Vie Mar 01, 2024
1 marzo, 2024

¡Di su nombre! El asesinato policial de Tyre Nichols desata la indignación

El 7 de enero, la policía de Memphis de la llamada Unidad SCORPION (Operación de Delitos Callejeros para Restaurar la Paz en Nuestros Barrios) detuvo a Tyre Nichols, de 29 años, por una supuesta infracción de tráfico. El vídeo difundido por la policía de Memphis muestra que, en el encuentro inicial, los policías gritan agresivamente: “Sal de una puta vez del coche”, con las armas desenfundadas. Nichols obedecio sus órdenes y se le oye decir: “No he hecho nada” y “Sólo intento volver a casa”.

Por JOHN LESLIE

La situación se agrava rápidamente, y un grupo de policías golpea, patea y rocía con gas pimienta a Nichols. Se oye a Nichols llamar repetidamente a su madre. En las grabaciones de las cámaras corporales publicadas recientemente, se ve a Tyre Nichols apoyado contra un coche de policía en evidente peligro, mientras los policías se quedan hablando. Nadie intenta detener la paliza ni prestar ayuda después. Los dos paramédicos que llegaron al lugar no ofrecieron ayuda médica a Nichols, aunque uno de ellos le revisó los bolsillos y le quitó la cartera. Finalmente, todos los funcionarios uniformados, incluidos los paramédicos, se marcharon, dejando a Nichols solo y retorciéndose de dolor.

Van Turner, presidente de la sección de la NAACP en Memphis, dijo que el desenlace podría haber sido distinto si alguien se hubiera detenido a ayudar a Nichols: “Si le hubieran prestado los primeros auxilios, tal vez Tyre habría recibido golpes, tendría los huesos rotos, pero seguiría vivo. Así pues, los que se limitaron a verle morir, deberían ser tan responsables como los que le maltrataron”.

Incluso el jefe de la Orden Fraternal de Policía, sindicato reaccionario de policías que ha defendido repetidamente a muchos policías en circunstancias similares, calificó el incidente de “repugnante” y de “crimen”, y añadió: “Lo que sucedio, tal como nos lo han descrito, no constituye un trabajo policial legítimo ni una parada de tráfico que salió mal.”

Este vil asesinato policial ha hecho que cinco policías sean acusados de asesinato en segundo grado, mala conducta oficial, secuestro con agravantes, opresión oficial y agresión con agravantes. Los policías fueron despedidos del cuerpo, y el Departamento de Policía de Memphis ha disuelto la unidad SCORPION, tras defender inicialmente al escuadrón de élite.

Protestas en todo el país

Durante el fin de semana del 27 al 29 de enero, los manifestantes se reunieron desde Nueva York hasta la zona de la Bahía, en decenas de ciudades y pueblos, para exigir “¡Justicia para Tyre Nichols!”. Muchos de los manifestantes gritaban: “Tyre Nichols: ¡Di su nombre!”. Tyre Nichols era padre, hijo, hijastro, fotógrafo, skater y trabajador. Era un fotógrafo dotado, cuyo talento queda patente en las fotos que colgó en Internet. Consulta su sitio web aquí. Tyre trabajaba en FedEx, donde ahorraba dinero para conseguir una vida mejor para él y su hijo. Estos policías brutales robaron a su familia y al mundo la promesa que encerraba su vida.

El Partido Demócrata y sus aliados en las ONG y entre las figuras “progresistas” de la comunidad se pusieron en marcha para desalentar las protestas y canalizar la justa ira de las masas hacia aguas más seguras y tranquilas. Lo último que quieren los demócratas es otra explosión social como la que siguió a los asesinatos en 2020 de Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y George Floyd. El presidente Biden declaró que estaba “indignado y profundamente dolido” por el vídeo.

Las movilizaciones por la justicia para Tyre Nichols se producen en el contexto de un aumento de la violencia policial y al mismo tiempo que muchos exigen justicia para Manuel “Tortuguita” Terán, activista de Stop Cop City asesinado por policías en Atlanta el 18 de enero. El estado de Georgia está utilizando el pretexto de las supuestas protestas violentas contra Cop City para acusar a los activistas de terrorismo doméstico y de utilizar a la Guardia Nacional contra los manifestantes.

Dos años después de George Floyd

Hace casi tres años, se produjeron movilizaciones de masas y explosiones sociales sin precedentes tras los asesinatos de Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y George Floyd. Millones de personas salieron a la calle en ciudades y pequeños pueblos de todo Estados Unidos y del mundo, exigiendo justicia para las víctimas de este sistema racista. El desgarrador vídeo del asesinato de George Floyd, que jadeaba mientras un policía se arrodillaba sobre su cuello, conmocionó al mundo y desencadenó demandas de desfinanciación y abolición de la policía.

Los demócratas, siempre fieles acólitos del capital, hicieron todo lo posible por adelantarse al movimiento para dispersar su energía ofreciendo declaraciones sobre reformas, incluso haciéndose eco a veces de las demandas del movimiento. Biden y miembros del Congreso “se arrodillaron” en señal de solidaridad.

Tras el asesinato de George Floyd, 45 estados aprobaron unas 300 medidas destinadas a reformar los departamentos de policía y las prácticas policiales. Muchas de estas leyes han sido posteriormente suavizadas o alteradas bajo la presión de grupos pro-policía. En algunos estados, las leyes incluían más protecciones para la policía. El año pasado, Biden dio a conocer su “Plan América Segura”, que pedía 37.000 millones de dólares “para apoyar el cumplimiento de la ley y la prevención de la delincuencia”. Parte de esta ley pide contratar y formar a 100.000 nuevos policías para una “policía comunitaria responsable”. Muchas de las reformas que se ofrecieron -como la supuesta mejora de la formación policial o las cámaras corporales- no impidieron el asesinato de Tyre Nichols y de otras personas que han sido asesinadas o maltratadas por la policía.

Según The Guardian, los asesinatos policiales en Estados Unidos aumentaron, no disminuyeron, en 2022: “El total preliminar de 2022 -posiblemente un recuento inferior a medida que se cataloguen más casos- marca 31 muertes más que el año anterior. En 2021, la policía mató a 1.145 personas; 1.152 en 2020; 1.097 en 2019; 1.140 en 2018; y 1.089 en 2017. Los datos más antiguos se remontan a 2013, cuando periodistas y defensores de la justicia racial empezaron a contabilizar estos incidentes mortales a escala nacional. Una base de datos gestionada por el Washington Post, que hace un seguimiento de los tiroteos mortales de la policía, también muestra 2022 como un año con récord de asesinatos”. Se trata del mayor número anual de asesinatos policiales desde la revuelta de Ferguson de 2014.

Esto representa un reinado continuo de terror policial en los barrios negros y marrones. The Guardian cita a la tía de Breonna Taylor, Bianca Austin: “Simplemente nunca se detiene. Hubo un movimiento y un alboroto en todo el mundo, ¿y seguimos teniendo más asesinatos?”.

Lea también | El asesinato de George Floyd recorre el mundo

¡No hay buenos policías en un sistema racista!

La policía no existe para “proteger y servir” a la clase trabajadora media. En el capitalismo, la policía está para servir a los intereses de los ricos y hacer cumplir la voluntad de la clase dominante. La policía sirve como guardiana de un orden social racista. La institución en Estados Unidos “se originó en la institución de la captura de esclavos en el Sur y en la conversión del sistema de alguaciles y vigilantes nocturnos en el Norte en patrullas para la vigilancia de las zonas obreras y, especialmente, la represión de las huelgas”.

El hecho de que cinco de los seis o más policías que asesinaron a Tyre Nichols sean negros es irrelevante para comprender la naturaleza racista de la institución. Es su papel en un sistema racista como protectores del statu quo lo que determina la naturaleza racista de la policía en EE.UU. Cualquier activista comunitario que haya protestado contra la violencia policial o cualquier trabajador que se haya declarado en huelga ha aprendido rápidamente de qué lado están los policías. En la era del encarcelamiento masivo, la policía es la primera línea de la guerra contra la gente de color y los trabajadores, un mecanismo de admisión para el complejo industrial penitenciario.

Las unidades especiales de la policía, como la llamada unidad SCORPION de Memphis, actúan basándose en una ética agresiva que ve a los miembros de la comunidad como un enemigo al que hay que contener, no como ciudadanos a los que hay que proteger. Por eso muchos activistas ven a la policía más como una fuerza militar de ocupación que como una presencia benigna.

Según The New York Times, “los residentes se quejaban de las tácticas de mano dura, de que los agentes del nuevo equipo Escorpión empleaban medidas policiales punitivas en respuesta a delitos relativamente menores. Luego llegó la detención y asesinato de Tyre Nichols, y las imágenes de vídeo publicadas el viernes que mostraban cómo los agentes daban patadas, puñetazos y utilizaban una porra para golpear al Sr. Nichols mientras éste les suplicaba que le dejaran irse a casa.”

Lea también | Sobre la epidemia de violencia policial y el asesinato de George Floyd

¿Guerra contra las drogas o guerra contra los negros?

La Guerra contra las Drogas es un aspecto del complejo industrial penitenciario (CIP). Su objetivo es criminalizar y marginar aún más a las personas negras y morenas y a los activistas políticos. John Ehrlichman, asesor de política interior de Richard Nixon, lo admitió durante una entrevista en 1994 con el biógrafo de Nixon, Don Baum.

Baum cita a Ehrlichman diciendo: “La campaña de Nixon en 1968, y la Casa Blanca de Nixon después, tenían dos enemigos: la izquierda antibelicista y los negros. ¿Entiendes lo que digo? Sabíamos que no podíamos ilegalizar ni estar en contra de la guerra ni ser negro, pero si conseguíamos que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizábamos fuertemente a ambos, podíamos desorganizar a esas comunidades. Podíamos detener a sus líderes, hacer redadas en sus casas, disolver sus reuniones y vilipendiarlos noche tras noche en las noticias de la noche. ¿Sabíamos que mentíamos sobre las drogas? Por supuesto que sí” (“Harper’s Magazine: War on Drugs Invented to Destroy Blacks, Anti-Vietnam Left,” East Bay Express, 24 de marzo de 2016).

Ambos partidos capitalistas son cómplices de este horror. La ley federal contra la delincuencia de 1994 firmada por el demócrata Bill Clinton, y apoyada por el entonces senador Joe Biden, contribuyó a crear una situación en la que Estados Unidos encarcela a más de sus ciudadanos que ningún otro país del mundo. El proyecto de ley aumentó el número de policías, promulgó nuevas directrices más severas para las condenas y dio incentivos a los estados para la construcción de prisiones, provocando un auge en la construcción de nuevas prisiones.

En un discurso pronunciado en 1993 para defender la aprobación de la ley, Biden advirtió sobre los “depredadores”, diciendo: “A menos que hagamos algo con ese grupo de jóvenes -decenas de miles de ellos nacidos fuera del matrimonio, sin padres, sin supervisión, sin ninguna estructura, sin ningún desarrollo consciente- porque literalmente no han sido socializados, literalmente no han tenido una oportunidad… se convertirán -o una parte de ellos lo harán- en depredadores dentro de 15 años.” Del mismo modo, Hillary Clinton, en 1996, hablando en defensa del proyecto de ley contra la delincuencia de su marido, se refirió a los jóvenes negros como “superdepredadores”.

¿Qué hacer ahora?

Los capitalistas de ambos partidos no tienen ninguna solución para las verdaderas raíces de la delincuencia, que están profundamente arraigadas en la desigualdad y la explotación del sistema actual. Los políticos hablan de “mano dura contra la delincuencia” y están dispuestos a invertir más y más dinero en la policía y las prisiones, en lugar de destinar más dinero y recursos a la educación, la vivienda asequible, el empleo, la sanidad y el transporte público. El sistema ha militarizado la policía.

Los socialistas no defendemos reformas que dejen intacto el poder de la policía. Señalamos la vacuidad de la “mejor formación policial”, que incluye técnicas como la formación en prejuicios implícitos, la policía comunitaria (una estrategia de “policía blanda” para ganarse el apoyo de la comunidad a la policía), las juntas consultivas comunitarias que dan su opinión a la policía sobre cómo realizar mejor su trabajo pero no cuestionan su propio trabajo, y las juntas civiles de revisión.

En cambio, apoyamos el desarme y la desmilitarización de la policía, la desfinanciación de la policía, el procesamiento de los policías violentos y asesinos, y la expulsión de los policías de las escuelas. También pedimos la salida de los policías del movimiento obrero. La policía no forma parte de la clase obrera y sus “sindicatos” no tienen cabida en las filas del movimiento obrero organizado. Lo mismo vale para los sindicatos de guardias de prisiones. En última instancia, pedimos la abolición de la policía y las prisiones, una exigencia a la que los políticos burgueses nunca accederán.

¡Justicia para Tyre Nichols! ¡Policías asesinos a la cárcel! ¡Policías y guardias de prisiones fuera de los sindicatos! ¡Abolir la policía y las cárceles!

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: