Mié May 22, 2024
22 mayo, 2024

EEUU | ¡Construir un movimiento obrero independiente para garantizar el derecho al aborto!

El derecho al aborto y la autonomía corporal están siendo atacados en los Estado Unidos. El Tribunal Supremo anuló el caso Roe contra Wade en junio de 2022, lo que deja la legislación sobre el aborto completamente en manos de los estados.

Por Dolores Underwood

Publicado originalmente en inglés en Workers’ Voice

Ya hemos tenido una muestra de cómo sigue el tema: Texas aprobó la ley SB8, un sistema de recompensa para las demandas de los «ciudadanos» contra cualquiera que ayude a realizar un aborto quirúrgico o médico. Esto ya ha dado lugar a cargos de asesinato contra Lizelle Herrera, de 26 años, que fue entregada a las fuerzas del orden por los mismos profesionales médicos a los que pidió atención. (Tras las protestas de todo el país, los cargos de asesinato fueron retirados el 11 de abril). En Oklahoma, los legisladores han votado a favor de que el aborto sea un delito, y realizarlo se castiga con hasta 10 años de prisión y una multa de 100.000 dólares.

El caso Roe v. Wade se ganó en las calles. Sin embargo, sin la acción masiva e independiente de las mujeres, ambos partidos han permitido más de 1900 restricciones al aborto desde 1973. Cerca del 90% de los condados de Estados Unidos no tienen clínicas de aborto. Basándonos en el impacto documentado de las medidas antiaborto, las mujeres de clase trabajadora y oprimidas son las más afectadas, haciendo casi imposible que cualquiera que no tenga ahorros o la capacidad de tomarse tiempo libre del trabajo para viajar a lugares donde buscar atención. Las mujeres inmigrantes, con y sin papeles, temen intentar viajar a otro estado para cualquier tipo de aborto, ya que los «puestos de control del ICE en el interior» vigilan el tráfico fuera del Valle del Río Grande.

El Partido Demócrata produjo la ilusión de que las aspiraciones de las mujeres de clase trabajadora, negras e inmigrantes -muchas de ellas reflejadas en la Marcha de las Mujeres de 2017- serían cumplidas por el gobierno de Biden sin necesidad de continuar y escalar la acción masiva. La marcha fue rápidamente cooptada por los funcionarios demócratas y sus aliados corporativos y sin fines de lucro. Una lucha urgente contra un presidente estadounidense reaccionario y dos décadas de ataques al derecho al aborto se transformó en una cooptación oportunista con fines electorales. Como resultado, la Marcha de las Mujeres de 2017 no resultó en el inicio de un movimiento independiente de mujeres como los de Argentina, Chile, Colombia o España.

La falta de movilizaciones continuas ha dado lugar a desarrollos sorprendentes: En el primer año de la presidencia de Biden, 23 estados aprobaron prohibiciones y restricciones extremas del aborto. Quince estados promulgaron prohibiciones o casi prohibiciones del aborto médico, y 30 estados promulgaron prohibiciones antes de la «viabilidad» del feto, en muchos casos legisladas a las seis semanas. Sólo 11 estados aprobaron una legislación proactiva sobre el derecho al aborto.

Debido a que el caso Roe vs. Wade se expresó en última instancia de forma indirecta a través de una decisión judicial y no a través de una ley en el Congreso, ninguno de los dos principales partidos burgueses ha tenido que hacer campaña sobre el derecho al aborto o incluso comprometerse a defenderlo, dejando este asunto clave en manos de una de las instituciones menos democráticas del país. Esto ha enmarcado el destino del derecho al aborto y ha configurado sus limitaciones: La dirección liberal del movimiento feminista se ha centrado casi exclusivamente en la búsqueda de candidatos amistosos al Tribunal Supremo y de miembros del Congreso, en lugar de organizar un movimiento independiente en las calles.

Es importante que los sindicatos defiendan el derecho de los trabajadores a la justicia reproductiva. Esto sería un paso clave para fortalecer un amplio movimiento que exija que la atención sanitaria reproductiva sea accesible para toda la clase trabajadora, no sólo para los que pueden pagarla, para las comunidades de color y para las comunidades LGBTQI. Por ejemplo, en la década de 1980, el Sindicato de Trabajadores del Petróleo, la Química y la Atómica facilitó reuniones nacionales de mujeres afiliadas sobre cómo el sindicato debía defender el derecho al aborto y la salud materna. Una base en los sindicatos u otras organizaciones de la clase trabajadora puede anclar una intervención de clase independiente para construir un movimiento basado en la acción de masas.

Además, nuestro programa debe poner en primer plano las demandas y el liderazgo de quienes luchan por los más oprimidos, como las organizaciones dedicadas a la salud de las mujeres negras y latinas. Las organizaciones sin ánimo de lucro favorables al Partido Demócrata que sustituyeron a las masas antes independientes no han querido o no han podido responder con fuerza a la divisiva y racista Enmienda Hyde, que dejó el aborto legal inaccesible para muchas mujeres de color.

Para las mujeres negras, la negación de la autonomía reproductiva tiene profundas raíces. La esclavitud se basó en la maternidad forzada, y la negación de la autonomía corporal ha sido una constante para las mujeres negras desde entonces. En la década de 1960, la «apendicectomía de Mississippi» supuso la esterilización forzosa de quizás el 60% de la población femenina negra de ese estado. Las mujeres negras tienen una tasa de mortalidad materna tres veces superior a la de las mujeres blancas.

Los ataques a la justicia reproductiva, incluida la ausencia deliberada de una atención sanitaria materna decente, tienen el efecto final de reforzar los aspectos más reaccionarios de la vida familiar bajo el capitalismo y de aumentar el uso de las personas con hijos como ejército de reserva de mano de obra para reducir aún más los salarios y las prestaciones. El sistema capitalista quiere tenerlo todo: Quiere que las mujeres tengan hijos para reproducir la fuerza de trabajo (por lo que regula fuertemente los derechos reproductivos) pero no quiere pagar el coste de la reproducción social de la fuerza de trabajo.

La lucha por el aborto y las luchas por la salud materna son, de hecho, luchas de clase sobre quién controla el poder reproductivo de la clase trabajadora: la clase dominante y el estado, o las mujeres de la clase trabajadora y sus familias: nuestra clase. La reivindicación del aborto gratuito a demanda es también una lucha política contra este proceso de dominación y mercantilización del cuerpo de las mujeres.

Aborto gratuito, seguro y accesible ¡ya! ¡Que sea ley! ¡Que sea ley! ¡Por un movimiento de mujeres independiente y obrero!

 

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: