En estos últimos días, las redes sociales fueron ocupadas por varias protestas, en consecuencia de la divulgación de transcripciones de conversaciones telefónicas autorizadas por la justicia italiana, que tienen como referencia al jugador de fútbol Robinho[1] donde se hace mención a la condenación de éste por violación a una joven de 23 años, en Italia en el año 2013.

Por Secretaria Nacional de Negras y Negros del PSTU

En estas diversas conversaciones con sus amigos, Robinho se burla de la víctima, y agradece por no haber en ese momento exacto, cámaras filmando el hecho, agradece porque es lo que permitió no dejar pruebas de que participó de la violación colectiva, y admite que puso su pene en la boca de la joven, todo esto en una de las conversaciones, en que Robinho ríe del hecho y dice que: “no estoy ni un poco preocupado con la mujer que estaba completamente borracha, ya que ella no sabe ni lo que pasó”[2].

Entendiendo el caso

Lo que pasó es que, en el año 2017, Robinho fue condenado a nueve años de prisión en primera instancia, por la novena sección de la Corte de Milán en Italia, por participar en enero de 2013 de la violación colectiva de una mujer joven, inmigrante albanés de 23 años. En esa época Robinho jugaba para el Club de Milán, tanto él como otros cuatro acusados por la violación colectiva eran brasileños, siendo algunos también sus amigos.

Cuando Robinho fue condenado, él ya estaba en Brasil jugando para el Club Atlético-MG. En esa época, simpatizantes protestaron contra el silencio del club ante este hecho, y por mantener el contrato a un jugador condenado por un crimen tan brutal[3]. Mientras tanto en estos tres años, Robinho continuó jugando fútbol, cobrando salarios siderales en el Atlético-MG y luego en dos clubes en Turquía, hasta agosto de este año, cuando retorna a Brasil.

Robinho había sido contratado por el Club Santos FC, hasta hace pocos días. En esta oportunidad también bajo protestas de simpatizantes de Santos y de otros clubes paulistas como el Club San Pablo. Tanto Santos como Robinho consideraron las protestas con indiferencia; pero luego de la divulgación de las conversaciones emitidas por el jugador, la cosa cambió. La indiferencia inicial de ambos, no resistió por mucho tiempo la inmensa presión de las redes sociales, y a esto se agregó el rompimiento de los contratos de los principales patrocinadores del club de futbol que resolvieron “lanzarse fuera del barco”, temiendo la tremenda exposición negativa de sus marcas.

Robinho, un bolsonarista que se dice perseguido

Robinho estaba tranquilo, confiaba y minimizaba las protestas por su crimen, creyendo que al igual – como había sido antes – seguiría jugando al futbol sin ser molestado. En un audio enviado por WhatsApp el jugador dijo que: “Dios estaba en el control”, que la Globo era “una emisora del demonio” y que ésta estaba persiguiéndolo, así como lo hizo con Jair Bolsonaro en las elecciones. Robinho prometió también que aún conmemoraría un gol con una camisa en homenaje a Bolsonaro.

Si la distribución de ese audio fue intencional, esto solo puede estar dando una señal clara de que Robinho está pidiendo apoyo a la horda bolsonarista para defenderlo en las redes sociales.

El Club Santos FC presionado, tuvo que suspender el contrato con Robinho, que sintiéndose aislado decidió presentarse en una entrevista para la UOL. Acompañado por sus abogados Robinho evitó responder a las preguntas realizadas por el periodista[4], y se esquivó diciendo que no se acordaba de nada de lo que había dicho en esa ocasión, y que las frases estaban “fuera de contexto” y que el proceso estaba “en secreto de justicia”.

En determinado momento de la entrevista Robinho, dijo que era una víctima del movimiento feminista: “lamentablemente existe ese movimiento feminista, que no sé lo que; muchas mujeres a veces ni son mujeres…”. O sea, condenado por violar con sus amigos a una joven inmigrante albanés alcoholizada, Robinho dijo que: en realidad él era la víctima, de las feministas y encima también hizo una insinuación transfóbica, al decir que muchas de esas mujeres “ni son mujeres”.

Negros que oprimen y explotan no son nuestros hermanos

Como muchos jugadores, Robinho viene de una familia muy pobre. Pero hoy él es un jugador multimillonario sin ninguna relación con los pobres y negros de la clase trabajadora.

Además de todo esto, él insiste en apoyar un gobierno abiertamente racista, machista y LGBTfóbico, como es el de Bolsonaro. Un gobierno que se aprovecha de la pandemia del COVID-19 para acabar con los derechos de los trabajadores y que no da la más mínima importancia a las más de 153 mil muertes producidas por el virus en el país.

Por todo esto que expresamos hasta aquí, Robinho es indefendible. Inclusive porque como es la costumbre, generalmente en estos casos, el jugador debe haber contratado un equipo especial de abogados carísimos para defenderlo.

También sabemos que – así como es en Brasil – la justicia italiana es una justicia burguesa, que favorece a los ricos y poderosos, y que por eso Robinho puede ser absuelto, en una segunda o tercera instancia. Por eso exigimos de la justicia italiana su condenación, como así también una reparación a la joven albanes víctima de la violación y, nos solidarizamos con todas las mujeres víctimas de esta violencia, ya sea en Brasil, ya sea en Italia o en cualquier rincón del mundo.

Para finalizar expresamos que, la lucha internacional de las mujeres trabajadoras también es nuestra lucha. Considerando que al final la mayor parte de las mujeres de este mundo, también está compuesta por mujeres negras, árabes, asiáticas e indígenas y que, por causa de las guerras, las pandemias y la miseria causada por el capitalismo, una gran parte de estas mujeres son inmigrantes. ¡Basta de machismo! ¡Basta de LGBTfobia! ¡Basta de racismo! ¡Muerte al capitalismo!

 

Negros

Negros que esclavizan

Y venden negros en África

No son mis hermanos

Negros señores en América

Al servicio del capital

No son mis hermanos

Negros opresores

En cualquier parte del mundo

No son mis hermanos

Solo los negros oprimidos

Esclavizados

En lucha por libertad

Son mis hermanos

Para estos tengo un poema

Grande como el Nilo

(Solano Trindade)

Traducción: Tana Betty