Vie Jul 12, 2024
12 julio, 2024

En el “Frente Democrático para derrotar al bolsonarismo” de Boulos caben incluso bolsonaristas

Por: Deyvis Barros, de Ceará (CE)

La campaña del PSOL para la alcaldía de São Paulo, con Guilherme Boulos a la cabeza, se inclina cada vez más hacia la derecha para resultar aceptable para la burguesía de la capital paulista. Esto se refleja en un programa y un arco de alianzas cada vez más hacia la derecha.

Al afirmar que su objetivo es combatir el bolsonarismo, que tiene como representante en la ciudad al actual alcalde que aspira a la reelección, Ricardo Nunes (MDB), Boulos defendió la construcción de un frente lo más amplio posible y coloca como criterio político que se dé “en torno a los valores democráticos y de combate a las desigualdades sociales”.

Este frente propuesto por el candidato del PSOL es una alianza con la burguesía para gobernar São Paulo al servicio de esa clase.

Y resulta que en ese frente anti-Bolsonaro “en torno a los valores democráticos y de combate a las desigualdades sociales” caben quienes no defienden los valores democráticos ni combaten las desigualdades sociales, e incluso personas que no tienen ninguna contradicción con el bolsonaroísmo.

Recientemente se ha dado publicidad el hecho de que el senador Alexandre Giordano (MDB) ha declarado su apoyo a Boulos ya desde 2023 y ha sido acogido por el psolista como un aliado. Se trata de un verdadero escándalo, ya que Giordano es un empresario reaccionario, ex partidario de Bolsonaro, afiliado al antiguo PSL que eligió a Bolsonaro, y asumió un mandato tapón, ya que ocupaba el cargo de suplente del ex senador Mayor Olimpio, fallecido. en 2021 y uno de los principales representantes de la llamada “banca bala” en el Estado de São Paulo.

Giordano, quien es apadrinado político de Temer, entró débil en la disputa electoral y se hizo conocido con el escándalo en el que fue acusado de utilizar el favor político de Bolsonaro para negociar para sus empresas, con el gobierno paraguayo, el excedente de energía de Itaipú. Como empresario, el senador tiene en su historial procesos judiciales por impago de propiedades, invasión de tierras y deudas laborales.

No hay contradicción entre Giordano y el bolsonarismo. Hasta 2022, eran frecuentes las publicaciones del senador con el entonces presidente Bolsonaro y sus manifestaciones de apoyo al bolsonarismo como corriente política.

El acercamiento de Boulos con Giordano es sólo un paso más (el más escandaloso de ellos hasta ahora) hacia la formación del frente de conciliación de clases idealizado por Boulos. Además del hecho de que el abanico de alianzas de Boulos incluye partidos burgueses como Rede Sustentabilidade, PDT y PV, la indicación de Marta Suplicy (ex MDB y recientemente regresada al PT) como vicepresidenta de Boulos, nombramiento que vino del propio Lula, otra señal más para la burguesía paulista de que podían confiar en que Boulos no enfrentaría sus negocios si llegaba a ser alcalde. Marta, para asumir el papel de vicepresidenta en la fórmula junto a Boulos, tuvo que renunciar al cargo de secretaria que ocupaba en la alcaldía de Ricardo Nunes, a quien acompañó dócilmente durante los últimos años de acercamiento al bolsonarismo. En 2017, la entonces senadora había apoyado la Reforma Laboral de Temer, que quitaba derechos a los trabajadores brasileños y, como alcaldía, atacó los derechos de los servidores públicos y del pueblo pobre de la ciudad.

No se puede luchar contra la ultraderecha con conciliación de clases

El camino de Boulos, de proponer enfrentar a la ultraderecha en conciliación con la burguesía, no es nada nuevo. Es el mismo camino que siguieron Lula y el PT en el Gobierno Federal. Después de asumir el gobierno, Lula nombró a Múcio, un reconocido defensor de los militares golpistas, como ministro de Defensa, y construyó una alianza con Arthur Lira para devolverlo a la presidencia de la Cámara de Diputados, manteniendo el control del Centrão bolsonarista sobre el Legislativo Federal.

La ultraderecha no será derrotada con conciliación de clases. Aunque sea posible derrotarla electoralmente (lo cual es muy importante), sigue viva como un fenómeno político con peso de masas, como lo demuestra el reciente acto de Bolsonaro (que no sólo perdió las últimas elecciones, como también es elegible hasta 2030).

La ultraderecha será derrotada enfrentando las condiciones estructurales en las que se apoya: las Fuerzas Armadas reaccionarias que sirven para mantener el orden burgués y que llevan, desde la conciliación producida durante la redemocratización, un fuerte tenor golpista, y a la propia clase social de los capitalistas que, en su fase cada vez más decadente, proporciona la base para fenómenos autoritarios como el bolsonarismo.

La elección de Lula para el Gobierno federal y que Boulos adopta para su candidatura, de crear un gobierno en alianza con la burguesía y con los antiguos bolsonaristas, a lo sumo aquietará temporariamente al bolsonarismo sin superarlo políticamente.

El PSTU tiene la precandidatura de Altino a la alcaldía de São Paulo para atender necesidades de los trabajadores y combatir a la ultraderecha

La precandidatura de Altino Prazeres al PSTU en São Paulo se basa en otra lógica: vamos a enfrentar a los grandes capitalistas y no haremos ninguna conciliación con la burguesía y mucho menos con conocidos bolsonaristas.

Nuestra precandidatura defiende la independencia de clase de los trabajadores contra los ataques de los gobiernos, cualesquiera que sean, y de los patrones contra los trabajadores. Sólo así es posible cumplir con los derechos más básicos de los trabajadores y del pueblo de São Paulo y combatir el bolsonarismo de raíz.

Artículo publicado en www.opiniaosocialista.com.br, 7/3/2024.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: