida para amedrentar a los luchadores por la defensa de la vida y del medio ambiente.
  • Rechazamos la política contra la Libertad Sindical y la Estabilidad Laboral.
  • Repudiamos la Criminalización de la protesta social que se está ejerciendo desde las autoridades.

A la clase trabajadora, a las organizaciones sociales y populares nacionales hacemos un llamado:

  1. Articular esfuerzos para resistir ante estos embates
  2. Realizar un encuentro de organizaciones sindicales, populares y sociales para construir un programa lucha y plan de acción, y a separar las diferencias.
  3. Convocar a un día de acción nacional que articule acciones a nivel nacional para manifestar nuestro descontento.

San Salvador, 12 de enero de 2023

Venezuela | Trabajadores de Sidor se movilizan por salarios y reivindicaciones laborales

Este lunes 9 de enero de 2023, de manera simultánea a que se realizaban las masivas movilizaciones de trabajadores educacionales y otros gremios del sector público en todo el país; los trabajadores de Sidor realizaron una serie de protestas, exigiendo salarios dignos, el cese de las violaciones a sus derechos establecidos en la convención colectiva, así como la recuperación de las conquistas laborales arrebatadas por el gobierno de Nicolás Maduro.

Por UST-Venezuela

Las protesta que inició con una nutrida asamblea, en horas de la mañana del 09/01/2023, avanzó con la paralización de actividades en varias áreas de la empresa, la toma de los portones 1,4 y 6, trancas de calles, una caminata hasta la autopista Simón Bolívar, que comunica la ciudad de Puerto Ordaz con Ciudad Bolívar, extendiéndose hasta horas de la noche, cuando los trabajadores decidieron hacer una vigilia en las inmediaciones del portón 4 de la acería.

La mencionada vigilía a la altura del portón 4 de la siderúrgica, fue, durante horas de la noche, asediada por efectivos de la represiva Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que por más de dos horas cerraron los accesos de las calles aledañas al portón 4, impidiendo que familiares y amigos pudiesen hacer llegar agua, comida o cualquier tipo de ayuda solidaria a los trabajadores manifestantes.

No obstante, esto no logró quebrar la resistencia de los siderúrgicos que hasta el mediodía de este martes 10 de enero seguian apostados manifestándose alrededor del portón 4 de la empresa, expresando que no se retiraran hasta tanto no reciban una respuesta satisfactoria a sus reclamos.

Dos aspectos son precisos de destacar al respecto de esta protesta, uno es la considerable masividad y la resistencia de los trabajadores en la misma y el otro es el hecho de que las acciones de protesta han sido decididas por fuera del control de las direcciones burocráticas que se abrogan la «representación» de los trabajadores sidoristas e incluso en contra de las mismas, mediante la realización de asambleas de base.

Desde la Unidad Socialista de los Trabajadores (UST), apoyamos la lucha de los trabajadores de Sidor, así como sus reclamos por salarios iguales a la canasta básica, la defensa del contrato colectivo, la cancelación de bonos vacacionales y de las prestaciones suspendidas desde mediados del año pasado, así como tambien nos hacemos solidarios con las denuncias formuladas por estos en cuanto a atropellos patronales, arrebato de conquistas laborales, despidos indirectos bajo la figura de no requeridos, contra las jubilaciones forzosas implementadas por los directivos de la empresa y de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), la represión contra los trabajadores que reclaman sus derechos y un largo etcétera. Exigimos que todos estos reclamos sean atendidos.

Exhortamos a los trabajadores y organizaciones sindicales, político – sindicales de las empresas básicas y de otras industrias de la región, así como a las organizaciones populares y demás a rodear de solidaridad la lucha de los trabajadores sidoristas.

Señalamos que es pertinente propiciar la unidad con otros gremios de trabajadores en lucha como los que ayer 09/01/2023, se movilizaron en la manifestación de los trabajadores educacionales, del sector salud, universitarios, entre otros.

Por último consideramos que está lucha de los trabajadores de Sidor, además de que debe ser ejemplo para el resto de los trabajadores del país; es parte integrante del proceso de reanimamiento de luchas obreras contra la destrucción salarial y el arrebato de nuestras conquistas y derechos laborales, contra la inflación y la devaluación promovida por el gobierno burgués de Nicolás Maduro, contra la aplicación del paquete de ajuste antiobrero y antipopular que este gobierno descarga contra los trabajadores y el pueblo humilde del país. Por lo tanto es de vital importancia rodearla del más irrestricto apoyo y solidaridad, extenderla y unificarla con otros conflictos en curso hasta derrotar al gobierno de Maduro y su política ajustadora, hambreadora y represiva.

Martes 10 de enero 2023

Italia: ¡Golpear para luchar, luchar para golpear!

La ley de presupuesto en discusión agravará aún más las ya dramáticas condiciones de vida de millones de personas, incluidos trabajadores, estudiantes, desempleados y jubilados.El gobierno encabezado por Giorgia Meloni continuará la masacre de la clase trabajadora, iniciada por los gobiernos anteriores apoyados por el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5s).

Folleto del PDAC por los paros de la CGIL y la UIL

En concreto, esta ley presupuestaria golpeará a los pobres y desempleados y premiará los ingresos de los ricos, aumentará la precariedad con la introducción de los bonos y recortará más recursos a la educación y la sanidad. La crisis económica, agravada por la pandemia, ha dejado un millón de puestos de trabajo en el camino (¡en su mayoría mujeres!) y miles de despedidos por cierres, reestructuraciones y reubicaciones.

Al mismo tiempo, se firmó en la escuela una renovación de contrato de 40 euros mensuales netos, sin ni siquiera una hora de huelga; e importantes convenios colectivos como el Ccnl caucho-plástico, que incluye a los gigantes del neumático (Pirelli, Michelin, Bridgestone, Yokoama, etc.) y el Ccsl de los grupos Stellantis, Ferrari, Cnh e Iveco, se renuevan sobre la base de plataformas que confirman el sistema de las llamadas y célebres “relaciones industriales” que han empobrecido en las últimas décadas a los trabajadores y engordado a las burocracias sindicales: de los organismos bilaterales a la previsión contractual, pasando por los fondos de categoría y el fortalecimiento de la contratación de segundo nivel.


¡No podemos seguir así!¡Debemos detenerlos y repeler los ataques de los capitalistas y sus gobiernos! Y para ello es necesario unir y radicalizar las luchas, porque la huelga es una lucha, no una exhibición, y la lucha debe ser incisiva, debe golpear al enemigo de clase así como la patronal golpea a los trabajadores: cuatro horas organizadas regionalmente, sin asambleas preparatorias y comunicadas a los trabajadores un día antes, ¡solo sirven para lavar la sucia conciencia de algún burócrata! ¡No podemos detenernos allí! Las descontribuciones y exenciones de impuestos que hoy piden a gritos las direcciones de los sindicatos confederales se verterán mañana sobre nuestras pensiones y sobre los servicios universales y públicos para todos: basta recortar las pensiones y el estado del bienestar para proteger las multimillonarias ganancias de los Paperoni [los más ricos de Italia]!
Hacemos un llamado a todos los trabajadores y trabajadoras de todos los sindicatos a unirse en la lucha contra el común enemigo de clase: ¡los capitalistas y sus gobiernos! Debemos seguir el ejemplo de los trabajadores en otros países –desde Francia hasta Inglaterra– que están organizando huelgas prolongadas para repeler todos los ataques de los patrones y sus gobiernos.


También en Italia debemos unir todos los conflictos en lucha, a partir de las movilizaciones ejemplares de los trabajadores de Alitalia, Gkn, Almaviva Gse, Whirlpool, ex Ilva, etc., para llegar a una gran huelga general para todas las categorías públicas y privadas, como primera etapa y momento culminante de un camino de movilizaciones prolongadas que pase de las asambleas en las fábricas y vuelve a poner en el centro a los verdaderos protagonistas de la lucha de clases: ¡los trabajadores!

Publicado en: www.partitodialternativacomunista.org, 15/12/2022.-

Traducción: Natalia Estrada.

Venezuela: Trabajadoras y trabajadores de la educación se movilizan en todo el país

A lo largo y ancho del país, la mañana de este 9 de enero de 2023, docentes, administrativos y obreros del sector educativo se movilizaron, protagonizando una exitosa jornada de protesta, que nos hace tener perspectivas optimistas en cuanto a la dinámica de las luchas obreras y populares para el año que recién inicia.

Por prensa de la Unidad Socialista de los Trabajadores – Venezuela

Así en diferentes ciudades y pueblos de casi todos los estados del país, las/os trabajadores/as del sector educativo realizaron concentraciones y marchas para exigir salario igual a la canasta básica, el pago de primas adeudadas, como la prima de evaluación de los empleados y obreros del sector, la firma del nuevo contrato colectivo, así como inversión para el sistema educativo público, también se plantearon exigencias como la derogación del memorándum 2792, contra el nefasto instructivo ONAPRE, por la indexación salarial conforme a la inflación, contra la devaluación promovida por el gobierno y de conjunto contra la aplicación por parte del gobierno en alianza con la patronal del brutal paquete de ajuste contra las/los trabajadores/as y el pueblo humilde.

Destacan durante esta jornada nacional de protesta, la masividad de las manifestaciones en Caracas, Valencia, Maracay, Cumaná, Mérida, Táchira, la Asunción, Barcelona, San Cristóbal, Trujillo, entre otras ciudades. Vale señalar que a estas movilizaciones de los trabajadores del sector educativo, se sumaron compañeros de otros gremios del sector público como salud y universitarios. En ciudades como Puerto Ordaz y Ciudad Bolívar, de manera simultánea a que se realizaban las manifestaciones de las/os trabajadoras/es educacionales, tenían lugar movilizaciones, trancas de calle y tomas de portones por parte de los trabajadores sidoristas y de otras empresas básicas, dichas acciones según los informes recibidos plantean extenderse por varios días.

La señalada jornada nacional de protesta viene a expresar la enorme bronca existente entre las bases de trabajadores/as del sector educativo, así como de otros gremios que salieron a movilizarse pese a los intentos del gobierno y sus federaciones y sindicatos afines de intentar desmovilizar a los trabajadores, haciendo llamados a la vuelta a clases existosa, chantajeando con el tema de «la responsabilidad con la educación de nuestros niños y jóvenes» o realizando depósitos de deudas pendientes.

Mas ninguna de esas argucias pudo frenar la disposición de lucha de los trabajadorxs que desde ya se aprestan a realizar nuevas jornadas y exigen la extensión y continuidad de la jornada de este 09/01/2023, mediante la convocatoria de paro nacional del sector educativo público, hasta lograr arrancar al gobierno burgués de Maduro las reivindicaciones y conquistas arrebatadas, así como derrotar su paquete antiobrero y antipopular.

porque saben que para lograr sus demandas laborales es necesario arrancarselas con lucha al gobierno antiobrero y capitalista de Maduro.

Desde la Unidad Socialista de los Trabajadores, saludamos la exitosa jornada nacional de protesta de hoy y manifestamos nuestra disposición de seguir apoyando las nuevas iniciativas que los trabajadores de la educación y de otros gremios del sector público decidan llevar adelante para continuar la lucha, así como tambien nos comprometemos a participar activamente de las mismas y aportar con nuestros modestos esfuerzos para ayudar a construirlas.

Brasil | Enfrentar el terrorismo golpista con movilización y autodefensa

0

Es necesario responder a la altura frente a la invasión del Congreso Nacional, el Supremo Tribunal Federal (STF) y el Palacio del Planalto por parte de bolsonaristas de extrema derecha este domingo.

Por: Dirección Nacional del PSTU Brasil

Se trata de una verdadera acción golpista, de enorme gravedad, perpetrada con la connivencia de las fuerzas de seguridad, tanto policiales como de las Fuerzas Armadas, además del gobierno del Distrito Federal. No solo omisión, sino apoyo abierto del gobierno de Ibaneis y su secretario de Seguridad, el exministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres.

Este Capitolio brasileño expone el carácter golpista del bolsonarismo y del terrorismo de extrema derecha, que se sienten cada vez más a voluntad para actuar frente a la postura conciliadora del gobierno de Lula, de su Ministro de Defensa, José Múcio, y también del Ministro de Justicia, Flávio Dino.

La invasión de Brasilia y de las sedes de los tres poderes este domingo, así como la preparación para la invasión de refinerías de petróleo en la próxima madrugada, se dieron en la cara de las instituciones y del nuevo gobierno, con el beneplácito del Ejército, en cuyos cuarteles generales acampan hace meses.

La policía, que no duda en reprimir manifestaciones de trabajadores y del pueblo pobre, además de la juventud negra de la periferia, prácticamente escoltó a los bolsonaristas para invadir las sedes de los tres poderes del Estado.

Resultado de una política de conciliación

La invasión de Brasilia es resultado de una escalada que creció por la connivencia de las fuerzas de seguridad frente a las movilizaciones de la ultraderecha. Esto fue absolutamente evidente en el gobierno de Bolsonaro, y continúa, como podemos ver en lo absurdo que es el hecho de que Anderson Torres, el exministro de Bolsonaro que intentó boicotear las elecciones, ocupe la cartera de Seguridad Pública del DF.

