Actualmente, Guinea Bissau, como muchos países de África, es una semicolonia del imperialismo francés, incluso utilizando como moneda nacional el franco CFA (en su origen Colonias Francesas en África, y hoy Comunidad Financiera en África), y que tiene el Tesoro Púbico de Francia como garante. De esa forma, establece las restricciones en cuanto a la posibilidad de financiación del déficit de Estado por medio de bancos centrales europeos, lo que significa decir que el Estado francés posee medios legales para apoderarse de las divisas africanas en beneficio propio.

Por: Amílcar Costa, desde Lisboa

El actual presidente de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló, que se autodenomina el Bolsonaro de África y es un aliado subordinado al gobierno imperialista de Francia, disolvió el parlamento después que sus representantes impidieran la realización del V Congreso de la Central Sindical de los Trabajadores, La Unión Nacional de los Trabajadores de Guinea (UNTG).

Ataque a las libertades democráticas

Embaló intentó justificarse, el 13 de mayo, alegando que la necesidad de cerrar el parlamento tiene que ver con la “crisis entre los partidos políticos”. Pero eso ocurre después de que hubo exonerado al ministro de Economía, Vítor Mandinga, por no conseguir los planes económicos imperialistas en Guinea, que atacan aún más el nivel de vida y los parcos derechos que tienen los trabajadores.

Desde la llegada al poder de Sissoco Embaló, a finales de febrero de 2020, que la relación del presidente con los restantes poderes ha sido tensa (como la de su homólogo brasileño). Se considera como jefe de todos los poderes. Para comenzar, asumió el cargo a través de una autoproclamación antes de que el proceso de conteo electoral del contencioso en el tribunal estuviese incluido.

En oposición a la Asamblea Nacional, donde la mayoría de los diputados era del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), el más tradicional partido en el país y que está en la oposición, Embaló destituyó al primer ministro y escogió a su propio primer ministro, Nuno Nabian, incluso sin mayoría en el Parlamento, apoyado en la disidencia de cinco diputados del PAIGC; por eso solo consiguió aprobarlo en junio de 2021.

Vale recordar que el PAIGC, que hoy está en la oposición, cuando estuvo en el gobierno fue cómplice en la estrategia de total dependencia del país de las potencias imperialistas y también es responsable por las pésimas condiciones de vida de la clase trabajadora y del pueblo en general.

Embaló, también intentó promover una revisión constitucional enviando un anteproyecto para discusión en la Asamblea, cuando la Constitución explícitamente refiere que esa prerrogativa es de los diputados y del Parlamento. Pero hasta ahora no consiguió aprobarla.

Hoy, el punto alto de la discordia es que el presidente aceptó la entrada en el país de la que supuestamente sería una fuerza de estabilización de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), sin que los contornos de su misión fuesen conocidos y sin que el Parlamento haya sido consultado sobre el asunto. Pero que de hecho está siendo llamada para la protección de Embaló después de la alegada tentativa de golpe del 1 de febrero. La llamada “Misión de Estabilización y Seguridad para Guinea Bissau” (MSSGB), que se quedará en el país durante 12 meses, tiene como misión “apoyar a las fuerzas guineanas en la protección del presidente Umaro Sissoco Embaló y las autoridades especificadas”, dice el propio documento de la CEDEAO[1].

La fuerza militar estará compuesta por más de 630 militares del Senegal, Gambia, Nigeria y Costa de Marfil. Pero todos saben que está al servicio del imperialismo francés.

El “Espacio de Concertación de los Partidos Democráticos” (ECPD), creado por partidos democráticos burgueses que están en contra de la disolución del parlamento, afirmó estar frente a un caso de “invasión de Guinea Bissau”.

Apoyo del imperialismo francés

Que no quede duda de que el imperialismo francés está por detrás de la escalada autoritaria del régimen en Guinea. Cuando Embaló estuvo en el Palacio Elíseo, en octubre de 2021, el presidente francés Emmanuel Macron y el guineano abordaron las crisis en África Occidental, particularmente los golpes de Estado en Burkina Faso y en Guinea Conakri (de interés del gobierno de Macron).

El presidente de Guinea Bissau fue saludado por su anfitrión por su papel en pro de la “estabilidad interna”, pero también regional, anunciando que ahora tiene un interlocutor de confianza, y prometió la ayuda de Francia en las reformas en curso e incluso en la agricultura, una prioridad para Guinea Bissau.

El presidente guineano saludó el interés de su anfitrión por la juventud africana (sic) enfatizando la necesidad de que se trabaje para evitar el “drama de los migrantes clandestinos en los mares y océanos”, apoyando lo que llamó combate a la inmigración clandestina. Umaro Sissoco Embaló habló todo el tiempo en francés.

A lo que Macron retribuyó garantizando que “Francia está a vuestro lado para proseguir esos esfuerzos. Nuestro encuentro será también una oportunidad para abordar la situación en la región, ya sea que se trate del Sahel o del África Occidental (…) Francia está pronta, conjuntamente con sus socios europeos, para trasmitir y ayudar a implementar las decisiones, que serán tomadas por la CEDEAO en los próximos días”.

Francia es el país que más interviene militarmente en los asuntos africanos, deponiendo o sosteniendo a gobernantes de acuerdo con sus intereses imperialistas.

La delegación de esta visita del presidente de Guinea Bissau a Francia incluyó al ministro de Finanzas, João Fadiá, y al ministro de Defensa, Sandji Fati.

Protestas contra el golpismo

En este sentido, fue muy importante la manifestación de la “Voz de la Diáspora” guineana, una organización de radicados en Francia, que realizó una manifestación el 5 de marzo, en París, frente a la embajada de Ghana, país que actualmente asume la presidencia rotativa de la CEDEAO, para protestar contra su decisión de enviar una fuerza de estabilización a Guinea Bissau, a continuación del ataque contra el palacio de gobierno el pasado 1 de febrero.

“Nosotros, guineanos en el extranjero, creemos que no es pertinente una fuerza más de la CEDEAO en Guinea Bissau, toda vez que no estamos en guerra, no tenemos peligro ninguno, y tenemos nuestras fuerzas de Seguridad que están preparadas para defender los intereses de Guinea Bissau. En caso de que haya un pedido formal, tienen que seguirse los trámites legales, sin los cuales consideraremos cualquier intervención como una invasión de nuestra soberanía”, declaró Flávio Naticã Ferreira, presidente de la “Voz de la Diáspora” guineana. La organización también solicitó a la comunidad internacional crear una comisión internacional para poder investigar la alegada tentativa de golpe de Estado en Guinea Bissau y decir ‘no’ a las persecuciones y prisiones arbitrarias en Guinea.

En el África, recientemente, entre otros países, hubo golpe de Estado en Guinea Conakri y en Burkina Faso.

Ataque a la organización de la clase trabajadora

Este 10 de mayo, la policía ordenó la suspensión de la reunión del Consejo Central de la Unión Nacional de los Trabajadores de la Guinea, alegando el cumplimiento de un despacho judicial. Supuestamente, porque uno de los candidatos a presidente, Laureano Pereira, presuntamente apoyado por el gobierno, presentó una medida cautelar solicitando la suspensión del congreso, alegando irregularidades en la preparación para beneficiar la reelección del secretario general Júlio Mendonça.

Pero la verdad es que la UNTG viene enfrentado al gobierno durante todo 2021, con varias huelgas de los sectores públicos, como médicos y enfermeros, y anunció el objetivo para 2022 de realizar un año más de huelgas en Guinea Bissau si el gobierno y el parlamento continúan sin defender al pueblo; al final, como denunciaron, “el salario de un empleado no llega a una semana”.

Son esas luchas de la UNTG-CS, encabezadas por Mendonça, en defensa de la clase trabajadora y el pueblo en general, las que el régimen quiere frenar a través de un fallo judicial sin bases concretas.

En defensa de las libertades democráticas

En virtud de los ataques del gobierno y de sus intentos golpistas es que la Unión del Proletariado Revolucionario de la Guinea UPRG-Cassacá-64, organización simpatizante de la Liga Internacional de los Trabajadores en ese país, está desarrollando una campaña nacional e internacional con videos y declaraciones de las organizaciones y personalidades del movimiento obrero y popular en defensa de las libertades democráticas del país, con organizaciones, dirigentes políticos y parlamentarios manifestándose sobre el tema, tanto en el Brasil como en Portugal y en otros países de África.

Será el apoyo y la solidaridad de los trabajadores de todo el mundo los que impedirán que este nuevo ataque de un gobierno autoritario se materialice sobre la clase.

[1] https://m.dw.com/pt-002/tropas-da-cedeao-v%C3%A3o-ficar-um-ano-na-guin%C3%A9-bissau-para-proteger-o-presidente/a-61817768

Traducción: Natalia Estrada.