Vie Feb 03, 2023
3 febrero, 2023

Defender a la República Árabe Saharaui democrática (RASD) frentea a la ocupación colonial de marruecos

El continente africano evoca en el mundo occidental la idea de esclavitud negra y de colonización. Pero la colonización se ve como algo del pasado,[1] aunque aún en la actualidad la RASD es una colonia de Marruecos. Y los migrantes que vienen de África, tratados en la prensa como «catástrofe» y calificados de «ilegales», son una fuerza de trabajo más barata que los esclavos.[2]

Por Liga Comunista de los Trabajadores (Bélgica) y Corriente Roja

El Estado español tiene una amplia comunidad de esos migrantes tanto de Marruecos como de la RASD, y el trabajador saharaui ve en el marroquí su enemigo, mientras este ve en el saharaui un competidor molesto.

Por otra parte, la burguesía española comparte con Rabat el pillaje colonial en el noroeste de África, respetando los «intereses históricos» de Francia en la región, así como las pretensiones de otros países europeos.

Y por si fuera poco, el 11 de diciembre de 2020, Trump reconoció el «derecho» de Rabat a mantener una colonia en el continente africano, a cambio del reconocimiento marroquí del Estado de Israel.

Queremos aportar algunos elementos sobre esta lucha anti-colonial de medio siglo, que sigue hoy en curso.

1. Un poco de historia

Los pueblos al oeste de la actual Argelia resistieron victoriosos durante siglos a la ocupación otomana, pero a principios del siglo 20 tuvieron que soportar la colonización cristiano-europea, a la cual, en 1904, Maal-‘Aynayn, un dirigente saharaui [3] denominó como Yihad (guerra santa). En el mismo año 1904, Francia y el declinante imperio español fijaron el paralelo 27°40′ N como línea de demarcación entre sus respectivas pretensiones.[4] Al iniciarse la Gran Guerra, los bereberes, al norte, estaban bajo protectorado francés y los saharauis, al sur, bajo protectorado español.

Después de la guerra, en 1924, la dictadura española de Primo de Rivera reúne dos colonias, Saguia el Hamra y Río de Oro, para constituir el Sahara Español entre dos líneas trazadas por los europeos en el mapa de África: la de 1904, y otra, trazada en 1885 en Berlín en el paralelo 20°46’N. Este territorio será considerado como una provincia más del Estado.

Después de otra guerra mundial más, en marzo de 1956, la lucha de liberación nacional de los bereberes en Marruecos consigue poner fin a la ocupación francesa, y la independencia pone en el orden del día quién manda en las tierras de los saharauis. En febrero de 1958, el general Franco puede contar con tropas francesas para mantener la ocupación del Sahara Español. Y en abril, el flamante rey Mohamed V de Marruecos se pone de acuerdo con la dictadura franquista para dejar la frontera entre ambos en el paralelo trazado en 1904.

En 1966, los pueblos al sur de esa frontera retoman la bandera de Maal-‘Aynayn, bajo la dirección de Muhammad Bassiri. A raíz de una manifestación pacífica, el 17 de junio de 1970 en Zemia, el colonizador manda a la Legión Española para reprimir, la cual mata a manifestantes y captura a Bassiri, que «desaparece». La Intifada Zemia puso fin a las ilusiones pacifistas.

En diciembre de 1970, la ONU sermonea al Estado español por no haber avanzado todavía en el camino hacia la independencia saharaui, lamenta el «baño de sangre», y pide que se organice un referéndum de autodeterminación bajo su supervisión, con asesoría de Marruecos y de Mauritania. Madrid se niega a hacerlo, y el 10 de mayo de 1973, los supervivientes de la Intifada Zemia crean un Frente Popular por la Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro, el Frente Polisario. Diez días después, su Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) lanza un primer ataque, y al copioso botín armado se junta la deserción de numerosos soldados africanos reclutados en las Tropas Nómadas del colonizador.

Confrontado a esa lucha del pueblo saharaui, el Estado español anuncia que hará el referéndum en 1975 y decide dejar el pleito en manos de Marruecos. Pero este no tarda en reivindicar supuestos «derechos» históricos.[5] En abril de 1975, aprovechando la situación terminal del régimen franquista, Hassan II anuncia una Marcha Verde «pacífica» cruzando la frontera trazada en 1904, con el beneplácito de Francia. El 14 de noviembre, el rey Juan Carlos, a punto de subir al trono después de la muerte de Franco, firma el abandono de su «protectorado» a favor de Marruecos y Mauritania. Y los tres informan de ello a la ONU en febrero de 1976 sin que nadie se moleste en consultar a los autóctonos.

Enseguida, el Frente Polisario, gobierno de facto del territorio, proclama la independencia, como República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reivindicando la línea fronteriza de 1904 como frontera norte y estableciendo su capital en El Aaiún,[6] a 50 km más al sur y a 28 km de la costa atlántica. Obtiene el reconocimiento de Argelia y de Moscú. En agosto de 1979, Mauritania firma un cese-el-fuego y reconoce también la soberanía de la RASD, una primera victoria del Frente Polisario. Y poco después, Marruecos ocupa un «triángulo útil» al sur de la frontera, en la parte que más le interesa para explotar las riquezas de la región, incluyendo el territorio que Mauritania abandonó.

En 1985, la RASD es incorporada como miembro de la Organización para la Unidad Africana (OUA), lo que lleva a Marruecos a retirarse de esta organización.

2. La RASD colonizada por Marruecos

El rey Hassan II amplía entonces la ocupación de la RASD con medios militares, desplazando progresivamente un Muro de Arena que en abril 1987 alcanza 2700 km, dejando el 20% del país, al Este, ocupado por lo que llaman los «rebeldes». En el sur de la RASD se deja una zona desmilitarizada de unos 5 km de ancho, fronteriza a Mauritania, que permite al Frente Polisario el acceso al océano. El gobierno de la RASD debe refugiarse en un campamento en Tinduf, a 400 km al este de su capital, en territorio argelino, donde se acumulan en los últimos años más de 170.000 refugiad@s, escapando a la furia represiva marroquí.[7]

En 1991, el enfrentamiento militar entra en una pausa con un despliegue de Cascos Azules de la ONU (Minurso), supuestamente para organizar el referéndum. Pero esa Minurso deja la mano libre a su majestad Hassan II para reprimir el pueblo saharaui y saquear la riqueza natural del país.

Y en 2007, Marruecos propone para el antiguo Sahara Español – rebautizado como Sahara Occidental – un régimen de «autonomía» en el seno del estado marroquí. En 2009, en un discurso conmemorando el 34 aniversario de la Marcha Verde, Mohamed VI dice que el que no es patriota (es decir, apoya a la política de colonización), es un traidor. En adelante, la prensa imperialista y los mapas utilizan el término Sahara Occidental para referirse a la RASD, si es que no la presentan directamente como parte de Marruecos.[8] Y de ese territorio, el 20% es considerado como «disputado por un grupo rebelde».

En 2017, las autoridades marroquíes empiezan la construcción de una carretera desde Guerguerat, a 11 km al norte de la frontera sur de la RASD y a 5 km del océano, con la manifiesta intención de cruzar la estrecha franja desmilitarizada en el sur de la RASD, hacia Mauritania, al servicio de su lucrativo comercio: un «corredor de pillaje».[9]

La RASD tiene embajadas en 18 Estados.

3. La Primavera saharaui

El sábado 10 de octubre de 2020, diez años después de la Primavera Norteafricana,[10] militantes saharaui instalan en Agdaym Izik (alias Gdeim Izik), a unos 16 km al sudeste de la capital El Aaiún, un campamento de protesta que en pocos días se amplía a decenas de miles. Y el martes 21, una manifestación de medio centenar de civiles saharauis bloquea el tránsito en Guerguerat, en la carretera en construcción. El sábado 31, el Consejo de Seguridad de la ONU renueva una vez más el mandato de la Minurso, sin mencionar siquiera el referéndum.

El 13 de noviembre de 2020, el ejército marroquí rompe en Guerguerat el alto el fuego firmado en 1991, y la movilización anti-colonial se amplía al oeste del Muro de arena, en varios barrios de El Aaiún y de Dajla, en solidaridad con el bloqueo de Guerguerat.[11] Al día siguiente, a Brahim Gali, el presidente de la RASD, no le queda otra que tomar nota oficialmente de la ruptura del cese el fuego de 1991. La RASD está en guerra contra el Reino marroquí. [12] De los 85 estados que habían reconocido la soberanía del país hasta entonces, 45 retiran o congelan ese reconocimiento.

En diciembre de 2020, gracias a la arrogancia de Trump, quedó manifiesto el paralelismo entre la lucha por una Palestina «del Rio al Mar» y la del pueblo Hassaní por su tierra ancestral «hasta el Océano«.

En marzo de 2022, el gobierno de coalición español de Pedro Sánchez, rompiendo con una política de neutralidad formal mantenida durante 47 años, hace saber al rey Mohamed VI que «considera la iniciativa marroquí de autonomía, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este conflicto«.[13] Esto provoca que, el sábado 22 del mismo mes, 7000 manifestantes en Madrid defiendan la causa del pueblo saharaui y traten a Sánchez de «traidor». La nueva ministra belga de Asuntos Exteriores, Hadja Lahbib, declaró el 20 de octubre durante una visita a Marruecos que  «considero el plan de autonomía presentado en 2007 como un esfuerzo serio y creíble de Marruecos y como una buena base para una solución aceptada por las partes»[14].

4. Marruecos al servicio del pillaje de África por empresas españolas y de otras potencias

Marruecos disfruta desde el 2000 de facilidades para el intercambio comercial con la UE.[15] Eso excluye explícitamente productos provenientes de la colonia o destinados a la misma. Pero esa formalidad no impide que las empresas europeas, en primer lugar las españolas[16], hagan suculentos negocios, contando con la «gentileza» de su Majestad Mohamed para no incomodarse con la línea trazada en 1904.

Ya en sus tiempos, los «protectorados» francés y español no dejaron de drenar la riqueza natural del noroeste de África. En 1920, Francia constituyó ahí el Office Chérifien des Phosphates, que pasará a ser uno de los principales exportadores de fosfato y sus derivados en el mundo,[17] y el holding Omnium Nord-Africain (ONA – 1934) para organizar el pillaje de minerales de cobre y de cobalto.

El Estado español, por su parte, estaba entonces interesado principalmente en la riqueza pesquera de las costas atlánticas. En el acuerdo de pesca que Marruecos tiene desde 2006 con la UE, está excluido explícitamente “el territorio del Sahara Occidental», una clausula confirmada en 2016 por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Pero las aguas que bañan la RASD son una de las más ricas del mundo en especies comestibles. Marruecos exporta a su vecino al norte de Gibraltar más de 100.000 toneladas de pescado al año (por un valor de más de 1600 millones de euros anuales). El 95% del pulpo viene de Dajla, y el 75% de las sardinas vienen de El Aaiún, dos ciudades de la RASD. Pero formalmente, el producto viene supuestamente de Agadir, un puerto a unos 300 km al norte de la frontera.[18]

En las últimas décadas, la floreciente industria turística en las Islas Canarias valorizó otro recurso a comercializar. La arena, durante milenios una barrera que separaba el África subsahariana de las «civilizaciones» europeas, pasó a ser una materia prima exportable que se utiliza para la construcción (el hormigón) y para rellenar playas. A esas Islas llegan desde la mitad del siglo pasado barcos de la empresa irlandesa Galway Marine para transformar playas de piedras en atractivos balnearios, explotados por el grupo empresarial italiano ANFI, con la arena rubia proveniente de la RASD. Entre 2012 y 2017 pasaron así al menos 750.000 toneladas de arena del puerto de El Aaiún a esas playas. Un fallo del Tribunal de Justicia de la UE (TJEU) declaró ese comercio ilegal. Pero esto fue gracias a un indiscreto marinero que reveló la verdadera procedencia de unos barcos, que en la aduana eran registrados como de Agadir.

Las petroleras Repsol – entre cuyos accionistas se encuentra Blackrock y Cepsa – son las responsables de la casi totalidad del combustible distribuido en estaciones de servicio de la zona ocupada, gracias a la complicidad de una empresa saharaui partidaria de la ocupación.

Marruecos es uno de los grandes clientes de la industria armamentística española. Se ha importado entre 2013 y 2020 un material por más de 500 millones de euros, de lo cual una parte importante se utiliza en el territorio ocupado.

Indra Sistemas S.A., una multinacional española, cerró en 2019 un contrato de 6,3 millones de euros con el gobierno marroquí para ampliar su red de vigilancia por satélite, que incluye las ciudades ocupadas de El Aaiún, Smara y Dajla.

Alemania y el Reino Unido también se aprovechan. Siemens Windpower, que en 2016 acaparó la empresa vasca Gamesa, constituyendo la alemana Siemens Gamesa,  forma parte de un proyecto de 2.800 millones de euros para la construcción de cinco grandes parques eólicos en Marruecos. Dos de ellos están en la colonia ocupada. Y es la empresa Windhoist, de Irvine (RU), que vendió las eólicas a Siemens Gamesa. Entre 2017 y 2019, empresas alemanas importaron, por 40 millones de euros, harina de pescado proveniente «de Marruecos», de la que el 53% era de hecho de la RASD.[19]

Cairn Energy, de Edinburgh (R.U.), era una de las primeras empresas a realizar perforaciones petroleras exploratorias en las aguas territoriales de la RASD, y la empresa San Leon, de Londres, hizo perforaciones en tierra en el país.[20] En marzo 2015, el Reino Unido fue acusado por importar productos agrícolas y pesqueros de la RASD, pero con el Brexit de por medio, no queda claro si la administración de Boris Johnson va incluir el tema en eventuales nuevos convenios comerciales con Rabat.[21]

Hemos visto que Trump logró «aproximar» Marruecos a Israel. En noviembre 2021, Marruecos compró, por 20 millones de dólares, drones kamikaze israelíes para bombardear sus «súbditos» rebeldes. En junio 2022, los dos países  hicieron ejercicios militares conjuntos, «African Lion 2022», donde se apreciaron la tecnología israelí. Y el 19 de setiembre de ese año, el Jefe del Estado Mayor del ejército de Israel, orgulloso de «haber nacido en Marruecos», llegó a Rabat para consolidar «una asociación estratégica» entre los dos países.[22]

5. Nuestra política: Apoyar la lucha de los pueblos oprimidos.

La perspectiva histórica en el África mediterránea no es la de un enjambre de mini-estados sometidos. Defendemos, por el contrario, una federación libre de estados socialistas. Y mientras, somos incondicionalmente solidarios con la lucha anti-colonial de liberación nacional de la RASD.

Abraham Serfaty, de la dirección del Office Chérifien des Phosphates, perdió su puesto en 1968 por manifestar su solidaridad con l@s trabajador@s de la empresa en huelga. Preso en 1974 bajo los «años de plomo» de Hassan II, en su juicio de 1977 exclamó lo que suscribimos con orgullo:

¡Viva la República Árabe Saharaui Democrática! 

¡Viva la República democrática y popular marroquí!

Y agregamos:

¡Solidaridad con la lucha anti-colonial del pueblo saharaui!

¡Solidaridad con la lucha del Frente Polisario en defensa de la RASD, 
contra los ataques de Marruecos y sus cómplices!

¡No a la injerencia capitalista de Occidente y de China en el continente africano!

¡Viva la lucha de los pueblos africanos contra los ataques del imperialismo!


Notas:

[1]Con respecto a los lazos de la burguesía belga con su antigua colonia del Congo, véase un comentario sobre un reciente viaje del rey en la RDC: <https://litci.org/fr/une-visite-royale-regrettable/>

[2]Véase un estudio de la LCT de 2008, Los trabajadores sin papeles, un eslabón esencial de la explotación capitalista. <http://www.lct-cwb.be/images/pdfs/LCT/sinpapeles.pdf>

[3]Los saharauís tienen su origen en los tribus Beni Hassan, habitantes de la región desde el siglo 11, oriundos de migraciones a partir del actual Yemen. Tienen un idioma de tipo árabe, el hassania, usado actualmente también en Mauritania, totalmente distinto del amazigh de los bereberes.

[4]En 1912, Francia dejó el Cabo Juby, una pequeña franja al norte del paralelo, así como el Rif, una pequeña franja en la costa mediterránea, considerados como «vecinos» de territorio español, a cargo de Madrid. El Rif dará origen a los actuales enclaves de Ceuta y Melilla.

[5]La reivindicación de un «Gran Marruecos», sobre la base de un imperio jerifiano que había derrotado las tropas de Solimán en 1558 y se extendía hasta el actual Senegal, data de la década de 1930.  

[6]Laâyoune para los francófonos. Era la capital del Sahara Español.

[7]<https://www.eldiario.es/catalunya/economia/arena-pescado-energias-renovables-armamento-intereses-grandes-empresas-espanolas-sahara-occidental_1_6480504.html>

[8]Google Maps marca el paralelo fronterizo de 1904 con una linea punteada en territorio marroquí, dando a la parte sur la denominación del colonizador.

[9]El «plunder corridor» hacia Mauritania, como lo nombra Sidi Breika, el representante del Frente Polisario en el Reino Unido. <https://democracyinafrica.org/british-corporate-plunder-helped-provoke-the-war-in-western-sahara/>

[10]Conocida como Primavera Árabe, un término que  reduce equivocadamente el movimiento iniciado con la inmolación de Mohamed Buazizi, el 17 de diciembre de 2010, en Túnez, a pueblos que fueron dominados y aculturados por los «Árabes» del imperio otomano. Hay muchos bereberes, nubios y saharaus que no fueron «convertidos», en particular precisamente en el Noroeste de África pero también en el Cuerno de África.

[11]<https://www.eldiario.es/desalambre/conflicto-sahara-occidental-aumenta-tension-territorios-ocupados-policia-saqueado-casas-saharauis_1_6436720.html

[12]<https://www.eldiario.es/internacional/el-frente-polisario-considera-roto-el-alto-el-fuego-en-el-sahara-y-declara-el-estado-de-guerra-tras-la-entrada-del-ejercito-marroqui_1_6430037.html>

[13]<https://elpais.com/espana/2022-03-18/sanchez-considera-la-autonomia-del-sahara-como-la-base-mas-seria-realista-y-creible-para-resolver-el-conflicto.html>

[14] https://www.lesoir.be/474526/article/2022-11-01/le-soutien-de-la-belgique-linitiative-marocaine-dautonomie-ignore-les-droits-du

[15]Con la entrada en vigor de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (AA), previsto por el art.217 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

[16]Casi la mitad de las empresas españoles del Ibex 35 tienen negocios en Marruecos.

[17]Marruecos es el mayor depositario de fosfato, con reservas estimadas en 50.000 millones de toneladas, por delante de China con 3.100, sobre un total mundial de 68,000. <https://fr.wikipedia.org/wiki/Groupe_OCP>

[18]Un estudio bien documentado a respecto, del que reproducimos datos, se puede consultar en <https://www.eldiario.es/catalunya/economia/arena-pescado-energias-renovables-armamento-intereses-grandes-empresas-espanolas-sahara-occidental_1_6480504.html>

[19]<https://wsrw.org/en/news/fishmeal-german-government-data-confirms-import-controversy>

[20]<https://democracyinafrica.org/british-corporate-plunder-helped-provoke-the-war-in-western-sahara/>

[21]Íbidem

[22] <https://www.bladi.net/comment-maroc-israel-renforcent-cooperation-militaire,96545.html>

<https://afrique.lalibre.be/69058/le-maroc-et-israel-sallient-dans-le-secteur-aeronautique/> (24.03.2022)

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: