Según un borrador de opinión mayoritaria, escrito por el juez Samuel Alito, el Tribunal Supremo está dispuesto a anular la histórica decisión Roe contra Wade, que garantiza el derecho al aborto. Es probable que la sentencia prohíba o limite aún más el aborto en 28 estados, lo que significa que más de la mitad del acceso legal de las mujeres en edad reproductiva al aborto podría desaparecer de la noche a la mañana. La prohibición afectará de forma desproporcionada a las mujeres negras, oprimidas por su clase y su raza, que ya tienen entre cuatro y cinco veces más probabilidades de abortar y más probabilidades de no tener acceso a los anticonceptivos.

Por DOLORES UNDERWOOD

Resulta imperativo salir a la calle para oponerse al dictamen del Tribunal Supremo y exigir una ley federal que garantice un aborto completo, gratuito y seguro para todos, así como la igualdad de derechos y protecciones para la comunidad LGTBQI. No podemos esperar a noviembre; ¡necesitamos derechos reproductivos ahora! Las organizaciones laborales, los jóvenes y los grupos comunitarios deben unirse a esta lucha para construir una acción masiva independiente en las calles. Así es como se ganó la Ley de Derechos Civiles y eso es lo que se necesita hoy.

La indignación por el derecho al aborto está siendo utilizada cínicamente por los demócratas para empujar a los votantes a las urnas. La caída en picado de la popularidad del gobierno de Biden ante la inflación, las promesas rescindidas sobre la crisis climática y el continuo apoyo a las corporaciones americanas están siendo dejadas de lado. No debería sorprender a nadie que el partido que nunca ha hecho movimientos para codificar el aborto en la ley intente hacerlo cuando obviamente no tiene los votos. Después de fracasar en la aprobación de la Ley de Protección de la Salud de la Mujer que proponía codificar el aborto en la ley, pretenden ser los campeones de los derechos de la mujer. El partido que ha fracasado continuamente en la aprobación de la legislación a favor del aborto no será ahora el campeón de la misma. No podemos confiar ni depender de ellos.

Mientras los demócratas aprovechan desesperadamente este momento para acorralar a los votantes en las urnas, nosotros tenemos que mantenernos firmes como movimiento independiente y de masas, divorciados de los dos partidos burgueses, y unir la lucha por los derechos reproductivos con la lucha por los derechos LGBTQI. Es hora de que tomemos una página de los ejemplos recientes de los movimientos de mujeres que han codificado con éxito la legislación de los abortos y la atención reproductiva gratuitos y a la carta. En América Latina, en países abrumadoramente católicos, las mujeres de la clase trabajadora han movilizado a millones de personas y han recurrido a la acción masiva para luchar por este derecho.

Un ataque a algo más que el derecho al aborto

Está claro que el tribunal de mayoría conservadora busca reforzar el régimen capitalista de reproducción social y la heteronormatividad y prepara el terreno para nuevos ataques a los derechos de las personas queer, no conformes con el género y trans. Tras la filtración del borrador, los legisladores de derechas de muchos estados están preparando leyes que limitarán gravemente la libertad reproductiva de las mujeres. Tras los proyectos de ley presentados en Texas y Oklahoma para penalizar el aborto, los senadores han pedido que se prohíban los preservativos y que los métodos anticonceptivos sólo sean legales para las parejas casadas. Según un reciente proyecto de ley redactado en Luisiana, una mujer que desee abortar en un mundo post-Roe sería acusada de asesinato (tras una protesta, esa disposición se eliminó posteriormente del proyecto). El uso de la fecundación in vitro, los dispositivos intrauterinos y la anticoncepción de emergencia también serían ilegales.

La forma en que se argumenta el proyecto de opinión del Tribunal es un ataque directo a las personas con capacidad reproductiva, a las mujeres y a la comunidad LGBTQI. Alito afirma que “la Constitución no hace referencia al aborto, y ningún derecho de este tipo está implícitamente protegido por ninguna disposición constitucional”. Esta formulación jurídica sitúa en un terreno más inestable otras sentencias históricas que no se mencionan explícitamente en la Constitución, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y el acceso a los anticonceptivos. Tenemos que vincular la lucha por el aborto con la opresión de la comunidad LGBTQ, en la que actualmente varios estados están ampliando la legislación que se centra en la discriminación de las personas no binarias, prohíbe a los médicos realizar cirugías de reasignación de género e impone órdenes de mordaza educativas.

Donde Roe se quedó corto

Aunque el proyecto de dictamen supone una impactante aceleración en la degradación de los derechos reproductivos, la realidad es que los servicios de aborto y salud reproductiva han sido destruidos en todo el país durante décadas. Cerca del 90% de los condados del país no tienen clínicas de aborto. Como resultado, las mujeres negras, migrantes y de clase trabajadora han vivido sin acceso a los servicios de salud reproductiva durante años.

