Hace pocas horas falleció nuestro camarada Óscar Ángel, después de una dura batalla contra el Covid-19, finalmente el virus y sus consecuencias vencieron su cuerpo. Hasta el último momento, el camarada Óscar fue consciente de la batalla que estaba dando, una batalla contra la muerte y, en consecuencia, una batalla contra el propio capitalismo, responsable de este genocidio.

Con la misma convicción con la que luchó por decenios por construir el Partido Socialista de los Trabajadores, con la misma moral e integridad revolucionaria con que encaró los momentos de ascenso y los momentos de retroceso, así como las duras crisis por las que hemos atravesado, nuestro camarada enfrentó el virus mortal.

Óscar Ángel, además de militante revolucionario, fue un reconocido arquitecto y docente universitario, enamorado del arte y de la música. Fue un convencido de que solo la clase obrera con su partido revolucionario podían derrotar al capitalismo y la barbarie en que tiene sumida a la humanidad. Una barbarie que depreda la naturaleza y niega toda dignidad humana. Por eso, fiel a sus principios, construyó y defendió el Partido Socialista de los Trabajadores y la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional hasta el final, convencido de la necesidad de superar la crisis de dirección revolucionaria.

Siempre al lado de la clase obrera, acompañando sus triunfos y derrotas, fue un cuadro fundamental para el PST y la LIT desde su fundación hasta sus últimos días, cuando combatiendo el virus que atacaba su cuerpo, enviaba mensajes al partido, invitando no aflojar en la lucha cotidiana por su construcción. Era un convencido de la necesidad de construir el PST entre el proletariado, de formar y construir una nueva dirección que continuara llevando en alto las banderas del legado de Nahuel Moreno, las banderas del marxismo y el trotskismo.

La muerte de Óscar Ángel es un inmenso y doloroso golpe para el PST, para la LIT, para sus familiares y para sus amigos. Se nos fue un gran dirigente, y el mejor homenaje que le podemos hacer es continuar con todas nuestras fuerzas construyendo nuestro partido.

Hemos perdido un baluarte de la construcción del partido internacional para la revolución socialista, por ello, debemos hacer de nuestra tristeza, rabia y dolor, un cúmulo de valor y fuerza para continuar el legado político y la tarea histórica de construir el partido de la clase trabajadora.

Seguiremos con toda entereza enfrentando a los explotadores, a los enemigos de clase y a sus gobiernos, haciendo de la lucha por la revolución socialista el mejor homenaje a nuestro camarada.

Camarada Óscar, !hasta el socialismo siempre!