Ataques bolsonaristas en Brasília

Y esto de alguna manera continúa en el gobierno actual, como demuestra la vergonzosa postura del ministro de Defensa del gobierno de Lula, José Múcio, nombre vinculado al bolsonarismo, y que califica las acciones golpistas como “democráticas”, negándose a tomar cualquier medida. para contenerlas. A esto conduce la política de conciliación de clases que caracteriza al frente amplio encabezado por Lula-Alckmin.

Por eso el PSTU no deposita ninguna confianza en el gobierno de Lula-Alckmin de frente amplio con la burguesía. De la misma forma que un gobierno así es incapaz de vencer los males que aquejan la vida de la clase trabajadora, es también incapaz de enfrentar efectivamente el golpismo de la extrema derecha bolsonarista.

Movilización de clase para derrotar a la extrema derecha

La realidad es que la acción de este domingo demuestra categóricamente que no se puede tener ninguna confianza en las instituciones del Estado que allí están y sus fuerzas de represión para combatir el golpismo. Por lo tanto, la intervención federal decretada en la Seguridad Pública del DF no es suficiente. Sigue dejando en manos de las instituciones que están ahí. No resolverá ni contendrá de este modo a la ultraderecha.

Por eso, los trabajadores no pueden confiar ni esperar de estas instituciones el enfrentamiento a la ultraderecha y del bolsonarismo. Al contrario, deben confiar en sus propias fuerzas, en su organización y movilización –tarea fundamental en este momento–, porque las acciones de la ultraderecha, el golpe que quieren dar, es, precisamente, contra los trabajadores, para atacar aún más los derechos del pueblo y destruir aún más nuestro país.

Militantes bolsonaristas

Debemos exigir del gobierno y de las instituciones responsables, la investigación y sanción ejemplar a todos los involucrados en este acto golpista, desde Bolsonaro y su familia, pasando por parlamentarios de extrema derecha, el gobernador del DF, Ibaneis Rocha, hasta los grandes empresarios que financiaron los campamentos en cuarteles generales del Ejército, y pagaron por la caravana golpista de este domingo. Debemos exigir nada menos que el arresto y la confiscación de los bienes de estos golpistas.

El PSTU defiende, sin embargo, que es necesario movilizar a la clase trabajadora, tomar las calles y organizar la autodefensa para enfrentar y derrotar efectivamente a la extrema derecha golpista.

Las direcciones de las organizaciones de la clase trabajadora, de los partidos de izquierda y de las centrales sindicales, todas las organizaciones que compusieron el frente Fora Bolsonaro, tienen la responsabilidad de ponerse al frente de esta lucha, llamando a la movilización y organizando la autodefensa contra la extrema derecha.

Defendemos la realización de un día nacional de luchas contra la extrema derecha y el golpismo y en defensa de las libertades democráticas, a ser organizada por organizaciones de la clase trabajadora y de los movimientos sociales y populares.

¡Ocupa las calles y organiza la autodefensa!

¡Investigación y castigo ejemplar para todos los involucrados en las acciones golpistas!

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 8/1/2023.-

Traducción: Natalia Estrada.

Victoria histórica del movimiento antirracista: ¡Continuemos con la organización y lucha!

El pasado 21 de diciembre se presentaron al Congreso las 500.000 firmas exigidas para que se discuta la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) en el Parlamento, que regularice la situación de medio millón de personas inmigrantes que viven en el Estado español. Luego de más de un año de grandes esfuerzos, la campaña “Esenciales” que reúne alrededor de 800 organizaciones, ha superado la cifra exigida obteniendo más de 700.000 firmas. Convirtiéndose en una de las Iniciativas Populares con más apoyo de la historia. 

Por Corriente Roja – Estado Español

Desde Corriente Roja felicitamos y celebramos esta gran victoria que se debe, nada más y nada menos, que a la fuerza de las personas y colectivos organizados luchando por sus derechos, haciéndolo posible con cada firma, con cada movilización, con cada difusión que se le daba a la campaña y que, desde nuestro partido, con nuestras humildes fuerzas, pudimos participar.

Ahora le toca al Parlamento…

Más de 700.000 nacionalizados “españoles” ya pusieron su firma reconociendo la injusta Ley de Extranjería. Esto pone de manifiesto su desacuerdo con la actual Ley y exige al gobierno que regularice a este medio millón de personas que vive en condiciones de pobreza extrema, sin acceso a una vivienda, a servicios de salud o a un contrato de trabajo. Esta falta de regularización, las deja desprotegidas y expuestas a todo tipo de explotación. Se estima que en situación irregular unas 125.000 son niñas y niños y un 60 % son mujeres. Ahora el Parlamento tiene seis meses para discutirlo, si aprueba la regularización o no y si la aprueba, en qué condiciones lo hará. 