Como hemos argumentado en otro lugar, aunque el caso Roe contra Wade supuso un gran paso adelante, no llegó a garantizar el derecho permanente al aborto codificado en la legislación federal. En 1976, sólo cuatro años después de la aprobación de Roe, el diputado Henry Hyde presentó la Enmienda Hyde, que prohibía el uso de fondos federales para el aborto. El Congreso ha renovado la Enmienda Hyde cada año desde su introducción. En 1992, una segunda sentencia del Tribunal Supremo, Planned Parenthood contra Casey, erosionó aún más a Roe al argumentar que los estados podían imponer restricciones al aborto si no suponían una “carga indebida”. El criterio de carga indebida significaba que los estados podían imponer leyes diseñadas para persuadir a las personas embarazadas a llevar a término el embarazo: retrasos obligatorios de 24 horas, asesoramiento sesgado y mandatos de notificación al cónyuge, por nombrar algunos. Las leyes TRAP (Targeted Restrictions on Abortion Providers), en aumento después de Casey, señalan a los médicos que prestan servicios de aborto e imponen requisitos legales onerosos.

Cómo construir un movimiento independiente y ganar

La decisión filtrada ha provocado, con razón, movilizaciones en todo Estados Unidos en las que los activistas exigen que el derecho al aborto se consagre en la legislación federal. Si bien el voluntariado, la educación de nuestra comunidad y las donaciones ayudarán a los necesitados hoy, la situación actual exige una movilización a gran escala. No podemos aceptar la decisión antidemocrática de una institución reaccionaria como el Tribunal Supremo. Como dijo Eugene V. Debs, “El Tribunal Supremo no es el tribunal de última instancia; lo es el pueblo”.

La situación en Estados Unidos es nefasta, pero en los últimos años el mundo ha sido testigo de grandes triunfos en la conquista del derecho al aborto. Las movilizaciones exitosas en Argentina, Chile, Puerto Rico y Colombia pueden mostrarnos en Estados Unidos cómo ganar. En Argentina, por ejemplo, la lucha por el aborto legal llevó años y cientos de acciones y movilizaciones crecientes. A pesar de los continuos intentos de cooptación por parte de los gobiernos progresistas, su lucha siguió siendo de base, y se llevó a cabo en escuelas, ciudades y sindicatos. La coordinación del movimiento y las decisiones sobre sus próximos pasos se tomaron de forma democrática e independiente. Además, conectaron la lucha contra el imperialismo con la lucha por la salud reproductiva para todos: En su programa incluyeron la lucha contra los recortes del gasto social que se justificaban por la necesidad de pagar al Fondo Monetario Internacional (FMI). A pesar de esta orientación, la presión para depositar esperanzas en los gobiernos “progresistas” es muy fuerte. Debemos luchar continuamente contra la cooptación de nuestro movimiento.

En febrero de este año, los colombianos ganaron que se eliminara del código penal el “delito de aborto”. Durante más de dos años, con la juventud colombiana como protagonista, salieron a las calles a luchar por esta causa. La victoria, que hay que celebrar, se reconoce incompleta: el aborto seguirá siendo un delito más allá de las 24 semanas. Saben que su lucha continúa, sobre todo debido a un sistema de salud privatizado y desfinanciado.

Opresión y explotación de género

La opresión de género hace recaer la carga del trabajo doméstico y asalariado de forma abrumadora sobre quienes tienen capacidad reproductiva. En la sociedad capitalista actual, el coste de la reproducción de los trabajadores recae en gran medida en la esfera doméstica, y en particular sobre los hombros de las mujeres de la clase trabajadora: la atención sanitaria, el seguro, la alimentación y, cada vez más, la educación no los paga el régimen que requiere trabajadores asalariados, sino los propios trabajadores. Como explicamos: “El sistema capitalista quiere tenerlo todo: Quiere que las mujeres tengan hijos para reproducir la fuerza de trabajo (por lo que regula fuertemente los derechos reproductivos) pero no quiere pagar el coste de la reproducción social de la fuerza de trabajo.” Y en cada nueva crisis del capitalismo, a las mujeres se les imponen nuevas cargas en el ámbito del trabajo asalariado y del trabajo de cuidados.

El derecho al aborto y a la salud reproductiva son reivindicaciones democráticas mínimas por las que debemos luchar y que podemos ganar. También están vinculadas a la lucha por una sanidad gratuita y universal en Estados Unidos. Este derecho debe ser una realidad para todos y contribuye a la lucha contra el racismo y la discriminación, pues sabemos que las mujeres negras e inmigrantes tienen menos acceso a los servicios sanitarios básicos.

Sin embargo, no debemos engañarnos pensando que la opresión será erradicada bajo el capitalismo. Las opresiones no son naturales o biológicas, sino que se reproducen o crean a partir de las relaciones de producción. La opresión de género bajo el capitalismo es el resultado de un régimen de reproducción social que sostiene la actual máquina de obtención de beneficios basada en el trabajo asalariado. Ambas formas de trabajo explotado, asalariado y no asalariado, son necesarias para la continua expansión de este sistema. Sólo con el derrocamiento del capitalismo y la reorganización del trabajo productivo y reproductivo bajo un gobierno de los trabajadores será posible resolver definitivamente el problema de la opresión.

No hay que confiar en los demócratas: ¡Por un movimiento independiente de mujeres! ¡Aborto legal, seguro y gratuito para todas ya! ¡Acabar con la criminalización de las mujeres! ¡Anticonceptivos y programas de planificación familiar gratuitos! ¡Abolir el Tribunal Supremo!

Foto: Al Drago / Bloomberg