Recordemos quiénes son los encargados de discutir esta Iniciativa Popular: 

El gobierno del PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, quién hace unos meses, con el objetivo de frenar a toda costa el alto flujo migratorio que llegaba a Canarias, pactó el giro del Sahara Occidental a favor de Marruecos, negando toda posibilidad de autodeterminación del pueblo Saharaui. No es de sorprender que su alianza y gran amistad con el gobierno de Marruecos le viene de perlas para que haga de filtro y barrera de las miles de personas que salen en pateras de las costas africanas y llegan a distintos puntos del territorio “español”.

O su Ministro del Interior, Grande-Marlaska que no solo no reconoció que el pasado 24 de junio lo que sucedió fue una masacre en la valla de Melilla, sino que negó las muertes en territorio español para limpiarse las manos. Omitió la actuación de la Guardia Civil que realizaron más de cuatrocientas devoluciones en caliente y su gobierno no se hizo cargo de los centenares de heridos/as, de la brutalidad policial y la omisión de asistencia médica por parte de la Guardia Civil, Policía Nacional y los agentes marroquíes. No solo eso, sino que aprobó y respaldó la actuación de la guardia fronteriza. Aún hay personas desaparecidas y no se ha podido aclarar el número exacto de muertes que dejó la masacre, mientras los medios oficiales aceptan que fueron 23 muertes, organizaciones de derechos humanos aseguran que se elevan a 70.

Por su parte, los grupos parlamentarios PP, Ciudadanos, e incluso Unidas Podemos (siendo sus socios de gobierno), Más País y Bildu se han desentendido durante meses, hasta que se difundió una investigación de la BBC donde se apuntaba la responsabilidad del Estado español en la masacre, para luego hacer una petición al ejecutivo de que se aclaren los hechos sucedidos en Melilla.

O refiriéndonos a hechos más recientes, en el último partido de España – Marruecos en el mundial de Qatar, donde se desató una ola de ataques racistas e islamófobos por parte de grupos ultraderechistas, Vox entre ellos. Incentivando en redes sociales los discursos de odio como “leña al moro” o con bulos que fueron desmentidos, como ataques de hinchas de Marruecos contra aficionados españoles, que nunca sucedieron. Imágenes del ejército con la bandera de España, caricaturas islamófobas, imágenes de migrantes siendo apalead@s en la valla de Melilla por la Guardia Civil, etc…

¿Qué podemos esperar en cuanto a derechos para las personas migrantes?

De estos gobiernos burgueses, nada. Con suerte algunas migajas, si sobran y las arrancamos mediante la movilización. Las personas migrantes somos su ejército de reserva, “el último orejón del tarro”. Estamos viviendo una gran crisis migratoria, debido a las emergencias climáticas, escasez de recursos y conflictos bélicos. ¿Por qué una persona se lanzaría al mar dejando su familia, a riesgo de morir de hambre o ahogada? ¿Por qué intentan por todos los medios saltar altas vallas a riesgo de morir abatidas por la policía?  Las personas migran por desesperación y de ésta vulnerabilidad se aprovechan para sobreexplotarnos. La Ley de Extranjería actualmente cumple esa función, segmentar administrativa y racialmente el mercado laboral para dar vía libre a los empresarios a que nos exploten: La mano de obra barata. ¡Por eso necesitamos una Regularización YA! Para al menos contar con el acceso a los derechos más básicos. Pero esto solo lo conseguiremos con la presión y la movilización en las calles. No hay otra manera de arrancarles estas migajas.    

Bajo esta falsa democracia, difícil que el puerco silbe o el racismo desaparezca

Desde Corriente Roja creemos que debemos continuar con el camino seguido hasta ahora. Lo que hizo que la ILP tuviera tanto seguimiento ha sido la capacidad que ha tenido el movimiento antirracista de incluir a otros movimientos, de llevar la solidaridad con los pueblos migrantes, la clase trabajadora más precarizada, a todas las luchas sociales que ha habido en estos últimos meses. Necesitaremos esta unidad para acabar con el racismo desde las calles.

Sabemos que lo que pueda aprobar el Parlamento, bajo esta falsa democracia, no será suficiente para acabar con el racismo de raíz. Para acabar con las devoluciones en caliente, con la dificultad para solicitar cita con Extranjería para obtener el permiso de residencia y empleo; con la violencia en las vallas de Ceuta y Melilla, con las miles de muertes en el Mediterráneo debemos seguir movilizados/as y organizados/as, enfrentando al Estado español, a sus instituciones heredadas del Régimen del 78 y a la Unión Europea, que son quienes regulan quién entra y quién no a los estados europeos.

¡Combatamos el racismo para unir a la clase! ¡Nativa o extranjera, es la misma clase obrera!

¡Que la lucha no pare aquí! ¡Unámonos para terminar con el racismo!

30 de diciembre del 2022 / corrienteroja.net

México inicia el 2023 recibiendo visita imperial

0

La visita, en el marco de la Cumbre de gobiernos de América del Norte, anunciada para diciembre pasado, se postergó para el 9 al 11 de enero 2023. Los representantes imperialistas de EU y Canadá llegarán a México. ¿Con qué objetivos llegan los ilustres buitres, Joe Biden y Justin Trudeau?

Por Workers Voice (USA) y Corriente Socialista de los Trabajadores (México)

La “agenda” oficial, como siempre sucede con el secreto y la hipocresía de la diplomacia capitalista, solapa la magnitud de los temas y la profundidad controversias. Serán reuniones entre administradores de los negocios de las corporaciones multinacionales y los oligarcas locales. Serán como las anteriores, reuniones donde se ajustarán las medidas del saqueo de recursos naturales y energéticos y la explotación de la fuerza de trabajo barata de México y la región centroamericana. Además, para que el mecanismo de dominación semicolonial siga funcionando con “seguridad” se ajustarán, según la exigencia de los imperios, el rol de México en álgidos temas políticos y militares “hemisféricos”. 

La relación de dependencia y dominación semicolonial de México por EU (y en menor medida por Canadá), es un factor determinante. Y aunque en diversos momentos de la historia, según las coyunturas mundiales y las “apariencias” que guardaron algunos gobiernos mexicanos, hayan cambiado las “formas” de dominación, ese dominio permanece desde la invasión de EU en 1846-48, que arrebató a México más de la mitad de su territorio. Y no es de extrañar que tanto el gobierno de México como los de EU y Canadá, también falseen esa evidente realidad, definiendo que las relaciones entre nuestros países: “son de total respecto a nuestra soberanía y de cooperación para el desarrollo”.

¿De qué soberanía y de cooperación se trata? Hoy tenemos un T-MEC, firmado por Peña Nieto y Trump en el 2018, con el apoyo fervoroso del recién electo AMLO. Un tratado que renovó y reforzó el saqueo, perpetrado durante 25 años con el TLCAN, firmado por George W. Bush, presidente de Estados Unidos; por Brian Mulroney, el primer ministro canadiense; y por el presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, en diciembre de 1992. Hoy tenemos, firmado por AMLO y Ebrard con Biden el “Entendimiento Bicentenario”, que es un simple cambio de nombre del “Tratado de Mérida”, firmado en el 2009 por los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama. Y así, cambiando los nombres y los firmantes, bajo el gobierno de la “Cuarta Transformación” se mantienen las duras condiciones de dominio comercial y económico de México, por parte de EU y Canadá. Y también las condiciones de dominio político, militar y de la llamada “seguridad”.

La cruda verdad es que no hay “transformación” posible, sin denunciar y combatir esta dominación nacional que sufre México. Dominación que es solapada y mantenida por el gobierno del país dominado, con un falso “discurso soberano” . Y, por supuesto esta dominación no es cuestionada, sino reivindicada por los actuales opositores, los republicanos yanquis de todos los pelajes y por todos los “ministros”, súbditos de la corona británica que rige a Canadá. Y no es sorprendente, que también la reivindican, los actuales opositores mexicanos del PRI, PAN, MC, PRD, que sólo aspiran a volver a ser los capataces del saqueo, la colonización y la súper explotación, como lo fueron durante largas décadas.

México en la competencia yanqui con China

No se trata de una visita rutinaria del jefe a sus sirvientes. Tiene lugar en el contexto de la actual guerra comercial de Estados Unidos contra China. A través de esta guerra, el capital estadounidense intenta reforzar su hegemonía. También está tratando de dar una solución a la forma en que la caída mundial de las tasas de ganancia capitalista le está afectando. Estos esfuerzos se pueden resumir en tres políticas: la guerra comercial y de control de materias primas contra China, la repatriación de la producción ya sea al propio EE.UU. o a sus dependencias cercanas para resolver problemas de tasas de rentabilidad y cadenas de suministro, y la búsqueda de fuentes de energía fósiles o renovables. México desempeña un papel fundamental en estas tres políticas, como lugar viable al que las empresas estadounidenses pueden trasladar la producción para los mercados estadounidenses en lugar de seguir produciendo en China. También es un productor de energía. Por ello, durante su visita, Biden será un fiel representante de las demandas de las empresas estadounidenses de energías renovables y fósiles que buscan hacerse de estos recursos en México, liberalizando aún más la participación del capital estadounidense en el sector y adelantando su eventual apropiación.

Otro tema a tratar en este contexto es la normativa con respecto a la producción de partes para automotores eléctricos y qué “privilegios” de exportación hacia EEUU tendrán acceso libre de impuestos. EEUU busca alentar la delegación de la producción mexicana de partes en las condiciones más ventajosas para sus propias empresas de automotores, profundizando más la dependencia de este sector en México. Cuando hablan de crear una sola área productiva con México y Canadá, Biden y sus representados no tienen en mente una igualdad entre los productores.

El actual gobierno de México continúa representando –ahora a la manera de la “Cuarta Transformación”– los intereses de los mayores oligarcas (como Telmex-Carso de Carlos Slim), que aspira a jugar un mayor rol en otros mercados del continente, incluidos Cuba, Venezuela y Perú. Con ese encargo AMLO interpreta el papel de una figura latinoamericana “independiente”, un líder político regional, pero al servicio de la potencia imperialista hegemónica en crisis. Parte de ese libreto es su declarada ambición “geopolítica” de suplantar a China con la fuerza de trabajo barata de México al servicio del capital de Estados Unidos: “El encuentro con el presidente Biden va a ser muy importante por eso, porque vamos a proponer un plan para “el desarrollo de toda América Latina y El Caribe”, lograr la “autosuficiencia de América”. Propondrá “un plan para sustituir importaciones y producir en América, primero en América del Norte, pero en el mediano plazo en toda América, lo que consumimos”, dijo AMLO. Más dependencia colonial adornada con frases como la “Alianza para el Progreso”, impulsada por Kennedy.

La “agenda” son los encargos de los patrones

La prensa del 28/12/22 informa “Aunque todavía se trabaja en los temas de la agenda para la Cumbre de 2023, se espera que el tema migratorio y el tráfico de fentanilo sean puestos en la mesa, pues hay que recordar que México aceptó albergar a los migrantes venezonalos que ingresen ilegalmente a EEUU”.

Y esos encargos para sus capataces, los gobiernos mexicanos –y AMLO no es la excepción– no sólo consisten en administrar el saqueo del país y la explotación de los obreros mexicanos con el T-MEC, dentro de los 3 países. No. También les exigen que sean los gendarmes que cuidan su frontera Sur para frenar la avalancha de migrantes, que llegan empujados por la miseria extrema, la descomposición social y la violencia de los gobiernos centroamericanos, caribeños y del resto de América Latina. Para eso es que se creó la Guardia Nacional y para más “eficiencia” ahora la comanda el Ejército.

EEUU ha también puesto en la agenda el tema del maíz, a través de una queja contra México en el marco del T-MEC por las barreras (débiles de por sí) contra la importación en México de maíz transgénico para consumo humano. No contentos con el desastroso impacto del TLC sobre el campo mexicano, los yanquis buscan reventar cualquier impedimento restante para la apropiación de la tierra y el agua en la agricultura, y de los recursos naturales en general.

Limpiar la hacienda en la víspera de la visita del patrón

Como parte de la escenografía, por “mera coincidencia”, tres días antes de la visita, se concretó el espectacular y violento operativo para la captura y extradición, ordenada por Estados Unidos, del narco traficante Ovidio “Ratón” Guzmán, hijo del “Chapo”, en Culiacán, Sinaloa. López Obrador, se ha pasado 4 años proclamando que su lema para erradicar el narcotráfico era “Abrazos, no balazos”. Sin embargo, en un día su gobierno desató una balacera y masacre, con ataques a aviones de pasajeros, con decenas de muertos entre militares y delincuentes, que sumió en la zozobra a Sinaloa y conmovió a México y el mundo. Así, AMLO cumple con otra exigencia fundamental Estados Unidos: que los gobiernos mexicanos le aseguren a la DEA el control de la política mexicana con respecto al narcotráfico. En especial ahora, la producción y trasiego del fentanilo. Desde hace décadas, Estados Unidos hace campaña oficialmente contra el narcotráfico. Pero esto es sólo una retórica vacía, ya que ha estado haciendo tratos con prominentes colaboradores de los cárteles de la droga, como el General «Padrino» Cienfuegos, el ex Jefe de la Secretaría de la Defensa Nacional que fue acusado de narcotráfico en Estados Unidos, pero se le permitió regresar a México con impunidad después de un acuerdo entre Trump y AMLO.

AMLO le propondrá a Joe Biden una “fórmula para reducir la migración”

“Vamos a tratar el tema de manera estructural. Estamos planteando que haya un programa de apoyo a los países con más pobreza, con más necesidad, para que la gente no se vea obligada a migrar y ya tenemos nosotros algunos ejemplos de cómo sí funciona que se ofrezcan opciones a los que se ven obligados a optar por la migración”, dijo el presidente de México.

Mientras miles de migrantes se encuentran varados y hacinados en la ciudad fronteriza de Tijuana, López Obrador “reveló” que la migración será uno de los puntos que abordará con Joe Biden, a quien le presentará un “plan de ayuda económica a los países centroamericanos para así evitar que miles de personas se vean obligadas a salir de sus naciones en busca de mejores oportunidades de vida”. Insistió que sus programas como “Sembrando vida” y “Jóvenes construyendo el futuro” han funcionado no solo en México, sino que su exportación a algunos puntos de Centroamérica obtuvo resultados positivos. Y en un nuevo y temerario ejercicio de la demagogia, planteará a Biden la posibilidad de financiar ese plan “para ayudar a reducir la migración en la región”.

Pero actualmente, aún más en esta etapa de crisis global y recesión de la economía, las leyes de la súper explotación –es decir la extracción de mayor plusvalía– y el saqueo funcionan según la ecuación que hasta ahora y desde hace décadas mantiene las economías de México y países Centroamérica: las remesas de decenas miles de millones de dólares, que envían los migrantes explotados en Estados Unidos y Canadá. Por eso negociarán la “movilidad laboral”, otorgando visas de trabajo, para cubrir las necesidades del gran capital de EU y Canadá, de fuerza de trabajo barata. Mientras las corporaciones mineras canadienses y estadounidenses, siguen saqueando y contaminando como en las últimas tres décadas; en las que se llevaron más oro y plata que el saqueado en los 300 años de dominio colonial español. Y ahora van por el saqueo del litio, bajo el camuflaje de las energías limpias.  

La verdadera salida para combatir la pobreza de toda América Latina

No será suplantando a la producción de China a costa de la súper explotación de las masas mexicanas y latinoamericanas dentro y fuera de Estados Unidos. No será cumpliendo con los pagos de la usurera y fraudulenta deuda externa. No será alimentando a gobiernos y parlamentos corruptos que administran las ganancias de las corporaciones extranjeras y sus socios oligárquicos. No será con el saqueo de los megaproyectos de minería y los recursos energéticos, hídricos y naturales que colapsan el medio ambiente.

Y la clase obrera mexicana y los pueblos originarios han luchado y siguen luchando, a pesar de estos años de años de confusión, producida por la simulación “transformadora” que encarna López Obrador. Las obreras y obreros de las maquiladoras de la frontera en Matamoros, Tamaulipas han protagonizado masivas jornadas de huelga rebasando a las burocracias sindicales, los pueblos de Chiapas, Oaxaca, Coahuila y Durango han enfrentado a los megaproyectos de muerte y en fábricas como General Motors, Silao y en otras automotrices y autopartistas, se han dado importantes procesos de reorganización sindical. Y, como abanderada de estas luchas está la heroica huelga de más de mil días de las y los trabajadores de la Agencia del estado Notimex, que encabeza el SutNotimex, enfrentando los perversos ataques del gobierno de AMLO.  

Por eso estamos convencidos, que el camino para superar la pobreza y sometimiento será con la unidad sin fronteras de toda la clase obrera y los pueblos y sectores oprimidos de México, Estados Unidos, Canadá y de toda América desde Alaska hasta Tierra del Fuego, para movilizarse con un programa de independencia nacional y liberación social. Es decir, estableciendo gobiernos de los trabajadores, que dejen de pagar las fraudulentas deudas externas al BM y al FMI, que expropien todas las grandes empresas y bancos extranjeros y locales. Y pongan esos inmensos recursos al servicio de las necesidades de los trabajadores y pueblos americanos. Por otra parte, que anulen el T-MEC, el Entendimiento Bicentenario y todos los pactos de sometimiento colonial. Sólo así, cambiando la superestructura capitalista semicolonial que domina el imperialismo, se podrá lograr “de manera estructural” que no haya una avalancha de menesterosos que pugnan por sobrevivir y encuentran la muerte y un sinfín de vejaciones, cuando intentan cruzar los muros y las fronteras para realizar el “sueño americano”.